7 Cosas Que Tu Pastor Necesita Desesperadamente De Ti

2017-03-19 aniversario 194Cuando estaba en la escuela  y era más joven, pensaba que el pastor era la estrella de la iglesia, de pie delante de sus “fans”. Fue el producto de años de formación privilegiada en el seminario y de estudio personal de la Biblia, que pase a ver al pastor de una manera diferente; como una fuente inagotable de consejo, aliento y fortaleza.

Si bien es cierto que muchos de nuestros líderes en la iglesia son dotados por tener un corazón increíble de servicio, me he dado cuenta de que estas “superestrellas”frecuentemente se sientan solos. Podemos suponer que están recibiendo un montón de elogios y aliento, pero los pastores pueden ser objeto de crítica brutal, y muy a menudo, tienen falta de apoyo espiritual, emocional e incluso físico necesario para llevar a cabo la difícil tarea de dirigir una iglesia.

Con el fin de honrar a los líderes respetados que he tenido la oportunidad de servir y observar, consulté con varios pastores para crear esta lista de las 7 cosas que tu pastor necesita de ti.

1. Oración

“La oración eficaz del justo puede mucho.” ( Santiago 5:16, NVI ). Es increíble que Dios realmente use las oraciones de su pueblo para influir en su voluntad! Eso es un tremendo privilegio. La oración puede ser un estímulo que causa el cambio real de las cosas. La oración abre las puertas de la prisión ( Hechos 12:05 ), trae la lluvia del cielo ( Santiago 5:17 ), añade años a la vida ( Isaías 38:5 )El poder de Dios es accesible a través de la oración ( Juan 16:23 ). ¿No suena esto como algo que a su pastor le vendría bien?

Ciertamente, muchas cosas se logran a través de la oración. Tu debes saber que el orar por tu pastor, cambie su mente y su corazón. Es muy difícil  difamar y hablar mal de una persona por la cual se está orando. Tu ganarás nueva empatía, amor y respeto por él a través de la oración. No asumas que todo el mundo estará orando por el pastor, debes orar-orar regularmente y con fe en que la bendición de Dios esté a su favor.

2. Animo

Anime a su pastor, mostrandole aprecio. Sea específico. Mencione las cosas particulares que edifican a la iglesia, cómo usted aprecia sus sermones y el buen ejemplo que él es. Dígale que usted está orando por él y continuará haciéndolo. Anime a su pastor, mostrando interés por su vida y por servir en la iglesia en algún lugar. Sea un participante no un espectador. Si usted presenta una idea o quiere hacer una observación, vaya con humildad y aporte una solución reflexiva no sólo una crítica.

“No dejes que ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para edificación, de acuerdo a sus necesidades, para que imparta gracia a los que escuchan.” ( Efesios 4:29 ). No hay nada más desalentador que ser víctima de calumnia. Si usted escucha a la gente hablar mal de su pastor, niégate a ser parte de chismes y esquemas que socavan y no edifican. Escuchar chismes y calumnias es  pecado para quien las dice tanto como para el que participa de ellos. Por lo tanto,  influencia a los que te rodean para animar y ser una bendición a su pastor. Dar honor a quien honor merece.

3. Salario honroso ( No Horroroso!)

Aunque existen pastores indulgentes, la gran mayoría son mal pagados. Si su pastor está cargado de gastos financieras excesivos será menos efectivo en el ministerio y toda la congregación sufrirá como resultado 1 Timoteo 5:17-18 dice: “Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, especialmente a los que trabajan en predicar y enseñar. Pues la Escritura dice: “No pondrás bozal al buey que trilla”, y: “El obrero es digno de su salario.”. Que sea una tarea anual evaluar la situación y asegurarse de que el pastor esta bien en esta área.

4. Oportunidad para el crecimiento personal

Su pastor puede ser muy educado y bien entrenado, pero estar en el ministerio requiere un compromiso de ser un estudiante de por vida. Pastores que tratan las circunstancias en el mundo real requieren no sólo el estudio continuo de la Palabra de Dios, sino también el estudio de la cultura y las nuevas tecnologías. Se debe fomentar el apoyo al pastor para continuar su educación, asistir a útiles conferencias y retiros, y otros viajes. Asegúrese de que el presupuesto de la iglesia incluye dinero para libros, software relacionado y otras herramientas de estudio.

