El Reino Supremo De Jesús (Juan 18:33-40)

Con un caso muy importante delante de la corte el testigo principal terminó siendo un hico de 12 años. El abogado defensor empezó su interrogación del chico con una pregunta acerca de si el padre del joven le había influenciado a responder de una cierta manera. El joven respondió que “sí, mi papá me dijo lo que debería decir a la corte”. El abogado le preguntó al chico, “¿qué es lo que tu padre te dijo que tenés que decir?” El chico respondió y le dijo, “mi papá me dijo que los abogados iban  a intentar a enredarme en mis propias palabras así que yo debo decir solo la verdad para no tener problemas en cuanto a mi testimonio”.

Jesus before PilateEncontrar la verdad es algo bastante difícil de conseguir hoy por hoy. Jesús está acusado de varios crímenes entre ellos ser líder de una resistencia contra el Imperio Romano. Pilato tiene la tarea de interrogarle a Jesús y averiguar si es un criminal digno de la muerte que los líderes religiosos tanto anhelaban conseguir. Pilato comienza a cuestionar a Jesús para ver si es una amenaza dentro de su territorio. Su conclusión es que Jesús no es una amenaza político pero esto no implica que saldrá ileso de aquel encuentro.

Juan 18:33-40
33 Entonces Pilato volvió a entrar en el pretorio, y llamó a Jesús y le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos?

34 Jesús le respondió: ¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dicho otros de mí?

35 Pilato le respondió: ¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los principales sacerdotes, te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?

36 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.

37 Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.

38 Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Y cuando hubo dicho esto, salió otra vez a los judíos, y les dijo: Yo no hallo en él ningún delito.

39 Pero vosotros tenéis la costumbre de que os suelte uno en la pascua. ¿Queréis, pues, que os suelte al Rey de los judíos?

40 Entonces todos dieron voces de nuevo, diciendo: No a éste, sino a Barrabás. Y Barrabás era ladrón.

***

Predica del Pastor Jaime Greenwood, 7 de junio, 2015

***

I. Jesús está expuesto a la interrogación. Vs. 33-38ª  Ningún rey debe de tener que responder por sus acciones. Pero en el caso de Jesús, nadie quiere reconocer su majestad ni tampoco su autoridad.

A. Pilato cuestiona a Jesús concerniente las acusaciones acerca de su reino. Vs. 33-35

B. Jesús propone que es un Rey distinto a todo rey. Vs. 36-38a Juan presenta la preexistencia de Jesús y su propósito en venir. Jesús ha venido para exponer a la verdad. Pilato demuestra su frustración en encontrar la verdad y rehúsa creer que Jesús es una fuente de la verdad.

II. Jesús está expuesto a los caprichos del pueblo judío. Vs. 38b- 40

A. Jesús está declarado inocente. V. 38b

B. Jesús está rechazado cómo Rey de los judíos. Vs. 39-40  El pueblo judío no quiere un Rey humilde sino un libertador. Jesús ha venido para quitar los pecados del mundo en sacrificio por nuestros pecados. En Levítico 16:5-10 la Biblia presenta una figura de lo que ocurre delante de Pilato.

Siendo De Otro Mundo (Juan 15:17-25)

Años atrás un profesor en Nueva York escribió sobre su experiencia con entre un 10 y un 20 por ciento de sus alumnos quienes admitieron que el holocausto había ocurrido pero no pudieron llegar a decir que la matanza de millones de personas fue algo malo. Un alumno hizo el comentario: “A mí no me gusta los nazi, pero ¿quién soy yo para decir que estaban equivocados moralmente?” El articulo continuaba diciendo que “algunos alumnos no estuvieron de acuerdo en oponerse a los horrores morales grandes por ejemplo los sacrificios humanos, las limpiezas étnicas y la esclavitud porque concluyeron que nadie tenía el derecho de criticar la moralidad de otro grupo o cultura” (Juan Leo en US News and World Report 21/7/97).

Para el mundo el ejemplo más alto de la bondad es el ser humano mismo. Nosotros no somos tan malos para merecer un castigo por nuestras acciones. Pero la Biblia dice que “todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23) y que “No hay justo, ni aun uno” (Rom. 3:10). Después de la salvación incluso los cristianos nos cometemos pecados, por lo menos de vez en cuando “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros” (I Juan 1:8).

¡El mundo en el cual vivimos odia a este mensaje! Odia al concepto de que uno no puede ser bueno aparte de Dios. Así que el mundo odia a la idea de un Jesús Salvador porque su existencia declara que estamos perdidos sin Dios. En Mateo 1:21 la Biblia dice, “[María] dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESUS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” El mundo está abatido por su pecado y precisa ser salvo de su pecado.

