Llamados a la Santidad (1 Tes. 4:6-8)

1 Tes. 4:6-8
6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.
7 Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.
8 Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo.

Nada menos que la santidad puede cumplir con el llamado de Dios para nuestras vidas. Hay mucha confusión hoy en día en cuanto a la voluntad de Dios, y aún más confusión sobre el llamado de Dios. Es cierto que debemos asegurarnos que nuestras decisiones estén dentro de la voluntad de Dios antes de tomar una decisión. Un ejemplo famoso en la Biblia es de Gedeón en Jueces 6:36 en adelante cuando se expuso el vellón para poner a prueba si Dios realmente lo iba a utilizar para juzgar a los madianitas y amalecitas. Pero la voluntad para un cristiano es mucho más fácil para discernir porque contamos con la Palabra de Dios revelada.

En nuestro texto que tenemos delante nosotros hoy encontramos a Pablo haciendo acordar a los tesalonicenses que ya habían instruidos en la voluntad de Dios y que Dios los había llamado a vivir vidas apartadas del mundo en su derredor. Ellos ahora tienen que comprometerse a vivir lejos de la inmoralidad y comenzar a vivir vidas realmente santas.

I. Apreciar al otro mejor que a uno mismo v. 6

A. Cualquier pecado sexual es una injusticia para alguien más. El romper esta regla defrauda en alguna manera a otro ser humano Romanos 6:23a. La palabra traducida “agraviar” es pasar el límite. El adulterio es una violación de los derechos del cónyuge, pero la inmoralidad antes del matrimonio se trata del robo de la virginidad que debe de presentarse como un regalo en el matrimonio. El hijo ilegítimo, producto de una unión sexual pecaminosa, trae deshonra y dificultad a la vida de muchos.

B. La inmoralidad sexual es pecado que trae juicio. Cuando invadimos el territorio de otro terminamos pecando contra su ser. Dios dice que tomará acción en contra de estas personas porque es vengador de los que cometen esta clase de pecado de manera desenfrenada (Deut. 32:35).

C. Estamos sin excusa por el testimonio recibido.  Es una enseñanza básica de la fe cristiana. Ellos ya fueron instruidos pero ahora Pablo los hace volver a acordar de estas enseñanzas fundamentales.

PREDICA 1TES4.7II. Agradar a Dios mejor que a uno mismo vv. 7-8

A. La atmósfera del llamado de Dios v. 7  En nuestro texto no hay mucha diferencia en las preposiciones, pero en el griego sí hay. El llamado de Dios para el creyente no es que “para” inmundicia. Esto hace referencia a propósito de vida. Sino hemos sido llamados “en” santidad a la santificación. Esto es un proceso como vimos en el v. 3 en comparación a 3:13.

B. La consecuencia de desechar esta enseñanza v. 8  El que toma esta enseñanza a la ligera está menospreciando a Dios mismo. La persona que procede a cometer pecado sexual toma en vilo al mismo Dios quien nos dio esta instrucción (Lucas 10:16). Esto es grave porque nosotros estamos menospreciando al Dios quien nos está dando al Espíritu Santo; la actividad constante de recibir la presencia del Espíritu de Dios (I Cor. 6:19). 

Conocer la Voluntad de Dios para tu Vida (1 Tes. 4:3-6)

1 Tes. 4:3-6
3 pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;
4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor;
5 no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios;
6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.

1 Tes copyConformarnos al estándar del mundo es una tentación que tenemos que resistir. En una ciudad griega del primer siglo, debe haber sido más difícil de resistir las tentaciones de la carne que para nosotros hoy en día. Nuestra cultura nos enseña que es necesario vivir acorde a ciertos códigos concernientes la moralidad. Interesantemente, estos mismos códigos están siendo cambiados cada vez más. Durante el periodo de tiempo que vamos a considerar en el texto hoy, encontramos a nuevos creyentes que están rodeados por una cultura que cree que la fidelidad en las relaciones matrimoniales es algo demasiado difícil para el hombre intentar a vivir. Fue tomado por sentado que un hombre iba a buscar satisfacer sus deseos sexuales fuera de los confines de la relación matrimonial. El mantenerse puro y casto era una expectativa fuera de lo común en los tiempos de Pablo. Esto nos hace preguntar si hubo un caso de infidelidad en la iglesia. Aparentemente que no, porque Pablo mejor anima a los hermanos a no ceder a las tentaciones de su sociedad que condenar a un caso en particular. Él no quiere arriesgarse con ellos entonces se toma el tiempo para hacerles acordar de la verdadera voluntad de Dios para sus vidas. En cuanto a la pureza sexual Pablo nos instruye que la voluntad de Dios es no conformarnos estándar del mundo para poder lograr la santificación.

