El Dar De Nuestro Mejor (Hechos 3:1-8)

acts 3 lame man

El Dar De Nuestro Mejor (Hechos 3:1-8)

El cristiano precisa una perspectiva correcta acerca del dinero.

Con el dinero uno puede comprar:
Una cama PERO NO el sueño.          Los libros PERO NO una mente.
La comida PERO NO un apetito.      La delicadeza PERO NO la belleza.
Una casa PERO NO un hogar.           La medicina PERO NO la salud.
Los lujos PERO NO la cultura.           La diversión PERO NO la felicidad.
Un crucifijo PERO NO un Salvador.  Un banco en la iglesia PERO NO el ir al cielo.

(Tan, P. L. (1996).)

Mientras la plata no nos puede proveer de las cosas más valoradas en esta vida nosotros nos encontramos buscando adquirirla con una pasión imparable. Poder tener más y más parece ser la única misión de algunos de los que se autodenominan seguidor de Jesucristo.

El capítulo tres del libro de los Hechos se enfoca en el cuento de un milagro realizado por Pedro, uno de los apóstoles. Pero si nosotros creemos que la Biblia enseña que el don de milagros cesó durante el primer siglo después de Cristo y no es vigente hoy, ¿Qué es la aplicación principal para el día de hoy? Lo que Pedro nos muestra es la actitud que se adoptó entre los hermanos de la iglesia cuando su enfoque no esté más en adquirir plata y posesiones sino tener la perspectiva correcta acerca del dinero. Pedro nos ilustra que el cristianismo tiene mucho más para ofrecer que la provisión temporal de las necesidades físicas. Nosotros tenemos la posibilidad de operar en la esfera del “Nombre de Jesucristo” y así ver a las vidas cambiadas para toda la eternidad. A pesar de no tener nada de plata, Pedro da al mendigo algo que le cambió la vida. Un autor cristiano dijo:

“El dar cristiano es siempre una respuesta. La motivación para el dar es que hemos recibido.”. Jones, G. C. (1986). Hoy vamos a enfocarnos en conseguir una perspectiva cristiana sobre el dinero para poder llevar adelante nuestra responsabilidad de hacer discípulos a pesar de las tentaciones de enfocarnos en conseguir más y más dinero.

I. Las circunstancias del milagro vv. 1-3

A. Los autores del milagro v. 1 Pedro y Juan suben juntos para orar a la tarde en el templo. No tenemos ninguna manera para fijar una fecha para este acontecimiento pero algunos autores dicen que entre varios meses y hasta un año puede haber trascurrido entre el final de capítulo 2 y el capítulo 3. De todos modos, Lucas nos relata esta historia para demostrar como la persecución de los creyentes, por parte de los religiosos que rechazaron a la Persona de Jesús, comenzó a incrementarse. Juan no parece ser importante ahora, pero lo es más adelante cuando tienen que dar testimonio delante del Sanedrín en capítulo 4.

B. El beneficiario del milagro vv. 2-3  No está mencionado el nombre del hombre pero sabemos que es un mendigo habitual en la puerta del Templo. Su condición es debido a una deformidad en sus piernas desde su nacimiento que no le permite caminar. Es un hombre mayor a 40 años según 4:22 y fue llevado cada día a su lugar frente a la puerta. Al llegar a su puesto en aquel día ve a Pedro y a Juan a punto de entrar y clama pidiéndoles una limosna.

II. El cuento del milagro vv. 4-6  

A. Un verdadero encuentro entre un mendigo y un benefactor vv. 4-5 En vez de una obra mecánica de caridad tenemos el relato de un verdadero encuentro personal. Pedro manda al mendigo a verlo de reojo. Esto debido a las muchas peticiones no respondidas por parte de los visitantes al templo. Juan también se fija su mirada en el hombre con determinación. Se elevaron las expectativas del mendigo, pero no mucho.

B. Los cristianos tenemos algo mejor que plata para compartir v. 6 Habiendo terminados de leer el capítulo 2:44-47 y deducir que Pedro es uno de los Apóstoles delante de cuyos pies fue puesto el dinero de los demás creyentes para suplir las necesidades diarias de todos, nos encontramos con las expectativas en alto para ver a Pedro suplir la necesidad de este hombre mendigo. “Pero en lugar de ilustrar qué tan generosos eran los cristianos con su dinero, aquí Lucas nos muestra la razón por la cual los bienes materiales fueron tomados de manera tan casual. Los cristianos tenían algo aún mejor para compartir”. Gempf, C. (1994). Hechos. El Nuevo Comentario de la Biblia. El “No tengo plata ni oro” son palabras devastadoras para un mendigo. Pero Pedro rápidamente agrega que puede ofrecerle algo mejor. En este caso le ofrece integridad en su ser por fe en el nombre o la autoridad de Jesucristo.

No hay ninguna prohibición en ofrecer ayuda económica o física sino las prioridades de la iglesia están expuestas.