5. Personal de confianza para ser voluntarios

Ningún pastor puede hacerlo todo solo, sino que necesita que otros estén dispuestos a venir a su lado y aligerar sus cargas. Es muy importante para un pastor delegar la responsabilidad para que no se queme. Algunos pastores tienen dificultades para delegar, mientras que otros tienen un problema porque no tienen a nadie a quien delegar. Un administrador fuerte (ya sea en lo personal o como voluntario), es fundamental para ser un pastor exitoso. En una iglesia más grande, un personal administrativo puede encontrar a los líderes y voluntarios adecuados para ayudar a apoyar los esfuerzos de varios ministerios y mantener miembros responsables. En una situación de contratación, siempre es mejor anticiparse a las necesidades de su iglesia y encontrar personal cualificado adicional antes de que se necesiten. Esto ayudará a su pastor concentrarse en la enseñanza de la Palabra de Dios y al cuidado de las personas en lugar de distraerse con un millón de tareas administrativas.

6. Alguien con quien hablar

Piense en las cosas que más le preocupa, como la familia y las finanzas. Su pastor se preocupa por esas cosas y él también siente el peso de los que él pastorea. Existe una presión diaria para ser tentado por la ansiedad. Para aquellos de ustedes que trabajan de cerca con su pastor, deben ser amigos, un oído atento. Un pastor que hablé con todos, no sólo en la entrada, si no en el ministerio, también con los consejeros, mentores, asesores fuera de su propia iglesia. Se gana la visión y la perspectiva de un entorno en el que realmente se puede bajar la guardia y escuchar su consejo.

7. Tiempo con la familia

Asegúrese de que su pastor recibe tiempo libre. El tiempo adecuado de vacaciones. Y cuando está en casa le ayuden hacer de esta verdaderamente un lugar de refugio mediante la protección de su tiempo personal. Su hogar debe ser un lugar en el que “se puede ocultar”, libre de interrupciones, para concentrarse en estar allí para su familia.

 

Este artículo es un esfuerzo por crear mayor conciencia en la comunidad de la iglesia cristiana acerca de lo que los pastores necesitan. Esperamos que puedas compartir esta lista con tu pastor y pedirle  que agregue otras cosas que él crea conveniente. Hebreos nos instruye: “Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos, porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta. Para que lo hagan con alegría y no quejándose, porque esto no os es provechoso.” ( Hebreos 13:17, NVI ).

 

Fuente: http://www.devocionalescristianos.org/2014/02/7-cosas-que-tu-pastor-necesita-desesperadamente-de-ti.html

 

 

El Discipulado Tiene Su Comienzo En El Hogar (Deut. 6:6-9; 20-25)

El cristiano decidido de guiar a su familia no puede tomarse el lujo de ir en punto muerto. Lo que quiero decir  con esto es que no es una cuestión de rumbo, si estamos preparando a la próxima generación para una vida cristiana productiva, sino es un asunto de hacer saturar la vida de tus hijos con la Palabra de Dios para estar seguro que van a lograr el objetivo.

gps-desiertoHace varios años atrás, nuestra familia viajó hacia el sur y San Martín de los Andes. Antes de emprender el viaje recibí varios consejos concernientes aquel camino y las diferentes dificultades que uno enfrenta por la escasez de servicios en varios tramos. Varias personas me hicieron entender que “hay que cargar combustible antes de cruzar el desierto.” Cuando llegó el día de viaje salimos muy de mañana con la idea de llegar la misma noche. El único problema era que yo nunca había pasado por aquel camino. Así que, cuando llegamos al camino por el desierto, ¡no lo reconocí como tal! Sí, vimos varias estaciones de servicios y carteles anunciando, “último combustible por 280km”, pero yo me fijé en el reloj y me indicaba que tuvimos un tanque casi lleno. Comenzamos a cruzar y llegamos a un punto donde no había nada y no había casi nada de combustible. En este momento yo empecé a orar. Buscamos en GPS la estación de servicio más próximo a nuestra posición en mapa y decía a casi 80km de dónde nosotros nos encontramos. Seguimos en ruta y comenzó a cambiarse la topografía. Comenzamos a subir cada vez más hasta llegar a una pequeña cima y poder mirar abajo a ver un pueblito. En mi mente comencé a regocijarme porque “habíamos logrado llegar milagrosamente”. En aquel mismo momento se cortó el motor y yo lo dejé rodar en punto muerto. fuel-tank-empty

Bajamos por casi 10km con el motor apagado hasta terminar al costado del camino en la rotonda de la entrada de aquella pequeña comunidad. Pudimos cargar combustible y seguir en camino al destino.

leer-instruccionesMuchos cristianos creen equivocadamente que tienen un bastante buen concepto de cómo es navegar en esta vida turbulenta las dificultades de criar a una familia “en disciplina y amonestación del Señor” cuando en realidad jamás han pasado por aquel camino.  Lamentablemente, muchos creen que si llegaran  a estar en una posición vulnerable, sólo haría falta dejar a sus vidas continuar rodando en punto muerto.

