Jesús es Dios (Juan 10:30-36)

crowd-shoutiingMencionamos en la última predica de que esta es la última interacción de Jesús con los líderes religiosos antes de su crucifixión. La falta de fe expresada por los atacantes de Jesús es sorprendente ante los milagros hechos por Jesús. Jesús afirma aquí que tiene el mismo propósito que el Padre. La construcción de la frase del versículo treinta no dice expresamente que es Dios. Mientras esta frase tiene muchas implicaciones, debemos tener cuidado en interpretar más cosas de las que pone.

“Aunque algunas declaraciones de Jesús pueden parecernos un tanto vagas, no hay dudas de cómo las interpretaron sus enemigos” (Erickson, Millard Teología Sistemática p. 698).

Si volvemos a Juan 8:58 vemos una expresión de Jesús acerca de su preexistencia eternal. La reacción de los judíos que se ve en el versículo 59 es recoger piedras para lapidarle a Jesús. La única razón por lo cual se reaccionaron así es porque llegaron a entender las implicaciones de las palabras de Jesús. Si no fue una blasfemia digno de la muerte (Lv. 24:16) tanto en el capítulo 8 como se repite en el capítulo 10, ellos mismos se convirtieron en asesinos dignos de la muerte.

Juan 10:30-36

30 Yo y el Padre uno somos.

31 Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle.

32 Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cuál de ellas me apedreáis?

33 Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos, sino por la blasfemia; porque tú, siendo hombre, te haces Dios.

34 Jesús les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?

35 Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada),

36 ¿al que el Padre santificó y envió al mundo, vosotros decís: Tú blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 3 de agosto, 2014
[youtube http://youtu.be/XR7c-xFgtwM]

En nuestro texto hoy, las palabras de Jesús se toman nuevamente como una justificación de procurar su muerte. Los judíos pidieron una aclaración de la persona de Jesús en el versículo 24, “y Jesús les dijo más de lo que esperaban” (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol II p. 134). Jesús enfrenta su falta de fe con una presentación de los hechos y una aplicación de la Ley misma.

I. Las declaraciones de Jesús acerca de su deidad demandan una respuesta. Vs. 30-33

A. Jesús tiene una relación estrecha con Dios Padre. V. 30

B. Muchos llegan a la conclusión de que Jesús es un fraude. V. 31  Están llenos de odio y se hacen lo que está dentro del corazón de cada hombre natural (Romanos 8:7).

C. Jesús responde con coraje y calma ante los airados. V. 32  No actúa de su propia cuenta porque el adre está a su lado.

D. Los atacantes rechazan la verdad. V. 33

II. La Palabra de Dios afirma que Jesús es el hijo de Dios. Vs. 34-36

A. Jesús los confronta con la Palabra de Dios. V. 34  Cita Salmo 82:6 donde afirma que la carga de un juez es tan alta que funcionan bajo la autoridad de Dios.

B. Jesús explica las implicaciones de esta afirmación. V. 35  Si la Biblia llama “dioses a unos seres humanos sería incorrecta juzgarle a Jesús por proclamarle bajo la autoridad de Dios.

C. Jesús es santificado por Dios porque es el Hijo de Dios. V. 36

Jesús Enfrenta el Rechazo (Juan 10:19-30)

Jesus hand

A lo largo de este evangelio Jesús nos ha intentado hacer escuchar su voz para que lo comprendamos para la salvación y para disfrutar de la vida abundante. Pero hay una gran multitud de personas que no está dispuesto a discernir el sentido del mensaje de Dios. Muchos tienen una copia de la Biblia pero no la leen. Otros asistan a una iglesia dónde la Palabra de Dios se predica, pero nunca responden favorablemente. El simple hecho de escuchar no garantiza la comprensión. En el caso de nuestro texto hoy, Jesús ha comunicado que es la respuesta a la necesidad más profunda del alma y su mensaje es rechazado de nuevo. Pero el rechazo llega a serle una oportunidad más para demostrar su paciencia y amor para con los que le rechazan y para entregar grandes promesas para los que le reciben.

