Llamados a la Santidad (1 Tes. 4:6-8)

1 Tes. 4:6-8
6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.
7 Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.
8 Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

Nada menos que la santidad puede cumplir con el llamado de Dios para nuestras vidas. Hay mucha confusión hoy en día en cuanto a la voluntad de Dios, y aún más confusión sobre el llamado de Dios. Es cierto que debemos asegurarnos que nuestras decisiones estén dentro de la voluntad de Dios antes de tomar una decisión. Un ejemplo famoso en la Biblia es de Gedeón en Jueces 6:36 en adelante cuando se expuso el vellón para poner a prueba si Dios realmente lo iba a utilizar para juzgar a los madianitas y amalecitas. Pero la voluntad para un cristiano es mucho más fácil para discernir porque contamos con la Palabra de Dios revelada.

En nuestro texto que tenemos delante nosotros hoy encontramos a Pablo haciendo acordar a los tesalonicenses que ya habían instruidos en la voluntad de Dios y que Dios los había llamado a vivir vidas apartadas del mundo en su derredor. Ellos ahora tienen que comprometerse a vivir lejos de la inmoralidad y comenzar a vivir vidas realmente santas.

I. Apreciar al otro mejor que a uno mismo v. 6

A. Cualquier pecado sexual es una injusticia para alguien más. El romper esta regla defrauda en alguna manera a otro ser humano Romanos 6:23a. La palabra traducida “agraviar” es pasar el límite. El adulterio es una violación de los derechos del cónyuge, pero la inmoralidad antes del matrimonio se trata del robo de la virginidad que debe de presentarse como un regalo en el matrimonio. El hijo ilegítimo, producto de una unión sexual pecaminosa, trae deshonra y dificultad a la vida de muchos.

B. La inmoralidad sexual es pecado que trae juicio. Cuando invadimos el territorio de otro terminamos pecando contra su ser. Dios dice que tomará acción en contra de estas personas porque es vengador de los que cometen esta clase de pecado de manera desenfrenada (Deut. 32:35).

C. Estamos sin excusa por el testimonio recibido.  Es una enseñanza básica de la fe cristiana. Ellos ya fueron instruidos pero ahora Pablo los hace volver a acordar de estas enseñanzas fundamentales.

PREDICA 1TES4.7II. Agradar a Dios mejor que a uno mismo vv. 7-8

A. La atmósfera del llamado de Dios v. 7  En nuestro texto no hay mucha diferencia en las preposiciones, pero en el griego sí hay. El llamado de Dios para el creyente no es que “para” inmundicia. Esto hace referencia a propósito de vida. Sino hemos sido llamados “en” santidad a la santificación. Esto es un proceso como vimos en el v. 3 en comparación a 3:13.

B. La consecuencia de desechar esta enseñanza v. 8  El que toma esta enseñanza a la ligera está menospreciando a Dios mismo. La persona que procede a cometer pecado sexual toma en vilo al mismo Dios quien nos dio esta instrucción (Lucas 10:16). Esto es grave porque nosotros estamos menospreciando al Dios quien nos está dando al Espíritu Santo; la actividad constante de recibir la presencia del Espíritu de Dios (I Cor. 6:19).