La Conexión Entre la Verdad y la Libertad (Juan 8:31-36)

ver. juan 8.32

Nosotros podemos experimentar verdadera libertad. Hoy por hoy hay mucha duda en cuanto a las afirmaciones de la Biblia. En el mundo pos-modernista en el cual vivimos nosotros, la verdad se cuestiona cuando no se conforma a los pensamientos de otra persona. La tolerancia es una frase cuya definición ha cambiado a significar aceptación de los valores que no comparto y es el mantra de los inconversos. Al profesar que la Biblia es verdad, el creyente sufre las consecuencias negativas. Pero hay una verdad que nos ofrece libertad, y esta verdad es la Palabra de Dios.

Un erudito dijo una vez acerca de la libertad lo siguiente:

“La libertad es asunto de cada persona. El hombre que no defenderá su libertad, no merece su libertad” (Carl McIntire).

Alguien más ha dicho que

“La libertad no se consigue libre de costos, no es gratuita.”

Para el cristiano estos pensamientos se hacen realidad al considerar el alto costo que pagó nuestro Señor Jesucristo para conseguir nuestra libertad. Cristo murió por nuestros pecados para librarnos de la esclavitud del pecado. Pero la salvación es un comienzo de la nueva vida y no su fin.

Hay que reconocer que no es la persona que tome una decisión una vez en la vida que experimenta verdadera libertad, sino él que decide persistir en su fe que encuentra libertad espiritual. Mientras seguimos ciegamente las mentiras de este mundo de tolerancia e incorporamos esta mentira en nuestra forma de vivir, debemos concluir que seguir una ilusión no nos libera sino nos esclaviza. A través de Jesucristo, nosotros podemos experimentar verdadera libertad.

Juan 8:31-36

31 Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos;

32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

33 Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres?

34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.

35 Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre.

36 Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

I. La verdadera libertad se encuentra en vivir la vida del discípulo. (V. 31-32)

Nuestro texto dice que Jesús va a empezar a los que creyeron en Él. Pero la conclusión que vamos a tener que sacar es que ellos creyeron en sus afirmaciones de ser el Mesías de su propia manera. No se entregaron a la persona de Jesús.

A. El verdadero discípulo persiste en la palabra. (V. 31) Cuando estudiamos, entendemos y practicamos lo que la Biblia nos dice podemos persistir en la Palabra de Dios. Esta es una condición de ser un verdadero discípulo.  En otras palabras dice Jesús:

“Su lealtad futura a mis enseñanzas confirmará su profesión presente.”  (A. T. Robertson)

Cuando alguien se presenta para la membresía de esta iglesia, se hace basado en su profesión de fe. Pero su persistencia en la aplicación de la Palabra de Dios en su vida cotidiana muestra si es una profesión sincera o no.

B. El verdadero discípulo experimenta la verdad y disfruta de la libertad. (V. 32) La libertad aquí presentada es la libertad de la esclavitud del pecado (Romanos 8:2). Pero esta libertad no nos permite hacer lo que queremos porque tiene confines (Romanos 6:18). La libertad intelectual, moral y espiritual se logra únicamente cuando la oscuridad de la ignorancia, el pecado y la superstición es conquistada por la verdad de Dios que nos santifica (Juan 17:17). Habrá discernimiento entre la verdad y la mentira.

II. El engaño de este mundo es  extremadamente fuerte. (V. 33)

A. La jactancia es resultado del engaño.  Cada judío se jactaba de su descendencia de Abraham pero ellos confiaban en el mero descendencia física (Mateo 3:9).  Dios hizo de los gentiles descendentes espirituales de Abraham (Romanos 9:6).

B. La ceguera es resultado del engaño.  Los judíos se olvidaron de su situación actual. Estaban bajo el yugo de los romanos en aquel momento y había pasados por la esclavitud de los Asirios, los Babilonios, los Persas, y más imperios.

 III. La verdadera libertad se consigue en a través de Jesucristo. (Vs. 34-36)

A. Aparte de Cristo no hay libertad. (V. 34)

B. Sólo el Hijo tiene un lugar permanente. (V. 35)  (Gen. 21:10; Gal. 4:30)

C. Cristo nos quiere hacer hijos por adopción. (V. 36)

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 11 de mayo 2014

 

Echando Profundas Raíces

Efesios 3:14-21

14 Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo,

15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra,

16 para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;

17 para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor,

18 seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura,

19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

20 Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros,

21 a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 19 de agosto, 2012

DESCARGAR AUDIO – MP3.