¡No es una buena estrategia no tener una buena estrategia! Por esta misma razón Dios va a dar instrucciones a su pueblo en cuanto al cuidado de la familia para asegurar que cada generación esté preparada para enfrentarse con la pregunta inevitable de parte de los hijos, ¿por qué es que vos creés así? Vamos a examinar el texto para encontrar una estrategia bíblica para discipular a nuestros hijos y cómo resultado esto nos prepara para la tarea vital de discipular a otros creyentes.

mp3

Descargar el audio aquí.

***

I. La revelación de Dios tiene que incorporarse en la rutina de nuestras vidas. Vs. 6-9

A. Es necesario que los padres tienen sus vidas saturadas en la Palabra de Dios. V. 6 

Esta es una referencia a la instrucción de versículos 4-5 que tienen referencia a 4:1-2. Es necesario amar a Dios y este amor tiene su base en nuestro conocimiento de su Palabra. Sobre el corazón no es tan literal como un símbolo de su constante presencia. Es la única manera de garantizar un amor y obediencia a Dios Jn. 14:15

B. Los padres tienen que involucrar a sus hijos en el proceso de aprendizaje de la Palabra. V. 7 

La Palabra de Dios tiene que saturar a la vida cotidiana. No puede ser que se espera que las pocas exposiciones a la Palabra los días domingo y miércoles sean suficientes en nuestras mentes. Si tus hijos miren al televisor, están siendo influenciados durante horas, mejor dicho indoctrinados durante mucho tiempo. Si la Palabra de Dios no se enseña en tu casa, no te debés sorprender si algún día no les importa las cosas de la Biblia porque no la creen.

C. La Palabra de Dios tiene que ser prominente en tu vida en familia. V. 8-9 

Para el creyente no puede haber contacto casual con la Palabra de Dios. Hay que dejar memoria de ella en cada rincón y en cada actividad. Debe estar a mano constantemente. No es tan fácil acordarse de la necesidad de hacer mención de Dios en cada circunstancia de la vida cotidiana hasta que llegue a ser un hábito o el tópico de toda conversación. El uso constante de la Palabra de Dios se llama discipular o entrenar a los hijos en las cosas de Dios. Implica un interés por parte de los padres en la condición espiritual de los hijos. Esto tiene que ocurrir diariamente y constantemente.

II. La recompensa por la obediencia es vida generacional. Vs. 20-25

Cuando el hábito se convierte en interés personal.

A. Prepárense para la interrogativa sobre tu fe personal. V. 20  

Algún día va a llegar un momento cuando el hijo va a quiere saber por qué debe de hacer de tu obediencia llegar a formar parte de su vida personal. Si dios mandó a los padres hacer algo, ¿Cómo se aplica a la vida de los hijos?

B. Dar respuesta contando de las maravillas de Dios en tu vida. Vs. 21-23 

Para los rabís, su interpretación de esta sección no era que los padres solos sino cada generación sucesiva estuvieron presentes en el éxodo. Así que, no fue un milagro para algunos pocos sino una demostración del poder de Dios para librarnos de la esclavitud del pecado para cada generación. I Cor. 6:20

C. Repetir las promesas de Dios en cuanto a la posibilidad de ser aceptado en Él. Vs. 24-25

Es la intención de Dios de bendecir a su pueblo y esto se ve en que los mandamientos vienen después de la promesa. La justicia en mente es la de Dios al desarrollarse una relación correcta entre Dios y los suyos. No es solo el mantener los estándares de Dios sino el compromiso de Dios de salvarlos y mantenerlos en su amor.

