La iglesia tiene que estar alerta (1 Tesalonicenses 5:4-6)

Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.
(1 Tes. 5:4-6)

PREDICA 1tes54El diccionario de la lengua española define a la palabra velar de varias maneras. Entre ellas,

  1. Hacer centinela o guardia por la noche.
  2. Asistir de noche a un enfermo.
  3. Pasar la noche al cuidado de un difunto.
  4. Observar atentamente algo.
  5. Estar sin dormir el tiempo destinado de ordinario para el sueño.
  6. Continuar trabajando después de la jornada ordinaria.
  7. Cuidar solícitamente de algo.

Es muy probable que durante tu vida vas a emplear cada una de estas definiciones de la palabra en algún momento u otro. En nuestro texto encontramos este término empleado para instar al creyente que viva en la luz del pronto regreso de su Señor y que a diferencia de los inconversos, que se emplea la acción de velar como un hábito de su vida. De estar alerta en todo momento porque es literalmente convertido de las tinieblas a la luz y así poder cumplir con la Gran Comisión que Jesús nos dejó para cumplir (Hechos 26:18).

I. El contraste entre el creyente y los que sufrirán las calamidades futuras v. 4

A. Estar en la oscuridad es estar sin el conocimiento de Cristo. Esta sección se dirige a los hermanos, coas que uno que está en oscuridad no es.

B. El Día del Señor sorprenderá a los sin Cristo. Mientras los inconversos van a estar sorprendidos por los eventos futuros por su falta de preparación y anticipación, el creyente va a esperar a su Señor con paciencia.

II. El carácter de los creyentes que los excluye del juicio v. 5 

A. Es alguien transformado al ejercitar la fe en Cristo. La expresión “hijo de luz” o “hijo del día” significa que la persona es caracterizada por estas cosas. Somos hijos de luz porque reflejamos “la Luz del mundo.” No somos más de las tinieblas porque somos del día y pertenecientes al Día del Señor.

B. Es alguien quien se responsabiliza por los deberes cristianos. Al no ser de la noche no practica las actividades mejor escondidas durante la oscuridad. La oscuridad es una descripción de la condición espiritual de los inconversos. Si nosotros no somos como ellos debemos asumir la responsabilidad de vivir como los hijos de luz y de día. Debemos anticipar el Día del Señor con acciones y actitudes dignas de hijos.

III. La cautela necesaria contra los peligros espirituales v. 6 

A. No podemos ser insensibles espiritualmente. El estar dormido es natural para la persona que no anticipa la venida de Cristo en el aire, pero es totalmente fuera de lugar para nosotros los hijos adoptivos de Dios. No podemos conducirnos como los del mundo porque hemos sido cambiados. Ellos se portan de una manera coherente a su forma de ser. El creyente también lleva la responsabilidad de portarse conforme a su nueva manera de ser.

B. Debemos ser moderados y lúcidos mientras anticipamos a nuestro Señor. En este contexto el llamado a velar y ser sobrios no es una advertencia contra la embriaguez. Es cierto que otros pasajes sí lo hacen con la vista puesta en la venida de Cristo (Lucas 21:34; Romanos 13:2-13). Más bien tenemos una advertencia contra influencias que nos hacen dormir o nos dejan con mentes obscurecidas. El Día del Señor se acerca y nosotros debemos buscar estar alertas cumpliendo con nuestras responsabilidades como creyentes.

La Fecha Exacta de la Venida de Cristo (1 Tes. 5:1-3)

