Acordando la Diferencia Entre una Doctrina y una Preferencia

Por Kevin Schaal

Traducido por Jaime Greenwood

“La Biblia es una Revelación Divina dada por Dios a los hombres, y es una guía completa e infalible y el estándar de autoridad en todos los asuntos de la religión y la moralidad; lo que enseña hay que creer, y lo que manda debe de ser obedecido; lo que elogia hay que aceptar como algo correcto y útil; lo que condena es lo que hay que evitar como mal y perjudicial; pero lo que ni ordena ni enseña no debe ser cargada a la conciencia como obligación religiosa.” (Edward Hiscox)

BibliaEl distintivo Bautista más importante es la autoridad de la Biblia para toda nuestra fe y práctica. Eso es por qué Hiscox, en el manual definitivo para las iglesias bautistas, abre el capítulo uno con la declaración anterior. Los bautistas creen en esta verdad tan fuertemente que estamos convencidos que si la Biblia nos dijera que no fuéramos bautistas, no seríamos bautistas. Mientras que las declaraciones doctrinales, confesiones y credos son de mucha ayuda en aclarar y definir lo que nosotros creemos, nuestra única autoridad para la fe y la práctica es la Biblia misma. Todas las iglesias como instituciones, las confesiones, los credos, las tradiciones y nuestras prácticas deben ser sujetas a ella. Debemos asegurarnos de que mantenemos el mismo distintivo básico con respecto a los temas de la inspiración, separación, y la traducción de las Escrituras.

La última línea citada de Hiscox también se aplica en este ámbito. No podemos sostener como doctrina algo que la Biblia no enseña. Si los creyentes en el cielo pudieron entristecerse sobre lo que suceda en la tierra, María–la madre terrenal de nuestro Señor–quizás sería la más dolorida de todos. Ella estaría entristecida por el culto y la importancia dada a su persona lo que debe pertenecer justamente a su amado Hijo. No realizamos para ninguna persona o documento ningún favor al atribuirle a ella más de lo que reclama para sí. Por lo tanto, no debemos reclamar una postura a favor de la Biblia que no se reclama para sí misma. Debemos dejar la fabricación de doctrinas extra-bíblicas a los católicos romanos y los mormones.

La Inspiración

Tal como se aplica al debate sobre la versión y texto de la Biblia, las principales áreas de preocupación son la inspiración, la preservación, y la traducción. La Biblia afirma su propia inspiración y autoridad. Toda la Escritura es inspirada (literalmente, respirado por Dios) (II Tim. 3:16). Se inspira no sólo en cuanto a su mensaje teológico general, sino en cuanto a las palabras que se utilizan para transmitir su mensaje, incluyendo las formas de las palabras, como en el caso de las distinciones entre los singulares y los plurales (Gal. 3:16) y los tiempos de los verbos (Mat. 22:32; Marcos 12:26,27). Está inspirada plenariamente en que la totalidad de la Biblia es el libro de Dios. Está inspirada en sus escritos originales. Segunda de Pedro capítulo uno y verso veintiuno declara que “los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.” Estos profetas hablaron la Palabra, pero también la escribieron, y es la revelación escrita que está en vista en la discusión de Pedro (“ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada”). En el Nuevo Testamento, el término traducido como “Escritura”  compara claramente la Palabra de Dios con los escritos de los profetas. Porque está inspirada, también es sin error. La naturaleza del libro no puede ser separada de la Fuente del libro. Puesto que Dios controlaba directamente la transmisión de las Escrituras, y siendo perfecto Dios, entonces el libro que produjo debe de ser perfecto. Dios no es un hombre que es generalmente exacto pero quien se equivoca con los detalles. Él sabe todas las cosas, se acuerda de todas las cosas, comunica perfectamente, y solo habla la verdad (Juan 17:17). El proceso de la inspiración se aplica al producto original. Pedro dijo: “nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron [o escribieron] siendo inspirados por el Espíritu Santo”. (II Pedro 1:20,21, énfasis añadido). Lo que Moisés, Isaías, Pablo, Pedro y los otros autores escribieron era perfecto en su contenido y detalle.