Pero hay muchas personas en el mundo que rechazan la idea de su propia pecaminosidad. Hay muchos que creen que pueden ser buenos aparte de Dios. Pero la forma en que se logre la bondad a su manera es a través de una rebaja del estándar que Dios nos ha dado. Así que el mundo ha rechazado a Jesús y Su justicia para establecer su propia justicia o estándar de lo que es correcto o no. Esto ha producido una moralidad gobernado por la mayoría. Por ejemplo…

  • Si la mayoría aprueba la convivencia sin el matrimonio… dicen que esta es la nueva moralidad.
  • Si la mayoría aprueba la homosexualidad… dicen que está bien.
  • Si la mayoría aprueba diferentes drogas… ellas llegan a ser aceptables.
  • Si la mayoría aprueba el homicidio de los bebés sin nacer… dicen que no es un pecado.

Muchos en nuestra sociedad han decidido que no hay mayor autoridad que el ser humano mismo. Así que no hay verdad absoluta que los guía. La moralidad es “relativa” a la sociedad en la cual uno vive.

Es por esta razón que el mundo rechaza a Jesús y sus seguidores. “…Centrarse en el mandamiento del amor es la característica principal de la vida cristiana. Y esa característica es la que hace que el mundo persiga a los cristianos” (Morris, Leon. El Evangelio Según Juan Vol II p. 302). Si somos seguidores de Jesús viviremos vidas de otro mundo y recibiremos el maltrato de los que no llegan a comprender el cambio realizado en nuestro ser. Los efectos de nuestra vida cambiada son varios.

Juan 15:17-25

17 Esto os mando: Que os améis unos a otros.

18 Si el mundo os aborrece, sabed que a mí me ha aborrecido antes que a vosotros.

19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.

20 Acordaos de la palabra que yo os he dicho: El siervo no es mayor que su señor. Si a mí me han perseguido, también a vosotros os perseguirán; si han guardado mi palabra, también guardarán la vuestra.

21 Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

22 Si yo no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado.

23 El que me aborrece a mí, también a mi Padre aborrece.

24 Si yo no hubiese hecho entre ellos obras que ningún otro ha hecho, no tendrían pecado; pero ahora han visto y han aborrecido a mí y a mi Padre.

25 Pero esto es para que se cumpla la palabra que está escrita en su ley: Sin causa me aborrecieron.

***

[youtube http://youtu.be/D4rTOxRf9JQ]

***

I. Sufriremos por causa de Cristo (v. 17-21).

A. El mundo nos odiará del mismo modo que le odiaba a Jesús (v. 17-18).  Mientras el cristiano se conoce por su amor hacia los demás, los del mundo están destacados por su odio de Jesús y sus seguidores. El pasaje asume que va a haber odio de parte del mundo que es una actitud permanente. Por esta razón, el odio que un cristiano puede sentir no se basa en el ejemplo de Jesucristo.

B. No pertenecemos a este mundo que reaccione contra nosotros los cristianos (v. 19).  La reacción del mundo en contra del cristiano es inevitable porque hemos sido escogidos por Jesús y hecho “nuevas criaturas”. Criaturas tan extrañas que el mundo nos identifica como una amenaza. Esta actitud no nos debe de sorprender.

ver. jn 15.19

C. Seremos perseguidos por obedecer la Palabra de nuestro Salvador (v. 20).  Juan cita a 13:16 exactamente, cosa que rara vez ocurre en este evangelio. Es probable que quiera poner énfasis en esta sentencia. Si no guardan las enseñanzas de Jesús, ¿cómo guardarán las instrucciones de los seguidores de Jesús por más que reflejan la enseñanza divina? Pero hay algunos que la seguirán y ¡gloria a nuestro Dios por estos pocos!

D. Lo soportamos por causa del nombre de Jesucristo (v. 21).  El rechazo al final es un rechazo de la Persona de Dios Padre quien se revela en Jesucristo. El mundo no conoce a Dios Padre y no lo puede conocer mientras sigue con su rechazo de la Persona de Jesús. Si deseás bajar el nivel de rechazo de tu persona por los que están en tu alrededor, bajar el volumen, o cantidad de tu testificar de la Persona de Jesucristo.