Tener los Oidos Abiertos

La comunicación es una calle de dos direcciones que requiere que ambos manden y reciban mensajes.  El que escucha es tan importante como el que habla. No podemos sobrestimar la importancia de un buen oyente. Dios es nuestro ejemplo. La Escritura dice de Dios el Padre, “Porque los ojos del Señor están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones…; Entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su compañero; y Jehová escuchó y oyó…, He aquí que no se ha acortado la mano de Jehová para salvar, ni se ha agravado su oído para oír;” (1 Ped. 3:12; Mal. 3:16, Is. 59:1). Dios no necesita escucharnos para sacar información o entendernos. Ya lo sabe todo. Con todo, nos escucha pacientemente. Pablo nos exhorta a ser imitadores de Dios (Ef. 5:1). Si el escuchar es importante para Dios, también debe ser importante para nosotros, como sus hijos. ¿Qué implica ser un buen escuchador? Prov. 2:2 nos estimula a usar nuestros oídos y corazón cuando escuchamos. La oreja representa el hombre exterior y el corazón representa el hombre interior. El escuchar bien, según Dios, significa que toda tu persona esté atenta a lo que te dicen. Debemos prestar toda nuestra atención a la gente que nos habla.

Escuchar con la mente

Como vamos a notar más adelante, la Biblia hace una distinción clara entre “oír” y “escuchar.” Según la Escritura, podés oír con tus oídos, pero no escuchar en realidad. Esto ocurre cuando escuchás sólo con el hombre exterior, no con el hombre interior.

Escuchar por medio de las emociones 

Un buen escuchador practica la admonición de Rom. 12:15. Busca sentir o por lo menos entender lo que siente la otra persona. No tendremos un buen cimiento para responder a lo que la otra persona dice hasta que, de algún modo, hayamos empezado a sentir lo que ella está sintiendo. Mientras respondamos sin invertir tiempo y esfuerzo para empatizar, nuestras relaciones y comunicaciones van a ser huecas. La gente va a concluir que ni la entendemos ni nos importa.

El Bien Escuchar Requiere Disciplina y Autocontrol

El bien escuchar no llega de manera natural. En numerosos lugares la Biblia manda: “Haciendo estar atento tu oído…” (Prov. 2:2); “Inclina tu oído y oye…” (Prov. 22:17); “Escucha el consejo…” (Prov. 19:20); “Todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.” (Sant. 1:19).  Es difícil escuchar de verdad, y muy fácil decir o hacer algo destructivo cuando dejás que las emociones te dominen. Por eso, la admonición de Santiago, acerca del escuchar va acompañada del mandato de ser “pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.” Santiago sabía que una vez que has perdido la calma, también perdés tu capacidad de escuchar lo que dice la otra persona. Tus emociones indisciplinadas oscurecerán tu habilidad de recibir e interpretar correctamente las palabras habladas.

 El Bien Escuchar Involucra la Humildad

El mal hábito que tiene mucha gente de hablar sin escuchar viola muchas directrices bíblicas y es un estorbo para las relaciones familiares constructivas. No sólo evidencia insensibilidad, también expresa una forma sutil de egoísmo y orgullo. La humildad está diametralmente opuesta a este tipo de pensamiento y comportamiento. Según la Biblia, se eres sabio y humilde vas a:

  1. Apreciar y escuchar el consejo de otros (Prov. 12:15);
  2. Escuchar respetuosamente lo que otros dicen antes de dar tu opinión en equis asuntos (Prov. 18:2);
  3. Refrenarte de sacar conclusiones o dar tu consejo hasta que hayas escuchado con cuidado (Prov. 18:13);
  4. Reconocer que tu perspectiva de un asunto tal vez esté distorsionada por estar basada en datos insuficientes o influidas por intereses egoístas (Prov. 18:17);
  5. Considerar las perspectivas de otras (Prov. 26:12, 16);
  6. “Sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse.” (San. 1:19).

Escuchar es una manera de servir a los demás. El hablar no requiere de humildad, pero sí requiere mucha humildad para escuchar en verdad.

TU FAMILIA, COMO DIOS LA QUIERE, por Dr. Wayne A. Mack

La comunicación bloqueada

La Comunicación (Parte 5): La comunicación bloqueada

Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. (Efesios 4:25-30)

Mantén Abiertos los Circuitos

Hablar y comunicar no son necesariamente la misma cosa. En numerosos ocasiones traté de llamar a alguien pero no pude comunicarme porque los circuitos estaban bloqueados. Algo pasaba en la línea que hizo imposible mi llamada. Si hubiera hablado ante mi teléfono por varias horas, nadie lo habría aprovechado; y el mensaje no llegaría a la persona a quien iba dirigido. Es muy común que en muchas familias los circuitos están bloqueados. Puede ser que a las familias disfuncionales no les falte la verborrea; los mensajes son enviados pero los miembros de la familia no los reciben ni entienden. No están usando las palabras para edificarse, animarse o hacer que los miembros de la familia estén en armonía (Ef. 4:25, 29). Los circuitos de comunicación deben estar libres, abiertos si estas familias van a funcionar bíblicamente.