La Preservación

La Biblia también afirma que Dios va a preservar Su libro (Sal. 119:152; Isaías 40:8; Mateo 5:17, 18; 24:35; y otros). Los individuos pueden aplicar la exégesis a estos pasajes de manera diferente, pero la mayoría, si no todos, los creyentes Bíblicos afirman la verdad de la preservación providencial de las Escrituras. Sin embargo, la Biblia no hace ninguna declaración sobre el método en particular de su preservación; tampoco da pautas para su transcripción. No hay promesas bíblicas relacionadas con cualquier método futuro de la aprobación del texto que eliminaría las cuestiones relacionadas a las variaciones que existen entre las copias. Opiniones necesariamente variarán de cómo Dios escogió preservar su Palabra. En nuestro afán por defender o promover una perspectiva en particular, hay que recordar que no tenemos derecho a elevar nuestra opinión al nivel de la doctrina bíblica.

El debate sobre los textos del Nuevo Testamento y del Antiguo Testamento es beneficioso, ya que tratamos de identificar los textos más precisos. Pero en el proceso del debate, nunca debemos dogmatizar más allá de los límites de la enseñanza clara de las Escrituras. Los participantes en el debate pueden tener puntos de vista fuertes y tienen derecho y están alentados a expresarlas. Todos debemos estar dispuestos a dejar al hierro aguzarse contra hierro. Pero sin un caso bíblico sólido, diferentes puntos de vista no pueden ser criterios para la separación entre hermanos.

La Traducción

La práctica de la traducción está anticipada claramente en las Escrituras. La idea de que la Palabra de Dios debe estar disponible en el idioma hablado en general por la gente es afirmada por Cristo cuándo Él cita una traducción griega del Antiguo Testamento. La inspiración y la inscripción del Nuevo Testamento en los idiomas comúnmente hablados por los destinatarios originales (hebreo y arameo en el Antiguo Testamento y koiné [común] griego en el Nuevo Testamento) indica la intención de parte de Dios para poner las Escrituras al alcance y la comprensión de la gente que las reciben. La historia de la Iglesia incluye la historia de la traducción de la Biblia a muchos idiomas para que el mayor número de personas sepa leer y entenderla. Creemos en y felicitamos la práctica de traducir las Escrituras como una parte noble y bíblica de la Gran Comisión.

Sin embargo, la Biblia misma no da pautas ni da instrucciones específicas sobre el método de traducción o de la naturaleza de las traducciones futuras. No hace ninguna promesa relativa a la ampliación del don de la inspiración sobre los futuros traductores. Al reclamar la inspiración sobre traductores sería cometer el grave error de añadir enseñanzas humanas a las Escrituras.

Algunos aspectos del debate sobre las traducciones inevitablemente continuará. Es muy difícil traducir con precisión un mensaje de un idioma y cultura a otro. Es más arte que ciencia. Hay factores importantes para considerar en el proceso de traducción en discernir tanto la intención original de los autores y el contexto de la audiencia prevista de la traducción. Una mala traducción puede violentar el texto. Tenemos que mantener las traducciones y a los traductores responsables a reflejar con precisión tanto el mensaje general y específica de cada texto bíblico. La Palabra no es un documento moldeable que se puede cambiar libremente por los caprichos de una sociedad que se opone a su contenido real, y tenemos todo el derecho a exigir que la traducción sea fiel y exacta. Sin embargo, los métodos y el estilo de la traducción son todavía cosas que no están dictados por la misma Escritura. Habrá momentos cuando los diferentes puntos de vista sobre la filosofía de la traducción hacen el trabajar juntos poco práctico. Pero esas diferencias no se elevan al nivel de la desobediencia y por lo tanto no exigen la separación como de hermanos desobedientes.

Nuestra preocupación espiritual más urgente no es el debate sobre pequeñas secciones de texto o matices de la traducción. Nuestra obligación más importante es hacer lo que la Biblia exige claramente, y sobre el cual no hay absolutamente ningún debate. Dios ha preservado Su Palabra de tal manera que si hacemos esto, no nos faltará nada del cristianismo del Nuevo Testamento. Hay que obedecer a ella como nuestra regla de vida. Sería un error discutir sobre variantes de menor importancia en los textos antiguos al tiempo que negamos las claras enseñanzas de las Escrituras en nuestras acciones diarias. Entendemos que los fundamentalistas no estarán de acuerdo en algunas aplicaciones de los principios bíblicos, pero debemos estar unidos en nuestro compromiso de someternos a los mandatos de la Palabra de Dios en todas las esferas de la vida.