II. Sentimos la oposición del mundo contra las enseñanzas de Dios (v. 22-25).

A. Seguir a Jesús imputa al mundo su pecado de rechazar el mensaje de Dios (v. 22-23).  ¿Cuál es el pecado principal del mundo? El odio que ellos sienten hacia Dios Padre y Dios Hijo. Por su estrecha relación, el odio del Hijo representa el odio del Padre. Este odio se basa en el rechazo del mensaje que Dios es amor. Y por amor al mundo, mandó a su Hijo a morir por sus pecados. Pero esto si implica que el mundo es pecaminoso y precisa un Redentor. Este es el mensaje que el mundo rechaza. Mientras nosotros nos dedicamos a compartir este mensaje, vamos a sentir un fuerte rechazo de nuestra persona. Pero es necesario compartir el mensaje de la salvación para que el mundo no tenga excusa. Un autor dijo,

“Los judíos que eran leales a su tradición, la tradición religiosa más noble del mundo, quizá eran culpables de lo que los teólogos han llamado ‘el pecado material’, ya que aquella tradición estaba por debajo de la voluntad perfecta de Dios; pero no eran culpables del ‘pecado formal’, que consiste en una oposición deliberada a que esa voluntad sea dada a conocer. Pero ahora que había sido dada a conocer, y ellos la rechazan, su pecado es inexcusable” (Temple citado en Morris, nota a pie, p. 306).

B. Obrar en nombre de Jesús desata el rechazo de la revelación del Padre en el Hijo (v. 24). Hay un contraste entre el Padre y mi Padre que es muy fuerte y representa cuán profunda es el rechazo de los que no creen y no desean seguir a Jesucristo.

C. El rechazo que enfrentamos es un odio irrazonable (v. 25).  Citando a Salmo 35:19, 64:4 o 109:3 Jesús muestra que no hay razón legítima por su rechazo siendo su mensaje un mensaje de amor que permite el establecimiento de una relación con Dios Padre.

Conocer a Jesús es Ver al Padre (Juan 14:7-14)

King's Crown“Antes de una batalla crucial durante la Tercera Cruzada, Felipe II de Francia ideó una manera única de motivar a sus tropas. Quitó su corona real y la colocó en una mesada, donde anunció que después de la batalla darían la corona de su reino al soldado que demostró el mayor coraje y que contribuyó más a la victoria. Cuando el rey había llevado a sus soldados a un gran triunfo y los enfrentamientos terminaron, una de sus nobles tomó la corona y la colocó de nuevo en la cabeza del rey, diciendo “Tú, Oh rey, eres el más digno”.

Un día cuando veamos a Jesús en el Cielo, seremos finalmente capaces de entender totalmente la magnífica gloria y el esplendor de nuestro Salvador. Aunque leamos de Su gloria en la Biblia, nuestras mentes finitas no pueden realmente entender Su grandeza. Pero cuando estemos en Su presencia, todo eso cambiará. Y aquellos que han servido a Jesús fielmente serán capaces de honrarle devolviéndole los trofeos y las coronas que generosamente nos da por nuestro servicio.

Él está en lo alto y es exaltado, y nuestra mayor gloria en el cielo será acompañar a la multitud que adora a Jesús. Antes de que el mundo se creara, el plan estaba listo para que Jesús viniera a la Tierra como nuestro Salvador. Su nacimiento, vida, muerte y resurrección demuestran el grado del amor de Dios por nosotros y nos dan la esperanza de la vida eterna. Un día todos los que le conocen se unirán para coronarle Señor de todos.” (Paul Chappell, Diariamente en la Palabra)

Pero no todos han captado el significado de la Persona de Jesús. Hay sectas que rechazan la deidad de Jesús y hay creyentes que mantienen dudas en cuanto a la Persona de Cristo o su bondad. Pero nuestro texto hoy no deja lugar a dudas que Jesús no solo es un enviado de Dios sino que es la expresión, en forma humana, de la Deidad en toda su gloria. Esta revelación tiene varias implicaciones para el creyente.

Juan 14:7-14

Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.

Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta.

Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre?

10 ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras.

11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.

12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.

13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré.

***

[vimeo http://vimeo.com/115162574]

***

I. Nos es preciso comprender lo que la Persona de Cristo implica. V. 7

A. Estamos amonestados por nuestra falta de comprensión.  Los discípulos no conocieron a Jesús como deberían conocerle. En un sentido sí, lo conocieron porque habían abandonados a sus vidas anteriores para seguirle a Él. Pero mientras “le conocieron a ser el Cristo, no procuraron conocer a Dios en Él” (Mathew Henry).

B. Estamos animados a conseguir un conocimiento pleno.  Mientras que no le conozcamos como le debemos conocer, no es una condición permanente. No es para nada común que alguien diga en el Antiguo Testamento que ha conocido a Dios. Pero, según Juan, esta situación está por cambiarse debido a la persona de Jesucristo. Jn. 1:18 ¡Dios es como Jesucristo!

