Los Peligros que Corre un Corazón de Doble Ánimo (Hechos 7:40b-43)

No sirve tan solo vivir una vida religiosa si tu corazón no está entregado a Dios. Los israelitas volvieron a Egipto, y la esclavitud que estaban allí en sus corazones. Sin embargo, la pregunta que debemos hacernos a nosotros mismos mientras estudiamos estos versículos es: ¿hacia dónde corro yo? ¿Estoy corriendo hacia Dios, lo estoy buscando y sirviendo, o estoy corriendo en la dirección de mi propia elección? Mantenga la respuesta a esa pregunta en su mente, a medida que continuamos en nuestro estudio.

golden-calf-paintingLos israelitas anhelaban volver a su antiguo estilo de vida en Egipto. Querían sus ídolos y ceremonias, en lugar de este nuevo Dios. Anhelaban la vida más fácil de la esclavitud en lugar de la vida más difícil de la fe.
La gente lucha con eso hoy. Le gustan sus pecados y, francamente, no quiere cambiar. No ve nada malo en ello. Sin embargo, lo que no ve es la esclavitud a la que está sometida en ese momento. Ellos están justo donde el enemigo los quiere. Proverbios 14:12 nos dice que “hay camino que al hombre le parece derecho, pero su fin es camino de muerte”.
Engañaron a Aarón para elaborarlos un ídolo con forma de becerro, que en ese momento era de moda en Egipto. Así que, ellos habían dado la espalda totalmente a Dios no tan solo con sus corazones. Ellos rebelaron contra el mismo Dios que los había librado, apenas unas semanas antes.
Tenían su becerro, hacían sus sacrificios, procedían a quitarse toda la ropa y bailar alrededor de la estatua. Esta orgullosa nación judía, que fue el pueblo elegido de Dios, se equivocó. Esteban argumenta que no es suficiente vivir una vida religiosa si el corazón no está entregado a Dios.

I. Las tendencias idolatras del pueblo remarcadas (vv. 40b-41) 

A. Buscaron un reemplazo por Moisés, el líder asignado por Dios v. 40b Por más que los acusadores alababan, veneraron, y guardaban la reputación de Moisés, ellos eran responsables por no obedecer a la ley de Moisés por su propia idolatría de corazón (6:13-14).

B. Elevaron sus propias creaciones al nivel Dios v. 41 La idea de un becerro en la idolatría está bien registrada (I Reyes 12:28). Dios detestaba esta rebelión de corazón (Oseas 8:4-6). Por implicancia daba a entender que un Dios pudo ser hecho con manos humanas y adoptados por elección propia (Isaías 44:9-20).

II. Las consecuencias de la idolatría detalladas (vv. 42-43)

A. Dios les dio rienda suelta para seguir a sus ídolos (v. 42ª) De igual manera que ellos volvieron en sus corazones de Dios (v. 39), Dios los abandonó a sus pasiones y los entregó a las mismas (Romanos 1:24, 26, 28).

B. Los idólatras llevan una doble vida (v. 42b-43ª) La cita es de Amós 5:25-27 donde Amós dice que no tan solo implicaba una adoración a Dios sino una entrega de corazón a Él. Esteban argumenta que ellos adoraron a Dios boca afuera pero sus corazones estuvieron adorando a otros dioses (Isaías 29:13). En Deuteronomio 4:19 Moisés había advertido al pueblo judío contra la adoración de los cuerpos celestiales. Pero en Jeremías 8:2 vemos que llegó a ser pecado para el pueblo de Israel.

C. Sufren un desplazamiento repentino (v. 43b) En vez de destruir al pueblo por completo, Dios propuso disciplinar severamente a los rebeldes condenándolos al cautiverio en Babilonia para que pudieran ver las verdaderas consecuencias de la idolatría de corazón.

predica hechos copy

Los Resultados Medibles (1 Tesalonicenses 1:8-10)

No hay muchas personas que les gusta el rendir cuentas. Cuando nos toca algún tipo de evaluación, mayormente tememos lo que nuestro superior nos va a decir. Deseamos recibir un buen reporte pero temeos que se va a enfatizar nuestras debilidades y flaquezas sin mencionar nuestras fuertes y los logros.