I. Abstenerse de la inmoralidad sexual (v. 3)

A. Hay que evitarlo  Esto incluye cada manifestación del pecado sexual que está fuera de la voluntad de Dios. La palabra traducida “fornicación” es la palabra griega “porneia” e incluye la idea de cualquier clase de pecado sexual. Pablo dice que el adulterio, el sexo pre-matrimonial, la homosexualidad y demás perversiones son pecados y no glorifican a Dios. Los apóstoles ya habían identificado al pecado de la inmoralidad sexual como algo de abstenerse en el concilio de Jerusalén  (Hechos 15:20).

B. Sin importar la promiscuidad de la cultura.  La sociedad de los tesalonicenses incluía la adoración a dioses promiscuos y la adoración a estos dioses incluía muchas veces la prostitución en los templos de estos dioses. Pero Pablo deja en claro que la santidad y la inmoralidad sexual son mutuamente excluyentes.

II. Aprender a controlar su propio cuerpo (vv. 4-5) 

A. El autocontrol es posible para el creyente (v.4).  I Cor. 6:13-20 nos enseña que los creyentes tienen la responsabilidad de valorar a los demás creyentes. Estas son acciones y actitudes que uno tiene que aprender.

B. La falta de autocontrol es una indicación de paganismo (v.5).   Ellos no conocen a Dios y no tienen autocontrol. Nosotros conocemos a Dios y es por esta razón que debemos desear honrarle a Él con nuestros cuerpos. Nos dice en el v. 2 y 4 que nuestra instrucción es suficiente para no cometer esta clase de pecado. Ahora nos toca implementarlo.

III. Apreciar al otro mejor que a uno mismo (v. 6) 

A. La inmoralidad sexual es pecado que trae juicio.

B. Estamos sin excusa por el testimonio recibido.

 

Pecados Respetables: Mundanalidad

amishwomenLa mundanalidad es un concepto que significa diferentes cosas para distintas personas. Debemos entender que la mundanalidad es mucho más que una lista de actividades prohibidas o el uso de las comodidades de la época moderna. Hay dos pasajes de las Escrituras que nos ayudan a entender el concepto de la mundanalidad. El primero es 1 Juan 2:15-16 donde el Apóstol nos exhorta a no amar al mundo.

No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.  Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.

Hay otro pasaje del apóstol Pablo que nos ayuda a entender cuáles son los aspectos “aceptables” de la mundanalidad. El pasaje es 1 Corintios 7:31, y los que disfrutan de este mundo, como si no lo disfrutasen; porque la apariencia de este mundo se pasa.”  Diversas traducciones utilizan diferentes términos para transmitir la misma idea, pero la advertencia consiste en que podemos utilizar las cosas legítimas de este mundo, pero no darles más importancia de la que deben tener.

Basado en la advertencia de Pablo, he definido la palabra mundanalidad como estar pegado a, involucrado en, o preocupado por las cosas de esta vida temporal. Lo que hace que nuestra actitud hacia ellas sea mundana es el valor que les concedemos. Las cosas que valoramos más deben ser las “cosas de arriba” (Colosenses 3:2). Es decir: las espirituales, tales como la Biblia, la oración, el evangelio, la obediencia a Dios, el cumplimiento de la gran comisión y, por sobre todas las cosas, Dios mismo. Entenderemos mejor lo que es la mundanalidad con esta definición secundaria: “La mundanalidad consiste en aceptar valores, moralidad y prácticas de la sociedad incrédula, aunque decente, que nos rodea sin discernir si son bíblicos”. La mundanalidad es seguir el corriente de la sociedad que nos rodea mientras esta no sea abiertamente pecaminosa. Voy a limitar nuestra discusión a tres áreas en las que creo que hemos aceptado este pecado: dinero, inmoralidad e idolatría. En las tres áreas vamos a limitar el estudio a lo que a nosotros nos parece aceptable.