 II. La revelación del Padre está en el Hijo. Vs. 8-11

A. Una teofanía no es la solución a nuestra ignorancia. V. 8  En un sentido, la petición de Felipe revela la más grande necesidad de cada persona. Conocer a Dios es lo que debe producir satisfacción y gozo en el alma de cada individuo. Sal. 16:11; 17:15

Pero Felipe pide algo más allá que un conocimiento de la voluntad de Dios porque busca una demostración de su esencia. Termina diciendo que esto será suficiente. Pero esto no es suficiente para garantizar nuestra obediencia a la voluntad de Dios porque los judíos contaban con la presencia de Dios de forma visible en el Monte Sinaí y allí construyeron un ídolo delante de Dios.

Esta es entonces una muestra de su falta de fe y una ignorancia de la manera espiritual en que Jesucristo hace manifiesto el Padre.

B. Mucho tiempo con Jesús no certifica un alto nivel de comprensión de su Persona. V. 9  Nos sorprende encontrar a los mismos seguidores de Jesús mostrar tanta ignorancia en cuanto a su Persona y misión. Pero si los mismos discípulos se mantuvieron ignorantes en cuanto a la naturaleza de Jesús, debemos mostrar paciencia con los cristianos que manifiestan las mismas tendencias hoy. Felipe reconoció a Jesús como el Mesías en su primer encuentro con Jesús Jn. 1:45 pero hasta este momento no había conocido al Padre en Él. Nuestro nivel de comprensión de la Persona de Jesucristo es una indicación de la profundidad de nuestro conocimiento de su Palabra. Filipenses 3:10  

Podemos escuchar muchos sermones y estudiar la Palabra de Dios largamente y todavía estar débil en mi conocimiento de Cristo, y no apto en manejar su Palabra.

C. La falta de fe va a producir errores doctrinales. Vs. 10-11  “Jesús habla aquí del Padre y de sí mismo como dos personas, y sin embargo cómo una unidad como nunca dos eran o serán” (Mathew Henry).

La expectativa es que incluso los judíos creyeran Jn 10:38 pero la falta de fe en sus propios discípulos es sorprendente frente a las plenas enseñanzas de Jesús. Las Palabras habladas son la obra de Dios Padre.

Jesús nos insta a creer en las palabras pronunciadas de igual manera que debemos creer en Su Persona. “Creer que Él está en el Padre, y el Padre en Él es parte de la fe por la que uno se compromete con Cristo” (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol. II p.268). Pero si la Palabra de Jesús no es suficiente debemos creer en las obras milagrosas realizadas como una demostración de su Eterna Deidad. Porque “la fe que se deriva de haber visto un milagro es mejor que la incredulidad” (Morris, p. 268).

“Los milagros de Cristo son pruebas de la misión divina, no solo para la convicción de infieles, sino también para la confirmación de la fe de sus propios discípulos”. (Mathew Henry)

Cómo Llegar a la Casa De Dios (John 13:36-14:6)

the way

John 13:36-14:6

36 Le dijo Simón Pedro: Señor, ¿a dónde vas? Jesús le respondió: A donde yo voy, no me puedes seguir ahora; mas me seguirás después.

37 Le dijo Pedro: Señor, ¿por qué no te puedo seguir ahora? Mi vida pondré por ti.

38 Jesús le respondió: ¿Tu vida pondrás por mí? De cierto, de cierto te digo: No cantará el gallo, sin que me hayas negado tres veces.

No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino?

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

***

[vimeo http://vimeo.com/114572038]

***

I. El intercambio emocional después del nuevo mandamiento. Vs.36-38  Jesús acaba de enseñar algo que forma la esencia de mensaje cristiano y sus discípulos ¡lo ignoran por completo! Están preocupados que se van a quedar sin su maestro.

A. Pedro está perplejo. (V. 36a)

B. Jesús responde indirectamente. (V. 36b) A diferencia de los fariseos, los verdaderos seguidores de Jesús lo pueden seguir y lo van a encontrar después.

C. Pedro está indignado. (v. 37)  Dice que no solo está dispuesto seguir a Jesús sin importar el lugar, dice que está dispuesto a entregar su vida por su Maestro. Pero sabemos que el contrario es la verdad y Jesús apunta a su pronta negación.

D. Jesús responde con ironía. (v. 38)  Me dices que está preparado para seguir hasta la muerte pero no es el caso todavía.

 II. Estar en presencia de Jesús nos ofrece consuelo. Vs. 1-3

A. Debemos confiar en Jesús de la misma manera que uno confié en el Padre. (V. 1)  Si el concepto de un Dios Padre nos ofrece consuelo en esta vida porque aceptamos por fe que nos ama y nos cuida, debemos tener la misma fe en Jesucristo. Es más, sin fe en Jesús no puede haber fe en el Padre.