PREDICA 1tes51Si la información aportada en el pasaje que fue presentada la semana pasada no te quita todas las preocupaciones para dar confort a tu alma, puede ser que todavía tenés alguna duda sobre cuándo va a ocurrir la parusía. Aparentemente los tesalonicenses sintieron angustia sobre la muerte de algunos de los creyentes al considerar que ellos iban a perderse la oportunidad de reinar con Cristo durante el milenio. Por esta razón, Pablo había escrito en el capítulo cuatro dándoles a entender información nueva sobre el futuro con Cristo. Tanto los muertos en Cristo como los vivos al momento de la Parusía iban a disfrutar de los beneficios de la llegada de Jesús a través de o una resurrección de entre los muertos o el arrebatamiento. La confusión parece radicar en la que dice Daniel 12:2 repetido en Juan 5:29. Los muertos antes de Cristo aparentemente tendrán que esperar hasta después del milenio para gozar de la resurrección de sus cuerpos. Si es así, los tesalonicenses temían que la muerte iba a separarlos de un futuro glorioso al participar con Cristo en su reino terrenal. En el capítulo cuatro Pablo dice que la apariencia de Cristo asegura para el creyente el estar “siempre con el Señor” mientras el capítulo 5 introduce eventos difíciles y penosos. La diferencia es tan marcada que un estudioso de la Biblia con dificultad extrema encontrará a los creyentes padeciendo los eventos del “Día del Señor” descritos en mayor detalle entre los capítulos 6-19 de Apocalipsis. Pablo no encuentra necesario el escribir sobre estos acontecimientos pero lo hace por igual (4:9).

I. Nuestra comprensión de cuándo ocurrirá la Parusía proviene de Jesucristo mismo (v. 1). El texto introduce un cambio dramático entre el versículo 18 de capítulo 4 y el capítulo 5. Los términos “tiempos” y “ocasiones” se refieren tanto a la cronología de los futuros eventos como también al entorno en el cual se llevarán a cabo estos sucesos. Pablo indica que los tesalonicenses habían recibido toda la enseñanza necesaria acerca de la futura aparición de Jesucristo. No es una exageración por parte de Pablo, sino una confianza que ellos saben cómo esperar a su Señor por la enseñanza del apóstol y los miembros de su equipo.

Es interesante que la iglesia hoy día experimente tanta confusión sobre los eventos del porvenir. La buena instrucción sobre los eventos futuros nos debe incentivar de utilizar nuestro tiempo al máximo para glorificar a Dios en nuestras vidas mientras esperamos Su venida.

II. Hay un futuro periodo de intervención divina que causa confusión (v. 2).

A. Nadie sabe la fecha exacta. Marcos 13:32 nos indica que fijar fechas para la venida de Cristo es una pérdida de tiempo que solamente causa más confusión. No es necesario especular Hechos 1:7

B. El día del Señor es algo inoportuno para muchos.  Es una enseñanza antigua mencionada por Amós como algo ya esperado por el pueblo judío (Amós 5:18-20). Pero está descrito en muchos pasajes en el Antiguo Testamento; Isaías 13:9-13; Joel 2:28-32; Sofonías 1:14-18 y Miqueas 1:4. En cada caso se ve como un momento de juicio sobre los que se encuentran todavía en la tierra.

C. La Parusía es inesperado.  Jesús enseña en Mateo 24:43-44 cosa repetida en Lucas 12:39-40 que la aparición de Jesús será algo inesperado. No necesariamente de noche (II Pedro 3:10) Apocalipsis 3:3

III. El momento de la Parusía es impredecible (v. 3)  Los signos de la Parusía son discernibles. Pero los inconversos no estarán anticipando la Parusía (1:1).

Filadelfia como algo Normal en la Iglesia (1 Tes. 4:9-10)

1Tes. 4:9-10
9 Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros;
10 y también lo hacéis así con todos los hermanos que están por toda Macedonia. Pero os rogamos, hermanos, que abundéis en ello más y más;

https://www.mixcloud.com/iglesia_bautista_pilar/filadelfia-como-algo-normal-en-la-iglesia-1-tes-49-10/

La actitud característica de los creyentes tiene que ser una fe que tiene su mayor representación en amor abnegada y entregada hacia los hermanos en la fe.

Nosotros tenemos disponible un rico queso crema tipo untable que se puede usar en una variedad de recetas para postres. Hay una ciudad en Pennsylvania de los Estados Unidos de América que se llama Filadelfia. Esta palabra griega significa “amor fraternal” o literalmente el amor entre personas que tienen un padre en común.

