Las Disciplinas Espirituales de los Discípulos (Hechos 2:42-43)

Cada verdadero creyente aprende las disciplinas de la vida discipular.

Cuando una persona visita un nuevo lugar como turista, siempre hay la necesidad de familiarizarse con su nuevo entorno para disfrutar al máximo de las oportunidades para la distensión. Si uno va a la costa, es bueno saber cuál es la playa mejor recomendado para o sus instalaciones o su intimidad. Al visitar una nueva ciudad el turista va a desear saber los lugares recomendables para poder comer bien y donde realizar sus compras. Una visita a un parque natural también requiere que in se informa sobre las instalaciones a su disposición y las reglas del uso de las mismas.

Cuando los oyentes de la prédica en el día de Pentecostés respondieron favorablemente al mensaje, aceptaron y valoraron lo que se escuchaba tanto que se identificaron con Jesús en el bautismo en confesión abierta con los seguidores de Jesús. Pero, “los nuevos conversos no solo agregaron el cristianismo a sus vidas ya ocupadas, sino que se dedicaron a su experiencia cristiana. El v. 42 es una descripción compacta del discipulado cristiano” (Gempf, C. (1994). Comentario de la Nueva Biblia p. 1072). Estos nuevos convertidos precisaban instrucción en la Palabra para poder crecer y convertirse en testigos eficientes del evangelio. La iglesia primitiva no tan sólo hacía convertidos sino también creaban discípulos de Jesús que hacían discípulos de Jesús.

HECHOS 2.42

I. Los cuatro elementos esenciales para una reunión de la iglesia primitiva (v. 42)

A. Reuniones centradas en la instrucción apostólica.  Es entendible que la instrucción procede de los apóstoles siendo ellos los que fueron entregados con la tarea de mantener y promover las enseñanzas de Jesús. Su cercanía con el Señor los calificaban para esta importante tarea de diseminar las instrucciones de Cristo.

B. El desarrollo de una hermandad atento a las necesidades de otros.  La palabra griega es “koinonia” y es un poco difícil de descifrar. Puede ser que incluye la distribución diaria (v. 44) o una comida juntos. Lo que sabemos es que ellos se ocupaban de las necesidades diarias de muchas personas y que esto los marcaba como distintos al resto del pueblo.

C. La celebración de la Cena del Señor.  Se juntaron también para una cena especial cosa que Pablo llama la Cena del Señor. Estos “fiestas de amor” se centraban en la conmemoración que se fue degradando hasta que Pablo mismo tuvo que corregir su práctica en 1 de Cor. 11.

D. Una dedicación a la mucha oración.  Sus reuniones también incluían periodos largos de oración. Hechos 12:12 nos dice que durante ciertas crisis la iglesia se reunió para pasar horas en oración

II. El efecto global del crecimiento de la iglesia primitiva (v. 43)  

Una y otra vez las maravillas y señales que hacían los apóstoles trajeron temor sobre las personas no asociadas con el grupo de discípulos (Hechos 19:17). Esta es la misma palabra utilizada en 2:22.

20 Beneficios de Congregarse en la Iglesia

Viente Beneficios de y Responsabilidades en la Comunidad Cristiana – “Los unos a los otros”

1. Amar 

  • Rom. 12:10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.
  • 1Tes. 3:12 Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros,
  • 1Tes. 4:9 Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros;
  • 1Ped. 1:22 Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro;
  • 1Jn. 3:11 Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros.
  • 1Jn. 3:23 Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.
  • 1Jn. 4:7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.
  • 1Jn. 4:11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos os a otros.
  • 1Jn. 4:12 Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
  • 2Jn. 5 Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el principio, que nos amemos unos a otros.

2. No juzgar 
• Rom. 14:13 Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.

3. Aceptar
• Rom. 15:7 Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios.

4. Amonestar
• Rom. 15:14 Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros los unos a los otros.

5. Saludar

  • Rom. 16:16 Saludaos los unos a los otros con ósculo santo. Os saludan todas las iglesias de Cristo.
  • 1Cor. 16:20 Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo.
  • 2Cor. 13:12 Saludaos unos a otros con ósculo santo.
  • 1Ped. 5:14 Saludaos unos a otros con ósculo de amor. Paz sea con todos vosotros los que estáis en Jesucristo. Amén.

6. Cuidar
• 1Cor. 12:25 para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros.

7. Servir

  • Gál. 5:13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.
  • 1Ped. 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

8. No pelear
• Gál. 5:15 Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros.
• Gál. 5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

9. Soportar
• Efes. 4:2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor,

10. Hablar la verdad
• Efes. 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.
• Col. 3:9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,

11. Perdonar
• Efes. 4:32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

12. Someter
• Efes. 5:21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.
• 1Ped. 5:5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes.

13. Enseñar
• Col. 3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

14. Animar

  • 1Tes. 4:18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.
  • 1Tes. 5:11 Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.

15. Hacer el bien
• 1Tes. 5:15 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos.

16. Exhortar 

  • Heb. 3:13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.
  • Heb. 10:24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;
  • Heb. 10:25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

17. No murmurar/quejarse

  • Sant. 4:11 Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.
  • Sant. 5:9 Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta.

18. Confesar
• Sant. 5:16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

19. Hospedar 
• 1Ped. 4:9 Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones.

20. Tener Comunión
• 1Jn. 1:7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.