love-of-money-620x250Dinero

Jesús dijo: “No podéis servir a Dios y a las riquezas” (Mateo 6:24). Parece que en la vida de muchos creyentes el dinero está por encima de Dios. Pero el Señor y las riquezas no son opciones equivalentes, porque la Biblia dice: “ porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1 Timoteo 6:10). Si el dinero toma la preeminencia en nuestra vida, Dios no pierde, sino nosotros. En última instancia, él no necesita nuestro dinero. Si lo gastamos en nosotros mismos, nos convertimos en pordioseros espirituales. Debemos recordar que todo lo que poseemos, aun la habilidad de ganar dinero, proviene de Dios (Deuteronomio 8:17-18). Ofrendar al Señor al menos el 10 por ciento de lo que él nos ha dado es una demostración visible de que lo reconocemos así y se lo agradecemos. Finalmente, debemos recordar la infinita generosidad del Señor al darse a sí mismo por nuestra salvación. Pablo quiso estimular la generosidad del los corintios escribiendo 2 Corintios 8:9, “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.” Nuestras ofrendas deben reflejar el valor que le damos a su entrega por nosotros.

binoculars_25x100Inmoralidad

Sin duda usted está preguntando cómo es que la inmoralidad puede considerarse un pecado respetable. Lo hacemos siguiendo lo que un amigo mío llama inmoralidad vicaria. ¿Disfrutamos leyendo en secreto acerca de la inmoralidad de otras personas cuya conducta sexual se expone en periódicos y revistas semanales? Si es así, nos estamos involucrando en la inmoralidad vicaria. Si vamos al cine o vemos programas de televisión sabiendo que habrá escenas explícitas de sexo o leemos novelas sabiendo que contienen narraciones sexuales, estamos cometiendo inmoralidad vicaria. Es muy obvio que el mundo que nos rodea disfruta de este tipo de cosas. Esta es un área en la que los valores y las prácticas aceptables para la sociedad que nos rodea son contrarios a las Escrituras. Luego está el área del vestido deshonesto. Al salir de casa, me doy cuenta de la moda de las mujeres de todas las edades cuya intención explícita es atraer las miradas lascivias de los hombres. Hay dos áreas en las que podemos ser mundanos cuando hablamos de este tema. Primero, muchas mujeres cristianas, y las jóvenes en especial, están usando la misma ropa que se utiliza en el mundo incrédulo (1 Timoteo 2:9). Para los hombres, el problema radica en que reaccionamos a la forma de vestir provocativa con miradas cargadas de lujuria. En ambos casos somos mundanos. Tenemos dos armas en esta lucha Proverbios 27:20 y Romanos 6:21

idolos-del-corazonIdolatría

Es obvio que en la actualidad no adoramos ídolos de madera, metal o piedra. Nuestro problema es lo que algunos han llamado “ídolos de corazón”. En este sentido, un ídolo puede ser cualquier cosa que consideramos de mucho valor a tal grado que consume toda nuestra energía emocional y mental, o bien, nuestro tiempo y nuestros recursos. Puede ser cualquier cosa que tenga más importancia que nuestra relación con Dios o nuestra familia. En 2 Corintios 5:9 el apóstol Pablo presenta un principio que nos permitirá liberarnos de la tentación de idolatrar nuestra carrera.

Entonces, ¿cómo podemos enfrentar nuestra tendencia a la mundanalidad? No es decidiendo que ya no seremos mundanos, sino comprometiéndonos a ser más piadosos. Necesitamos sentir tal amor por Dios, que no haya lugar en nuestro corazón para las cosas de este mundo.