Estamos acercándonos a las fiestas navideñas y muchas personas van a o preparar ricas recetas de postres para compartir con sus seres queridos o van a viajar para poder pasar tiempo con los hermanos y demás familiares. La mayoría de nosotros estamos dispuestos a hacer sacrificio para estar con nuestros hermanos de sangre, pero un autor cristiano hace la siguiente observación: El amor fraternal “no es suficientemente considerado por la mayoría de las personas cristianas; quienes, si investigaron el asunto, podrían encontrar que pocos de sus afectos más fuertes fueron determinados por la fe común. ¿No es el amor una palabra fuerte y peculiar para describir el sentimiento que atesoras hacia algunos miembros de la Iglesia, hermanos para ti en Cristo Jesús? Sin embargo, el amor a los hermanos es la mismísima prenda de nuestro derecho a un lugar en la Iglesia para nosotros mismos”.[1]

Pablo parece reconocer la falta de amor fraternal como una tendencia latente en la iglesia, así que anticipa que la postergada venida de Cristo (vv. 13 en adelante) debe aportar una énfasis en esta característica de la fe cristiana para que todos nosotros podamos destacarnos en ella. Por cuestión de tiempo vamos a realizar una división artificial entre estos dos versículos y los dos siguientes. Puedo adelantar que el amor fraternal se ve más claramente no en nuestras palabras sino en comportamientos tangibles. Tanto que Pablo dice que el cristiano que no provee para sus propias necesidades al trabajar mejor que los inconversos, termina siendo un estorbo (siempre necesitados) para la iglesia en vez de una ayuda (aportando para las vareadas necesidades).

Terminamos de decir que nuestro Dios no se adora a través de la inmoralidad sin indicios de que sea un problema en el momento y ahora nos dice Pablo que requiere que los hermanos se amen mutuamente y repite que no es un problema en el momento pero puede llegar a serlo. Temo que nosotros somos los que necesitan más de estas instrucciones para poder volver a lo que era común o normal en la iglesia nuevo testamentaria. Nosotros precisamos tener una fe con su mayor representación en el amor abnegada y entregada hacia los hermanos cristianos.

PREDICA 1tes4.9

I. El distintivo de la fe cristiana es un amor fraternal abundante v. 9

Nosotros vemos que ellos ingresaron en la familia de Dios por el amor supremo (ágape) en 1:3; 3:6. Ahora se encontraron en la presencia de otros que también habían experimentado un cambio drástico en su ser y están atraídos por estas características en común. Según Juan, es el indicio de que uno ha pasado de la muerte a la vida I Juan 3:14. Se puede comparar con el anhelo que sintió el apóstol Pablo por los mismos tesalonicenses en 3:10.

Ellos no tienen necesidad de mayor instrucción en el tema porque han sido “instruidos por Dios” un término que Jesús mismo utiliza en Juan 6:45. Es el Espíritu de Dios que instruye en I de Cor. 2:13 cosa que nos hace entender que es Dios en nosotros que nos indica el camino correcto.

II. El amor fraternal debe de practicarse hacia todos los hermanos.

Pablo alaba la manera en que los tesalonicenses están activamente mostrando amor fraternal a todos los hermanos. No solamente los hermanos en su ciudad, sino en toda la región (1:7-8). Esto implica que su iglesia no es solamente enfocada en mantener el estatus quo, sino busca la oportunidad de suplir las necesidades (v. 12) de muchos hermanos. Es una iglesia ejemplar, digno de seguir.

https://www.mixcloud.com/iglesia_bautista_pilar/filadelfia-como-algo-normal-en-la-iglesia-1-tes-49-10/

[1] Morris, L. (1984). 1 y 2 Tesalonicenses: una introducción y comentario (Vol. 13, p.84). Downers Grove, IL: InterVarsity Press.

 

 

 

Llamados a la Santidad (1 Tes. 4:6-8)

1 Tes. 4:6-8
6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.
7 Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.
8 Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

Nada menos que la santidad puede cumplir con el llamado de Dios para nuestras vidas. Hay mucha confusión hoy en día en cuanto a la voluntad de Dios, y aún más confusión sobre el llamado de Dios. Es cierto que debemos asegurarnos que nuestras decisiones estén dentro de la voluntad de Dios antes de tomar una decisión. Un ejemplo famoso en la Biblia es de Gedeón en Jueces 6:36 en adelante cuando se expuso el vellón para poner a prueba si Dios realmente lo iba a utilizar para juzgar a los madianitas y amalecitas. Pero la voluntad para un cristiano es mucho más fácil para discernir porque contamos con la Palabra de Dios revelada.