B. Jesús seguramente nos prepara una morada con Él. V. 2  La razón por lo cual Jesús nos ofrece consuelo se ve en este versículo. Podemos creer en todo lo que Jesús nos ha dicho acerca de su persona porque ahora va a prepararnos un lugar en el Cielo. Su palabra es confiable así que nuestro lugar en el cielo es seguro.

C. Nos basta saber que estaremos dónde está nuestro Salvador. V. 3  Jesús hace una referencia clara a su segunda venida en este texto. Pero si Jesús tiene que ir, es solo para prepararnos un lugar antes de volver a buscarnos y llevarnos a pasar la eternidad en Su presencia. Para los que mueren antes de Su venida también hay una promesa de estar con Él. II Corintios 5:8

 III. Jesús es el camino que nos lleva al Padre. (Vs 4-6)

A. El camino no es un misterio escondido. (Vs. 4-5)   Tomás está perplejo igual como Pedro en 13:36. En toda sinceridad pregunta cómo pueden encontrar el camino si no les es posible seguir a Jesús a dónde ahora va. Jesús dijo en 13:33 y 36 que no podían ir allí. Pero Jesús recalca que ya “saben cómo seguirle. Cada vez que les enseñaba, les estaba mostrando el camino. Si siguen ese camino, llegarán a donde Él esté” (Morris, Leon El evangelio Según Juan Vol. II, p. 263).

B. Jesús como camino es singular y suficiente para llegar al Padre. (V. 6)  Jesús es la expresión de todo lo que vamos a encontrar en el Padre. Colosenses 2:9

Siendo el Camino Jesús nos redime de nuestra condición de vagar en el pecado. Siendo la Verdad podemos tener 100% de seguridad de que su mensaje es totalmente creíble. Siendo la Vida concluimos que la vida sin Cristo no tiene sentido. La vida que Jesús nos ofrece es autentica. Nuestra conclusión es que la obra de Jesús es suficiente para las necesidades del ser humano. Requiere fe para aceptar que un Dios hecho hombre puede servir de camino cuando su vida termina en una cruz. Que él es la verdad cuando fue entregado por las falsas acusaciones de otros. Que Él es la vida cuando su cuerpo fue puesto en una tumba. (Morris, p. 264)

ver. JUAN 14.6

Un Ejemplo Digno de Seguir (Juan 13:31-35)

siguemeCuando alguien nos pregunta ¿cómo estás vos? la respuesta en muchas oportunidades es “muy bien, gracias”. Pero el simple hecho que lo decimos no significa que estamos presentando todos los hechos.

Resulta que un campesino se presentó delante de un juez porque se había hecho una demanda contra una empresa de transporte de cargo por un siniestro sufrido en autopista. El hombre tenía el brazo enyesado, vendas por todos lados y moretones presentes entre los vendajes. El juez lo miró e hizo el comentario que no se veía muy bien. El campesino respondió que no estaba bien porque había sufrido mucho a causa del accidente. El juez indicó su sorpresa al mostrar que en el reporte del accidente el oficial indicaba que al preguntar al Señor su condición justo después del choque, que él había respondido que estaba “muy bien”.

El campesino empezó a explicar cómo había llegado a responder así al oficial. El dijo, “Yo estaba viajando en mi camioneta con un tráiler atrás. En la camioneta estaba mi perro Clifford y tuve mi mula en el tráiler. Cuando el camión semi me chocó de costado nos mandó por una banquina muy inclinada y la camioneta y el tráiler se dieron varias vueltas antes de quedarse varado en una zanja al lado de la autopista”. Él continuaba diciendo, “la próxima cosa que yo me acuerdo ver es al oficial acercarse al tráiler y revisar a mí mula. Es cuando yo lo vi sacar su pistola y mandar un tiro por entre los ojos de la mula. El oficial se acercó un poco más donde se encontró a mi perro Clifford. Al revisarlo, sacó su arma de nuevo y le mandó un tiro en la cabeza. Así que, cuando me acercó a mí y me preguntó ¿cómo estás vos? le respondí ‘muy bien, gracias’”.

Necesitamos reconocer que hay un mundo en nuestro alrededor que responde en la mayoría de los casos que está bien, cuando lo realidad es otra. En el texto que vamos a estudiar hoy, nuestro Señor Jesucristo nos instruye a implementar un nuevo mandamiento en nuestras vidas. Este mandamiento responde a la necesidad más básica en la vida de cada persona, la necesidad de ser amado. El cristiano tiene que mostrar el amor de Cristo dentro de la comunidad cristiana para suplir esta necesidad en otros creyentes y estimular interés en los inconversos concerniente el mensaje de la salvación.

