Una Actitud de Gratitud (1 Tes 3:9-10)

1 Tes 3:9-10
9 Por lo cual, ¿qué acción de gracias podremos dar a Dios por vosotros, por todo el gozo con que nos gozamos a causa de vosotros delante de nuestro Dios,
10 orando de noche y de día con gran insistencia, para que veamos vuestro rostro, y completemos lo que falte a vuestra fe?

 

1 Tes copy La gratitud es una actitud que proviene de un corazón que reconoce a Dios como a cargo de toda circunstancia en nuestras vidas. Es demasiado fácil de tomar para uno mismo el prestigio y honra cuando las cosas salen bien y de acusar a otros cuando las cosas salen mal. En las experiencias de la vida cotidiana uno puede aceptar con facilidad el alabo de la gente y a la misma vez disculparse cuando las circunstancias no salen como uno espera.

El Apóstol Pablo asegura a los tesalonicenses que él sabe bien de sus luchas y las circunstancias adversas que estuvieron enfrentando. El Apóstol mismo les hace saber que él padece dificultades por el mismo evangelio. Pero Pablo agradece a Dios porque los tesalonicenses se han mantenido firmes en su fe a pesar de las dificultades. Su fe en acción ha manifestado la veracidad del mensaje de Pablo y corroborado su posición como pastor fundador de la obra.

Pero en vez de demostrar una actitud de superioridad por todos los logros en tesalónica, Pablo demuestra una actitud de humildad al agradecerle a Dios por los avances en aquella ciudad. La actitud de Pablo es digna de imitar porque demuestra una madurez en su conocimiento de cómo funciona la vida siendo Dios a cargo de las circunstancias en nuestras vidas.

I. Pablo expresa su satisfacción por lo que Dios hizo v. 9

A. La obra de Dios supera nuestra habilidad de ofrecer acciones de gracias. Pablo realiza una pregunta de ¿cómo él puede agradecer a Dios de forma adecuada por todo lo que Dios ha hecho en sus vidas? La frase indica que Pablo reconoce de antemano su inhabilidad de expresar su gratitud de manera adecuada. Pablo ve la gracia de Dios en operación y toma pausa para agradecerle a Dios por obrar en una manera tan maravillosa (II Cor. 4:15)

B. Dios trae el verdadero gozo al alma que es de origen divino. Pablo no siente una mera felicidad sino el gozo que es sumamente espiritual en naturaleza. Las palabras “nuestro Dios” unen a los tesalonicenses en los procesos divinos. Pablo reconoce que ellos están activos en hacer factible los éxitos en su ministerio y esto le trae gozo.

II. Pablo anticipa por fe continuar ministrar a esta congregación v. 10

A. Pablo ora constante y fervientemente que pueda seguir con ellos. La frase “orando de noche y de día’’ no es una fórmula de oración como tienen los musulmanes. Es más una expresión de constancia junto con abundancia en la oración. Pablo ora de corazón poder volver a estar con ellos porque siente una depravación al no poder verlos.

B. Pablo desea perfeccionar en ellos su fe.  A pesar del gozo que siente Pablo por su fe en acción, también reconoce que no hubo tiempo adecuado para instruir los en todo lo necesario concerniente su fe en Jesucristo. Entonces Pablo desea darles aún más instrucción (Rom. 1:11).

 

Sentimientos De Agradecimiento (1 Tesalonicenses 1:2-4)

Cuando una persona desea expresar su gratitud a otra persona hay a su alcance un sinfín de maneras para hacerlo. Uno puede mandar unos ramos de flores o una cajita de chocolates. Un poco de dinero normalmente se recibe con bien también. Pero si la idea es expresar el aprecio sin dejar que influye un regalo, una nota termina siendo la mejor manera para dejar constancia de sus sentimientos. Pablo elija ese formato al enviar su primera carta a los tesalonicenses. Esta carta no sólo termina influenciando a la iglesia en Tesalónica, sino también en todas las iglesias hasta el día de hoy. Pablo continúa su introducción de la carta a los Tesalonicenses expresando su gratitud a Dios por la salvación que Él había efectuado en sus vidas en tan poco tiempo. A la vez, demuestra cuán profundo fue la obra de Dios en ellos para producir los cambios notables que se ven en sus vidas.

***

I. Una expresión de gratitud (v. 2). En esta sección de su carta, el apóstol Pablo comienza a explicar como el ejemplo de los creyentes en Tesalónica ha servido para el beneficio de muchas otras iglesias.

A. Pablo agradece al único Dios verdadero. Lo que Pablo dice es que está orando al Dios a lo cual ellos habían llegado a confesar después de abandonar a los ídolos (1:9).

B. Pablo expresa su aprecio por las vidas de los creyentes. No indica que cada oración se dirige hacia ellos sino que constantemente encuentra un motivo de expresar su gratitud a Dios por su salvación (2 Tes. 2:13). En vez de ser una fuente de pena para el Apóstol, ellos más bien llegaron a ser una iglesia modelo para los demás creyentes. Ellos trajeron gozo al corazón de Pablo.

  1. Incluye a todos los creyentes. No es meramente una carta dirigida a un grupo selecto de creyentes entre la congregación. Pablo expresa su gratitud por cada individuo salvo por la gracia de Dios.
  2. Muestra su satisfacción en cuanto a su crecimiento espiritual. El aprecio tiene su base en que cada individuo ha profundizado su andar con Cristo. Las evidencias de esta relación de crecimiento se expresan en el siguiente versículo.

II. Unos buenos recuerdos por las vidas cambiadas (vv.3-4). Pablo dice que al traer a la memoria lo que Dios hace en ellos constantemente le es una fuente de gozo.

