Éxito Inesperado (Hechos 8:4-8)

Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio. Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a Cristo. Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe, oyendo y viendo las señales que hacía. Porque de muchos que tenían espíritus inmundos, salían éstos dando grandes voces; y muchos paralíticos y cojos eran sanados; así que había gran gozo en aquella ciudad. (Hechos 8:4-8)

hechos 8.5.jpgAhora, quiero hablar con usted sobre el tema de hoy, “dondequiera que Él guíe hay éxito”. Quiero que todos los que están aquí lo digan y lo signifiquen: “Dondequiera que Él guíe, iré”. Ahora, Él no puede guiarlo atraves del OCEANO. Él no puede llevarte al púlpito. Pero, Él te guiará. Y, Él tiene un plan para ti. Ahora, puedo preguntar, cuántos misioneros hay aquí, y no quiero que levantes las manos, porque podría avergonzarte, después de decirte lo que voy a decir a continuación. Porque, quiero decir que cada uno de nosotros que somos salvos es un misionero. Decir misionero y decir cristiano es decir lo mismo. Ahora, un misionero es alguien que ha sido salvado del pecado. Ahora, algunos de nosotros somos enviados a través del océano, y algunos de nosotros somos enviados al lado, pero si somos salvos, entonces somos enviados, y debemos decir: “A donde sea que Él nos guíe, iré porque ahí es donde encontraré el éxito”. Ahora, quiero darle esta mañana, mientras estudiamos la Palabra de Dios, algo para animar su corazón, algo que decir y en serio, no tener miedo de decirlo. Y, por cierto, si alguna vez hubo un momento en el que debiera decirlo, damas y caballeros, es ahora. A donde sea que Él nos guíe, yo iré porque ahí es donde encontraré el éxito. El problema es que los tiempos son desesperados, pero los santos de Dios no lo son. Nos sentamos y sentimos que, si vamos a la iglesia el domingo por la mañana, le hemos hecho un favor a Dios: “¡Oh Dios, qué buen seguidor tuyo soy! Fui a la iglesia el domingo por la mañana. Incluso deposité algo en el plato de la ofrenda. “Ahora quiero que, para cuando terminemos este mensaje, cada uno lo haya dicho y lo haya dicho en serio:” A donde sea que Él me guíe, yo iré porque ahí es donde encontraré el éxito.

I. El esparcimiento que trajo obediencia (v. 4)  Forzado a salir de Jerusalén por la furia de la persecución, los perseguidos evangelizan en todas partes. “La persecución, en vez de tener una política deliberada escrita, fue la razón del primer impulso misionero verdadero en la iglesia” (Carson, P. 1078) Parece ser algo natural que los cristianos en marcha esparcen el mensaje de la salvación.

Ojalá que pudiéramos volver a tener esta expectativa en nuestra generación.

II. La esencia del mensaje que produjo conversiones (v. 5)  Felipe, uno de los siete (6:5) quién usando el oficio de diacono bien es ascendido a evangelista 1 Tim. 3:13, desciende a Samaria porque las ciudades de esta región están más bajo en altura que Jerusalén. Felipe se encuentra en Samaria porque es dónde casualmente se encontró. Pero vemos la soberanía de Dios en guiar a los pasos de Felipe. Para poder entender el significado de estos sucesos, es necesario repasar algunos textos en los evangelios (Mateo 10:5-6; Lucas 9:52-54; Juan 4:9). Vemos que el ministerio a los Samaritanos es algo fuera de lo común. Sin embargo forma parte del plan de evangelización del mundo establecido por Cristo mismo en Hechos 1:8.

Nunca debemos dudar de la soberanía de Dios en nuestras vidas. Él nos está guiando aún cuando parece que nadie tiene bajo su control las circunstancias de nuestras vidas.

El mensaje de Felipe que trae tanto interés es que Jesús es el Mesías. Hubo un interés generalizado en el futuro Ta-Eb o enviado por Dios Juan 4:25. Pero el mensaje de Felipe viene acompañado por obras milagrosas que son convincentes.