Juan 13:31-35

31 Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él.

32 Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará.

33 Hijitos, aún estaré con vosotros un poco. Me buscaréis; pero como dije a los judíos, así os digo ahora a vosotros: A donde yo voy, vosotros no podéis ir.

34 Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.

35 En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 7 de diciembre, 2014:

[vimeo http://vimeo.com/113899908]

***

I. El verdadero amor tiene su enfoque en traer gloria a Dios. (Vs. 31-32)

A. La gloria de Jesús se ve brillar en la cruz del Calvario. (V. 31)  La traición ahora empieza ya que Judas había ido y la glorificación del Hijo está a mano. Jesús tiene en mente su crucifixión cuando habla de su gloria. Ha llegado para salvarnos como una obediencia directa de la voluntad del Padre y es por esta razón que será glorificado.

B. La gloria de Jesús es segura porque Dios lo realiza. (V. 32)  Hay, por lo menos, tres verdades afirmadas en este versículo acerca de la gloria de Jesucristo.

1. Dios se glorifica en el Hijo.  Esto se ver en el enfoque en la cruz en verso 31.

2. Dios glorificará a Jesús en sí mismo.  En el Cielo Jesús retomará la gloria de que se había despojado antes de venir al mundo en forma de hombre. Jn. 17:5  

3. Dios Padre resucitará al Hijo y le glorificará.  

“Jesús está hablando de un futuro inmediato, y no haciendo una predicción del futuro lejano” (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol II p. 253).

II. El verdadero amor requiere sacrificio. (Vs. 33)  El uso del término “Hijitos” es importante porque demuestra el afecto que Jesús tiene hacia sus discípulos. El tiempo se está acabando antes de que Jesús padezca la cruz y vuelve a su lugar a la diestra del Padre y los discípulos no pueden ir adonde él va como había dicho a los judíos (7:33-34; 8:12; 21-22). La diferencia aquí es que no añade las palabras “no me hallaréis” porque le podemos encontrar.

III. El verdadero amor sigue un ejemplo. (V. 34-35)

A. Jesús es el ejemplo que podemos seguir con éxito. (V. 34) El nuevo mandamiento no es amar a los demás (Lev. 19:18) sino amor como Cristo amó. Debemos amar a los que conforman la comunidad de creyentes. Hay que seguir los pasos de Jesús.

B. La manera en que amamos nos define como un seguidor de Jesucristo. (V. 35)  Esta condición indispensable nos identifica como verdaderos discípulos de Cristo.

Es Ganador Él que Muere con una Toalla Sucia (Juan 13:1-11)

toalla sucia

Cuando yo era joven, asistí cada año a un campamento de verano cristiano bastante grande en Corolina del Norte en los EEUU. Durante el campamento un año en particular, el director del campamento hizo referencia a este pasaje aquí en Juan 13:1-13 y sacó una conclusión que nunca me olvidará. Después de explicarnos el significado de las acciones de Jesús en esta última cena con sus discípulos, nos hizo una declaración que, a la vez, llega a ser un gran reto. Él nos dijo “él que muere con su toalla sucia, es ganador”. Lo que quiso decir con esta declaración es que el verdadero siervo de Cristo tendrá en su vida rastros de su servicio hacia los demás de la misma manera en que una toalla sucia indica que ha sido utilizado para la limpieza.

Cada vez más cristianos se destacan por su falta de servicio hacia los demás. Hay mil y una excusas por qué el siervo no puede servir a otros, pero la realidad es que nuestra carne no le gusta la idea de humillarse delante de otros seres humanos. Aún cuando nos humillamos delante de Dios, y sentimos que ha gloriado en quien realmente es, “entonces nosotros, después de estar en su presencia, podemos enorgullecernos y sentirnos superiores a los demás” (Temple citado en Morris, Leon. El Evangelio Según Juan Vol. II p.235 nota a pie). En los evangelios sinópticos los sucesos que acompañan a esta cena no son todos buenos. Los discípulos de Jesús argumentan entre sí sobre quién será el mayor en el reino de Dios. Pero Jesús nos va a mostrar que la humildad es el indicador más grande del verdadero líder. Vamos a examinar tres asuntos que Jesús pone a prueba para mostrarnos la humildad en acción.

Juan 13:1-11

Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.

Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase,

sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba,

se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó.

Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.

Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies?

Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después.

Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo.

Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.

10 Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos.

11 Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos.

 [vimeo http://vimeo.com/112045862]

***

I. Jesús se conoció a sí mismo. Vs. 1-3

A. Jesús tiene presente su identidad. V. 1  En esta marca temporal Juan recoge la idea de que Jesús no es un mártir sino el Hijo de Dios enviado para mostrar amor al mundo y especialmente a los suyos.