Juan 10:19-30

19 Volvió a haber disensión entre los judíos por estas palabras.

20 Muchos de ellos decían: Demonio tiene, y está fuera de sí; ¿por qué le oís?

21 Decían otros: Estas palabras no son de endemoniado. ¿Puede acaso el demonio abrir los ojos de los ciegos?

22 Celebrábase en Jerusalén la fiesta de la dedicación. Era invierno,

23 y Jesús andaba en el templo por el pórtico de Salomón.

24 Y le rodearon los judíos y le dijeron: ¿Hasta cuándo nos turbarás el alma? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente.

25 Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí;

26 pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.

27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,

28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

29 Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre.

30 Yo y el Padre uno somos.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 27 de julio, 2014

***

I. Una crisis de fe. Vs. 19-21

Las palabras enunciadas por Jesús vuelven a producir divisiones como suele suceder en muchas oportunidades.

A. La mayoría opta por rechazar la verdad. Vs. 19-20  Su prejuicio no les permite creer en la persona de Jesús. Su falta de fe los lleva a concluir que Jesús se dedica al ocultismo. Es creíble que tenga potestad, pero se deduce equivocadamente que la fuente de su poder es el mal.  ¿Vos te encontrás con la mayoría?

B. Algunos ponen a prueba las evidencias. V. 21  Sólo Dios pudo restaurar la vista de una persona, así que las acciones de Jesús lo identifican del lado de Dios.

 II. Una falta de percepción. Vs. 22-24

Los mismos líderes religiosos, al encontrarle a Jesús, vuelven a perseguir a Jesús buscando una manera de atraparlo o enredarlo en sus propias palabras. Su acusación delante del Sanedrín en el día de su entrega es que pretende ser Dios.

A. Jesús se ofrece nuevamente al pueblo. Vs. 22-23  Ya pasaron alrededor de dos meses entre los sucesos de los versículos anteriores y Jesús regresa de nuevo a exponerse a los que le acusan falsamente.

B. Jesús está rodeado por una falta de fe. V.24  Los religiosos parecen estar un poco exasperados en su intento de librarse de la persona de Jesús. Así que, ellos le acercan a Jesús para buscar una manera de tener algo de que acusarlo.

III. Una aclaración de los hechos. Vs. 25-30

A. Las palabras y los hechos de Jesús coinciden. V. 25  Jesús dice que sus palabras ya han indicado que él es el Mesías. Dice que sus obras corroboran lo que ha dicho. El problema no radica en que Jesús no había dicho “Yo Soy el Mesías”, sino en la falta de fe de los oyentes.

B. Las verdaderas ovejas perciben el mensaje de Jesús. Vs. 26-27  Es una cosa maravillosa poder discernir la voz de Jesús en medio del ruido del mundo que nos rodea. Jesús se comunica con sus verdaderas ovejas de modo que ellos responden naturalmente a sus indicaciones con plena obediencia.

C. Las verdaderas ovejas disfrutan de una relación perpetua. Vs. 28-30  Jesús da a sus ovejas, entregados a él por su Padre, vida eterna o vida que perdura. Esta vida no solamente perdura sino que garantiza la adopción en la familia de Dios. Cuando uno le pertenece a Jesús, no tiene derecho de reclamar su propia vida más. Estamos seguros en las manos de Jesús Colosenses 3:3. La grandeza del verdadero Padre de Jesús da seguridad al creyente y demuestra que el rechazo de su persona es una locura.

Si no has puesto tu fe y confianza en Jesucristo, tu falta de fe debe de producir una verdadera crisis en tu vida. La falta de confianza en tu vida no es culpa de que Jesús no es capaz de salvarte sino radica en tu falta de fe en las plenas enseñanzas de la Palabra de Dios acerca de la persona de Jesús.

¡A Trabajar! (Juan 9:1-7)

carpe diem   Carpe diem es una locución latina que literalmente significa ‘toma el día’, que quiere decir ‘aprovecha el momento’, en el sentido de no malgastarlo. Fue acuñada por el poeta romano Horacio (Odas, I, 11): «Carpe diem quam minimum credula postero.”

