Una Misión Divina

Juan 4:1-6

1 Cuando, pues, el Señor entendió que los fariseos habían oído decir: Jesús hace y bautiza más discípulos que Juan

(aunque Jesús no bautizaba, sino sus discípulos),

salió de Judea, y se fue otra vez a Galilea.

Y le era necesario pasar por Samaria.

Vino, pues, a una ciudad de Samaria llamada Sicar, junto a la heredad que Jacob dio a su hijo José.

Y estaba allí el pozo de Jacob. Entonces Jesús, cansado del camino, se sentó así junto al pozo. Era como la hora sexta.

jesus pozo

 Predica de Pastor Jaime Greenwood, 13 de enero, 2013

grabar.descargar mp3 DESCARGAR/GRABAR mp3

[youtube http://youtu.be/3XEFkIfnny0]

“Las diferencias entre Buenos Aires (que quería ejercer una conducción centralizada y hegemónica sobre el país) y las demás provincias (que ofrecían resistencia a esa conducción, luchando por sus derechos, pretendiendo que fueran iguales a los de la capital) durante el Siglo XIX y las oposiciones que estas ocasionaron y, dicho sea de paso, que se instalaron en la vida argentina ya desde 1810.

Si bien para los revolucionarios la independencia significaba el nacimiento de una nación, era además el comienzo de otro drama, el que enfrentaría a la ciudad revolucionaria con el interior, que aunque admitiría la disolución del tratado político colonial, también rechazaría la pretensión de Buenos Aires de convertirse en la cabeza dominante del flamante Estado nacional.

En un régimen de independencia política, la hegemonía de Buenos Aires no podría tolerarse. De ahí, que continuó una gran disputa entre la fuerte capital, que poseía puerto y aduana, y el resto del país, que decaía. Tomado el poder, la guerra civil sería el largo intermedio trágico hacia nuevas formas de convivencia política.

Podemos deducir la tendencia de Bs. As. a ejercer una conducción centralizada y hegemónica sobre el país y la constante resistencia de las provincias del interior a esa conducción, defendiendo sus derechos y pretendiendo que fueran iguales a los de la capital. Este poder que pretendía tener Buenos Aires sobre el resto del país ya se observa desde los primeros tiempos en que los revolucionarios soñaban con emanciparse de España.

Se puede concluir que Buenos Aires siempre se encargó de llevar la delantera y poco le importaba si las demás provincias estaban bien o no, ella quería poder y todo lo que este arrastraba.

Podemos destacar además que lo que originó el reclamo de las provincias y las ideas federales fue la gran desigualdad con que el país crecía debido a la política aduanera de Buenos Aires y por lo tanto a la gran acumulación de poder, población y riqueza.

Esta política que llevaba Buenos Aires gobernaba en contra de los intereses de las provincias. Esto era algo que estaba muy metido dentro de la sociedad. Había un gran espíritu de desunión en cada pueblo respecto de los demás. Así Buenos Aires continuó con su supremacía sobre el país hasta el día de hoy, que para viajar al exterior hay que ir primero a Buenos Aires, que tiene un gran y destacado aeropuerto. También el Presidente con su cámara de diputados se encuentra en esa provincia. Y para finalizar resaltemos que si bien había algunas semejanzas entre Buenos Aires y las otras provincias de la República Argentina, las desigualdades eran más y traían graves consecuencias.” Mary Madariaga

Es en un contexto similar que llegamos a entender lo acontecido en este pasaje. Hay una rivalidad entre los judíos y los samaritanos que va más allá de lo político y económico. Se trataba con la religión y el desprecio de cada parte por la otra en cuanto a sus creencias espirituales.

Juan destaca que Jesús se va de un lugar físico de ministerio a otro sin olvidarse de su misión divina en el camino.

I. Jesús parte para Galilea. Vs. 1-3

A.

    1. Jesús hizo discípulos en abundancia. V. 1-2

Juan usa la designación “el Señor” para referirse a Jesús en un sentido de respeto como el término Rabí, o Maestro. En Juan 6:68 Pedro utiliza el mismo término en el sentido de referencia antes una persona divina.  Jesús no bautizaba personalmente a la gente para distinguir entre el ministerio de Juan el bautista y sí mismo. Al enterrarse de que los fariseos, perseguidores de Juan el Bautista, supieron del éxito de su ministerio, Jesús toma la decisión de partir de aquella región en búsqueda de lugares menos peligros y campos más receptivos.