III. El éxito del ministerio es respaldado por el testimonio de los participantes (vv. 6-8)  La gente se regocijaba por ver las obras curativas de Felipe entre el pueblo porque termina dando luz y lustre a su mensaje. Su principal efecto fue romper el poder Satánico que se apoderaba de la gente. “Como Pedro (5:16), podía exorcizar a los espíritus malignos, y la gente podía escuchar los gritos que provenían de las víctimas poseídas cuando los poderes demoníacos los abandonaban” Marcos 1:26 (Marshall P. 163). Además, tuvo el poder para curar y sanar a los cuerpos para que los hombres pudieran dar servicio nuevamente a Dios. “La gracia de Dios en el evangelio está diseñada para la curación de aquellos que son espiritualmente cojos y paralíticos, y no pueden ayudarse a sí mismos, Rom. 5: 6 (Henry P. 2096). Una gran multitud prestaba atención a la prédica de Felipe y el resultado final fue gran gozo en la ciudad.

Esto puede repetirse hoy en día. No los milagros de sanación porque no son necesarios. Pero a través del proceso de compartir el evangelio y respaldarlo con nuestras vidas podemos ver gran gozo en nuestras ciudades tan necesitadas.

predica hechos copy

Trabajar Duro, sin Ser Duro (1 Tes. 2:7-9)

7 Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos.
8 Tan grande es nuestro afecto por vosotros, que hubiéramos querido entregaros no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muy queridos.
9 Porque os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y fatiga; cómo trabajando de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios. (1 Tesalonicenses 2:7-9)

 

Durante la semana pasada, algunos hermanos de la iglesia trabajaron para hacer avanzar el proyecto de la reja delante del templo. En una parte les era necesario derrumbar una pequeña muralla. Al terminar de derrumbarla quedaron los escombros de ladrillos comunes. Ahora, los ladrillos eran demasiado grandes para ser útiles como relleno así que les pedí que los picaran para hacerlo más chico y a su vez más provechoso. El problema es que la tarea de picar semejante cantidad de ladrillos no es fácil. Es una tarea laboriosa y difícil. También termina siendo monótono al realizar los mismos movimientos una y otra vez. La montañita de escombros afuera da testimonio que los hermanos cumplieron con la tarea por más que fuese algo incomodo e inconveniente.

1 Tes copyPablo continua su descripción de su ministerio en Tesalónica dejando atrás las acusaciones de un ministerio falsificado para hablar de los aspectos positivos de lo que ellos buscaban lograr al predicar el evangelio de Cristo. Es probable que la última frase de versículo seis coincida con la primera frase de versículo siete. En este caso, Pablo reitera como ellos no buscaban remuneración por parte de los Tesalonicenses para demostrar la autenticidad de su mensaje de gracia y el amor de Dios que los compela a compartir el evangelio. No es que un ministro no tiene derecho al mantenimiento de la iglesia (I Cor. 9:14), pero Pablo no quiso dar ocasión a los inconversos acusarle de motivaciones mundanas (I Cor. 9:15-18). Al rehusar serles gravosos, Pablo deja en claro que no tiene ningún problema en trabajar duro. Pero a su vez, Pablo quiere demostrar que un buen ministro no es duro con la gente.

I. Un buen ministro tiene afecto por los suyos (v. 7). En vez de actuar en base de su autoridad como apóstol (v. 6), Pablo dice que su trato fue tierno.

A. El trato con los fieles debe ser amable. Pablo dice que ellos no actuaron en ningún momento en una manera indebida. Sino, más bien, ellos se llevaron entre los tesalonicenses con una amabilidad que se puede describir como tierno. No es que Pablo nunca habló con autoridad o reprimenda, pero su manera preferida de compartir su mensaje (v. 2) es con afecto.

B. Los ministros del evangelio deben de servir sin esperanza de beneficio personal.  Se puede comparar el trato con una nodriza con su bebé. El pago de una madre que amamanta a su bebé es mínimo, pero la tarea se efectúa por amor. Pablo dice que su trato con los que escucharon una presentación del evangelio fue motivado por el mismo amor de una nodriza.

