Temor de la Soberanía de Dios II (Proverbios 16:1-9)

ver. prov 16.8

Proverbios 16:1-9
1 Del hombre son las disposiciones del corazón; Mas de Jehová es la respuesta de la lengua.
2 Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opinión; Pero Jehová pesa los espíritus.
3 Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados.
4 Todas las cosas ha hecho Jehová para sí mismo, Y aun al impío para el día malo.
5 Abominación es a Jehová todo altivo de corazón; Ciertamente no quedará impune.
6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.
7 Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, Aun a sus enemigos hace estar en paz con él.
8 Mejor es lo poco con justicia Que la muchedumbre de frutos sin derecho.
9 El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 16 de feb, 2014

Aún cuando nosotros sabemos que algo nos beneficiará, a menudo no lo implementamos en nuestra vida simple porque tenemos miedo de perdernos una oportunidad importante.

Mientras nos acercamos al pasaje hoy, nos encontramos expuestos a un temor que afecta a muchos cristianos. Es el temor de la soberanía de Dios. Tocamos los primeros tres versículos en la prédica del domingo pasado y dijimos que “El hombre propone pero Dios dispone” en el versículo uno o en otras palabras que la soberanía de Dios le gana a la voluntad del hombre. En Segundo lugar vimos la realidad de que Dios juzga a nuestras motivaciones en el versículo 2 Esto significa que Dios juzga al hombre basado en las motivaciones del corazón. Simplemente, Dios conoce el corazón del hombre.

Quiero seguir hoy con los próximos versículos para ayudarnos evaluar nuestro entendimiento de quién es nuestro Dios y como este entendimiento juega un papel importante en como respondemos a la guía de Dios en nuestras vidas.

Es esencial que pongamos al lado nuestras premoniciones y temores de la soberanía de Dios antes que podamos enfocarnos en la Gran Comisión de Dios.

I. Dios muestra su soberanía sobre cada aspecto de nuestra vida v. 4

A. El designio de Dios es que cada hombre le trae gloria en cada circunstancia (Romanos 11:36).

B. Muchos cristianos fracasan en darse cuenta de que Dios obra según el designio de su voluntad (Ephesians 1:11). 

Dios utilice a los impíos para demostrar que el pecar y el sufrir están ligados.  

II. Dios se opone a nuestra arrogante independencia del Señor. v. 5   

A. Dios odia a nuestro orgullo. Como una razón principal de nuestro fracaso en depender de Dios y su voluntad, el orgullo nos mantiene lejos de una entrega total.

B. Dios juzgará a los arrogantes.  Todas las artimañas del hombre no le quitarán el juico de Dios.

III. Dios desea quitar nuestra culpabilidad. v. 6  

A. La reconciliación proviene como resultado de nuestra  fe en el Señor. Ambos el amor real [chesed] y la fidelidad de un Dios Santo están en vista aquí. La Palabra de Dios es la verdad que no solamente nos guía a Dios, sino también nos sostiene en nuestro diario vivir con el Señor.

B. Una victoria continua sobre el pecado viene como resultado de apartarnos del mal.  Esto es posible solo cuando nosotros estamos mandados a arrodillarnos. Debés de entender que una postura correcta involucrada en el temor de Dios. Los que se describen en las Escrituras como temerosos de Dios siempre se encuentran postrados delante de un Dios Santo. Cuando nos descubrimos por quienes realmente somos captamos la grandeza de nuestro Dios y le adoramos según este entendimiento. Nunca jamás odiará a tu pecado hasta que aprendés a reverenciar al Salvador.

IV. La soberanía de Dios obrando en nuestras vidas puede producir paz con nuestros enemigos v. 7

Literalmente quiere decir que es efectiva nuestra diplomacia. Esta generalización no pone trabas a la persecución del creyente (2 Timoteo 3:12). Porque no es cambie al carácter de nuestros enemigos sino tiene una influencia para bien sobre los con los cuales tenemos contacto en el día y puede reducir la deshonestidad en la comunidad.

poco con justiciaV. Un poco es mucho, cuando Dios esté allí. v. 8

Vivir piadosamente es mejor que gran ganancia (Pr. 15:16) Desde que todos nosotros apareceremos y daremos cuenta delante de nuestro Dios soberano debemos darnos cuenta de que estaremos juzgados basado, no en las posesiones que logramos tener, sino en lo que hicimos para Cristo. Ganancia deshonesta trae juicio mientras tener un poco logrado honestamente es mejor.

