Los Resultados Medibles (1 Tesalonicenses 1:8-10)

No hay muchas personas que les gusta el rendir cuentas. Cuando nos toca algún tipo de evaluación, mayormente tememos lo que nuestro superior nos va a decir. Deseamos recibir un buen reporte pero temeos que se va a enfatizar nuestras debilidades y flaquezas sin mencionar nuestras fuertes y los logros.

1 Tes copy

Pablo escribe su carta a los tesalonicenses y les hace saber que desea compartir algunas observaciones personales acerca de su conducta en su nueva fe. Pablo los asegura que su reporte es positiva y los anima a seguir siéndole fiel al Señor porque su influencia es una positiva y digna de ser imitada.

I. Una énfasis especial puesta en la obra evangelística (v. 8). Este versículo explica mejor la obra de fe mencionada en el versículo 3. Pablo dice que la influencia de la iglesia es digna de alabar e imitar.

A. La iglesia alcanza a los inconversos con Su ejemplo y con la palabra (v. 8a). La imagen utilizada es de una trompeta cuyo sonido llena el entorno con su música. Su evangelio se ha divulgado en Macedonia, Acaya y “en todo lugar”.  Pero no dice que ellos llevaron el evangelio sino que fue publicada su fe en el Señor. No debemos temer ser ejemplo a lo largo y ancho de nuestro país porque no implica el abandonar a nuestro hogar, sino el ser un ejemplo tal que se habla en todos lugares. La práctica de nuestra fe tiene que ser hablada (extendiéndose) o es una fe muerta (Stgo. 2:20; 26). Es por esta razón que Pablo lo llama una fe que obra en el v. 3.

1 tes 1.8 trumpet

Pablo dice que es la “palabra del Señor” que “sonó” para hacernos saber que no se trata de una filosofía humana nueva sino es la verdadera Palabra de Dios dado a nosotros. Esta es la única manera de explicar el cambio duradero que compela a los tesalonicenses a sufrir penalidades para la propagación del evangelio en todo lugar.

B. La iglesia local reemplaza la obra del misionero v. 8b. Pablo indica que el éxito de la fe en acción de los tesalonicenses es tal que su trabajo llegó a ser innecesaria en las regiones mencionadas anteriormente. Si deseamos ver al reino de Dios expandirse rápidamente, nos es preciso vivir por fe de una manera que se habla en todas partes. Al contrario, la obra tradicional de un misionero va a ser la única manera de asegurar de que el evangelio tenga su mayor penetración en un país y su cultura.

II. Una influencia a largo alcance por su amor a Dios (v. 9). Es interesante que Pablo dice que al llegar a un nuevo lugar con la meta de predicar acerca de Jesucristo, muchas personas le respondieron con “ya hemos escuchado de esto por lo que enseñaste a los tesalonicenses”. Pablo indica que esto refleja un amor que trabaja en las vidas de otras personas.

A. Se convirtieron de los ídolos a Dios. Es obvio que el amor de los tesalonicenses hacia Dios tuvo su comienzo cuando Pablo y su grupo de evangelistas les predicaron el evangelio. Pero Pablo dice que la predicación tuvo éxito en convencer a un número importante de personas de su necesidad de dejar atrás su idolatría para servir al Dios verdadero. Esta conversión “involucra un cambio de dirección de la voluntad” (Morris) e implica un cambio de los viejos hábitos por hábitos nuevos. No hay lugar en la vida de un creyente para los ídolos que más bien reflejan las características de un pueblo inconverso; sin Dios.

B. Empezaron a servir al verdadero Dios.  Los tesalonicenses empezaron a servir a un Dios vivo y verdadero a diferencia de los dioses falsos. Como un billete falsificado, ellos habían servido a los dioses que son incapaces de cancelar sus deudas. Pero ahora, su influencia tiene un alcance increíble debido al hecho que su servicio al Dios verdadero se basa en el hecho que Él es el Creador del universo. Un Dios que hace en contraste a los dioses mudos y muertos (Sal. 96:5; 115:4-7). Que nuestro ejemplo también sea medido y hallado fiel.

***

“En quien no hay engaño…”

Las apariencias engañan. No hay ningún lugar donde esta axioma es más pertinente que en el mundo de la pesca. Yo no soy fanático de la pesca por la simple razón de que no me resulta muy fácil el pescar. Hay tantas cosas que uno tiene que preparar de antemano para esperar comer pescado después de horas en la ribera o sobre el agua. Hoy por hoy la pesca se realiza comúnmente con una caña y anzuelo. El anzuelo se esconde a través del uso de algún tipo de carnada. El pez está engañado por la apariencia de la carnada sin darse cuenta del anzuelo escondido debajo de la carnada. Así cuando come la carnada se encuentra enganchado por el anzuelo.