I. Un buen ministro anhela entregar su vida por otros (v. 8).  Pablo continúa con la analogía y dice que su amor era tan grande que buscaban dar su mejor para el bien de los creyentes.

A. El enfoque principal de cada ministro tiene que ser el evangelio. Pablo menciona a propósito el evangelio primero porque es la esencia de su ministerio. Tiene que ser el enfoque de cada ministro serio que busca hacer crecer el reino de Dios.

B. El mensaje del evangelio es creíble cuando es acompañado por amor. Las implicaciones del evangelio son un amor por Dios y un amor por los demás (I Juan 4:20-21). Pablo dice que buen ministro del evangelio va a desarrollar un afecto que termina siendo un amor verdadero hacia los suyos. La cualidad principal del amor es la entrega personal y Pablo dice que les fue demostrado en una manera tangible.

III. Un buen ministro trabaja arduamente (v. 9). Pablo trae a las memorias de los tesalonicenses la manera en que trabajaron entre ellos para presentarles el evangelio. Él vuelve a repetir que no quisieron serles gravosos entonces les demostraron con sus vidas la manera en que un seguidor de Cristo puede glorificar a Dios dando el evangelio mientras uno trabaja para proveer por sus propias necesidades. Pablo dice que trabajaron con fatiga y dificultad desde temprano hasta tarde.

No propone que es la única manera de sustento disponible para un predicador, pero tampoco dice que un predicador no puede recibir ganancias de una profesión aparte del evangelio.

Pablo termina esta pequeña sección dándonos a entender que los que iban a servir como ministro después de él deberían de tener características muy similares a los del apóstol y los ministros que le acompañaban.

 

Hombres Aprobados por Dios (1 Tes. 2:3-6)

3 Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño,
4 sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones.
5 Porque nunca usamos de palabras lisonjeras, como sabéis, ni encubrimos avaricia; Dios es testigo;
6 ni buscamos gloria de los hombres; ni de vosotros, ni de otros, aunque podíamos seros carga como apóstoles de Cristo.

1 Tes copyPablo enseña en nuestro pasaje hoy que, como un padre, Dios se aprueba a los hijos que entregan sus vidas para compartir Su evangelio con otros. Si un padre de verdad es uno que demuestra su amor por sus hijos por involucrarse en sus vidas al ofrecerles exhortación y consuelo (v. 11), nosotros tenemos una enorme responsabilidad de demostrar esta clase de amor y cuidado hacia los inconversos al entregarles el evangelio. Pablo ya nos dijo en el versículo 10 de capítulo 1 que debemos estar motivados a exhortar a otros a huir de la ira venidera por la esperanza que hay en nosotros. Si nuestra motivación se centra en motivos personales, podríamos perder la oportunidad de influenciar para bien aquellas personas que seguro estén en búsqueda de la aprobación de los hombres. La bendición de la aprobación de Dios se encuentra en el cumplimiento de Su plan para la salvación del mundo.