B. Jesús sabe que los sucesos en su alrededor lo llevan hacia la cruz. V. 2 Llegando a la cena con sus discípulos el diablo ya busca su oportunidad de destruir a Jesús. Judas Iscariote tiene un horrible plan en mente de entregar a Jesús a las autoridades. Pero esto no es para hacer fracasar al pan de Dios, sino para cumplirlo.

C. Jesús entiende lo que le espera después. V. 3  La gloria que le esperaba ahora lo consuela en medio de todos los sucesos en su alrededor.

II. Jesús sabe su lugar en el mundo. Vs. 4-8

A. Jesús se atreve a hacer algo que sus discípulos no estaban dispuestos a hacer. V. 4-5  El lavar los pies comúnmente ocurrió antes de cenar. Pero en este caso Jesús se levanta durante la cena porque nadie más se atrevió a hacerlo. Jesús se preparó a servir a los suyos en una manera que ninguno de ellos estaban dispuestos a servir.

B. Jesús desafía a Pedro por su falta de servicio y humildad. Vs. 6-8  Pedro muestra una actitud que es bastante común entre creyentes. Él no quiere que Dios le sirva. No desea recibir de nadie, especialmente Dios,  algo que implica la necesidad de devolver su bondad. Pero Jesús indica a Pedro que sus acciones tienen un significado que no va a poder entender hasta que Jesús sea glorificado. Pedro insiste que no puede recibir el gesto de humildad de parte de Jesús. Jesús demuestra que ha venido al mundo justamente para “limpiarnos de toda maldad” I Juan 1:9. La purificación era un paso importante en los ritos del templo y lo es en la vida de cada creyente. “Cristo no puede tener comunión con un santo que está contaminado, pero si puede y quiere limpiarle” (Notas de Scofield p. 1167).

 III. Jesús reconoce a nuestra necesidad. Vs. 9-11

A. Jesús nos muestra nuestra necesidad de limpieza. Vs. 9-10  En el estilo único de Pedro de ser impetuoso, responde que quiere tener parte con Jesús en gran manera. Pero Jesús dice que al bañarse, la persona no necesita volver a lavarse todo, solo necesita quitarse la impureza que encontró en el camino.

B. Aún uno de los seguidores de Jesús no se aprovechó de la limpieza. V. 11 Jesús sabe quién es el entregador pero de igual modo le ofrece el lavamiento. Si no lo va a aprovechar es por su propia culpa. Cualquiera que rehúsa creer se condena a símismo.

La Falta de Fe de los Judios (Juan 12.36-43)

Dos hombres que vivían en un pequeño pueblo se metieron en una terrible disputa que no podían resolver. Así que decidieron hablar con el hombre más sabio de la ciudad. El primer hombre fue a la casa del sabio y le contó su versión de lo sucedido. Cuando terminó, dijo el sabio, “Tienes toda la razón.” La noche siguiente, el segundo hombre se acerco al sabio y le dijo su versión de los hechos. El sabio respondió: “Tienes toda la razón.” Después, la esposa del sabio reprendió a su marido. Le dijo, “Esos dos hombres le dijeron dos historias diferentes y tu les dijo que tenían toda la razón. Eso es imposible – no pueden ambos tener toda la razón.” El sabio se volvió hacia su esposa y le dijo: “Tienes toda la razón.”

¡Qué hombre sabio! Pero parece haber mucha gente en el mundo incapaz de tomar una decisión definitiva. Muchos tienen miedo y otros sufren de la ilusión de que tienen mucho tiempo para elegir.

En nuestro pasaje que tenemos delante nosotros hoy, el tema principal es la explicación de Juan de la reacción de los oyentes. Muchos rehusaron creer mientras otros creyeron sin actuar en base a sus creencias.

ver. juan 12.40 copy

Juan 12:36b-43

Estas cosas habló Jesús, y se fue y se ocultó de ellos.

37 Pero a pesar de que había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en él;

38 para que se cumpliese la palabra del profeta Isaías, que dijo:
    Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?
    ¿Y a quién se ha revelado el brazo del Señor? m

39 Por esto no podían creer, porque también dijo Isaías:

40 Cegó los ojos de ellos, y endureció su corazón;
Para que no vean con los ojos, y entiendan con el corazón,
Y se conviertan, y yo los sane. m

41 Isaías dijo esto cuando vio su gloria, y habló acerca de él.

42 Con todo eso, aun de los gobernantes, muchos creyeron en él; pero a causa de los fariseos no lo confesaban, para no ser expulsados de la sinagoga.