VI. El Dios soberano determina nuestros pasos. v. 9

Esto es a la vez ambos positivo y negativo en su aplicación. Cuando elegimos nuestro propio camino nuestro Dios soberano prevalece contra nuestros planes para guiarnos por la senda que él tiene para nosotros. Cuando andemos con el Señor, aún cuando el destino no es cierto, el Señor nos guía en el camino y nuestros planes se cumplen (Gen. 24:27).

soberania de DiosConclusión: Sentirte temor en cuanto a la soberanía de Dios y su guía en nuestra vida es un temor sin base alguno. Cuando reconocemos a Dios por quien verdaderamente es, y le permitimos tener control absoluto de nuestro ser es cuando recién tenemos la oportunidad de cumplir con su propósito en nuestra vida. Dios no te mantendrá lejos de las cosas que son para tu bien y es cierto que no te va a arruinar la vida. Él desea bendecirte ricamente mientras le servís con todo tu ser. No hay nada para temer de reverenciar a un Dios Santo.

El Agua que Satisface (Juan 4:7-14)

aguaJuan 4:7-14

Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber.

Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer.

La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí.

10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.

11 La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva?

12 ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?

13 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed;

14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 20 de enero, 2013

grabar.descargar mp3

DESCARGAR/GRABAR mp3.

paso de los toros

La bebida que nos hace quitar la sed en verano ¿Cuál es? Paso de los Toros es una línea de gaseosas o bebidas carbonatadas, especialmente de agua tónica, de origen uruguayo. El nombre comercial “Paso de los Toros” proviene de la localidad uruguaya homónima, en donde la bebida fue originalmente inventada y comercializada por primera vez. Se trató de una invención del químico Rómulo Mangini, quien creó la fórmula original de un agua tónica a base de cáscara de naranja y quinina, a petición de unos amigos ingleses que trabajaban en los ferrocarriles del norte del país. En los comienzos, tan sólo la producía en pequeñas cantidades para ellos, pero la bebida fue ganando paulatina popularidad en el mercado local de Paso de los Toros, antes de llegar a ser ofrecida en la capital del país, la ciudad de Montevideo.

Varios años después, cuando el nombre de la bebida ya era bastante conocido y el propio Mangini ya había fallecido, la embotelladora fue adquirida por la multinacional estadounidense PepsiCo. Durante las negociaciones que terminaron en su venta, la familia Mangini solicitó que la bebida mantuviese su denominación original “Agua tónica Paso de los Toros”. Pepsi continúa comercializando la línea Paso de los Toros hasta la actualidad, no sólo en el Uruguay sino también en el bastante mayor mercado argentino. Si bien la bebida insignia es un agua tónica, también se comercializan bajo esa misma marca gaseosas de los sabores naranja y pomelo.

En nuestro pasaje hoy, seguimos con el encuentro de Jesús con una mujer samaritana. La conversación empieza con un pedido de agua para quitar la sed y termina con una explicación del agua viva que representa al Espíritu Santo de Dios que mora en cada creyente.

I. La petición inesperada. Vs. 7-9

Los discípulos de Jesús se fueron a encontrar comida en la aldea mientras Jesús toma reposos en el pozo. Ahora viene una mujer solita para sacar agua al mediodía y Jesús la espera allí.

A. Jesús demanda agua de la mujer. V. 7  Es interesante que el verbo en el griego es en el imperativo. Jesús no busca un favor. Más bien, demanda que esa mujer cumpla con su petición. Pero no es la única razón por lo cual Jesús forma su petición de esa manera. En el versículo 10 Jesús mantiene que esa mujer samaritana debería haberle pedido a Jesús la misma cosa si lo hubiera reconocido por quién era. Sobre la segunda razón F.L. Godet comenta “Jesús sabe muy bien que una manera de ganar un alma, es pedirle que te haga un favor” (Leon Morris, El Evangelio Según Juan Vol. I cita a Godet, p. 301).