  1. La verdad del mensaje no compela buscar la aprobación del Padre Celestial (vv. 3-4). La oposición que Pablo enfrentó junto con sus compañeros en el evangelio había sido intensa (v. 2). Al persistir en predicar a pesar de la dificultades nos indica su compromiso con la verdad a cualquier costo.
    1. Por más que nos acusan de ser como otros predicadores falsos (v.3). La palabra traducida exhortación significa “petición con ruego.” Está bien traducida pero también conlleva significado de consolación. Este concepto es confirmado con la afirmación del versículo 11 más abajo.
      • Pablo dice que su petición es diferente a cualquier otro predicador itinerante porque su mensaje no precede del error; no comparte un mensaje equivocado.
      • Tampoco tiene su fuente en impureza sexual. Al oído occidental esta frase puede parecer rara pero en aquel entonces muchos enseñaron que al tener relaciones con uno de los mensajeros de algún dios equivalía a estar en unión con aquel dios.
      • Ni fue una predicación basada en el engaño. Esta palabra tiene su raíz en la idea de una carnada para atrapar al pez. Pablo dice que su predicación contraste a todos aquellos estilos populares.
      • Cualquier de estos métodos de compartir el mensaje de la verdad son ilegítimos y tiene que evitarse en la vida de un seguidor de Cristo.
    2. Podemos refutar la acusaciones falsas con nuestras acciones (v. 4). Pablo dice que fueron puesto a prueba y aprobados para ser predicadores de un evangelio confiados a ellos por Dios mismo (1 Cor. 9:17). En base de lo que dios les hizo y que les dio proceden a anunciar las buenas nuevas.
      1. Recordando a todos que es Dios quien elige a los evangelistas. “Si uno anhela obispado, buena obra desea,” dice Pablo en 1 Tim. 3:1. Pero es Dios quien nos “pone en el ministerio”(1 Tim. 1:12) por más que uno no siempre llevó una vida ejemplar (v. 13).
      2. Nuestro servicio prestado busca la aprobación de Dios. Por más que Pablo servía a la gente, nunca buscaba su aprobación. Pablo vivió con la perspectiva de estar bajo la lupa de Dios. En el día actual, hasta nuestra motivación es imposible esconder de Dios porque Él pone a prueba nuestros corazones, el centro de nuestro ser.
    3. Ser un mensajero integro agrada a Dios (vv. 5-6). El “porque” de este versículo corresponde al versículo tres. Pablo comienza por decir nunca para no dejar lugar a dudas de que no hay lugar para excepciones.
      1. Pablo recurre a los testigos oculares de su ministerio (v. 5). No buscaban lograr su propio fin o voluntad por el uso de palabras lisonjeras. Su forma de hablar bastante sincera (sin cera en la cerámica). Tampoco buscaba usar la máscara (encubrir) de la avaricia. Pablo niega la acusación que la predica tuvo como una motivación encubierta de codicia.
        • Pablo apela a los tesalonicenses a dar fe. Pablo recurre a los tesalonicenses para dar testimonio de que su mensaje no contiene los elementos de la metodología mundanal.
        • Pablo apela a Dios mismo como un testigo. Porque los tesalonicenses no pudieron dar testimonio de lo que ocurre en el corazón, Pablo dijo que Dios mismo da testimonio de que no hubo avaricia encubierta en su corazón. Es por esta razón que cada lector de estas palabras debe de examinar su propia motivación de involucrarse en la obra de Dios.
      2. La estima de los hombres no los impulsaba (v. 6). Pablo termina esta pequeña sección con la afirmación que no buscaba la estima de los individuos ni los grupos de personas. Los que terminan creando una estima delante de los ojos de otros inevitablemente terminan buscando su propia gloria. Pablo dice que ni pidieron el pago que les fue justo.

***

 

La Verdadera Motivación del Evangelio (1 Tesalonicenses 2:1-4)

Cuando hablamos de la motivación a veces es más fácil hablar de las cosas que no gustan hacer. Por ejemplo, si te gustan los deportes y comenzamos una conversación en base del último campeonato vas a sentir una buena motivación por seguir con la conversación. Si a vos te gusta el trabajo o la familia, vas a encontrar la motivación suficiente de no solo conversar sobre el mismo si no también luchar para cumplir y proveer para ellos. La motivación de levantarte e ir a trabajar se encuentra en la gratitud de la familia al volver a casa con el sueldo pago. Otros encuentren su motivación de vivir en cosas más personales y es imposible negar que nuestra cultura cada vez mas encuentra su motivación en cosas egoístas.

2:1 Porque vosotros mismos sabéis, hermanos, que nuestra visita a vosotros no resultó vana;
2:2 pues habiendo antes padecido y sido ultrajados en Filipos, como sabéis, tuvimos denuedo en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios en medio de gran oposición.
2:3 Porque nuestra exhortación no procedió de error ni de impureza, ni fue por engaño,
2:4 sino que según fuimos aprobados por Dios para que se nos confiase el evangelio, así hablamos; no como para agradar a los hombres, sino a Dios, que prueba nuestros corazones.