43 Porque amaban más la gloria de los hombres que la gloria de Dios.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 2 de noviembre, 2014

***

I. La incredulidad forma parte de la voluntad de Dios. Vs. 36b-41

A. Los judíos no creerían. Vs. 36b-37  Dios se manifestó en la carne delante de Su pueblo elegido. La Biblia registra 36 milagros realizados por Jesús. Estos milagros demostraron el poder de Jesús sobre cada aspecto de la creación y por último sobre la muerte misma. Algunos teólogos creen que Jesús había erradicado la enfermedad en Israel durante un periodo de no más de 3 años y medio. Sin embargo, el pueblo rehusaba creer en Él como su Mesías. Su falta de fe fue deliberada. La pregunta no es si pudieron haber creer o no porque simplemente no estaban dispuestos a creer.

B. Los judíos no podían creer. V. 38-39  La pregunta ¿Quien ha creído a nuestro anuncio? tiene que ver con el ministerio oral o verbal de Jesús de predicar y enseñar las cosas de Dios. La siguiente pregunta ¿y sobre quien se ha manifestado el brazo de Jehová? hace referencia al poder de Dios demostrado en los milagros y esto respaldado por el verso 41.

C. Los judíos no deberían Vs. 40-41  Esta cita bíblica de Isaías 6:9-10 sale de la boca de Jesús mismo en varias oportunidades (Mt. 13:14-15; Mr. 4:12; Lc. 8:10) Pablo también lo cita en Hechos 28:26-27. Juan quiere explicar que la salvación se debe a la voluntad de Dios. Esto nos puede llevar a preguntar ¿Quién es responsable por la salvación del incrédulo? ¿El pecador mismo, o Dios? en otras palabras, ¿somos salvos porque reconocemos nuestra pecaminosidad o porque Dios nos mostró su misericordia y nos escogió por gracia?

Hay dos principales campos teológicos que representan estas dos ideas. El primero se llama Arminianismo (no Arrianismo) y se basa en las enseñanzas de un predicador holandés Jacobo Arminio y las denominaciones que siguieron sus enseñanzas incluirían los wesleyanos, los metodistas, el Ejército de Salvación, varios grupos pentecostales y muchos otros.  Estos afirman que el hombre tiene libre albedrio para no solo escoger a la salvación sino que la salvación depende de su relación con Dios para mantenerse salvo. El otro campo se llama Calvinismo basado en las enseñanzas de Juan Calvino. Hay Presbiterianos, Bautistas y reformistas entre otros grupos relacionados con Calvinismo. Ambos sistemas pueden sintetizarse en cinco puntos.

  • El Calvinismo sostiene una total depravación del hombre, mientras que el Arminianismo dice que la depravación es parcial.
  • El Calvinismo se adhiere a una elección incondicional, mientras que el Arminianismo dice que la elección es condicional.
  • El Calvinismo sostiene que la expiación es limitada, mientras que el Arminianismo dice que la expiación es ilimitada.
  • El Calvinismo se adhiere a una gracia irresistible, mientras el Arminianismo se adhiere a una gracia resistible.
  • El Calvinismo cree en la perseverancia de los santos, mientras que el Arminianismo sostiene que la salvación está condicionada.
  • El Arminianismo cita pasajes bíblicos como por ejemplo Josué 24:15; Mateo 11:28; Juan 7:17; 7:37; Hechos 2:38; 3:19; 16:31; 17:30 y Apocalipsis 22:17.
  • El calvinismo cita a pasajes como por ejemplo Jeremías 13:23; Mateo 12:34; 18:25-26; Juan 3:3; 6:44; 6:65; 8:43; Romanos 5:6; 8:7-8; I Corintios 2:14.

A fin de cuentas, creo que los dos sistemas fallan al intentar explicar lo inexplicable. Lo que un autor dijo sobre este texto es,

“cuando Juan cita ‘El ha cegado sus ojos…’, no quiere decir que esa gente sufra de ceguera en contra de su voluntad. Esas personas han optado por el mal. Se trata de una decisión o elección deliberada.” (Morris, Juan El Evangelio Según Juan Vol. II p. 222).

arm vs. calvinismoII. La fe tiene que tocar el corazón y no solo penetrar el cerebro. Vs. 42-43

A. El verdadero discipulado tiene un costo alto. V. 42  Todos permanecieron en silencio por temor a las autoridades. No quisieron sufrir ser excomulgados o expulsados de la sinagoga por expresar su fe en Jesús.

B. La fe salvadora cambia el corazón. V. 43  Amaban más a sí mismos que al Salvador del mundo así que no estuvieron dispuestos a entregar su gloria o reconocimiento delante de los hombres para buscar la gloria de Dios.