B.

  • La mujer quedó sorprendida. Vs. 8-9

Mientras la mujer samaritana se acercaba al pozo pudo verle a Jesús sentado allí solito, porque sus discípulos ya se fueron a hacer compras. Algo de su vestimenta o manera la hizo entender que era judío. Los hombres judíos no hablaban con los samaritanos ni tampoco usaron los utensilios de los samaritanos. Los rabies judíos ni siquiera hablaron con mujeres en público. Entonces la cosa más lejos de la mente de la mujer samaritana es empezar a tener una conversación con ese hombre. Entonces, cuando Jesús le hizo petición de un poco de agua ella respondió con tanta sorpresa esperándole ser como cualquier otro judío. Cristiano, no podemos actuar como los demás hombres del mundo y esperar ganar el mundo para Cristo.

La frase, “Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí” parece ser un comentario del evangelista y debe traducirse “porque los judíos no tienen tratos con los samaritanos” las venganzas  producen represalias. El maltrato de los judíos de los samaritanos produjo enemistad entre las dos razas.

II. La discusión inevitable. Vs. 10-12

Ahora Jesús tiene la oportunidad de hacer girar la conversación en torno de las cosas profundas.

A. Jesús le ofrece agua viva. V. 10  Jesús responde sin reparos a las preguntas de la mujer samaritana y deja las diferencias para otra conversación. Ahora le va a ver su “propia ignorancia e inmoralidad tanto como su necesidad de un Salvador” (Mathew Henry). “Si la mujer hubiera dado cuenta de la increíble situación en la que se encontraba y, sobre todo, que estaba hablando con aquel que Dios había enviado para traer nueva vida al mundo, habría sido ella la que le habría pedido a Jesús que le diese agua” (Morris, p.302). Agua viva es una referencia al agua corriente de un rio. Los judíos preferían el agua viva para la purificación en sus ceremonias religiosas. Pero el significado que Jesús le da a esta frase es lo de una fuente que salta de adentro de un creyente que tiene al Espíritu Santo que mora en él (7:38-39; Is. 44:3).

B. La mujer samaritana hace objeción a las cuestiones profundas y espirituales. Vs. 11-12  El uso del término de respeto “Señor” aquí puede ser un intento de poner distancia entre Jesús y ella. Primero dice que el pozo es profundo y sin los elementos necesarios le sería imposible sacarle agua. Es una mal interpretación de las palabras de Jesús igual a Nicodemo. En segundo lugar hay escepticismo de que Jesús es más que cualquier otro hombre común. Ella responde que el patriarca Jacob había cavado el pozo que ellos veneraban con su uso. Ahora Jesús pretende ofrecerle algo mejor que no se veía. “¿Cómo se atrevía un extraño a decir que él podía ofrecerle algo mejor?” (Morris, p. 305). Los que vienen a Jesús tienen que ver el agua viva por fe. Los lectores de Juan tienen que llegar a la conclusión que Jesús es mayor que Jacob.

III. Las consecuencias imperecederas. Vs.13-14

A. El agua de un pozo quita la sed por un poco de tiempo. V. 13  El agua del pozo puede ayudar con la sed durante unas horas y el hombre volverá a tener la misma necesidad y deseo. Debemos reconocer que cualquier confort que sacamos de las cosas de este mundo es perecedero. Volveremos a estar no satisfechos mientras buscamos las cosas terrenales (Mt.6:31-33).

B.

  • El agua viva se convierte en una fuente vigorosa. V. 14

“La vida que Jesús da no es una vida estática ni apagada…Se trata de una vida abundante (10:10), y el Espíritu vivo en las personas es una clara prueba de ello” (Morris, p. 306). No volveremos a tener sed aún cuando crezcamos y anhelamos conocerle más a Jesús. El agua saldrá de nosotros para producir más conocimiento de Jesús. Esto es un prueba de la vida que mora en nosotros.