En el contexto de la iglesia local el Apóstol Pablo nos enseña que cada creyente debe llegar a ser una parte fuerte del conjunto. No podemos vivir aislados en nuestro pecado porque esto no es el plan de Dios desde la eternidad pasada, sino es necesario que cada individuo esté bien arraigado y cimentado en el amor de Dios. Este amor produce cristianos firmes y fuertes que disfrutan de la comunión con otros creyentes firmes y fuertes. Todo esto es posible a través del Espíritu de Dios que fortalece a cada creyente.

I. Pablo pidió que los cristianos estemos fortalecidos. V. 16

En los versículos 14 y 15 el Apóstol Pablo establece el hecho de que su postura en pedir algo del Dios Todopoderoso, el ser supremo en el cielo y en la tierra es una de sumisión. Con las rodillas dobladas significa que la cosa deseada no se logre por uno solo, sino es algo que es dado por uno más poderosos que es capaz de hacerlo. La primera cosa que Pablo pidió para todos los creyentes fue fortaleza en el poder divino.

A. El poder divino nos es dado según las riquezas de la gloria de Dios.

La idea de un poder fortalecido es la idea de un hormigón reforzado con hierro. El poder de Dios parece ser algo místico para muchos creyentes, cuando en realidad es algo que forma parte de las riquezas transferidas en el momento de nuestra adopción como hijos de Dios. El problema que tenemos es vivir una vida reforzada con el poder divino.  Gracias a Dios su poder es dado según sus riquezas y no solamente de  sus riquezas. Si soy millonario y te doy diez pesos te he dado de mis riquezas, pero si te doy un millón de pesos te he dado según mis riquezas. La primera es una porción y la segunda es una proporción.

B. Este poder es disponible para el hombre interior.

El hombre exterior muere pero el hombre interior puede ser renovado espiritualmente cada día para darnos éxito en la vida cristiana. El hombre interior requiere ser ejercitado I Tim. 4:7-8; ser limpiado Salmo 51:7; y precisa alimentación Mat. 4:4. El hombre interior es la parte donde habita y obra Dios.

C. Este poder es posible por la obra del Espíritu Santo.

La obra de Dios es exitosa cuando el poder del Espíritu de Dios controle al hombre interior. Esto significa que estamos siendo controlados por Dios en toda área de nuestras vidas. Tenemos que dedicarnos al estudio de la palabra de Dios para poder experimentar el crecimiento espiritual a través del poder de Su Espíritu. Hebreos 5:12-14 nos advierta de la posibilidad de haber sido cambiados por Dios solamente para dejar de permitir al poder del Espíritu Santo de Dios controlar a nuestro ser. Solamente cuando damos prioridad al Espíritu Santo en nuestras vidas y le dejamos controlar el hombre interior tenemos éxito en crecer para la gloria de Dios y a la vez para el avance de Su obra en la tierra.

II. Pablo pidió que los cristianos tengamos profundidad. V. 17

Pablo utilizó algunas figuras para ilustrar la idea de la profundidad necesaria en la vida cristiana.

A. Que Dios habite en nosotros.

Esta palabra significa en el griego que Dios se sienta en casa en nuestros corazones. Que Dios resida y esté cómodo en el corazón de cada creyente. Esta es una referencia a la necesidad de cada creyente de profundizar su relación con Dios a través del ejercicio de nuestra fe a través del conocimiento.

B. Que estemos arraigados y cimentados en amor.

Estas figuras ilustran primero un árbol que se sostiene por tener sus raíces echas bien profundas en la tierra de dónde busca su alimentación, y la segunda es la idea del fundamento de un edificio. Si el edificio no tiene un buen fundamento, cuando vienen las tormentas se cae en seguida. Mateo 7:27. El creyente tiene que tener una relación profunda con Dios en Su amor para poder estar firme contra el ataque de Satanás. Efesios 6:11

En Mateo 13:3-9 Jesús nos relata la parábola del sembrador y dice que la semilla que no cae sobre la buena tierra no va a poder echar raíz y tener un fundamento para llegar a la madurez. La vida que de cada creyente precisa esa madurez que se base en fe y se ejerce en amor.

 III. Pablo pidió que los cristianos tengamos percepción. V. 18-19a

Pablo dice aquí que es esencial que el creyente no solamente entiende que Dios es amor sino también llega a tomar posesión de esta verdad.

