La Prueba de la Tormenta (Juan 6:15-21)

jesus-tormentaJuan 6:15-21
15 Pero entendiendo Jesús que iban a venir para apoderarse de él y hacerle rey, volvió a retirarse al monte él solo.

16 Al anochecer, descendieron sus discípulos al mar,

17 y entrando en una barca, iban cruzando el mar hacia Capernaum. Estaba ya oscuro, y Jesús no había venido a ellos.

18 Y se levantaba el mar con un gran viento que soplaba.

19 Cuando habían remado como veinticinco o treinta estadios, vieron a Jesús que andaba sobre el mar y se acercaba a la barca; y tuvieron miedo.

20 Mas él les dijo: Yo soy; no temáis.

21 Ellos entonces con gusto le recibieron en la barca, la cual llegó en seguida a la tierra adonde iban.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 26 de mayo, 2013

Según un comentarista, “En aquellos días, había un movimiento nacionalista muy violento, y seguro que muchos de los miembros de ese grupo, al ver aquel milagro, pensarían que aquel era el líder que Dios enviaba, y que era Él el que les iba a dirigir para luchar contra los romanos” (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol. I, p. 394). Así que no nos debe sorprender que desearan proclamarle rey. Jesús reconoce el peligro de la situación porque entendió los pensamientos de sus corazones. Como Jesús dice en el v. 26 ellos le buscaban no por haberle creído sino porque comieron del pan y se saciaron. Jesús acaba de dar una lección sobre su persona con la alimentación de los 5 mil. Ahora viene un examen en la forma de una tormenta para mostrar el verdadero poder de Jesús. Esto nos enseña que hay que hacer cuando Dios nos parece lejos en los momentos más difíciles de la vida.

I. Jesús mismo nos encamina hacia la prueba. Vs. 15-17

A. Jesús conoce nuestras flaquezas y debilidades. V. 15  Era totalmente necesario despedir a las multitudes y mandar a los discípulos hacia la tormenta porque obviamente los apóstoles simpatizaron con el impulso revolucionario de la multitud.  Ellos acabaron de ver una demostración del poder de Jesús en alimentar a los millares y ahora, cuando vienen los gritos de hacerle rey a su líder, debieron haberse sentido un poco de orgullo y pasión de descubrir al mundo que el Mesías era Jesús. Para la protección de sus seguidores le era necesario que Jesús se aparte de ellos y así evitar un choque que iría en contra de la voluntad de Su Padre. Según Mateo 14:23 Jesús subió solito al monte para orar tanto para estar en comunión con el Padre para poder interceder por sus discípulos.

A veces el momento de mayor prueba sigue una gran demostración del poder o provisión de Dios en nuestras vidas. Necesitamos las pruebas para que dependamos de Dios siempre y no solo cuando todo va marcha bien.

B. Jesús ordena nuestros pasos. V. 16  Nos hace entender en los sinópticos que Jesús manda a sus discípulos entrar en el barco e ir hacia la otra ribera de mar de Galilea. Deben de estar muy decepcionados por la actuación de su líder. Si Él es el Mesías, y la multitud quiere hacerle rey, entonces ¿por qué es que Jesús no aprovecha de esta oportunidad perfecta de guiar a la gente en rebelión contra los gobernadores romanos? Ellos esperaban tanto que pudieron, pero al atardecer, entraron en el barco sin su líder. Ellos suben al barco sin saber lo que les espera en medio del mar.

Nuestras vidas nos parecen tan normales hasta que se levanten las tormentas inesperadas. Lo que hay que aprender es que Dios sabe lo que va a suceder antes que sucede.

C. Jesús sabe cuál es nuestro destino final. V. 17  Cruzan al mar como algunos de ellos lo habían hecho cientos de veces. Pero esta vez el grupo nos disponga de la persona de Jesús cuando se levanta la tormenta. Marco 4:39 No les era tan importante ir a Capernaum como estar en alta mar de noche durante una tormenta porque en medio de sus circunstancias difíciles, Jesús les iba a mostrar su gran poder.

Ninguna prueba de nuestra fe nos parece cómoda al momento de pasar por la misma. Pero es absolutamente necesario para conocer el poder de Dios en nuestras vidas.

 II. Jesús está con nosotros en medio de las pruebas. Vs. 18-21

A. Las pruebas vendrán cuando menos las esperamos. V. 18  La geografía del mar de Galilea hace que una tormenta puede levantarse en menos de media hora.

A veces, nuestras circunstancias cambian tan bruscamente que no estamos preparados espiritualmente para enfrentarlas exitosamente.

B. No podemos superar las pruebas por nuestras propias fuerzas. V. 19  Ellos se esforzaron en llegar a su destino pero no pudieron contra el viento que soplaba. Después de horas se encontraron en medio del mar a seis kilómetros de su destino.

Es justo en este momento que aparece Jesús andando sobre el agua. Juan no nos relata el hecho que pensaban que era un fatasma o que Pedro anda sobre el agua para no quitar nuestro enfoque de la lección importante. Juan si dice que los discípulos tuvieron miedo de la figura de Jesús.

No debemos huirnos de la fuente de nuestra ayuda justo en medio del momento de prueba y dificultad. Es en aquel momento de desesperación que Dios quiere que le busquemos como nuestro único apoyo.

