Discipulando a Nuestros Hijos

Es exclusivamente la responsabilidad de los padres discipular a los hijos.  No es responsabilidad de la maestra, del pastor, del vecino, del abuelo, del tío, etc. Cuando la Biblia se refiere a los padres, es el papá y la mamá.  La responsabilidad es de los dos. Si los dos se unen y giran en una misma dirección hacia Dios, tendrán hijos felices.

Deberes de los padres para con sus hijos

Amarlos –

Tito 2:4 – que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos,

Enseñarlos en los caminos de Dios –

Prov. 22:6 – Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

Ef. 6:4 – Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Instruirlos en la palabra de Dios –

Dt. 4:9 – Por tanto, guárdate, y guarda tu alma con diligencia, para que no te olvides de las cosas que tus ojos han visto, ni se aparten de tu corazón todos los días de tu vida; antes bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos.

Dt. 11:19 – Y las enseñaréis a vuestros hijos, hablando de ellas cuando te sientes en tu casa, cuando andes por el camino, cuando te acuestes, y cuando te levantes,

Is. 38:19 – El que vive, el que vive, éste te dará alabanza, como yo hoy; el padre hará notoria tu verdad a los hijos.

Hablarles de los juicios de Dios – 

Joel 1:3 – De esto contaréis a vuestros hijos, y vuestros hijos a sus hijos, y sus hijos a la otra generación.

Ordenarles que obedezcan a Dios –

Dt. 32:46 – y les dijo: Aplicad vuestro corazón a todas las palabras que yo os testifico hoy, para que las mandéis a vuestros hijos, a fin de que cuiden de cumplir todas las palabras de esta ley.

1 Cr. 28:9 – Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, él te desechará para siempre.

Bendecirlos –

Gn. 48:15 – Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día,

Heb. 11:20 – Por la fe bendijo Isaac a Jacob y a Esaú respecto a cosas venideras.

Tenerlos en sujeción –  

1Tim. 3:4 – que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad

1 Tim. 3:12 – Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.

Corregirlos –

Prov. 13:24 – El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.

Prov. 19:18 – Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; mas no se apresure tu alma para destruirlo.

Prov. 23:13 – No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá.

Prov. 29:17 – Corrige a tu hijo, y te dará descanso, y dará alegría a tu alma.

Heb. 12:7 – Porque ya sabéis que aun después, deseando heredar la bendición, fue desechado, y no hubo oportunidad para el arrepentimiento, aunque la procuró con lágrimas.

No provocarlos a ira – 

Ef. 6:4 – Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Col 3:21 – Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.

No unirlos en matrimonio con mundanos –

Gn. 24:1-4 – Era Abraham ya viejo, y bien avanzado en años; y Jehová había bendecido a Abraham en todo.  Y dijo Abraham a un criado suyo, el más viejo de su casa, que era el que gobernaba en todo lo que tenía: Pon ahora tu mano debajo de mi muslo, y te juramentaré por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito;  sino que irás a mi tierra y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac.

Gen. 28:1-2 –  Entonces Isaac llamó a Jacob, y lo bendijo, y le mandó diciendo: No tomes mujer de las hijas de Canaán.  Levántate, ve a Padan-aram, a casa de Betuel, padre de tu madre, y toma allí mujer de las hijas de Labán, hermano de tu madre.

Lam. 5:7 – Nuestros padres pecaron, y han muerto; y nosotros llevamos su castigo.

Orar por su bienestar espiritual  –

1 Cr. 29:19 – Asimismo da a mi hijo Salomón corazón perfecto, para que guarde tus mandamientos, tus testimonios y tus estatutos, y para que haga todas las cosas, y te edifique la casa para la cual yo he hecho preparativos.

Orar Cuando enfrentan tentaciones –  

Job 1:5 –  Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días.

Orar Cuando están enfermos –

2 Sam. 12:16 – Entonces David rogó a Dios por el niño; y ayunó David, y entró, y pasó la noche acostado en tierra.

Mr. 5:23 –  y le rogaba mucho, diciendo: Mi hija está agonizando; ven y pon las manos sobre ella para que sea salva, y vivirá.

Jn 4:46,49 – Vino, pues, Jesús otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Y había en Capernaum un oficial del rey, cuyo hijo estaba enfermo.  El oficial del rey le dijo: Señor, desciende antes que mi hijo muera.