En nuestro texto que tenemos delante nosotros hoy encontramos a Pablo haciendo acordar a los tesalonicenses que ya habían instruidos en la voluntad de Dios y que Dios los había llamado a vivir vidas apartadas del mundo en su derredor. Ellos ahora tienen que comprometerse a vivir lejos de la inmoralidad y comenzar a vivir vidas realmente santas.

I. Apreciar al otro mejor que a uno mismo v. 6

A. Cualquier pecado sexual es una injusticia para alguien más. El romper esta regla defrauda en alguna manera a otro ser humano Romanos 6:23a. La palabra traducida “agraviar” es pasar el límite. El adulterio es una violación de los derechos del cónyuge, pero la inmoralidad antes del matrimonio se trata del robo de la virginidad que debe de presentarse como un regalo en el matrimonio. El hijo ilegítimo, producto de una unión sexual pecaminosa, trae deshonra y dificultad a la vida de muchos.

B. La inmoralidad sexual es pecado que trae juicio. Cuando invadimos el territorio de otro terminamos pecando contra su ser. Dios dice que tomará acción en contra de estas personas porque es vengador de los que cometen esta clase de pecado de manera desenfrenada (Deut. 32:35).

C. Estamos sin excusa por el testimonio recibido.  Es una enseñanza básica de la fe cristiana. Ellos ya fueron instruidos pero ahora Pablo los hace volver a acordar de estas enseñanzas fundamentales.

PREDICA 1TES4.7II. Agradar a Dios mejor que a uno mismo vv. 7-8

A. La atmósfera del llamado de Dios v. 7  En nuestro texto no hay mucha diferencia en las preposiciones, pero en el griego sí hay. El llamado de Dios para el creyente no es que “para” inmundicia. Esto hace referencia a propósito de vida. Sino hemos sido llamados “en” santidad a la santificación. Esto es un proceso como vimos en el v. 3 en comparación a 3:13.

B. La consecuencia de desechar esta enseñanza v. 8  El que toma esta enseñanza a la ligera está menospreciando a Dios mismo. La persona que procede a cometer pecado sexual toma en vilo al mismo Dios quien nos dio esta instrucción (Lucas 10:16). Esto es grave porque nosotros estamos menospreciando al Dios quien nos está dando al Espíritu Santo; la actividad constante de recibir la presencia del Espíritu de Dios (I Cor. 6:19). 

La Santidad Excluye la Impureza (1 Tes. 4:4-6)

que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.
1 Tes. 4:4-6

PREDICA 1tes44.jpg

Un brillante y joven pianista de concierto ejecutó por primera vez en público. La audiencia se quedó cautivada mientras una hermosa música fluía de sus dedos disciplinados. La gente difícilmente podía dejar de mirar a este joven virtuoso. Cuando la nota final se desvaneció, la audiencia estalló en aplausos. Todos estaban de pie, excepto un anciano sentado adelante. El pianista salió del escenario decepcionado. El director de escena elogió la actuación, pero el joven dijo: “No fui bueno, fue un fracaso”. El gerente respondió: “¡Mira, todos están de pie, excepto un viejito!” “Sí”, dijo el joven abatido, “pero ese viejo hombre es mi maestro”. Debemos preguntarnos si tenemos el mismo deseo de conseguir la aprobación de Dios que aquel joven pianista tuvo por conseguir la aprobación de su maestro.

Pablo continua tomando el tiempo para hacernos acordar cual sea la verdadera voluntad de Dios para nuestras vidas. En cuanto a la pureza sexual Pablo nos instruye que la voluntad de Dios es no conformarnos al estándar del mundo para poder lograr la santificación. La santificación es diferente a la perfección porque tiene en vista un proceso en vez de un estado final.

I. Abstenerse de la inmoralidad sexual v. 3 

II. Aprender a controlar su propio cuerpo vv. 4-5 

A. El autocontrol es posible aprender para el creyente v. 4. Este versículo presenta varios problemas de interpretación. Primero, y más importante, es que la palabra traducida “mujer” es una interpretación y no una traducción. La palabra en el griego es “vasija” cosa que puede significar o propio cuerpo o mujer. El segundo es que la palabra traducida “tener’’ significa o adquirir o poseer. Cada creyente necesita aprender a tratar de manera apropiada con las tentaciones sexuales. Esto implica la necesidad de mantener a sus cuerpos puros de la inmoralidad sexual. I Cor. 6:13-20 nos enseña que los creyentes tienen la responsabilidad de valorar a los demás creyentes. Estas son acciones y actitudes que uno tiene que aprender.