El adagio latino podría equivaler a oraciones en castellano como «no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy» o «vive cada momento de tu vida como si fuese el último». Es un tópico literario, o tema recurrente, en la literatura universal como exhortación a no dejar pasar el tiempo que se nos ha brindado.

En 1854, una joven de sólo 18 años de edad se dio cuenta de que, incluso para ella la luz del día se desvanecía y ella nos hizo acordar a trabajar porque la noche viene, cuando no vamos a ser capaces de trabajar para el Señor nunca más. Basado en el pasaje de Juan 9:4 donde dice, «Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar,» Anna L. Coghill escribió las palabras de este antiguo himno. Y con los años el himno nos recuerda que nuestros días sobre la tierra están contados debido a la muerte o porque Jesús podría venir de nuevo en cualquier momento. Así que debemos ser desafiados a entrar en la obra del Señor, mientras que nosotros tenemos la salud y la libertad para hacerlo. Porque el tiempo para hacer esto se está poniendo más corto para cada uno de nosotros. (Escucha la música aquí.)

Pronto la noche viene,

¡Listos a trabajar!

¡Listos!, que muchas almas

hay que rescatar.

¿Quién de la vida el día

puede desperdiciar?

«Viene la noche y nadie

puede trabajar.»

pronto la noche viene

Juan 9:1-7

 Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.

Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego?

Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él.

Me es necesario hacer las obras del que me envió, entre tanto que el día dura; la noche viene, cuando nadie puede trabajar.

Entre tanto que estoy en el mundo, luz soy del mundo.

Dicho esto, escupió en tierra, e hizo lodo con la saliva, y untó con el lodo los ojos del ciego,

y le dijo: Ve a lavarte en el estanque de Siloé (que traducido es, Enviado). Fue entonces, y se lavó, y regresó viendo.

I. El problema que precipitaba la curación. (Vs. 1-2)

A. Falta de visión. (V. 1)  No es simplemente que el hombre ciego no pudo ver, sino que los discípulos de Jesús no estaban atentos a las necesidades de este hombre inconverso. ¿Tenés un plan para alcanzar a los necesitados en tu alrededor?

B. Falta de compasión. (V. 1)  Nadie trajo el hombre a Jesús. Sin embargo Jesús lo vio en su condición y va a hacer algo para ayudarlo.  ¿Te preocupás por las necesidades espirituales de los demás?

C. Falta de comprensión. (V. 2)  Los discípulos pensaron equivocadamente que el sufrimiento era siempre el resultado del pecado. Esto los llevó a preguntar por qué el hombre tuvo que sufrir aquel infortunio.

II. El propósito de la condición de ceguera. (Vs. 3-5)

A. Traerle gloria a Dios. (V. 3)  Jesús aclara la situación asegurándolos de que el sufrimiento no es siempre consecuencia del pecado. El hombre se encontró en tal estado de desgracia porque era la voluntad de Dios para traerles gloria a Dios Padre y a Dios Hijo. Un comentarista aclara que Dios no hizo al hombre sufrir tanto tiempo simplemente curarlo y así mostrar su majestad.

“Dios anuló aquella desgracia que le había tocado desde niño para que aquel hombre, ya de mayor, pudiera, al recobrar la vista, ver la gloria de Dios en la faz de Cristo” (Bruce citado en Morris, Leon, El Evangelio Según Juan Vol. II p.85).

Fíjense lo que dijo Pablo de su condición en Filipenses 4:11, «…he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.»

ver. juan 9.3

B. Animar a más obreros. (Vs. 4-5)  En el versículo 4 Jesús dice más bien que “nosotros debemos” trabajar mientras exista la posibilidad de realizar tareas. Vendrá la noche cuando se acabará toda oportunidad. El día se entiende por la luminosidad. Según el verso 5, Jesús es la luz de mundo y brilló más fuerte mientras Él estuvo en la tierra durante su Encarnación. Pero pronto viene la noche cuando nadie más tendrá la oportunidad de aprovechar de la luz y sufrirá la noche perpetua. Así que, es imprescindible y urgente que nosotros nos dediquemos a llevar al mundo el mensaje de que Jesús puede curar la ceguera del pecado.

