Himnología: Por el Amor de Su Nombre

[youtube http://youtu.be/bzMzSNl80QY]

Por el Amor de Su Nombre

Letra: Chris Anderson
Música: Greg Habegger
http://www.churchworksmedia.com/spanish/

Por el amor de Su nombre anunciad

A las naciones Su gran majestad.

Dios, por el Espíritu nos alumbra por la luz

Dando nueva vida que de Cristo hablará

Coro:

En el poder de Jesús predicad,

Y por Su gloria, el mundo dejad.

Almas para Él buscad,

Premios de Su gran bondad,

Mientras haya vida, Su cruz exaltad.

Por el amor de Su nombre amad

Al despreciado; mostrando amistad.

No le condenó Jesús; Para él sufrió la cruz.

Para su salvación en Jesucristo confiad.

Por el amor de Su nombre salvad

Del fuego eterno al que ande en maldad.

Cuando el Salvador murió santa ira aplacó.

Al Cordero huid y Su Evangelio predicad.

Por el amor de Su nombre mirad

Hacia la Gloria y en miles pensad.

Almas rescatadas por Cristo y Su gran amor,

Juntos por los siglos al Eterno cantarán.

Himnología: Jesús Es La Luz Del Mundo

 Este himno con su melodía y estribillo tan fáciles y livianos, encierra un mensaje de testimonio, evangelización y misiones muy profundo: «Jesús es la luz del mundo.» La negra pecaminosidad del mundo cedió an la brillantez de la gloria de Cristo, la cual llega a su cumbre en el cielo.

Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. (Juan 8:12)

 Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo. (Juan 9:5)

    Felipe P. Bliss lo escribió,  letra y música, a mediados de 1875, cuando de repente se le presentó en su mente. En seguida lo anotó. Se basa en Juan 8:12 y 9:5.  Bliss fue un niño campesino estadounidense que empezó a trabajar a los once años. A los doce se convirtió y se hizo miembro de una iglesia bautista. Le gustaba la música, la estudió, y a los veintidós años de edad comenzó a enseñar música. Al enviar su primera canción a una casa publicadora, les pidió una flauta y la recibió. Después trabajó con esa compañía (dirigida por Jorge Root). En 1874 llegó a ser cantante en las campañas evangelísticas de D. W. Whittle. Volvía a Chicago después de pasar la Navidad de 1876 con familiares cuando el tren en que viajaban él y su esposa, cayó en una quebrada, al ceder el puente. El logró salir del coche, pero volvió en un esfuerzo por salvar a su esposa. Los dos perecieron juntamente con casi un centenar de pasajeros. En su breve vida había escrito muchos himnos, tanto letra como música, y editó varios cancioneros evangelísticos. Con las exitosas ventas le llegó mucho dinero, el que fue entregado para sus trabajos en el evangelio.

    La versión en español es obra de Henry C. Thompson (1844-?), misionero presbiteriano estadounidense en México, llegado en 1872. Abrió una escuela teológica en su casa en Monterrey. Entre sus obras se incluye una Armonía de los Evangelios. Su producción hímnica no fue extensa. Thompson y su esposa se retiraron de la obra misionera en 1893, y carecemos de datos sobre su actividad posterior.

Jesús Es La Luz Del Mundo

 

Letra: H.C. Thompson
Música: P. P. Bliss
Traduc. /Arreglo: Roberto C. Savage

El mundo perdido en pecado se vio:
¡Jesús es la luz del mundo!
Mas en las tinieblas la gloria brilló,
¡Jesús es la luz del mundo!

CORO
¡Ven a la luz, no quieres perder
Gozo perfecto al amanecer!
Yo ciego fui, mas ya puedo ver
¡Jesús es la luz del mundo!

En día la noche se cambia con Él
¡Jesús es la luz del mundo!
Irás en la luz si a su ley eres fiel,
¡Jesús es la luz del mundo!

Ni soles ni lunas el cielo tendrá,
¡Jesús es la luz del mundo!
La luz de su rostro lo iluminará,
¡Jesús es la luz del mundo!

[youtube http://youtu.be/JqZPV7tcLyA]

Himnología: Alma, Bendice al Señor

 

Basados en los Salmos 103 y 150, es un llamado a las acciones de gracias: «Alma,  bendice al Señor». «Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito.»

Alma, bendice al Señor

[youtube http://youtu.be/-YzGXfkA2C8]

Alma, bendice al Señor, Rey potente de gloria!
De sus mercedes esté‚ viva en ti la memoria.
Oh, despertad arpa y salterio! Entonad
himnos de honor y victoria!

