El propósito de la iglesia es:

Glorificar a Dios a través de la evangelización de los incrédulos, la edificación de los salvos, y el entrenamiento de los creyentes para ministrar a la próxima generación.

Todos los ministerios de la iglesia están diseñados con este propósito. El ministerio de niños lo logra primeramente con la evangelización de los niños. Creemos que cada uno tiene que tomar la decisión para si mismo de poner su fe y confianza en Jesucristo como su Salvador personal. Presentamos el evangelio en cada oportunidad, sin poner presión en el niño.  Según las estadísticas, es mas probable que un niño sea salvo antes de los 14 años.

Cumplimos el segundo parte del propósito en la edificación de los salvos. En cada lección, los maestros no solamente presentan el evangelio, pero también alcanzan de ayudar a crecer espiritualmente a los salvos. A través de las canciones, historias Bíblicas, manualidades y juegos, estamos enseñando a los chicos  conocer y amar mas a Cristo. Les animamos poner en practica que aprenden para vivir por Él.

La última parte del propósito es entrenar a los líderes para ministrar a la próxima generación. Tenemos la oportunidad y responsabilidad de preparar a los líderes para el día de mañana. Damos a los chicos mas grandes y a los jóvenes varias oportunidades  durante el año servir a Cristo y otros.

Involucrarse es importante para los niños, pero lo mas importante es que tengan el apoyo y reciben la misma instrucción en casa.  “Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre” (Prov. 1:8).  Estamos para ayudar a los padres también cumplir su responsabilidad!

Adaptación del Niño

Muchas veces le cuesta el niño adaptarse a un nuevo lugar.  Por eso, queremos ayudar el niño y sus padres acostumbrarse a su nueva clase.  Lo más ideal es que la mamá lleva a su hijo al aula al comienzo de la clase.  Durante cuatro semanas seguidas, el niño comienza a conocer el lugar y la rutina. La mamá, junto con su hijo, pueden observar y participar en la clase. Cuando el niño siente más cómodo en el ambiente, la mamá puede dejar a su hijo en las manos competentes de los maestros.

Clases para los Niños

Los Domingos:

  • Cuna (0 a 2 años)
  • Clase Preescolar (2 a 6 años)
  • Clase Primaria (7 a 11 años)

Los Miércoles:

  • Guardaría

Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

(2 Tim. 3:14-15)