 

Dos Categorías de Hablar que Bloquean los Circuitos

Estos son parte de las instrucciones para cómo relacionarnos con los demás a través de una comunicación efectiva.

1. La Mentira – El versículo 25 dice que la mentira bloquea la comunicación en tu familia. La Biblia indica que todos nosotros practicamos la mentira (Salmo 58:3; Jer. 17:9). Todos tenemos un corazón engañoso y descarriado que se ha apartado desde el nacimiento hablando mentiras. Algunos de nosotros somos más engañosos que otros, pero ninguno de nosotros ha sido absolutamente honesto.

a. Mentira Descarada – Las mentiras pueden ser practicadas de muchas maneras. La forma más común es la mentira descarada. Algunos miembros de la familia dicen, “Sí, lo voy a hacer” pero no lo hacen, “No lo hice” cuando sí lo hicieron; “No lo dije de la manera que lo entendiste” cuando esa era su intención. Por miedo Abraham mintió a Faraón sobre su relación con Sara (Gen. 12:10-20). La Biblia demuestra cinco cosas acerca de la mentira 1) es una práctica común. 2) hasta la gente piadosa está tentado a mentir. 3) debemos tomar en serio la amonestación de cuidarnos de la mentira. 4) otros miembros de la familia se dan cuenta de las mentiras. 5) la mentira causa problemas personales y familiares.

b. La Exageración Letal – La exageración es una forma de mentira más sutil, pero igualmente letal. Ocurre cuando inflamamos las cosas fuera de proporción. Las palabras como “siempre”, “nunca”, “nada”, “totalmente”, “absolutamente” y “todo el tiempo” sirven como tarjetas rojas, avisándonos que existe una aseveración exagerada. Raramente es verdad que alguien comete “siempre” cierta ofensa o “nunca” realiza una buena obra en particular. Pero no es una exageración decir que las relaciones familiares son dañadas por tales exageraciones.

c. Falsificación – La falsificación, primo cercano de la exageración, es parte de la familia de la falsedad. Tal vez no existe forma más común de mentir, ya que cambia el orden de los hechos sobre una persona y su comportamiento. La verdad es torcida y distorsionada añadiendo, suprimiendo o presentando con parcialidad los hechos así que el resultado poco tiene de realidad. Como nos advirtió Jesús, hay instancias cuando alguien es maltratado por miembros de su propia familia (Mat. 10:36). Es más, cuando nos lastima otra gente, tendemos a falsificar sus palabras y motivos, causando más disensión en el hogar.

2. Las Palabras Corrompidas – Una segunda categoría de palabras que bloquean circuitos es mencionada en Efesios 4:29. La palabra corrompida, al igual de las falsificaciones, debe ser erradicada de nuestra conversación.

a. La Desviación – Esto ocurre cuando, en el curso de la conversación, ningún asunto es discutido a plenitud. Hay cambio constante de temas sin llegar a ninguna resolución de nada.

b. La Brusquedad Verbal – La brusquedad es una forma de hablar insalubre que hay que hacer a un lado. Las Escrituras nos animan a que seamos expertos en la técnica de la suavidad. Si pronuncias palabras suaves, benignas y respetuosas, la gente se acercará a ti.

c. Palabras de pólvora – Proverbios 18:6 describe a un tipo de discurso insalubre muy serio al que llamo “palabras de pólvora.” Cuando algunas personas “disparan” con su boca, es muy difícil no regresarles el tiroteo verbal, si no físicamente. Su discurso explosivo invita a los azotes, figurativa o literalmente.

d. Discurso Negativo Excesivo – Algunas gentes se quejan constantemente y siempre andan buscando faltas. Pocas veces afirman o hablan de las virtudes positivas en otros. Raras veces reconocen las cosas buenas que pasan en el mundo o en la iglesia o en su familia. Son expertos en el discurso negativo excesivo. El hogar es convertido en un lugar donde los espíritus están quebrantados o abrumados en vez de levantados, donde reina el desánimo en vez de la felicidad – un lugar que la gente quiere y querrá evitar.