 

 

 

Cinco Maneras de Hacer a Sus Hijos Odiar la Iglesia

1. Asegúrese que su fe es sólo algo que se vive en público.

Ir a la iglesia… por lo menos la mayor parte del tiempo. Asegúrese de que está de acuerdo con lo que se escucha del predicador, y cuando están yendo a casa afirmar lo que dijo – especialmente cuando tiene que ver con la obediencia de los hijos. Pero vamos a parar allí. No lea su Biblia en su casa. El pastor va a decir todo lo que necesita saber los domingos. No se involucre a sus hijos en las cuestiones que hayan con respecto a Jesús y Dios. Vive como quiere vivir durante la semana para que sus hijos puedan ver que la duplicidad está bien.

2. Ora sólo delante de la gente.

Las únicas veces que usted necesita para orar es cuando su familia está visitándoles, sobre las cenas especiales, cuando alguien está enfermo, y cuando quiere algo. Además de eso, no se preocupa. Sus hijos le verán orar cuando otras personas están viendo, entonces, no hay necesidad de hacerlo con ellos en privado.

3. Enfocarse en la moralidad.

Asegúrese insistir que sus hijos sean honestos con usted. Hágales saber lo que es correcto para ellos, pero en su propia vida hace mentiras a ellos y a otros. Se enoja mucho con sus hijos cuando dicen palabras que son “malo,” pero publicar, leer, ver y decir lo que quiera en la televisión, Facebook y Twitter. Asegúrese de que usted se centra en ser una buena persona. Sea ambiguo en lo que esto realmente significa.

4. Dar financieramente, cuando no impida a sus quereres.

Haga un gran cosa en su donación a la iglesia. Hacer hincapié en la necesidad el valor del diezmo para sus hijos, mientras no dar con sacrificio si mismo. Deje que ellos vean usted gastar un montón de dinero en lo que usted desea, mientras que la negación de su mandato de las Escrituras para dar con sacrificio.

5. Haga asistencia a la iglesia una prioridad…cuando no hay nada más que quiere hacer.

Oye, ustedes son una familia que va a la iglesia, ¿verdad?  Quiero decir, eso es lo que les dice a sus amigos y su familia de todas modas. Asegúrese de asistir los domingos. Por lo menos cuando no se quedó afuera muy tarde el sábado. O su familia no tiene un asado importante. O el gran partido no había comenzado. O esta semana simplemente no tiene ganas. O…ustedes son una familia que va a la iglesia va ¿cuál es el problema?

 

20 Beneficios de Congregarse en la Iglesia

Viente Beneficios de y Responsabilidades en la Comunidad Cristiana – “Los unos a los otros”

1. Amar 

  • Rom. 12:10 Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.
  • 1Tes. 3:12 Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos nosotros para con vosotros,
  • 1Tes. 4:9 Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros;
  • 1Ped. 1:22 Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro;
  • 1Jn. 3:11 Porque este es el mensaje que habéis oído desde el principio: Que nos amemos unos a otros.
  • 1Jn. 3:23 Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado.
  • 1Jn. 4:7 Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.
  • 1Jn. 4:11 Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos os a otros.
  • 1Jn. 4:12 Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
  • 2Jn. 5 Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el principio, que nos amemos unos a otros.

2. No juzgar 
• Rom. 14:13 Así que, ya no nos juzguemos más los unos a los otros, sino más bien decidid no poner tropiezo u ocasión de caer al hermano.

3. Aceptar
• Rom. 15:7 Por tanto, recibíos los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para gloria de Dios.

4. Amonestar
• Rom. 15:14 Pero estoy seguro de vosotros, hermanos míos, de que vosotros mismos estáis llenos de bondad, llenos de todo conocimiento, de tal manera que podéis amonestaros los unos a los otros.

5. Saludar

  • Rom. 16:16 Saludaos los unos a los otros con ósculo santo. Os saludan todas las iglesias de Cristo.
  • 1Cor. 16:20 Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo.
  • 2Cor. 13:12 Saludaos unos a otros con ósculo santo.
  • 1Ped. 5:14 Saludaos unos a otros con ósculo de amor. Paz sea con todos vosotros los que estáis en Jesucristo. Amén.

6. Cuidar
• 1Cor. 12:25 para que no haya desavenencia en el cuerpo, sino que los miembros todos se preocupen los unos por los otros.

7. Servir

  • Gál. 5:13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.
  • 1Ped. 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la multiforme gracia de Dios.

8. No pelear
• Gál. 5:15 Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros.
• Gál. 5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos unos a otros, envidiándonos unos a otros.