B. Jesús volvió a ministrar en Galilea. V. 3  Dejó la persecución de los fariseos porque su hora no había llegado. La palabra traducida “partió” literalmente significa abandonar el lugar. Además sabía que sus discípulos no pudieron enfrentarse con semejante persecución todavía. También demostró como implementarse su propia regla de Mateo 10:23.

En Galilea, Jesús tuvo muchos amigos y pocos enemigos. Pero el ministerio de Juan el Bautista había dejado un territorio fértil para el ministerio de Jesús. Pronto Juan el Bautista va a encontrarse encarcelado y no habrá más discordia entre sus ministerios.

 II. 

  • Jesús ministra en Samaria. Vs. 4-6

Jesús no tuvo que pasar por samaria porque no había otra manera de llegar a Galilea, sino tenía que pasar por cuanto esto era parte de Su misión divina.

A. Jesús quería ministrar a todos los pueblos. V. 4  Esto literalmente significa que le era necesario pero no obligatorio. Esta necesidad se refiere a la naturaleza del ministerio de Jesús. Jesús vino como “la Luz del mundo” (9:5) entonces es natural que esa luz brillara para los demás. Los judíos más ortodoxos siempre rodearon a samaria para no contaminarse por aquel pueblo de sangre mixta. Cuando los asirios conquistaron  samaria deportaron a muchos de sus habitantes y llegaron a aquellas tierras con gentes de todas partes del Imperio Asirio (I Reyes 17:23-24). Con el tiempo esa gente adoptó el monoteísmo pero con peculiaridades concretos. Solo aceptaban el Pentateuco como Sagradas Escrituras. Cuando los judos volvieron del exilio no quisieron aceptar la ayuda de los samaritanos para reconstruir al templo (Esdras 4:2-3) y construyeron su propio templo en el monte Gerizim en el año 400 a.c. que fue destruido por los judíos en el año 128 a.c. “Hubo muchos enfrentamientos, por lo que ya en tiempos del Nuevo Testamento había una clara y asentada actitud de hostilidad” (Leon Morris p. 298).

B. Jesús tomó reposo en el pozo. Vs. 5-6  Jesús llega a un pozo de agua al mediodía y se espera mientras sus discípulos van al mercado para comprar el almuerzo. Pero la realidad es que su cansancio físico no es la única razón por lo cual elija este lugar. Hay una cita divina que le espera con una mujer necesitada. El cansancio de Jesús nos hace acordar de su humanidad. Pero a pesar de sus necesidades físicas y el lugar físico el “salvador del mundo” quiere cumplir con su misión divina.

 

La Teología de la Oración

Clase de la Teología de la Oración – Dr. Fred Moritz

16 a 19 de abril, 2012

Los apuntes de la clase:

Parte 1 (lunes, 16/4):

[youtube http://youtu.be/RbJ-qstX8aA]

DESCARGAR AUDIO EN MP3.

Parte 2 (martes, 17/4):

[youtube http://youtu.be/FhaQVeCdJtM] [youtube http://youtu.be/hmW-hbj0ln4]

DESCARGAR AUDIO EN MP3.

Parte 3 (miercoles, 18/4):

[youtube http://youtu.be/VbLVHdY2uDo]

DESCARGAR AUDIO EN MP3.

Parte 4 (jueves, 19/4):

[youtube http://youtu.be/PLvk5-pKz18]

DESCARGAR AUDIO EN MP3.

 

¿Puede usted llegar a ser un líder?

Cuando Jesús seleccionaba líderes, hacía caso omiso a todas las ideas populares de su tiempo (y del nuestro) acerca de qué clase de persona sería idónea para la tarea. La banda de discípulos de Jesús carecía de adiestramiento y de influencia; era un grupo heterogéneo que Él usaría para cambiar al mundo.

Jesús escogió personas con poca educación, pero que pronto desplegaron una aptitud extraordinaria. Vio en ellas algo que nadie más veía, y bajo su mano diestra emergieron como líderes que sacudirían al mundo. A los talentos latentes de ellos se les añadió ferviente devoción y furiosa lealtad, pulidas en la escuela de los fracasos y la fatiga.