¿Quieres edificar tu familia como Dios quiere? Toma en serio estos bloqueadores de circuitos. Por fuera parecen inocentes e inofensivas. Pero no lo son. ¡Son letales!    

TU FAMILIA, COMO DIOS LA QUIERE, por Dr. Wayne A. Mack

 

 

 

La Comunicación (Parte 2): Cómo entender comunicación no verbal

Como escoria de plata echada sobre el tiesto son los labios lisonjeros y el corazón malo.  El que odia disimula con sus labios; mas en su interior maquina engaño.  Cuando hablare amigablemente, no le creas; Porque siete abominaciones hay en su corazón.  Aunque su odio se cubra con disimulo, su maldad será descubierta en la congregación. La lengua falsa atormenta al que ha lastimado, y la boca lisonjera hace resbalar. (Proverbios 26:23-26, 28)

Estar consciente de lo que su comunicación no-verbal expresa

Hace varios años, uno de mis hijos me vio sentado quietamente en la sala y me preguntó, “¿Qué te pasa, Papá?” Yo contesté, “Nada, todo está bien.” “¿Estás seguro que nada anda mal?” replicó él. “Sí,” le aseguré. Y después de una conversación breve él se fue. Este ocurrió varias veces, y empecé a preguntarme por qué él pensaba que algo andaba mal. Luego me di cuenta que eso sucedía cuando estaba pensando profundamente. Según yo, no estaba ni molesto ni enojado en esos momentos, sólo estaba considerando muy seriamente algún asunto en mi mente. Sin embargo, todo lo que vio mi hijo era la expresión de mi cara, y para él era indicio de que estaba molesto por algo. Esta experiencia me ayudó a entender la manera en que otros me ven. Si mi expresión facial manifiesta preocupación o enojo o tristeza a mi hijo, probablemente manifestará lo mismo a otros. No quiero ser deshonesto o hipócrita al pretender que todo está bien cuando no es cierto, pero tampoco quiero comunicar congoja ni desagrado cuando estos no son mis sentimientos.

 

Mantente en contacto Contigo Mismo

Para comunicarte efectivamente con otros miembros de tu familia, debés ser honesto acerca de tus pensamientos, deseos y emociones. No es que los debés expresar necesariamente al resto de la familia pero tenés que expresarlos a ti mismo y a Dios, y tal vez a otra persona piadosa que te pueda ayudar para tratar con ellos correctamente (Gal. 6:1-2). Sucede muchas veces que tenemos emociones pecaminosas. Nos rehusamos a reconocer la posibilidad de que nuestros pensamientos, sentimientos, deseos y valores podrían estar mal (Prov. 16:2), puede que lo neguemos, o culpemos a otros, inventamos excusas, tratamos de ocultarlo, o llamamos de otra manera a lo que estamos haciendo. Poner otros nombres a nuestros sentimientos es otra manera de evitar la verdad de que existen. En vez de reconocer que estamos amargados, que tenemos resentimientos, o que estamos enojados, usamos eufemismos como, “Estoy un poco dolorido,” o “Estoy decepcionado,” o “Estoy preocupado”. Para protegernos del enfado, minimizamos lo serio de lo que estamos experimentando. Esto quiere decir que tenés que aprender cómo sustituir sentimientos no bíblicos y profanos con unos bíblicos y que honran a Cristo (Col. 3:5-14).

 

Formas Comunes de Comunicación Silenciosa

Nos comunicamos con los ojos, por la forma en que miramos o dejamos de mirar a otro. También nos comunicamos a través de nuestra manera de vestir. Comunicamos algo según la manera en que nos sentamos o nos paramos. La gente también comunica algo por medio del uso de su tiempo. También comunicamos por la manera en que usamos nuestro dinero. La manera en que reímos, lo que nos hace reír dice mucho de nuestros valores y actitudes. Comunicamos por medio de nuestras orejas, si tenemos voluntad de escuchar a la gente. También comunicamos algo por nuestros brazos y manos.