A. Que comprendamos la inagotable grandeza  del amor de Dios. V.18

La palabra traducida comprender significa tomar posesión para el beneficio de uno mismo. El amor de Dios no es limitado en sus dimensiones, cosa que significa que es inagotable.

B. Que reconozcamos que el amor de Dios es reconocido por el pueblo de Dios. V. 19a

Ningún creyente tiene que preocuparse de tener recursos adecuados para enfrentar la vida cotidiana. Dios derrama en nuestros corazones lo que es imposible conseguir aparte de Dios y que es menospreciado por el mundo. Rom 5:5

 IV. Pablo pidió que los cristianos tengamos plenitud. V. 19b

A. El medio de nuestra plenitud es el Espíritu Santo. (Efesios 5:18)

Debemos estar controlados completamente por el Espíritu Santo demostrando el poder del Espíritu Santo que opera en nosotros.

B. La medida de nuestra plenitud es Cristo mismo. (Efesios 4:11-16)

Es triste cuando el creyente usa la medida equivocada. Él busca en su alrededor para compararse con los otros creyentes para disculparse de sus faltas y fallas. Cuando la realidad es que nuestro estándar es Cristo mismo.

Es muy popular hoy en día de enseñar que los hijos de Dios reciben sólo cosas buenas y vivirán en abundancia, pero eso no es lo que la Biblia dice. Nos encontramos en realidad que estamos en la batalla de una guerra que va a durar mientras vivimos. Preparate para luchar y ganar la batalla hoy echando profundas raíces en la fe.

Un Liderazgo Refrescante (parte 2) – Un ejemplo para seguir

El segundo parte de “Un Liderazgo Refrescante”

1 Corintios 16:15-24

15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos.

16 Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan.

17 Me regocijo con la venida de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico, pues ellos han suplido vuestra ausencia.

18 Porque confortaron mi espíritu y el vuestro; reconoced, pues, a tales personas.

19 Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor.

20 Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo.

21 Yo, Pablo, os escribo esta salutación de mi propia mano.

22 El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. El Señor viene.[a]

23 La gracia del Señor Jesucristo esté con vosotros.

24 Mi amor en Cristo Jesús esté con todos vosotros. Amén.

Pastor Jaime Greenwood, 5 de agosto, 2012

[youtube http://youtu.be/D8ZZbLLSEdw]

Descargar audio aquí.

 

I. El ejemplo de hombres como Estéfanas. Vs. 15-18

A. El carácter de un verdadero siervo. V. 15

Pablo ya mencionó que bautizó a esa casa en 1:16 y ahora agrega que son las primicias de la obra de Dios en esa zona. Pablo los utiliza como ejemplo para seguir cuando dice que se han dedicado al servicio de los santos. Esta palabra significa “determinado o adicto” e implica que aprovechaban de las oportunidades de servir, no para lograr una posición de liderazgo, sino para suplir las necesidades de los hermanos en Cristo. No indica que les ministraba la Palabra de Dios sino que suplieron todas sus necesidades tanto físicas como espirituales.

Para lograr ser un buen ejemplo es necesario que uno demuestre una actitud de servicio hacia los demás. Esa actitud comienza en el hogar y se extiende a la casa de Dios. Si uno no puede servir a su familia primero, no hay esperanza que llegará a servir con amor en la casa de Dios y la familia de Dios.

Es interesante que el apóstol Pablo no hace mención de un llamado especial de Dios para ser uno “dedicado al servicio.” Más bien, es una actitud que se cultiva dentro del ser cambiado y agradecido por lo que Dios ha hecho en su vida. Un enfoque correcto producirá resultados correctos.

B. La necesidad de seguir el ejemplo de los verdaderos siervos. V. 16-18

Ellos no solamente realizaron tareas sino trabajaron al punto de estar exhaustos. Pablo hace mención de Estéfanas, Fortunato y Acaico para ilustrar el hecho que un verdadero siervo no espera una buena solución a los problemas, sino la busca hasta que la halle. Estos hombres se acercaron a Pablo para comentarle y aclararle todos los asuntos pendientes en Corinto. Pablo dice en versículo 17 que suplieron la ausencia de la iglesia o la información que faltaba de la carta enviado a Pablo. Y en el V. 18 dice que no solamente ayudó a Pablo en determinar un futuro rumbo en cuanto a su trato con la iglesia, sino también ayudó en gran manera a la iglesia en Corinto.