A. Una vida cambiada produce tres características principales (v. 3). Estas características forman la base de la vida cristiana (1 Cor. 13:13). Cada uno se trata en más detalle en la carta (La fe es el enfoque en capítulos 1-3; Pablo ora por el amor en 3:12 y expresa su deseo que tengan siempre la esperanza por la totalidad de la carta).fe-esperanza-amor

  1. La primera característica es que una vida cambiada por la salvación por fe es una vida llena de buenas obras.
  2. La segunda característica es un amor que los ha llevado al cansancio por su constante expresión.
  3. La tercera característica es la resistencia de su esperanza a pesar de las circunstancias difíciles por su expectación de la pronta venida de Jesucristo, basada en su posición delante de Dios Padre.

B. El cambio se produce por la intervención directa de Dios (v. 4). Pablo dice que su gozo se basa en el hecho que la relación entre ellos es ahora de hermanos con su Padre. Por la elección de Dios mismo y su intervención en la vida de cada individuo en la iglesia de Tesalónica, ellos habían llegado a formar una nueva relación de hermanos habiendo experimentado el amor de Dios.

Pecados Respetables: La Ingratitud

tenth leperLucas registra una ocasión en la que Jesús se encontró con diez leprosos. Véase Lucas 17:13-19. Cuando leemos esta historia pensamos: ¿Cómo pudieron aquellos nueve hombres ser tan malagradecidos y no volver a darle gracias a Jesús? Sin embargo, muchos de nosotros somos culpables del mismo pecado de ingratitud.

Espiritualmente hablando, nuestra enfermedad era mucho peor que la enfermedad física de la lepra. No estábamos enfermos; estábamos muertos espiritualmente. Pero en su gran misericordia y amor, Dios nos atrajo hacia sí mismo y nos dio vida espiritual (Ef. 2:1-5). Además, perdonó nuestros pecados a través de la muerte de su Hijo y nos cubrió con la justicia impecable del mismo Jesucristo.

El hecho de haber recibido la vida espiritual de Jesús es un milagro mucho más grande y sus beneficios son infinitamente mayores que haber sido sanados de la lepra. No obstante, ¿cuántas veces hemos dado gracias por nuestra salvación? ___________

Y si ha dado gracias, ¿lo hizo de manera superficial, como cuando mucha gente agradece por los alimentos, o fue una expresión sincera de gratitud por lo que Dios hizo a favor suyo en Cristo? ___________

La verdad es que toda nuestra vida debería ser una constante acción de gracias. “ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas” (Hechos 17:25).

Todo lo que somos y tenemos es un don de él.

Necesitamos estar atentos a la advertencia que Dios hizo a los Israelitas (Deut. 8:11-14, 17, 18).

La mayoría de la gente [espiritual] reconoce que todo lo que posee proviene de Dios, pero, ¿cuán a menudo hace una pausa para agradecérselo? __________________

expresarte_mi_gratitudUno de los pecados “aceptables” es no agradecer a Dios la provisión temporal y las bendiciones espirituales que nos ha prodigado ricamente, porque damos por hecho que las merecemos. Es más, demasiados cristianos no pensarían que este es un pecado. Sin embargo, Pablo describe a la persona controlada por el Espíritu y dice: “dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo” (Ef. 5:20).

Dar gracias al Creador por Sus bendiciones físicas y espirituales no es sólo algo amable que hacemos, sino que es la voluntad moral de Dios. Si no le damos a él lo que merece, entonces pecamos.

La vida está llena de eventos que nos retrasan, nos importunan, obstruyen y bloquean alguno de nuestros planes. En medio de ellos, debemos luchar contra la ansiedad y frustración. Pero cuando Dios nos da la salida, o cuando vemos su mano librándonos de la posibilidad de un evento parecido, debemos tomar un tiempo especial para agradecérselo.

¿En Todas Las Circunstancias?

¿Debemos dar gracias a Dios cuando las circunstancias no resulten como nosotros esperábamos?

La respuesta es _____ por diferentes razones (1 Tes. 5:18). Pablo nos instruye a dar gracias EN toda circunstancia, aun por las que no sentimos gratitud. ¿Nos está pidiendo Pablo que demos gracias obligadamente y sólo por la fuerza de voluntad cuando nos sentimos realmente decepcionados? ________

La respuesta a la pregunta radica en las promesas divinas que encontramos en Romanos 8:28-29 y 38-39.

Pablo está diciendo que el Señor quiere que todas nuestras circunstancias, sean buenas o sean malas (pero en el contexto que Pablo tiene en mente, está hablando específicamente de las malas), sean un instrumento de santificación para hacernos crecer más y más a la semejanza de Jesús.  Así que en situaciones que no resultan de la manera que esperamos, debemos darle gracias a Dios porque él usará esa situación de alguna manera para desarrollar en nosotros el carácter cristiano.

En resumen, debemos tratar de desarrollar el hábito de dar gracias a Dios constantemente. Pero por sobre todas cosas, debemos agradecerle nuestra salvación y las oportunidades que tenemos para crecer espiritualmente y ministrar.

Asimismo, debemos darle gracias por la abundancia de bendiciones materiales que nos provee. Y luego, cuando las circunstancias se tornan amargas y las cosas no resulten como hubiéramos querido, debemos hacerlo por fe, por lo que él está haciendo a través de las circunstancias para transformarnos a la imagen de su Hijo.

“Cuando muere la gratitud sobre el altar del corazón del hombre, aquel es casi sin esperanza”

Bob Jones

Estudio del libro, Pecados Respetables, por Jerry Bridges.