La Biblia hace referencia a la pesca y lo utilizamos en nuestro curso de evangelismo como una ilustración del proceso de presentar el evangelio. En Lucas 5 la Biblia presenta una ilustración de pescar, no con una caña, anzuelo y carnada sino con una red. La razón por qué no presentamos el evangelio en una forma que engaña a la persona es justamente para evitar apariencias engañosas. Más bien buscamos confrontar a las personas con las verdades del evangelio y como una red las personas pueden seguir y encontrarse envueltas en la red o huirse y así no responder favorablemente. La Biblia no nos enseña que es correcto engañar a nadie con las verdades de la salvación.

En nuestro pasaje hoy se usa la palabra griega dolos, que significa engaño o carnada, para describir a Natanael como un hombre sin semejante falta.  No para decir que este hombre era sin pecado sino, más bien como una descripción de su carácter. Esta descripción es pronunciada por Jesús mismo como evidencia de su omnisciencia. Dios siga en búsqueda de los que sin engaño en sus corazones desean tener parte en Su obra de ganar almas para el reino de Dios.

Juan 1:43-51

43 El siguiente día quiso Jesús ir a Galilea, y halló a Felipe, y le dijo: Sígueme.

44 Y Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y Pedro.

45 Felipe halló a Natanael, y le dijo: Hemos hallado a aquél de quien escribió Moisés en la ley, así como los profetas: a Jesús, el hijo de José, de Nazaret.

46 Natanael le dijo: ¿De Nazaret puede salir algo de bueno? Le dijo Felipe: Ven y ve.

47 Cuando Jesús vio a Natanael que se le acercaba, dijo de él: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño.

48 Le dijo Natanael: ¿De dónde me conoces? Respondió Jesús y le dijo: Antes que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.

49 Respondió Natanael y le dijo: Rabí, tú eres el Hijo de Dios; tú eres el Rey de Israel.

50 Respondió Jesús y le dijo: ¿Porque te dije: Te vi debajo de la higuera, crees? Cosas mayores que estas verás.

51 Y le dijo: De cierto, de cierto os digo: De aquí adelante veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que suben y descienden sobre el Hijo del Hombre.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 11 de noviembre, 2012:

I. El llamamiento formal de Felipe. Vs. 43-44

Esto es el cuarto día secuencial desde el comienzo de testimonio de Juan el Bautista. Jesús va a llamar en forma personal a su primer discípulo. Hasta ahora todas le seguían por el testimonio de Juan el Bautista o alguien les guió a Jesús.

A. Un hombre de ciertas limitaciones. V. 43  Es interesante que no hay mucha mención de Felipe en los evangelios siendo el primer discípulo llamado por Jesús mismo. En las pocas referencias a este discípulo se encuentra “como si estuviera fuera de juego, como si fuera de capacidades limitadas” (Leon Morris, El Evangelio Según Juan Vol. I p. 199). Debemos quedarnos animados a saber que Jesús elija a veces a los que tiene habilidades limitadas. No todos los seguidores de Jesús son superdotados. Dios llama a todos a ir a la mies para reproducirse. “Muchos son llamados y pocos escogidos.” Mt. 22:14 Hay una tarea para vos en la obra de Dios.

B. Un hombre conocido del vecindario. V. 44  La manera común de evangelizar es buscar entre los conciudadanos alguien que responderá favorablemente al mensaje del evangelio. Es un ejemplo para seguir en nuestra evangelización en nuestro pueblo y entre nuestros vecinos. Betsaida se conoce en las escrituras como una de las ciudades dónde Jesús realizó la mayoría de todos los milagros (Mt. 11:20-21). Andrés y Pedro son de la misma ciudad y ciertamente conocido por Felipe. Así que Felipe es más propenso a seguir el ejemplo de sus conciudadanos.

II. Felipe repite el modelo de buscar a otro. Vs. 45-47

Ahora nos encontramos con el segundo ejemplo en un solo capítulo de alguien que va en búsqueda de otro para guiarle a los pies de Jesucristo.

A. Felipe va a buscar a Natanael. V. 45  Felipe da testimonio de que se identificó el que Moisés había mencionado en Dt. 18:15. El nombre Natanael no se encuentra en ninguna de las listas de discípulos en los otro tres evangelios mientras el nombre Bartolomeo no se encuentra en las listas de Juan. El nombre Bartolomeo significa hijo de Tolomeo entonces no es de sorprender que tenga otro nombre y es más que probable que sea Natanael.