III. Las consecuencias del milagro vv. 7-8  

A. El mendigo es sanado por completo inmediatamente v. 7  Pedro lo toma de la mano derecha para levantarlo Mateo 6:3. Completa e inmediatamente el hombre es sanado de su condición. No por su propia fe sino por la fe de los Apóstoles.

B. El mendigo termina dando testimonio de la bondad de Dios v. 8  No tan solo pudo pararse sino fue andando y saltando mientras alababa a Dios. Su gratitud es tan grande que no puede sino darle honra a Dios por algo que jamás había pensado que le iba a suceder. Su manera indecorosa en medio del complejo del templo sirve para amplificar el significado del evento. Este milagro cumple con la profecía de Isaías 35:6.

La Camaradería de los Creyentes (Hechos 2:44-47)

La Camaradería de los Creyentes (Hechos 2:44-47)

cuento-de-navidad scroogeCuento de Navidad, Canción de Navidad o El cántico de Navidad, cuyo título original en inglés es A Christmas Carol, es una novela corta escrita por el británico Charles Dickens y publicada originalmente el 19 de diciembre de 1843. Cuenta la historia de un hombre avaro y egoísta llamado Ebenezer Scrooge y su transformación tras ser visitado por una serie de fantasmas en Nochebuena que representan a las distintas estaciones de la vida. El propio protagonista, Scrooge, es la personificación del invierno por su incapacidad de ver las necesidades de los que le rodea en la sociedad y extenderles gracia a ellos repartiendo de sus propios recursos. Pero, al igual que el invierno es sucedido por la primavera y el resurgimiento de la vida, el corazón duro, frío y triste de Scrooge es restaurado a la alegría y la buena voluntad que conoció en su infancia y juventud. Él toma la iniciativa de corregir su mal camino al comenzar a suplir las necesidades más básicas de las personas en su inmediato entorno para el bien de ellos y para traer paz a su alma afligido por las imágenes que le fueron presentadas por las fantasmas que le visitaron.

Como en la historia de Scrooge, los cristianos experimentan un antes y un después al conocer a Jesucristo como su único y suficiente Salvador. La vida antes de conocer a Cristo, mientras que puede contar con momentos de felicidad, es marcada por su egoísmo y avaricia mientras cada cual busca lo suyo. Pero la conversión produce un cambio notable en especial en aquellas dos áreas. Nuestro texto al final de capítulo 2 de Hechos nos indica la forma en que la iglesia primitiva implementaba los cambios de manera personal para después incorporarlas en la vida en comunidad. Estas prácticas señalan una manera normativa para la iglesia que durante todas las edades pueda hacer que la vida funcione mejor y que Dios reciba la gloria.

HECHOS 2.46-47

I. Colaboran con las necesidades el uno del otro vv. 44-45

A. Acompañan a su nueva familia en su desarrollo (v. 44ª)  Esta es la idea de vivir juntos. No necesariamente en el mismo lugar sino asegurándose que cada uno esté bien con sus necesidades personales suplidas.

B. Comparten de sus bienes para suplir necesidades verdaderas (vv. 44b-45)

Cuando una necesidad fue identificada entre la congregación, ellos buscaban suplir esas necesidades inmediatamente. Esto no es ni socialismo ni comunismo porque no fue una actividad política ni tampoco la igual distribución de bienes. El texto nos indica que es una actividad que se hizo voluntariamente 4:32-35. No es que ellos fueron invitados a vender sus posesiones y  traer la plata a los pies de los apóstoles para que ellos pudieran comprar carros blindados con caballos blancos, vestirse de túnicas de seda y vivir en castillos hechos de mármol.

Una verdadera necesidad es una que tiene que suplirse para el mantenimiento del bienestar de un ser humano. No solo buscaban ayudar a los más vulnerables sino a cada persona con una legítima necesidad.

II. Comunalmente gozan de la vida juntos v. 46

El gozo es un tema que se ve repetido a lo largo de esta historia registrado por Lucas (5:41; 8:8, 39; 11:23; 12:14; 13:48, 52; 14:17; 15:3, 31; 16:34; 21:17). 1 Tim 6:8 nos dice que con alimento y abrigo debemos estar contentos. Parece que la iglesia primitiva también aprendió que con estas pocas cosas uno puede estar contento.

III. Convincentes en su influencia con los de afuera v. 47

La adoración a Dios en comunidad sirvió como un ejemplo para los que no habían tomado la decisión de unirse con los creyentes. Su amor y cuidado el uno por el produjo oportunidades a diario para la evangelización. No fueron agregados nuevos integrantes simplemente por invitación de los creyentes, sino Dios agregó a los que deben de ser salvos mientras los creyentes practicaban en una manera íntegra su nueva fe.

Nosotros creemos que Dios quiere utilizar a cada uno de nosotros para reproducirnos espiritualmente aquí en la tierra. Esto significa que no podemos estar enfocados en nuestro propio bien sin importarnos las necesidades de los demás y esperar la gran bendición de Dios sobre nuestros esfuerzos. El éxito acompaña a la obediencia y la obediencia es posible cuando implementemos una actitud correcta hacia la instrucción acerca de la vida cristiana.