1 Tes copy

En nuestro texto hoy, el apóstol Pablo habla acerca de su motivación en entregar el Evangelio en la ciudad de Tesalónica. Podemos descartar la motivación egoísta desde la entrada por lo difícil que le fue para Pablo y el sufrimiento que padeció a causa del Evangelio. De todos modos, Pablo insiste en que su ejemplo de entregar en mensaje del Evangelio de Dios nos debe motivar a vivir vidas entregadas a la hora de compartir las buenas nuevas. Pablo explica que la motivación del verdadero creyente no se basa en los sentimientos ni la comodidad del momento sino en el hecho que cada uno rendirá cuentas delante de Dios.

I. La obra evangelística no fue un fracaso.

A. Los Tesalonicenses mismos experimentaron el poder del Evangelio. Ellos pudieron dar testimonio de carácter del ministerio de Pablo. Otros habían escuchado (v. 9) pero ellos lo habían experimentado. Demuestra una confianza por parte del Apóstol que ellos mismos pudieron juzgar cual fue su motivación en entregarles el evangelio. No fue como muchos predicadores itinerantes que buscaban algún beneficio propio.

B. El mensaje del Evangelio tiene efectos permanentes y duraderos.  Goza no solo en un buen contenido, sino también de resultados visibles. Los cambios en las vidas de los Tesalonicenses dieron testimonio que la visita de Pablo no fue un fracaso. Es más, podemos expresarlo en una manera positiva y decir que la visita cumplió con su propósito.

II. Las circunstancias negativas no cambiaron su determinación. V. 2

A. La historia los enseñaba que el futuro iba a ser duro. Ellos supieron de la manera en que padecieron a causa del evangelio antes de llegar a tesalónica y Pablo dice que es un modelo digno de seguir.

B. No bajaron del servicio simplemente porque hubo resistencia.

C. La confianza en el mensaje como proveniente de Dios les proveyó confianza en Dios.

***

 

 

 

Rios de Agua Viva (Juan 7:37-39)

37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.  38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.  39 Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.

Rios-de-agua-viva

***

gatorade manuEs impresionante la propaganda que sale en la tele, los carteles, y las revistas acerca de los poderes de Gatorade. Por ahí, has visto a Manu Ginobili, jugador de básquet de los Spurs de San Antonio, promocionar al Gatorade. Siempre es lo mismo. El deportista bien sudado levanta la botella de esta fórmula mágica a su boca para rehidratar a su cuerpo con solo tomar un Gatorade. Pero no solo eso, porque de repente se transforma en un jugador veloz con capacidades casi al nivel de un superhéroe. Y todo esto proviene de una bebida que a la misma vez tiene un buen sabor. Lo realmente increíble es que muchas personas lo compran con la expectativa de que los van a hacer un mejor deportista. Nos encantaría poder obtener algo que nos quitara la sed y a la vez nos ayudara obtener poderes extraordinarios, ¿no? Creo que sería aún mejor en el radio de la vida espiritual.

¿Qué tal si te decía hoy que realmente hay algo que quita la sed y nos puede dar poder en nuestro andar con Dios? Aún en los tiempos de Jesús la gente buscaba algo que les quitara la sed, llenaría el vacio y que les permitiría experimentar el poder de Dios en su vida. La verdad es que es una sed que hace mucho tiempo la gente busca quitar o apagar. Dios promete poder para el hombre y la mujer piadosos y no llega a ser sólo una propaganda.

En el contexto de nuestro pasaje hoy, Jesús se compara con el agua que se vertió en el altar durante toda la fiesta de enramados. Los sacerdotes fueron al estanque de Siloé y llenaron un recipiente dorado con agua y lo llevaba en procesión al Templo. El simbolismo de este hecho radica en el agua que Dios proveyó en el desierto durante la peregrinación de la nación de Israel y a la vez fue un pedido de lluvias en el próximo año. Cantaron los himnos de los Salmos 113-118 y pasajes como Isaías 12:3. Mientras la gente cree que Jesús habla de las lluvias, su mensaje radica en la profunda necesidad del alma y como cubrir esta necesidad.