9. Soportar
• Efes. 4:2 con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor,

10. Hablar la verdad
• Efes. 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.
• Col. 3:9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,

11. Perdonar
• Efes. 4:32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

12. Someter
• Efes. 5:21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.
• 1Ped. 5:5 Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes.

13. Enseñar
• Col. 3:16 La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.

14. Animar

  • 1Tes. 4:18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras.
  • 1Tes. 5:11 Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.

15. Hacer el bien
• 1Tes. 5:15 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos.

16. Exhortar 

  • Heb. 3:13 antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.
  • Heb. 10:24 Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras;
  • Heb. 10:25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

17. No murmurar/quejarse

  • Sant. 4:11 Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez.
  • Sant. 5:9 Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta.

18. Confesar
• Sant. 5:16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

19. Hospedar 
• 1Ped. 4:9 Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones.

20. Tener Comunión
• 1Jn. 1:7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

El Amor = Tiempo

La familia está abajo ataque.  Las necesidades no cumplidas de nuestros hijos son tan peligroso como un ataque de un enemigo.

[youtube http://youtu.be/evCYUwIfe0I]

Predica de Pastor Brent Armstrong, IBIP Conferencia Misionera 2011

I. Proveer Contención – Dos Familias Distintas

A. Ana y su hijo Samuel – 1 Sam. 1:10-11 – 10 ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. 11 E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si te dignares mirar a la aflicción de tu sierva, y te acordares de mí, y no te olvidares de tu sierva, sino que dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida, y no pasará navaja sobre su cabeza.

B. Los hijos de Elí no adoraban a Jehová. 1 Sam. 2:12 – 12 Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento de Jehová.   No te preocupes tanto con los deberes que se olvide de sus hijos.

1 Sam. 2:16-17 – 16 Y si el hombre le respondía: Quemen la grosura primero, y después toma tanto como quieras; él respondía: No, sino dámela ahora mismo; de otra manera yo la tomaré por la fuerza. 17 Era, pues, muy grande delante de Jehová el pecado de los jóvenes; porque los hombres menospreciaban las ofrendas de Jehová.

C. El Resultado – 1 Sam. 3:11-13 – 11 Y Jehová dijo a Samuel: He aquí haré yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán ambos oídos.  12 Aquel día yo cumpliré contra Elí todas las cosas que he dicho sobre su casa, desde el principio hasta el fin.  13 Y le mostraré que yo juzgaré su casa para siempre, por la iniquidad que él sabe; porque sus hijos han blasfemado a Dios, y él no los ha estorbado.  

Hay que poner restriciones piadosas.  Amar los limites – “no haceres y haceres.”  Ejemplo – Hay limites aún en el partido de futbol, el sistema legal.

Proverbios 29:17 – Corrige a tu hijo, y te dará descanso, Y dará alegría a tu alma.

II. Proveer Recursos – Los padres deben poner herramientos en las manos de sus hijos.

A.  La Palabra de Dios

2 Tim. 3:15 – y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.

Necesitan tener un buen conocimiento y entendimiento de la Palabra de Dios para hacer buenas decisiones.

La influencia mayor en las vidas de los chicos es la televisión.  Limpiamos bien los cubiertos en casa, pero ni nos preocupa de la contaminacion de las programas de la televisión.  Hace la “prueba de Sodom y Gomora” para tus eleciones de las programas de la televisión.

B. Oración

Oren por los hijos, su vida espiritual, su pureza, su futuro esposo. Oren por su salud,  la salvación, su educación.

C. Una Buena Iglesia 

Heb. 10:25 – no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Si la iglesia es una opción asistir o no para vos, los hijos van a aprender que la iglesia es opcional.

III.  Proveer Buenas Relaciones con sus hijos

El padre da una imagen de Dios para su hijo – bueno o malo. Restriciones y recursos sin una relación no significa nada.

Ejemplo de Timoteo – 2 Tim. 1:5 –  trayendo a la memoria la fe no fingida que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida, y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también.

Vos vas a ser la suma de los libros que lees, las programas que ves, y los compañeros que tenés.

“Digame y voy a olvidar; mostráme y voy a recordar; involcráme y voy a entender.”  Tenemos que estar invulcrados en las vidas de los hijos.  Reglas sin relaciones traen rebelion.  La mejor relación en la tuya con Jesucristo.  Tus hijos van a realmente entender que los amás cuando mostrás amor para con ellos.