Un Pesar Pesado (Hechos 2:32-37)

mike-tyson-NLC_05245La muerte de Jesús es debido a nuestro pecado mientras la resurrección de Jesús es por el poder de Dios. No sé si ustedes han escuchado acerca de Mike Tyson el boxeador profesional. En su momento era el campeón de los pesos pesados en el mundo del boxeo. Lamentablemente, se conoce más por sus mal actuaciones dentro y fuera del ring. Los pesares de sus malas actuaciones le han dejado un legado negativo que supera a sus títulos del boxeo. En una ocasión, mientras buscaba ganarse el título del campeón del mundo de los pesos pesados, mordió la oreja de su oponente y fue descalificado. Fue acusado de acoso sexual y un sin número de otras actividades ilegales. Se convirtió en un dicho y se conoce más por sus pesares pesados que por sus victorias como peso pesado.

Pedro continúa su argumentación acerca de la persona de Jesucristo y llega a una conclusión muy contundente. Él dice que Jesús es el Mesías y que la actuación del pueblo judío contra su persona los expone al juicio divino. El rechazo del Mesías, al descubrirse, es el momento preciso cuando ellos se deben evaluar su condición espiritual y responder con corazones contritos frente a esta revelación. Pedro dice que la muerte de Jesús es debido a los pecados del mundo mientras la resurrección de Jesús es una demostración del poder de Dios.

I. La veracidad de la resurrección comprobada (vv. 32-35)

A. Los apóstoles dieron testimonio de la resurrección de Jesús (v. 32)  Habiendo argumentado que David iba a tener un descendiente sobre su trono en perpetuidad, Pedro dice que Ellos son testigos a la resurrección de Jesús de entre los muertos Jer. 23:5. No sólo fue reanimado sino resucitado para estar sobre los hombres. Hechos 3:13 

B. El testimonio de los apóstoles es confirmado por las señales (v. 33) Pedro asume que ellos entienden que la implicación de la resurrección como verdadero descendiente de David pero también el Cristo o Mesías prometido es que ahora ha cumplido con Su misión y está admitido a la diestra de Dios para llevar a cabo el cumplimiento de la profecía de Joel 2:28-32 y que la evidencia comprobable es lo que ellos están viendo en la administración del don de lenguas sobre sus seguidores.

C. Su testimonio es respaldado por la profecía de David (vv. 34-35)  Nuevamente vemos a Pedro acudir a los Salmos para encontrar respaldo para sus afirmaciones. En este caso cita a Salmo 110:1 y afirma que David no puede estar hablando de sí mismo sino el Mesías que iba a ser reconocido como el Hijo de Dios con poder.

II. La exaltación de Jesús declarada (vv. 36-37)  

A. Jesús es deidad y Él juzgará a los incrédulos (v. 36)  Si Jesús es el Mesías y el pueblo judío acaba de crucificarlo, entonces ellos mismos están en peligro de ser puestos por estrado bajo los pies del Mesías en vez de disfrutar de las bendiciones que ellos presuponían como el pueblo escogido de Dios.

B. La deidad de Jesús demanda la respuesta de un corazón contrito (v. 37)  El pesar de esta condición pesa sobre sus corazones y ellos buscan una solución por su mal actuar.