B. La falta de autocontrol es equivalente al paganismo v. 5. Ellos no conocen a Dios y no tienen autocontrol. Nosotros conocemos a Dios y es por esta razón debemos desear honrarle a Él con nuestros cuerpos. Nos dice en el v. 2 y 4 que nuestra instrucción es suficiente para no cometer esta clase de pecado. Ahora nos toca implementarlo. La implementación es cada vez más fácil cuanto más conocemos a Dios.

III. Apreciar al otro mejor que a uno mismo V. 6 

A. La inmoralidad sexual es pecado que trae juicio.  El romper este estándar es defraudar a otro compañero Romanos 6:23a. La palabra traducida “agraviar” es pasar el límite. Cuando invadimos el territorio de otro terminamos pecando contra su ser.

B. Estamos sin excusa por el testimonio recibido.  Es una enseñanza básica de la fe cristiana.

Un Corazón Estable En La Santidad (1 Tes. 3:13)

1Tes 3:13
13 para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.

 

Al continuar con nuestro estudio de esta oración del Apóstol Pablo por los tesalonicenses encontramos que hay una alta expectativa para la vida de cualquier creyente. Si yo les hago la pregunta, “¿quién quiere ser santo como Cristo es santo?” la mayoría de ustedes estarían de acuerdo que es su deseo personal. Pero si les hago la pregunta, “¿Por qué quieren ser santos?” muchos de ustedes no me podrían dar una respuesta adecuada en relación a lo que nuestro texto presenta. Cualquiera razón que no tiene como meta el estar encontrado viviendo en santidad cuando regrese el Señor Jesucristo está equivocada. Nuestras vidas deben de anticipar la segunda venida de Cristo.

 Pablo continua con su oración para los creyentes en tesalónica y apunta a su deseo de que su amor “para con todos” crezca en el ámbito de una corazón estable, producto de una vida irreprensible y santa. Esta santidad:

I. Dios gobierna en cada asunto de nuestras vidas (v. 11)

A. Para orar correctamente precisamos comprender cómo es nuestro Dios.

B. Debemos acercarnos a Dios en oración para reconocer Su control sobre cada asunto.

II. Dios se responsabiliza por hace madurar nuestra vida espiritual (v. 12)

A. Pablo pide que crezca el amor verdadero en cada creyente.

B. Pablo ofrece su propia vida como ejemplo de cómo amar a la manera de Dios.

III. Dios es la fuente del buen regalo de un ser completamente estable en santidad (v. 13)

A. Que ellos estén estables durante la totalidad de la vida cristiana. La palabra traducida afirmar conlleva la idea de fortalecidos en su fe como Pablo ya lo mencionó en el verso 2 donde se traduce confirmar. Mientras los hombres pueden ayudar, como instrumentos, confirmar a los santos en su fe, es Dios quien es el agente de hacernos firmes en la fe.

La oración del Apóstol Pablo es que Dios supla los refuerzos necesarios para que puedan enfrentarse con cualquier situación que su futuro los trae. Su base de amor debe de ser capaz de resistir los temores y la incertidumbre que las doctrinas falsas siempre generan. El deseo de Pablo es que estén librados de esta clase de inestabilidad.

B. Que ellos estén irreprensibles en santidad delante de Dios. 

No está solo la idea de una paz personal sino algo profundamente espiritual. La idea de irreprensibles no es que logremos ser perfectos. Más bien es la idea de limpiar la cuenta al confesarlo (I Juan 1:9) para no estar culpable delante de los hombres. Pero agrega la idea de estar separado para Dios. No solo en el proceso de perfeccionar santidad en nuestras vidas (Hebreos 12:14); sino la idea del estado de ser santos (II Corintios 7:1). Esta idea es comúnmente aplicada a Dios y evidencia la necesidad de estar entregados por completo a Dios en servicio a un nuevo amo. Los dos conceptos juntos conllevan la idea de una vida tan santa que puede aguantar el análisis de Dios mismo.