C. Jesús ofrece esperanza. V. 20-21  El mensaje de Jesús es no temen las circunstancias de nuestras vidas. ¡Él es Dios! No pudo hacerse rey en aquel entonces porque el plan de Dios era otro. Pero igual, ¡Él es Dios! No pudo acompañarlos en el barco porque les era necesario padecer necesidad y reconocer su situación. Pero no hace falta temer porque ¡Él es Dios! No los esperaba a la otra ribera sino vino caminando sobre l agua para asegurarles que ¡Él es Dios! Entraron en el barco y llegaron a su destino inmediatamente.

Jesús nos permite pasar por muchas pruebas para enseñarnos que Él es Dios. Él nos ofrece la esperanza de que si le confiemos Él nos acompañará en las circunstancias más difíciles de nuestras vidas y mostrar su poder en nuestras vida para asegurarnos de su deidad y soberanía sobre las circunstancias.

El Nuevo Nacimiento

Juan 3:1-10
1 Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos.

2 Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él.

3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?

5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.

6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu,[a] espíritu es.

7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.

8 El viento[b] sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.

9 Respondió Nicodemo y le dijo: ¿Cómo puede hacerse esto?

10 Respondió Jesús y le dijo: ¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 9 de dic. 2012

grabar.descargar

 ESCUCHAR/DESCARGAR mp3.

nicodemos

I. Un encuentro nocturno para buscar respuestas. Vs. 1-2

A. El protagonista: un hombre religioso. V. 1

1. Un fariseo es un representante del orden religioso más estricto y más poderoso políticamente entre los judíos. Ellos creen que la observancia de la Ley y las tradiciones les va a resultar en obtener la salvación. Pero “ni una devota observancia de la ley, ni tan siquiera una presentación reformada del judaísmo, sirven para alcanzar la salvación” (Leon Morris, El Evangelio Según Juan Vol. I, p.249).

2. Llamado Nicodemo. Un individuo histórico que es el único de entre todos los religiosos suficiente curioso para acercarse a Jesús para preguntarle en forma directa quien era.

3. Eminente entre su gente. Es un hombre de alto rango y de mucha autoridad y posesiones. Probablemente era un miembro del Sanedrín o concilio religiosos más importante de aquel entonces.

B. El entorno: el lugar donde se hospeda Jesús. V. 2

1. Se encuentra a Jesús de noche. Bajo la protección de la noche se acerca este hombre para saber más sobre las intenciones de Jesús. A la vez es posible de que Nicodemo le acerca a Jesús de noche para evitar las grandes multitudes de personas que le rodeaban a Jesús de día.

2. Lo trata con mucho respeto. Le llama Rabí, cosa que según 1:38 significa “el que es más grande que yo”, y también le llama maestro en el sentido de uno que enseña la Ley sin reconocer su verdadera naturaleza.

3. Reconoce su misión divina. Las señales de Jesús se mencionan en tiempos verbales continuos para mostrar que Jesús a menudo hacía mostraba su poder divino.

II. Una explicación de cómo obtener la vida eterna. Vs. 3-4

A. Entrar en el reino de Dios involucra un nuevo nacimiento. V. 3  “Nicodemo quiere saber cómo alcanzar la vida eterna” (Morris, 253). Las palabras “nacer de nuevo” también pueden traducirse “nacer de arriba.” Es muy probable que los dos significadas estén en la mente de Juan al usar esa expresión. Esto implica un cambio radical en la persona de cada individuo que tiene cree en Jesús.

B. Entrar en el reino no es un proceso físico. V. 4  La respuesta de Nicodemo es más bien una reacción retórica. No es que Nicodemo cree que sería posible sino que está confuso en cuanto al significado. Por decirlo de otra manera, Nicodemo responde a Jesús de la siguiente manera; “siendo imposible el nacer dos veces en forma carnal, ¿de qué se trata el nacimiento de arriba?”

 III. Una definición de los dos nacimientos. Vs. 5-7

A. Jesús enseña que el reino de Dios se logra a través del segundo nacimiento. Vs. 5-6  El primer nacimiento es por agua y su naturaleza es carnal mientras que el segundo nacimiento es por el espíritu de Dios y es totalmente espiritual en naturaleza. Algunos quieren ver en este pasaje una referencia al bautismo como requisito para entrar en el reino de Dios. El problema es que Nicodemo no lo hubiera entendido algo que se implementó más adelante en la historia y Jesús quiso aclarar al asunto.

B. Jesús apunta a la necesidad universal. V. 7  Jesús le dice a Nicodemo que no debe de sorprender que sea necesario ser regenerado para lograr ser partícipe en el reino de Dios. Usa el plural familiar para demostrar que la invitación es tanto para Nicodemo y todo el mundo en general.

La Universalidad de la Propiciación de Cristo

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.

(Juan 1:29)

En el griego la palabra pecado esté en el singular. Esto es “porque se refiere a la totalidad del pecado del mundo, y no a un número de acciones individuales. La expresión “el pecado del mundo”… La referencia a “el mundo” es otra manera de enfatizar la universalidad de la propiciación de Cristo. Sirve para salvar a todas las personas, sean cuales sean sus necesidades”

(Morris, El Evangelio Según Juan, p. 184-185).

[youtube http://youtu.be/BynpxPnNuDE]

***

Jesús quiere quitarte tus pecados si estás dispuesto a recibirle como su Salvador:

Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; (Juan 1:12)

*

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)

*

Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. (Romanos 10:13)

*

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.

Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.

Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido.

Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.

10 Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.

11 Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos.

12 Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores. (Isaías 53:4-12)