Dr. Kevin Schaal pastorea la Iglesia Bautista del Valle Noroeste en Glendale, Arizona.

Used by permission from FrontLine magazine.  To subscribe to FrontLine, go to: http://fbfi.org/subscribe/

Las Palabras del Señor (Juan 5.37-47)

Juan 5:37-47
37 También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí. Nunca habéis oído su voz, ni habéis visto su aspecto,

38 ni tenéis su palabra morando en vosotros; porque a quien él envió, vosotros no creéis.

39 Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;

40 y no queréis venir a mí para que tengáis vida.

41 Gloria de los hombres no recibo.

42 Mas yo os conozco, que no tenéis amor de Dios en vosotros.

43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis.

44 ¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único?

45 No penséis que yo voy a acusaros delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza.

46 Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él.

47 Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 12 de mayo, 2013 

AUDIO: escuchar/descargar mp3

En nuestro texto hoy, Jesús presenta su último testimonio sobre su persona. Según Jesús las palabras de su Padre Celestial ya entregadas dan testimonio de quién es y su autoridad para obrar en la tierra. Los líderes religiosos pretendían atesorar las palabras de la Biblia sin permitir que las mismas les afecten para bien. Entonces tenemos que concluir que las palabras de la Biblia no nos salvan pero nos llevan a Jesús.

I. Las Palabras del Padre dan testimonio acerca de Jesús. Vs 37-40  A partir de ahora Jesús se centra en el Padre y no solo habla acerca de sus obras.

A. El testimonio del Padre no es nada nuevo. V. 37a  La revelación del Padre acerca de Jesús es algo que fue iniciado en el principio. Gen. 3:15  Es importante que estudiemos las Revelación del Padre acerca de Su Hijo Jesucristo porque “bien entendida e interpretada, toda la Revelación da testimonio” del Hijo (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol. I, p. 375).

B. El rechazo del testimonio del Padre tiene consecuencias medibles. Vs. 37b-38  Hay tres resultados del rechazo del testimonio del Padre acerca de Jesús.

1. No oye la voz de Dios. v. 37b  Moisés oyó la voz de Dios según Ex. 33:11 cosa que demuestra que no son verdaderos seguidores de Dios los judíos que rechazan a Jesús como Mesías.

2. No ve la apariencia de Dios. V. 37b  Jacob, padre de la nación de Israel vio a Dios en Gen. 32:30-31 pero estos judíos no son verdaderos israelitas porque no reconocieron a Jesús.

3. No mora la Palabra de Dios en ellos. V. 38  En Col. 3:16 estamos exhortados a permitir a la Palabra de Dios morar en nosotros. El resultado inevitable de no hacerlo es no cree en Aquel que el Padre envió. Los judíos leyeron la Palabra de Dios sin permitir que la misma produzca fe un sus corazones.

C. El testimonio del Padre produce vida eterna. V. 39-40  Está más que claro que los judíos religiosos escudriñaban a las Escrituras dando honor a cada tilde. Parece que “los judíos las leían con una reverencia supersticiosa por las palabras” (Morris, p. 377) que por su mensaje. El temor de este pastor es que alguien entre nosotros convertiría a la Biblia en un libro mágico y no buscar encontrar al Autor revelado en ella. Los que no reciban a Jesús, el enviado del Padre, no verán la vida. Juan 3:36  Sin un ejercicio de la voluntad, nadie acepta la oferta de la salvación.

II. La gloria del Padre le pertenece a Jesús. Vs. 41-44

A. Jesús no busca su propia gloria. V. 41  Su gloria es otorgada por el Padre misma en cumplir las obras del mismo en perfecta obediencia.

B. El amor del Padre incluye amor hacia el Hijo. V. 42  La falta de amor indicaba que los judíos buscaban que Dios se encastra en su religión en vez de ejercitar una práctica religiosa después de conocer el amor del Padre.

C. Jesús glorifica al Padre mientras el hombre natural no lo hace. Vs. 43-44  Jesús dice que es la expresión perfecta del amor del Padre y hace Su voluntad. El hombre natural rechaza la persona de Jesús precisamente porque rehúsa aceptar al hombre en su condición natural de pecador. Si uno viene en su propio nombre es una profecía del Anticristo y demuestra que el hombre natural recibe a cualquier que no expone su pecaminosidad. Jesús los hace entender que no van a poder creer en Él mientras buscan gloria para sí mismos.