1 Tes copy

Pablo escribe su carta a los tesalonicenses y les hace saber que desea compartir algunas observaciones personales acerca de su conducta en su nueva fe. Pablo los asegura que su reporte es positiva y los anima a seguir siéndole fiel al Señor porque su influencia es una positiva y digna de ser imitada.

I. Una énfasis especial puesta en la obra evangelística (v. 8). Este versículo explica mejor la obra de fe mencionada en el versículo 3. Pablo dice que la influencia de la iglesia es digna de alabar e imitar.

A. La iglesia alcanza a los inconversos con Su ejemplo y con la palabra (v. 8a). La imagen utilizada es de una trompeta cuyo sonido llena el entorno con su música. Su evangelio se ha divulgado en Macedonia, Acaya y “en todo lugar”.  Pero no dice que ellos llevaron el evangelio sino que fue publicada su fe en el Señor. No debemos temer ser ejemplo a lo largo y ancho de nuestro país porque no implica el abandonar a nuestro hogar, sino el ser un ejemplo tal que se habla en todos lugares. La práctica de nuestra fe tiene que ser hablada (extendiéndose) o es una fe muerta (Stgo. 2:20; 26). Es por esta razón que Pablo lo llama una fe que obra en el v. 3.

1 tes 1.8 trumpet

Pablo dice que es la “palabra del Señor” que “sonó” para hacernos saber que no se trata de una filosofía humana nueva sino es la verdadera Palabra de Dios dado a nosotros. Esta es la única manera de explicar el cambio duradero que compela a los tesalonicenses a sufrir penalidades para la propagación del evangelio en todo lugar.

B. La iglesia local reemplaza la obra del misionero v. 8b. Pablo indica que el éxito de la fe en acción de los tesalonicenses es tal que su trabajo llegó a ser innecesaria en las regiones mencionadas anteriormente. Si deseamos ver al reino de Dios expandirse rápidamente, nos es preciso vivir por fe de una manera que se habla en todas partes. Al contrario, la obra tradicional de un misionero va a ser la única manera de asegurar de que el evangelio tenga su mayor penetración en un país y su cultura.

II. Una influencia a largo alcance por su amor a Dios (v. 9). Es interesante que Pablo dice que al llegar a un nuevo lugar con la meta de predicar acerca de Jesucristo, muchas personas le respondieron con “ya hemos escuchado de esto por lo que enseñaste a los tesalonicenses”. Pablo indica que esto refleja un amor que trabaja en las vidas de otras personas.

A. Se convirtieron de los ídolos a Dios. Es obvio que el amor de los tesalonicenses hacia Dios tuvo su comienzo cuando Pablo y su grupo de evangelistas les predicaron el evangelio. Pero Pablo dice que la predicación tuvo éxito en convencer a un número importante de personas de su necesidad de dejar atrás su idolatría para servir al Dios verdadero. Esta conversión “involucra un cambio de dirección de la voluntad” (Morris) e implica un cambio de los viejos hábitos por hábitos nuevos. No hay lugar en la vida de un creyente para los ídolos que más bien reflejan las características de un pueblo inconverso; sin Dios.

B. Empezaron a servir al verdadero Dios.  Los tesalonicenses empezaron a servir a un Dios vivo y verdadero a diferencia de los dioses falsos. Como un billete falsificado, ellos habían servido a los dioses que son incapaces de cancelar sus deudas. Pero ahora, su influencia tiene un alcance increíble debido al hecho que su servicio al Dios verdadero se basa en el hecho que Él es el Creador del universo. Un Dios que hace en contraste a los dioses mudos y muertos (Sal. 96:5; 115:4-7). Que nuestro ejemplo también sea medido y hallado fiel.

***