Alma, bendice al Señor, que los orbes gobierna
y que en sus alas te lleva cual águila tierna.
El te guardó como mejor le agradó:
No ves su mano paterna?

Alma, bendice al Señor, de tu vida la fuente,
que te creó y en salud te sostiene clemente.
Tu defensor en todo trance y dolor.
Su diestra es omnipotente!

Alma, bendice al Señor, que prospera tu estado
y beneficios sin fin sobre ti ha derramado.
Piensa que es El rico, potente y muy fiel,
como mil pruebas te ha dado.

Alma, bendice al Señor y su amor infinito!
Con todo el pueblo de Dios su alabanza repito:
Dios, mi salud, de todo bien plenitud,
seas por siempre bendito!

Fue escrito por Joachim Neander durante el último año de su vida, cuando tenía treinta años, siendo publicado con la melodía que aquí aparece.

Como estudiante en Bremen, Alemania, Joachim Neander vivió una vida sin Dios. Luego, cuando tenía veinte años de Neander, un predicador llamado Under-Eyke llegado a Bremen y se convirtió Neander.

Cuatro años más tarde se convirtió en director de una escuela en Düsseldorf, y durante este tiempo escribió más de sesenta himnos. Debido a sus fuertes puntos de vista cristianos y sus actividades de evangelización, que disgustó a las autoridades y se retiró al final de su cargo.

A pesar de las tensiones, escribió muchas canciones de alabanza. A menudo se paseaba por los valles y las colinas cerca de Dusseldorf, en comunión con su Señor. Después de perder su puesto en la escuela, que vivió un tiempo en una cueva y continuó escribiendo himnos. Murió muy joven, a la edad de treinta años, pero dejó tras de sí un legado de alabanza a Dios.

Aunque el himno fue traducido al inglés por Catherine Winkworth, es mucho más problable que el misionero alemán en España, Fritz Fliedner lo haya  traducido directamente de los versos de Neander.

LOBE DEN HERREN (Alabad al Señor) es una adaptación de una melodía que apareció en un himnario alemán de 1665, la que posiblemente haya sido una tonada secular. La presente armonización fue hecha en 1863 por Sterndale Bennett (1816-1875), reconocido compositor y conductor inglés quien fue nombrado Caballero en 1871.

«Bendice, alma mía, a Jehová,

Y bendiga todo mi ser su santo nombre.

Bendice, alma mía, a Jehová, 

Y no olvides ninguno de sus beneficios.»

(Sal. 103:1-2)

 

Con Cánticos, Señor

Con cánticos, Señor

Con cánticos, Señor, mi corazón y voz
Te adoran con fervor, ¡Oh Trino Santo Dios!
En tu mansión yo te veré,
Y paz eterna gozaré.

Tu mano paternal trazó mi senda aquí;
Mis pasos, cada cual, velados son por ti.
En tu mansión yo te veré,
Y paz eterna gozaré.

Innumerables son los bienes, y sin par,
Que por tu compasión recibo sin cesar.
En tu mansión yo te veré,
Y paz eterna gozaré.

Tú eres, ¡oh Señor! mi sumo, todo bien;
Mil lenguas tu amor cantando siempre estén.
En tu mansión yo te veré,
Y paz eterna gozaré.

[youtube http://youtu.be/RZUrh_dXnKw]

Es un canto de gratitud porque, como dice el estribillo: “En tu mansión yo te veré, y paz eterna gozaré”.

Este himno sería obra de James John Cummins (1795-1867), hijo de comerciante en Irlanda. Se trasladó a Londres donde trabajó como director de un banco. Dio mucho de su tiempo al estudio del hebreo y de la teología. Escribió una obra, incluyendo poesías, para la confirmación de sus hijos, la que se publicó en 1839. También las poesías-himnos fueron publicadas aparte ese mismo año, entre ellos, ésta.

Merrill N. Hutchinson (1835- ). Como misionero de los Estados Unidos en 1873 empezó la obra presbiteriana en la Ciudad de México. Tenía mucho interés en los himnos y en 1877 ya sacaba la cuarta edición de su Himnario de las Iglesias Evangélicas (letra solamente), 108 himnos y de éstos unos cuantos eran de él. Después de 1880 no siguió siendo misionero por razones que desconocemos. En algunos himnarios sus traducciones son indicadas equivocadamente como de “M.N.B”

DARWALL fue la tonada que John Darwall (1731-1789) compuso para el Salmo 148 en la nueva forma metrificada. Preparó tonadas (a dos voces) para los 150 Salmos Bíblicos, si bien esta es la única melodía suya que aún se usa. Era clérigo inglés, poeta, y un buen músico aficionado.

Himno del mes de mayo, 2012 – Iglesia Bautista Independiente del Pilar