C. Que vivan en la realidad de la pronta venida de Cristo. 

Debemos estar viviendo de esta manera a la luz de la inminente venida de Jesucristo para buscar a los suyos. Nadie debe estar distraído en aquel día de llevar adelante la verdadera vida cristiana (Lucas 12:37). Jesús vendrá con Sus santos y debemos desear estar contados entre ellos.

El Amor Verdadero Unido a la Santidad (1 Tes 3:12-13)

Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros, para que sean afirmados vuestros corazones, irreprensibles en santidad delante de Dios nuestro Padre, en la venida de nuestro Señor Jesucristo con todos sus santos.
1Tes 3:12-13

1 Tes copyLa primera vez que mi esposa, Amy, y yo expresamos verbalmente nuestro amor el uno al otra fue un momento histórico. No es que sucedió algo importante en el mundo pero sí marcó un antes y un después en nuestra relación. A partir de aquel momento empezamos a preparar a nuestras vidas para pasarla juntos y ahora a más de 19 años de casados y hace más de 20 años desde aquella primera expresión seguimos amándonos mutuamente. Interesantemente, no supimos en aquel momento hace tanto tiempo atrás todo lo que implicaba el amarnos mutuamente. Nuestro amor sigue creciendo en conocimiento. No se había perfeccionado y es posible decir que era muy egoísta en aquel entonces. Lo que deseamos es que sea cada vez más un amor que cumple con los propósitos de Dios.

Pablo reconoce públicamente que es Dios quien se responsabiliza por llevar a cabo esta obra de perfeccionar nuestro amor en santidad. Pablo presenta su deseo por la más alta realización del amor verdadero junto con la santidad de Dios en la totalidad de su ser. Pero Pablo reconoce que un ser humano jamás puede llevar a cabo esta obra sólo. Es por esta razón que su petición a Dios debe de cumplirse en nuestras vidas en el diario vivir.

 I. Dios gobierna en cada asunto de nuestras vidas (v. 11)

A. Para orar correctamente precisamos comprender cómo es nuestro Dios.

B. Debemos acercarnos a Dios en oración para reconocer Su control sobre cada asunto.

 II. Dios se responsabiliza por hace madurar nuestra vida espiritual (v. 12)

A. Pablo pide que crezca el amor verdadero en cada creyente. Pablo desea que Dios esté perfeccionando esta clase de amor en cada creyente. Es el “mandamiento nuevo” dado por Jesús en Juan 13:34 y sin duda enseñado por Pablo a los tesalonicenses. Las excusas por no existir esta clase de amor son varias. “Es que no se ha perfeccionado en mí” o “no me resulta todavía” es nuestro mayor excusa. La falta de amor en los creyentes profesantes nos da causa para cuestionar su salvación según I Juan 3:10-11.  Nosotros los cristianos debemos amarnos mutuamente como evidencia de nuestra fe (I Juan 3:14).  La falta de esta clase de amor debilita al cuerpo de Cristo porque no engendra la vida esperada dentro de una cultura de hacer discípulos (I Juan 3:15).

Pero este amor debe de expresarse hacia los no creyentes también, como la cosa más atractiva de nuestra religión Juan 13:35 (conocerán todos); una relación profunda y con propósito. La mayor expresión de nuestro amor es dar de nosotros mismos. La mejor inversión es poner el ejemplo de Cristo delante de otro creyente (I Timoteo 4:12).

B. Pablo ofrece su propia vida como ejemplo de cómo amar a la manera de Dios. Él pone el ejemplo para no dejar lugar a dudas de lo que se espera de cada creyente. Es una nueva expresión del deber de cada creyente hacia otro. Pablo no pide que ellos superan su expresión de amor sino que igualan por lo menos el ejemplo dado. Si es posible, Pablo desea continuar poniendo el ejemplo para confirmarlos en su fe (v.10).

 II. Dios es la fuente del buen regalo de un ser completamente estable (v. 13)

A. Que ellos estén estables hasta la venida de Cristo. Pablo no dice que quiere ver expresiones de amor hacia los demás hermanos de vez en cuando. Más bien dice que va a tener que ser su estilo de vida hasta que venga el Señor en el aire. La inestabilidad o inconstancia que se ve reflejado en la vida de muchos es el resultado de no buscar esta clase de amor.

B. Que ellos estén irreprensibles en santidad delante de los hombres. Heb 12:14 Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.