III. El Juicio del Padre caerá sobre los que rehúsan cree en Jesús. Vs. 45-47  Ahora Jesús cambia su postura de defensor a fiscal y critica a los religiosos por su falta de fe.

A. Los que se apoyan en la ley de Moisés son responsables delante de la Ley. V. 45

B. Moisés da testimonio acerca de la persona de Jesús. V. 46

C. Las Palabras de Jesús son más creíbles que los escritos de Moisés. V. 47

Si no creían en los escritos que estudiaron religiosamente, ¿cómo creerían las palabras de Jesús aún respaldadas por sus obras?

 

Exegesis VS Eisegesis

libros1EXEGESIS, significa “sacar hacia afuera”. EISEGESIS, es su contrario, que significa “insertar hacia adentro”.

EXEGESIS biblica, es el proceso por el cual nosotros sacamos lo que dice un texto biblico literalmente. Se hace un analisis de palabras, y despues se estudian en su conjunto. Cuando hacemos la EXEGESIS de un texto biblico, es que queremos saber que dice literalmente ese texto. La EXEGESIS, es el primer paso necesario para hacer una interpretacion biblica.

Importancia de hacer una EXEGESIS correcta.

EXEGESIS correcta = correcta interpretacion = sana doctrina = verdad.

EXEGESIS incorrecta = incorrecta interpretacion = mala doctrina = error.

EISEGESIS es el malo de la pelicula. Es el proceso inverso de la EXEGESIS. Es el proceso mediante el cual se introducen palabras que no estan en el texto. Una forma muy comun de hacer EISEGESIS es cuando se tiene una idea predeterminada, un concepto creado por uno mismo, y entonces va al texto biblico a justificarlo a toda costa, haciendo que palabras digan lo que no dicen. Casi siempre la EISEGESIS aparece cuando no le gusta al lector lo que la Palabra de Dios dice acerca de su propia falta, o cuando quiere apoyo biblico para una doctrina que no es biblica.

Cuando hacemos EXEGESIS somos obedientes a la Palabra de Dios. Cuando hacemos EISEGESIS, somos rebeldes. Cuando hacemos EXEGESIS queremos saber lo que Dios nos esta diciendo. Cuando hacemos EISEGESIS hacemos que Dios diga lo que queremos oir. Cuando hacemos EXEGESIS estamos proclamando la Palabra de Dios. Cuando hacemos EISEGESIS estamos proclamando nuestra palabra como si fuera la de Dios. Cuando hacemos EXEGESISbuscamos la verdad. Cuando hacemos EISEGESIS, estamos jugando con la mentira.

Dios quiere que hagamos EXEGESIS“Escudriñad las Escrituras……” Juan 5:39.

Dios condena la EISEGESIS“…si alguno añadiere a estas cosas, Dios traera sobre el las plagas que estan escritas en este libro.” Apoc. 22:18

El mejor ejemplo de EXEGESIS, aparece en Juan 1:18“A DIOS NADIE LE VIO JAMAS, EL UNIGENITO HIJO, QUE ESTA EN EL SENO DEL PADRE, EL LE HA DADO A CONOCER. (del griego, exegemai). Esto literalmente quiere decir que Jesus es la EXEGESIS de Dios. Jesus nos explico a Dios en si mismo. Mas exactamente, el Hijo es laEXEGESIS del Padre.

El mejor ejemplo de EISEGESIS fue cuando la serpiente (entiendase Satanas) le dijo a Eva: “…no moriran….”cuando Dios les habia dicho que si moririan si comian del fruto del arbol. Satanas hizo que Eva creyera lo que Dios no habia dicho. Es por eso que Satanas se gano el apodo de “padre de toda mentira”. Juan 8:44

Segun las luces del semaforo, ya sabes por que EXEGESIS, y por que EISEGESIS…….., claro, se pueden violar, pero sabemos las consecuencias.

Parece que la practica de la EISEGESIS es tan antigua como el Nuevo Testamento.  Ha ido en aumento, dando como resultado muchas de las sectas que hoy dia tienen a miles atados a una mentira. Me despido con las palabras de Juan: “…no tengo yo mayor gozo que este, el oir que mis hijos andan en la verdad.” (3ra.Juan 4)

Andemos en la verdad, es la unica forma de echar fuera la mentira.

http://iglesiando.wordpress.com/2008/06/29/exegesis-vs-eisegesis/