Ellos son ejemplos dignos de seguir y por eso Pablo los manda a someterse a alguien así en el V. 16. El hecho que Pablo indica que uno reconocido como siervo de los demás debe gobernar sobre la congregación es exactamente lo que Jesús enseñó a los discípulos en el aposento alto cuando lavó los pies de los doce. Son dignos de ser reconocidos como una ayuda para la iglesia. Al no hacerlo el creyente demuestra que está siendo guiado por su propia soberbia.

II. Un estímulo desde lejos. Vs. 19-24

A. No estamos solos en la lucha. V. 19-20ª

Pablo ahora le hace recordar a la iglesia en Corinto que no está solita en la lucha para la piedad. Hay iglesias en Asia menor que también siguen en la verdad. Aquila y Priscila, mencionados no menos de seis veces en las escrituras y también responsables por instruir a Apolos, activamente siguen en su servicio para el Señor y se acordaban de ellos aún en medio de su intento de comenzar otra iglesia nueva en su casa.

B. Los saludos deben ser con amor fraternal. V. 20b

El beso es equivalente a tomar la mano en el mundo occidental de hoy.

C. El saludo personal de Pablo. V. 21

Pablo demuestra que utilizó un amanuense para escribir la carta pero termina firmándola con su propia mano.

D. El que no ama al Señor debe sufrirá una maldición. V. 22

Obviamente tenemos instrucción extensiva en lo que es el amor de Jesucristo a través de esta misma carta. La Palabra anatema significa “consagrado para la destrucción” y la frase traducida “El Señor viene” es la palabra aramea “Maranata.” Pablo comunicó a la iglesia que la cosa más importante para ellos era poner por obra todo el consejo de Dios. Al no hacerlo, que sean apartados para la destrucción tan seguro como la venida del Señor.

E. El que sigue todas estas instrucciones debe esperar la gracia de Dios. V. 23

Gracia es algo no merecido.

F. Los motivos de los siervos verdaderos tienen que ser puros. V. 24

Pablo no guarda rencor contra ninguno de los hermanos a pesar de sus malas actitudes hacia él. Por eso, puede decir su amor “esté con todos” ellos. Es una lección importante reconocer que el mal hecho en contra de nosotros será juzgado por Dios algún día. Pero mientras tanto, nuestra responsabilidad es amar a nuestro hermano y amonestarlo a hacer lo correcto.

Un Liderazgo Refrescante (parte 1)

1 Corintios 16:13-24

13 Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos.

14 Todas vuestras cosas sean hechas con amor.

15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos.

16 Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan.

17 Me regocijo con la venida de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico, pues ellos han suplido vuestra ausencia.

18 Porque confortaron mi espíritu y el vuestro; reconoced, pues, a tales personas.

19 Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor.

20 Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo.

21 Yo, Pablo, os escribo esta salutación de mi propia mano.

22 El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. El Señor viene.[a]

23 La gracia del Señor Jesucristo esté con vosotros.

24 Mi amor en Cristo Jesús esté con todos vosotros. Amén.

Pastor Jaime Greenwood, 29 de julio, 2012

[youtube http://youtu.be/oZyXZlw5fAI]

Descargar audio.

 

 

La exhortación de ir delante. (Vs. 13-14)

I. Estar en guardia. V. 13

Esta no es una condición temporaria sino una actitud continua. Lleva la idea de luchar a mantenerte despierto. En circunstancias peligrosas es necesario estar en guardia. Tanto más peligro, tanto más necesidad de velar.

A. Estar firme en la fe.

Implica una estabilidad que era deficiente en la iglesia de Corinto. Adhiérete a la revelación de Dios y no cederte a la sabiduría mundanal. Judas 3

B. Tener coraje.

No solamente indica que hay que tener coraje, sino también conlleva la idea de ser maduros y destinado a contrarrestar la inmadurez evidente en Corinto.

C. Ejercerse.

I Tim. 4:7 nos manda a ejercitarnos para la piedad. Este verbo significa luchar para hacer el cuerpo más fuerte. Esto no es algo inherente en el creyente, sino demanda mucha lucha para lograrlo.

II. Hacer todo con amor. V. 14

Pablo no desea una agresión o asertividad de los líderes, pero sí desea una fuerza que se demuestra a través del amor. Manso, no ganso. El amor de Dios demanda un conocimiento de Dios que viene a través de una relación activa con Dios a través de Su Palabra. Ej. Los discipulados.