Las cualidades de liderazgo naturales son importantes. Muy a menudo estas pericias yacen dormidas y no descubiertas.  Además debemos decir que la forma como manejamos las relaciones nos dice mucho de nuestro potencial de liderazgo. R. E. Thompson sugiere estas sencillas  pruebas:

• ¿Le molestan o desafían los fracasos de los demás?
• ¿Usa o cultiva a las personas?
• ¿Dirige o desarrolla a la gente?
• ¿Critica o motiva?
• ¿Trata de esquivar o de encontrar a la persona que tiene una necesidad o problema especial?

Estas pruebas no significan mucho a menos que actuemos para corregir nuestras deficiencias y llenar los vacíos de nuestro adiestramiento. Quizá la prueba final del potencial de liderazgo es si usted decide hacer algo o no con los resultados.

¿Por qué no toma algunos de los puntos de debilidad y fracaso de los que es consciente y, en cooperación con el Espíritu Santo, – que es el Espíritu de disciplina- se concentra en fortalecer dichas áreas de debilidad y corrige las faltas?

Las cualidades deseables en un líder estaban presentes en toda su plenitud en el carácter de nuestro Señor. Cada cristiano debería hacer que su oración constante sea que dichas cualidades puedan incorporarse más rápidamente en su propia personalidad.

El agregar potencial de liderazgo a nuestras vidas generalmente requiere que nos desprendamos de los elementos negativos que nos sujetan.

– Si somos demasiado sensibles cuando nos critican y nos apresuramos a defendernos, debemos abandonar esa actitud.
– Si justificamos nuestro fracaso y tratamos de culpar a otros o a las circunstancias, debemos cambiar de actitud.
– Si somos intolerantes o inflexibles de forma que la personas creativas que nos rodean se sientan restringidas, debemos abandonar esa actitud.
– Si nos perturba algo que sea menos que la perfección en nosotros mismos y los demás, debemos quitamos eso.

El perfeccionista establece metas más allá de su alcance y luego se hunde en una sensación de culpabilidad falsa cuando fracasa.  Nuestro mundo es imperfecto, y no podemos esperar lo imposible. El establecer metas modestas y realistas ayudará a que el perfeccionista lidie con un problema sin desalentarse.  Si no puede guardar un secreto, no trate de ser un líder. Si no puede ceder en un punto de vista cuando las ideas de alguna otra persona son mejores, ahórrese la frustración del fracaso en el liderazgo. Si quiere mantener una imagen de infalibilidad, trate de encontrar otra cosa que hacer aparte de ocuparse de guiar a las personas.

Escrito por:   O. Sanders – Liderazgo Espiritual

Usted puede llegar a ser un líder, desafíese a estudiar y aprender sobre el Liderazgo Espiritual que se necesita hoy.   

La primera clase para hombres

(a partir de los 15 años)

comienza el jueves, 26 de abril a las 19:30 hs.

Iglesia Bautista Independiente del Pilar

Ituzaingo 772   *   Pilar Centro

Uno de los más fascinantes estudios sobre la relación de Cristo con sus discípulos Fueron hombres ordinarios, pobres y sin letras. Un grupo de provincianos galileos que carecían de trascendencia social y que no hubieran sido elegidos por alguien que fuera prudente.

¿Por qué eligió Jesús a tales hombres?

Esta es una pregunta que ha intrigado a generaciones de estudiosos de la. Palabra. Tan poco inspiradores eran los apóstoles que las autoridades religiosas del momento los desecharon por ser hombres sin letras y del vulgo (Hch. 4.13). No obstante, Cristo cifró todas las esperanzas de la extensión del reino en estos pocos que habían compartido su ministerio. 

Tres años con Jesús presenta al lector un profundo y detallado estudio del proceso por el cual estos hombres fueron transformados en los atrevidos testigos que impulsaron la vida de la iglesia recién nacida. El autor no solamente identifica las técnicas que utilizó Cristo en la capacitación de los doce, sino las dinámicas de la relación que compartieron a lo largo de su breve paso por la tierra. La lectura de este texto proveerá de valiosas herramientas y un modelo inspirador a todas aquellas personas que están comprometidas con formar a hombres y mujeres como discípulos de Jesús. 

Desarrollo Cristiano Internacional presenta, por primera vez en español, esta obra clásica que ha bendecido a miles de líderes a lo largo de varias generaciones. Tres años con Jesús es un libro cuya trascendencia ha sido probada en el crisol del tiempo. Su mensaje tiene tanta relevancia hoy como lo tuvo cuando se publicó, hace más de cien años, bajo el título original.