 

Interpretar las Acciones de Otros con Cuidado

Según I de Corintios 13 El amor busca la mejor interpretación del comportamiento de la otra persona. Mientras que no haya indicios de que es diferente, el amor asume lo mejor en vez de lo peor. El amor no anda en la defensiva. El amor no toma todo a pecho. El amor reconoce que el mismo comportamiento puede tener diferentes significados en circunstancias distintas. Así que, si nos preocupa el mensaje que nos envían las acciones de cierta persona, haríamos bien en ir con esa persona y decirle: “Parecés desalentado, ¿te puedo ayudar en algo?, ¿hay algo que te molesta?”Aclarar las cosas gentilmente pidiendo al otro que te ayude a entender es una técnica provechosa para incrementar la efectividad de la comunicación mímica (no-verbal). Nunca presumes que entendés infaliblemente lo que significa el comportamiento negativo no-verbal de la otra persona. Otros te han malinterpretado, por tanto es posible que tú también los malinterpretés. Que la práctica de aclarar las cosas sea una actividad regular en tu vida familiar.

 

Jacob y Esaú

Las Escrituras ofrecen una ilustración interesante en cuanto a la importancia de aclarar las cosas (Gen. 32:7-20; 33:1-3). Buscá aplicar la honestidad en todo lo que pensás y sentís. Tratá de verte conscientemente como otros tal vez te ven.

Tu Familia, Como Dios la Quiere, Wayne Mack

Esposo y Padre al Máximo

Salmo 128:1-4

Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová,
Que anda en sus caminos.

Cuando comieres el trabajo de tus manos,
Bienaventurado serás, y te irá bien.

Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa;
Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa.

He aquí que así será bendecido el hombre
Que teme a Jehová.

Hoy, vamos a examinar la perspectiva de Dios, que nos muestra el factor más importante para llegar a ser un verdadero esposo y padre. Dios ve este factor como la clave para convertir a un hombre en una bendición poderosa para su familia.

¿Cuál es el factor clave?

Salmo 128:1-4 lo describe así: “Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová…” Este salmo indica que para ser el tipo de esposo y padre que Dios quiere que seas, debés ser un hombre que teme a Dios (v.1, 4). Un temor apropiado de Dios te va a convertir en una bendición extraordinaria para tu esposa y tus hijos.

Un temor de Dios sano y prudente te hará un hombre piadoso con un sentido más amplio:

1) de la presencia de Dios,

2) de la majestad incomparable de Dios,

3) de la gracia y misericordia abundante de Dios,

4) de la lealtad de Dios,

5) de la dependencia en Dios y tu responsabilidad hacia Él,

6) de tu relación con Dios y la prioridad de esa relación,

7) de la perfección suprema de Dios que cambiará la dirección de tu vida en todo aspecto.

Vas a ser un hombre que camina con Dios en comunión íntima. Llegarás a ser el hombre bendito (feliz) del Salmo 128. Construir una familia como Dios quiere no quedará como “el sueño imposible”, sino que será una realidad.

I. Lo que NO es el temor de Dios – No es miedo (Ej. – Mat. 25, la parábola de los talentos).

II. Lo que es el temor de Dios:

De manera sencilla: el temor de Dios es la respuesta inevitable de un entendimiento creciente y bíblico, una relación con el verdadero y viviente Dios quien ha sido revelado por Jesucristo.

A. Dios te ha dado el espíritu de ser Su hijo y el derecho de llamarlo Padre (Rom. 8:15).

B. Sos un heredero de la gloria de Dios (Rom. 8:17).

C. Estás justificado, reconciliado y salvo de la ira de Dios por medio de Jesús (Rom. 5:9-10; Jer. 32:38-40).

De hecho, ahora tenés toda la razón para gozarte en Dios, temiéndolo en una manera positiva, descrita en el Salmo 128. Estudiá el ejemplo de Moisés en Éxodo 15:1-18 y la vida de Abraham.

III. Como adquirir y mantener el temor de Dios

Esto es posible solo si has nacido de nuevo en Jesucristo. Pedro nos reta a vivir nuestra vida en temor reverente, cuando conocemos que hemos sido redimidos por la sangre preciosa de Cristo. (I Pedro 1:17-19). Esto debe inspirar un gran concepto de Dios por la manera en que nos salvó y una liberación de nuestro antiguo estilo de vida sin temor alguno de Dios.

A. El factor oración

Pablo frecuentemente pide a Dios que se revele (Ef. 1:17; 3:17-19). Estas son oraciones dirigidas a Dios continuamente (El verbo “pido” está en el presente). Si eres un hombre temeroso de Dios, vas a orar porque temes a Dios y no confiás en tu propia prudencia (Prov. 3:5).