El hecho de que Felipe describe a Jesús como el hijo de José, de Nazaret no es de sorprender. Juan ya nos dijo que Jesús es “el unigénito hijo” de Dios en V. 18, pero es cierto que es algo que Felipe no pudiera saber. De cierta manera demuestra la ironía presente en el evangelio de Juan. Sabemos que Jesús es Dios encarnado pero se presenta como el hijo de un hombre por uno de sus seguidores. Pero este seguidor hace una obra hermosa de ir en búsqueda de su amigo para así llevarle al Mesías. Los sabios de hoy lo hace todavía.

B. La invitación es ven y ve. V.46  Esta expresión es algo común en los escritos de los rabíes. Felipe, como vimos antes, no es un hombre capaz de argumentar su postura entonces ofrece el mejor argumento que está a su alcance; “Ven y ve.” Así es la salvación para cualquier individuo. Nosotros predicamos a Jesús y así invitamos a las personas a acercarse a Jesús y ver por fe su obra redentora obrar en sus vidas. Estas dos palabras son imperativos y literalmente significa Vamos y vemos de inmediato. Debemos haber una urgencia en la invitación a conocerle a Jesús.

C. La recepción es cordial. V. 47  Jesús mira a Natanael y lo identifica en una manera que no tiene mucho sentido para nosotros pero señalaba a Natanael que Jesús realmente era el Mesías de Israel.

III. Jesús se identifica como el ser sobrenatural. Vs. 48-51

Natanael expresa una cierta rivalidad en ciudades a preguntar si algo bueno puede salir de Nazaret.

A. Jesús conoce los pensamientos de nuestro corazón. V. 48  Natanael le pregunta a Jesús cómo lo puede conocer tan bien para describirle tan precisamente. Jesús le responde que cuando estuvo debajo de la higuera, probablemente una referencia a un lugar de reposo, reflexión y oración, Jesús lo vio. Esta es una alusión al poder divino de Jesús de escudriñar a nuestros corazones y “discernir los pensamientos e intenciones del corazón” (He. 4:12). Jesús nos conoce aún cuando intentamos escondernos de Él.

B. Jesús se identifica como el Hijo de  Dios y rey de Israel. Vs. 49-50  La entrega de Natanael fue inmediata y completa. A reconocerle a Jesús como el Mesías también da testimonio que es el Hijo de Dios tanto esperado y el rey de Israel cosa que implica que es digno de servir. Natanael deposita su confianza en Jesús y llega a ser el primero de cree en Jesús. Jesús responde y le promete ver “cosas mayores” en el andar con Cristo. Es la promesa para cada persona totalmente entregada al Señor de ver cosas mayores.

C. Jesús es el Hijo del Hombre. V. 50  Jesús dice Amen y Amen, una frase peculiar de Juan para constar la certeza de las próximas palabras.  Jesús se identifica a sí mismo como el Hijo del Hombre. Esta es la frase con la cual Jesús elija identificarse en los evangelios. Usa este término más de 80 veces. Él es el Hombre que se abre al cielo y  permite una intimidad entre Dios y los hombres. Es un Hombre de mucha dignidad y majestad. Dios y el hombre se unen en Jesucristo.

Himnología: Por el Amor de Su Nombre

[youtube http://youtu.be/bzMzSNl80QY]

Por el Amor de Su Nombre

Letra: Chris Anderson
Música: Greg Habegger
http://www.churchworksmedia.com/spanish/

Por el amor de Su nombre anunciad

A las naciones Su gran majestad.

Dios, por el Espíritu nos alumbra por la luz

Dando nueva vida que de Cristo hablará

Coro:

En el poder de Jesús predicad,

Y por Su gloria, el mundo dejad.

Almas para Él buscad,

Premios de Su gran bondad,

Mientras haya vida, Su cruz exaltad.

Por el amor de Su nombre amad

Al despreciado; mostrando amistad.

No le condenó Jesús; Para él sufrió la cruz.

Para su salvación en Jesucristo confiad.

Por el amor de Su nombre salvad

Del fuego eterno al que ande en maldad.

Cuando el Salvador murió santa ira aplacó.

Al Cordero huid y Su Evangelio predicad.

Por el amor de Su nombre mirad

Hacia la Gloria y en miles pensad.

Almas rescatadas por Cristo y Su gran amor,

Juntos por los siglos al Eterno cantarán.

El Testigo Más Fiel

El texto hoy nos habla de Juan el Bautista como enviado por Dios con un propósito especial.

Juan 1:6-8

Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.

Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él.

No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 23 de septiembre, 2012

**AUDIO – MP3**

I. Dios mandó un precursor a la luz. V. 6

Es un poco inesperado que aparezca en esta introducción una mención del nombre de Juan el Bautista, pero aquí está.

A. Fue un hombre enviado por Dios. No es igual a la luz porque la luz siempre ha existido pero este hombre comenzó a existir cuando “vino”, la misma palabra traducida hecho en el versículo 3, a la tierra como mensajero. Mal. 3:1 Necesitamos observar la importancia de la misión de Juan. No fue una misión humana sino divina en su origen. “Dios le dio su misión y su mensaje, tanto sus credenciales y sus instrucciones. Juan realizó ningún milagro, tampoco encontramos que tuvo visiones y revelaciones; pero su vida y doctrina casta y pura, junto con una tendencia directa de ambos de reformar al mundo y avivar al interés del reino de Dios entre los hombres, son indicaciones fuertes de que fue enviado por Dios.” (Mathew Henry)

¿Por qué hay tan poco resultado en cuanto a nuestro evangelismo hoy por hoy? Es porque hay pocos creyentes realmente dispuestos a vivir una vida distinta a la común y corriente.

B. Se llamaba Juan. Este Juan no es el autor del evangelio sino es Juan el Bautista cuyo nombre significa “don de Dios.” Su nacimiento fue anunciado por ángeles y el hecho de su nombramiento trajo sorpresa a los parientes según Lucas 1:59-63

 II. Dios aclara cual fue la misión divina. V. 7

A. Juan vino para dar testimonio.  El término dar testimonio es de mucha importancia en este Evangelio debido al hecho de que en el Antiguo Testamento se establece la necesidad de múltiples testigos como evidencia de un asunto. Dt. 17:6; Juan 8:17-18 Hasta que Juan el Bautista vino el Redentor no tuvo uno que daba testimonio de Él entre los gentiles. El Padre se había dejado un testimonio de si mismo. Hechos 14:17 Hacía falta uno que daría testimonio del quien vino de Dios.

B. Su ministerio consistía en dar testimonio de la Luz.  Su misión fue testificar fielmente de que la luz había venido. “La luz da testimonio de si misma y lleva en sí su propio testimonio, pero a los que se cierren los ojos en contra de la luz es necesario que hayan los que dan testimonio de ella.”(Mathew Henry)  “Juan el Bautista fue enviado a beneficio del pueblo para apuntar a Jesús como la Verdad y también expositor del Padre. El pueblo se encuentra tan metida en el pecado y la oscuridad que precisa a alguien decirle qué es la Luz. La meta de Juan fue que todos creyesen en Jesús.”[1]  Estuvo la Luz ya entre el pueblo de Israel y nadie lo reconoció. Estuvieron todos cegados a la Luz Juan 1:26 cegados por el dios de este mundo II Cor. 4:4. Su propósito fue convencer al pueblo de su necesidad de creer en Jesucristo como el Salvador del mundo. La oferta es universal aún cuando la aplicación es limitada.

 III. Dios define en forma definitiva el lugar de Juan. V. 8

A. Juan no era la luz del mundo.  Juan era una luz (una lámpara) Juan 5:35, como todos los creyentes lo son Mateo 5:14 pero no era “la Luz.”[2] Es cierto que Juan era un hombre importante Mateo 11:11, pero él se limitó a ser el mensajero que testificaba de la venida del Mesías tan esperada.

B. Juan sigue siendo uno que daba testimonio de la Luz.  Había algunos que vieron el testimonio de Juan el Bautista y no buscaban más allá de su testimonio como por ejemplo en Éfeso. Hechos 19:3-4 El Evangelista habla de forma muy honorable de Juan el Bautista pero distingue entre el que da testimonio y la Luz quien es Jesús. Nos enseña a no tener un concepto exagerado de los mensajeros de evangelio. El propósito de Juan el evangelista y Juan el Bautista es esencialmente lo mismo, de dar testimonio de la Luz. Sigue siendo el principal tarea de cada creyente hoy por hoy. No ganarse para sí mucho dinero o lograr tener un buen nombre, sino dar testimonio de que Jesús es la luz del mundo.


[1]Walvoord, John F. ; Zuck, Roy B. ; Dallas Theological Seminary: The Bible Knowledge Commentary : An Exposition of the Scriptures. Wheaton, IL : Victor Books, 1983-c1985, S. 2:272

[2]Robertson, A.T.: Word Pictures in the New Testament. Oak Harbor : Logos Research Systems, 1997, S. Jn 1:8