II. El poder que produjo la curación. (Vs. 6-7)

A. El poder de nuestro Dios no tiene límite alguno. (V. 6)  A pesar que este episodio nos hace preguntar por qué Jesús sanó usando barro y saliva, tenemos que llegar a la conclusión de que nuestro Dios no está limitado para obra en la vida de nadie. Es cierto que Jesús realizó varias cosas en un Día de Reposo que estaban prohibidas por las autoridades religiosas. Y también hubo una creencia acerca de poderes curativos en la saliva. Además Dios formó al hombre del polvo Gen. 2:7. Pero parece ser que sus acciones fueron los de un creador más que nada.

B. Ejercitar fe en Jesús produce resultados. (V. 7)  (Ejemplo: Eliseo y Naamán en II Reyes 5:10-14).

Naamán Rio Jordán

Jesús Dice Ser Dios (Juan 8.48-59)

Un padre judío estaba preocupado por su hijo. No lo había criado bien en la fe del judaísmo. Entonces, él esperaba revertir esa tendencia y mandó a su hijo a vivir en Israel durante todo un año para experimentar su cultura. Después de un año el hombre joven volvió a casa. Le dijo a su padre “Papá, te agradezco por haberme enviado a la tierra de nuestros Padres. Fue una experiencia inolvidable y muy alucinante. Sin embargo, debo confesar que mientras estuve en Israel me convertí al cristianismo.” “¡Ay!, ¿qué he hecho?” pensó el padre. Así que, en la tradición de los patriarcas, fue a buscar a su mejor amigo para pedirle consejos y consolación.

“Me sorprende de gran manera que te has acercado a mí,” le dijo el amigo, “yo también mandé a mi hijo a Israel y él volvió cristiano.” Así que, en la tradición de los patriarcas, ellos dos se acercaron al Rabí. “Me sorprende de gran manera que se han acercado a mí,” les dijo el Rabí, “yo también mandé a mi hijo a Israel y él volvió cristiano. ¿Qué sucede con nuestros hijos? Hermanos, debemos llevar nuestra carga delante de Dios” dijo el Rabí.

Todos ellos se arrodillaron y empezaron a llorar y clamar al Todopoderoso. Mientras ellos oraron, se abrió el cielo y una voz de trueno descendió que dijo “Me sorprende de gran manera que se han acercado a mí. Yo también mandé a mi hijo a Israel…”

jesus cruz

Al llegar a esta culminación de la confrontación con los líderes religiosos en esta oportunidad, Jesús nos hace entender que él sabe que tiene que cumplir una misión divina. Su Padre celestial lo ha enviado porque él es la representación física en la tierra de la Deidad. Jesús reconoce la dignidad de su posición. Pero se representa a sí mismo en términos de obediencia y servicio dándonos un ejemplo para seguir.

Juan 8:48-59

48 Respondieron entonces los judíos, y le dijeron: ¿No decimos bien nosotros, que tú eres samaritano, y que tienes demonio?

49 Respondió Jesús: Yo no tengo demonio, antes honro a mi Padre; y vosotros me deshonráis.

50 Pero yo no busco mi gloria; hay quien la busca, y juzga.

51 De cierto, de cierto os digo, que el que guarda mi palabra, nunca verá muerte.

52 Entonces los judíos le dijeron: Ahora conocemos que tienes demonio. Abraham murió, y los profetas; y tú dices: El que guarda mi palabra, nunca sufrirá muerte.

53 ¿Eres tú acaso mayor que nuestro padre Abraham, el cual murió? !!Y los profetas murieron! ¿Quién te haces a ti mismo?

54 Respondió Jesús: Si yo me glorifico a mí mismo, mi gloria nada es; mi Padre es el que me glorifica, el que vosotros decís que es vuestro Dios.