I. La propuesta de Jesús V. 37

A. Es necesario reconocer tu condición.  En el gran día de la fiesta Jesús alza la voz mientras está parado para enseñar a las multitudes. Su postura es significativa porque los maestros comúnmente enseñaron a sus seguidores mientras estaban sentados.

“Si alguno tiene sed” llega a ser la condición que diferencia entre los que recibirán la invitación y los que le rechazarán a Jesús. Pero todos nosotros somos pecadores necesitados (Rom. 3:23) entonces debemos acercarnos a la fuente de agua viva. Jesús nos invita a reconocer nuestra sed en nuestro interior.

B. Es necesario reconocer la provisión de Dios.  Mientras algunos llegan a la conclusión correcta de que debe haber algo más significativo en la vida que la vida en sí, muchos nunca reconocen la provisión de Dios expresada aquí en la persona de Jesús. Jesús dice: “venga a mí y beba” como el ofrecimiento universal para la necesidad de cada ser humano. Su provisión es gratis y viene acompañada por su gracia y perdón.  ¡Acercate hoy!

II. La promesa de Jesús V. 38

A. El que en él cree recibirá una vida transformada.  Jesús sigue hablando a la multitud y le invita a depositar su fe en Él. Al hacerlo reciban grandes promesas basadas en la Palabra de Dios. No hay un texto explícito que cita Jesús pero hay muchos que hablan de la transformación que Dios mismo opera en la vida del ser que se entrega a Él (Is.58:11; Pr.4:23; 5:15; Is. 44:3; Ez. 47; Joel 3:18; Zac. 13:1; 14:8).

Nuevamente, la condición es fe en la persona de Jesús como Salvador del mundo.

B. La evidencia de la vida transformada es la presencia del Espíritu Santo.  Jesús hace referencia a que un rio de agua viva brotará del interior de la persona que deposita su confianza en Él. El pasaje más cerca sería Isaías 44:3 dónde tenemos la promesa acerca de la vida entregado al Señor siendo una bendición a los que están en su alrededor.

“El agua viva mana en última instancia de Cristo, el creyente es una fuente para los demás.” (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol. I p. 478) Es importante entender el significado de estas palabras para el creyente porque “cuando el creyente va a Cristo y bebe, no solo calma su sed, sino recibe un abastecimiento tan abundante que de él van a brotar verdaderos ríos.” (Morris, p. 479) Cuando recibimos el espíritu al momento de creer en Cristo nos acompaña permanentemente e influye en los demás si lo permitimos. Pero si somos más como el Mar Muerto que tiene una entrada pero no tiene salida nos convertimos en creyentes egoístas y acaba nuestra influencia.

III. El pretexto de Jesús V. 39

A. Solo los que creyeron recibirían la promesa del Espíritu.  El Espíritu de Dios iba a venir sobre los que creyeron. Pero hay un problema de traducción aquí tanto en el inglés como en el castellano. Por favor de subrayar la palabra “que” y escribir en el margen “quien” porque el Espíritu Santo es una persona, no una cosa. Dios nos acompaña en cada momento mientras Su Espíritu mora en nosotros.

B. Solo pudo venir el Espíritu después que se vaya Jesús.  “El Calvario es el preludio necesario para llegar a Pentecostés” (Morris, p. 481). La obra del Espíritu no había empezado mientras Jesús no fue glorificado, cosa que habla de su muerte, sepultura y resurrección. Ahora opera libremente en la tierra (16:7).

Predica del Pastor Jaime Greenwood, 16 de marzo, 2014

El Testigo Más Fiel

El texto hoy nos habla de Juan el Bautista como enviado por Dios con un propósito especial.

Juan 1:6-8

Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.

Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él.

No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 23 de septiembre, 2012

**AUDIO – MP3**

I. Dios mandó un precursor a la luz. V. 6

Es un poco inesperado que aparezca en esta introducción una mención del nombre de Juan el Bautista, pero aquí está.