“No puedes desarrollar una conciencia de Dios sana y prudente o construir una familia como Dios quiere sin una vida de oración significativa.”

B. Tiempo a solas con Dios

Según Salmo 46, para fomentar una consciencia controlada y penetrante debés “estar quieto y reconocer” que Él es Dios. Esto quiere decir que tomás tiempo de tu marcha frenética de la vida para reflexionar en quién y qué es Dios. Cristo es “el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia” (Heb. 1:3). Toma tiempo constantemente para reflexionar en la persona y la obra de Jesucristo; quién es y qué hizo, qué está haciendo y qué hará.

C. La Biblia, como carta de Dios

La Biblia es básicamente una revelación de quién y qué es Dios, tu relación con Dios será alimentada cuando meditás fielmente en Su Palabra (Juan 5:39). David da testimonio en Salmo 19:7-9 de la Palabra de Dios y como tiene una relación muy íntima con el temor de Dios. Los que van a la Biblia constante y sumisamente para encontrar a Dios no serán defraudados.

Meditaciones en lo que la Biblia dice que le va a ocurrir,

a un hombre que teme a Dios

· Salmo 25:12

· Salmo25:13; 112:3

· Salmo31:19

· Salmo 31:20

· Salmo 103:11-18

· Salmo112:2

· Salmo112:4-5

· Salmo 112:6-8; Proverbios 14:26

· Salmo 112:5; Proverbios 19:23

· Salmo 145:19

· Proverbios 1:7; 9:10

· Proverbios 8:13; 14:26

· Job 2:3

· Malaquías 3:16

· Salmo 147:11

· Salmo 112:3 II Cor. 7:1

· Salmo 128:3

· Salmo 128:1-4

· Apocalipsis 14:7

· Salmo 112:1; Ecl. 12:13

Tu Familia Como Dios La Quiere, Wayne A. Mack

Cinco Maneras de Hacer a Sus Hijos Odiar la Iglesia

1. Asegúrese que su fe es sólo algo que se vive en público.

Ir a la iglesia… por lo menos la mayor parte del tiempo. Asegúrese de que está de acuerdo con lo que se escucha del predicador, y cuando están yendo a casa afirmar lo que dijo – especialmente cuando tiene que ver con la obediencia de los hijos. Pero vamos a parar allí. No lea su Biblia en su casa. El pastor va a decir todo lo que necesita saber los domingos. No se involucre a sus hijos en las cuestiones que hayan con respecto a Jesús y Dios. Vive como quiere vivir durante la semana para que sus hijos puedan ver que la duplicidad está bien.

2. Ora sólo delante de la gente.

Las únicas veces que usted necesita para orar es cuando su familia está visitándoles, sobre las cenas especiales, cuando alguien está enfermo, y cuando quiere algo. Además de eso, no se preocupa. Sus hijos le verán orar cuando otras personas están viendo, entonces, no hay necesidad de hacerlo con ellos en privado.

3. Enfocarse en la moralidad.

Asegúrese insistir que sus hijos sean honestos con usted. Hágales saber lo que es correcto para ellos, pero en su propia vida hace mentiras a ellos y a otros. Se enoja mucho con sus hijos cuando dicen palabras que son “malo,” pero publicar, leer, ver y decir lo que quiera en la televisión, Facebook y Twitter. Asegúrese de que usted se centra en ser una buena persona. Sea ambiguo en lo que esto realmente significa.

4. Dar financieramente, cuando no impida a sus quereres.

Haga un gran cosa en su donación a la iglesia. Hacer hincapié en la necesidad el valor del diezmo para sus hijos, mientras no dar con sacrificio si mismo. Deje que ellos vean usted gastar un montón de dinero en lo que usted desea, mientras que la negación de su mandato de las Escrituras para dar con sacrificio.

5. Haga asistencia a la iglesia una prioridad…cuando no hay nada más que quiere hacer.

Oye, ustedes son una familia que va a la iglesia, ¿verdad?  Quiero decir, eso es lo que les dice a sus amigos y su familia de todas modas. Asegúrese de asistir los domingos. Por lo menos cuando no se quedó afuera muy tarde el sábado. O su familia no tiene un asado importante. O el gran partido no había comenzado. O esta semana simplemente no tiene ganas. O…ustedes son una familia que va a la iglesia va ¿cuál es el problema?