Clases para los Niños

Sábados por Zoom a las 18:00 hs.

El propósito de la iglesia es:

Glorificar a Dios a través de la evangelización de los personas sin Cristo, la edificación de los salvos, y el entrenamiento de los creyentes para ministrar a la próxima generación.

Todos los ministerios de la iglesia están diseñados con este propósito. Por eso el ministerio de niños tiene las siguientes metas:

  • La evangelización de los niños: Creemos que cada uno tiene que tomar la decisión por sí mismo de reconocer sus pecados, arrepentirse y poner su fe y confianza en Jesucristo como su Salvador personal. Presentamos el evangelio en cada oportunidad, sin poner presión en el niño.  Según las estadísticas, es más probable que un niño sea salvo antes de los 14 años.
  • La edificación de los salvos: En cada clase, los maestros no solamente presentan el evangelio, sino que también enseñan de manera útil principios que ayuden a los niños que ya son salvos a crecer espiritualmente y poner en práctica la Palabra de Dios en sus vidas. Las canciones, historias bíblicas, versículos de memoria, manualidades y juegos, serán para guiar a los niños a conocer y amar más a Cristo.
  • Ayudar a los padres a discipular a sus hijos: Creemos que Dios encargó a los padres la tarea de enseñar a sus hijos la Palabra de Dios y guiarlos en Su camino, por eso los maestros son facilitadores de esto, ayudando y acompañando a los padres para que puedan cumplir con el mandato de Dios de la mejor forma posible. Los maestros están disponibles para ayudar a los padres, escuchándolos, brindándoles material útil cuando ellos lo soliciten y sobre todo orando por ellos y sus hijos. Animamos a los padres a estar presentes en las clases con los niños por dos razones: primero porque es una actividad familiar y es importante para los niños que tengan su apoyo, y segundo para estar al tanto de lo que se está enseñando y así durante la semana ayudarlos a hacer las tareas que se les dará luego de cada clase. Habrá una tarea para los preescolares (3 a 6 años) y una para los escolares (7 a 11 años).

Crecer juntos

A través de la puesta en práctica de las metas mencionadas con anterioridad todos estamos creciendo: los niños, los padres, los maestros y ayudantes. “…todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificandose en amor.” Efesios 4:16

“Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús”.

(2 Tim. 3:14-15)