A. Fue un hombre enviado por Dios. No es igual a la luz porque la luz siempre ha existido pero este hombre comenzó a existir cuando “vino”, la misma palabra traducida hecho en el versículo 3, a la tierra como mensajero. Mal. 3:1 Necesitamos observar la importancia de la misión de Juan. No fue una misión humana sino divina en su origen. “Dios le dio su misión y su mensaje, tanto sus credenciales y sus instrucciones. Juan realizó ningún milagro, tampoco encontramos que tuvo visiones y revelaciones; pero su vida y doctrina casta y pura, junto con una tendencia directa de ambos de reformar al mundo y avivar al interés del reino de Dios entre los hombres, son indicaciones fuertes de que fue enviado por Dios.” (Mathew Henry)

¿Por qué hay tan poco resultado en cuanto a nuestro evangelismo hoy por hoy? Es porque hay pocos creyentes realmente dispuestos a vivir una vida distinta a la común y corriente.

B. Se llamaba Juan. Este Juan no es el autor del evangelio sino es Juan el Bautista cuyo nombre significa “don de Dios.” Su nacimiento fue anunciado por ángeles y el hecho de su nombramiento trajo sorpresa a los parientes según Lucas 1:59-63

 II. Dios aclara cual fue la misión divina. V. 7

A. Juan vino para dar testimonio.  El término dar testimonio es de mucha importancia en este Evangelio debido al hecho de que en el Antiguo Testamento se establece la necesidad de múltiples testigos como evidencia de un asunto. Dt. 17:6; Juan 8:17-18 Hasta que Juan el Bautista vino el Redentor no tuvo uno que daba testimonio de Él entre los gentiles. El Padre se había dejado un testimonio de si mismo. Hechos 14:17 Hacía falta uno que daría testimonio del quien vino de Dios.

B. Su ministerio consistía en dar testimonio de la Luz.  Su misión fue testificar fielmente de que la luz había venido. “La luz da testimonio de si misma y lleva en sí su propio testimonio, pero a los que se cierren los ojos en contra de la luz es necesario que hayan los que dan testimonio de ella.”(Mathew Henry)  “Juan el Bautista fue enviado a beneficio del pueblo para apuntar a Jesús como la Verdad y también expositor del Padre. El pueblo se encuentra tan metida en el pecado y la oscuridad que precisa a alguien decirle qué es la Luz. La meta de Juan fue que todos creyesen en Jesús.”[1]  Estuvo la Luz ya entre el pueblo de Israel y nadie lo reconoció. Estuvieron todos cegados a la Luz Juan 1:26 cegados por el dios de este mundo II Cor. 4:4. Su propósito fue convencer al pueblo de su necesidad de creer en Jesucristo como el Salvador del mundo. La oferta es universal aún cuando la aplicación es limitada.

 III. Dios define en forma definitiva el lugar de Juan. V. 8

A. Juan no era la luz del mundo.  Juan era una luz (una lámpara) Juan 5:35, como todos los creyentes lo son Mateo 5:14 pero no era “la Luz.”[2] Es cierto que Juan era un hombre importante Mateo 11:11, pero él se limitó a ser el mensajero que testificaba de la venida del Mesías tan esperada.

B. Juan sigue siendo uno que daba testimonio de la Luz.  Había algunos que vieron el testimonio de Juan el Bautista y no buscaban más allá de su testimonio como por ejemplo en Éfeso. Hechos 19:3-4 El Evangelista habla de forma muy honorable de Juan el Bautista pero distingue entre el que da testimonio y la Luz quien es Jesús. Nos enseña a no tener un concepto exagerado de los mensajeros de evangelio. El propósito de Juan el evangelista y Juan el Bautista es esencialmente lo mismo, de dar testimonio de la Luz. Sigue siendo el principal tarea de cada creyente hoy por hoy. No ganarse para sí mucho dinero o lograr tener un buen nombre, sino dar testimonio de que Jesús es la luz del mundo.


[1]Walvoord, John F. ; Zuck, Roy B. ; Dallas Theological Seminary: The Bible Knowledge Commentary : An Exposition of the Scriptures. Wheaton, IL : Victor Books, 1983-c1985, S. 2:272

[2]Robertson, A.T.: Word Pictures in the New Testament. Oak Harbor : Logos Research Systems, 1997, S. Jn 1:8