La Fecha Exacta de la Venida de Cristo (1 Tes. 5:1-3)

PREDICA 1tes51Si la información aportada en el pasaje que fue presentada la semana pasada no te quita todas las preocupaciones para dar confort a tu alma, puede ser que todavía tenés alguna duda sobre cuándo va a ocurrir la parusía. Aparentemente los tesalonicenses sintieron angustia sobre la muerte de algunos de los creyentes al considerar que ellos iban a perderse la oportunidad de reinar con Cristo durante el milenio. Por esta razón, Pablo había escrito en el capítulo cuatro dándoles a entender información nueva sobre el futuro con Cristo. Tanto los muertos en Cristo como los vivos al momento de la Parusía iban a disfrutar de los beneficios de la llegada de Jesús a través de o una resurrección de entre los muertos o el arrebatamiento. La confusión parece radicar en la que dice Daniel 12:2 repetido en Juan 5:29. Los muertos antes de Cristo aparentemente tendrán que esperar hasta después del milenio para gozar de la resurrección de sus cuerpos. Si es así, los tesalonicenses temían que la muerte iba a separarlos de un futuro glorioso al participar con Cristo en su reino terrenal. En el capítulo cuatro Pablo dice que la apariencia de Cristo asegura para el creyente el estar “siempre con el Señor” mientras el capítulo 5 introduce eventos difíciles y penosos. La diferencia es tan marcada que un estudioso de la Biblia con dificultad extrema encontrará a los creyentes padeciendo los eventos del “Día del Señor” descritos en mayor detalle entre los capítulos 6-19 de Apocalipsis. Pablo no encuentra necesario el escribir sobre estos acontecimientos pero lo hace por igual (4:9).

I. Nuestra comprensión de cuándo ocurrirá la Parusía proviene de Jesucristo mismo (v. 1). El texto introduce un cambio dramático entre el versículo 18 de capítulo 4 y el capítulo 5. Los términos “tiempos” y “ocasiones” se refieren tanto a la cronología de los futuros eventos como también al entorno en el cual se llevarán a cabo estos sucesos. Pablo indica que los tesalonicenses habían recibido toda la enseñanza necesaria acerca de la futura aparición de Jesucristo. No es una exageración por parte de Pablo, sino una confianza que ellos saben cómo esperar a su Señor por la enseñanza del apóstol y los miembros de su equipo.

Es interesante que la iglesia hoy día experimente tanta confusión sobre los eventos del porvenir. La buena instrucción sobre los eventos futuros nos debe incentivar de utilizar nuestro tiempo al máximo para glorificar a Dios en nuestras vidas mientras esperamos Su venida.

II. Hay un futuro periodo de intervención divina que causa confusión (v. 2).

A. Nadie sabe la fecha exacta. Marcos 13:32 nos indica que fijar fechas para la venida de Cristo es una pérdida de tiempo que solamente causa más confusión. No es necesario especular Hechos 1:7

B. El día del Señor es algo inoportuno para muchos.  Es una enseñanza antigua mencionada por Amós como algo ya esperado por el pueblo judío (Amós 5:18-20). Pero está descrito en muchos pasajes en el Antiguo Testamento; Isaías 13:9-13; Joel 2:28-32; Sofonías 1:14-18 y Miqueas 1:4. En cada caso se ve como un momento de juicio sobre los que se encuentran todavía en la tierra.

C. La Parusía es inesperado.  Jesús enseña en Mateo 24:43-44 cosa repetida en Lucas 12:39-40 que la aparición de Jesús será algo inesperado. No necesariamente de noche (II Pedro 3:10) Apocalipsis 3:3

III. El momento de la Parusía es impredecible (v. 3)  Los signos de la Parusía son discernibles. Pero los inconversos no estarán anticipando la Parusía (1:1).