55 Pero vosotros no le conocéis; mas yo le conozco, y si dijere que no le conozco, sería mentiroso como vosotros; pero le conozco, y guardo su palabra.

56 Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó.

57 Entonces le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?

58 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy.

59 Tomaron entonces piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 25 de mayo, 2014

Jesus El Gran Yo Soy -Jesus en Juan-3

I. Reacciones correctas ante acusaciones falsas. Vs. 48-50

A. Los fariseos le acusan a Jesús de ser un samaritano endemoniado. V. 48  Mientras Jesús sigue derrumbando los argumentos de los fariseos, ellos recurren a la injuria.

B. Jesús busca honrar a su Padre celestial. Vs. 49-50  Al reconocer las implicaciones de las acusaciones de los fariseos, Jesús no reacciona mal. Responde con dignidad frente a sus acusadores (I Pedro 2:23). Ellos muestran desprecio por el pueblo que ha aceptado a Jesús en gran manera.

A diferencia de ellos, Jesús busca honrar a su Padre. Es imposible honrar al Padre si uno no está dispuesto a honrar a Jesús (Juan 5:23). La misma muerte de Jesús, que los fariseos procuraban, “iba a ser la verdadera gloria de Dios” (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol II, p. 73).

II. Actitudes correctas ante la Palabra de Dios. Vs. 51-53

A. La muerte no tiene poder sobre la vida de aquel que guarda el mensaje de Jesús. V. 51  La construcción griega es peculiar “La muerte no verá jamás”. Es probable que quiera mostrar que él que no cree es condenado a la muerte mientras el que cree no sufrirá la segunda muerte.

B. Hay que cree aún cuándo el razonamiento y percepción te diga lo contrario. Vs. 52-53  La pregunta expresada por los judíos es bastante prudente “¿Es él mayor que Abraham que murió?” La respuesta que esperan los fariseos es negativa. Pero Jesús nos muestra a través de la fe que Él sí, es mayor.

III. Relaciones correctas ante la persona de Dios. Vs. 54-56

A. Hay que establecer una relación íntima con Dios. V. 54-55  A diferencia de los judíos, quienes usaron el nombre de Dios con temor y temblor, Jesús llama a Dios su “Padre”. Reconocer a Dios no es suficiente. Hay que establecer una relación con Él. Esta relación se funda sobre el “conocimiento” de la Palabra de Dios que nos lleva a abandonar preconceptos equivocados que nos llevan a la “mentira”.

B. Abraham tuvo una relación con Dios basada en la fe. V. 56  Abraham vio con anticipación los sucesos del los días de Jesús. Su previsión le permitió basar su fe en los eventos que le llevarían a Jesús a la cruz del calvario. Se reaccionó con gozo al pensar en lo que Cristo iba a lograr en la cruz.

IV. Realizaciones correctas de la esencia de Jesús. Vs. 57-59

A. Jesús existía antes del gran patriarca. Vs. 57-58  Los “judíos creían que Jesús no estaba cuerdo” (Morris, p.78) al expresar su incredulidad a la palabra de Jesús de que Abraham buscaba con anticipación la Encarnación de Jesús cuando él ni tuvo la edad de un jubilado. Pero Jesús ahora va más allá de sus expectativas y expresa en una forma totalmente entendible su “preexistencia”.  El “Yo Soy” en tiempo presente contraste el Abraham “fue creado”.

B. Jesús no blasfemaba. V. 59  Los judíos habían encontrado lo que buscaban. La acusación necesaria para matar a Jesús está a mano. Él se ha blasfemado comparándose con el Dios eternal (Éxodo 3:14).

el gran yo soy

Rios de Agua Viva (Juan 7:37-39)

37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba.  38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.  39 Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado.

Rios-de-agua-viva

***

gatorade manuEs impresionante la propaganda que sale en la tele, los carteles, y las revistas acerca de los poderes de Gatorade. Por ahí, has visto a Manu Ginobili, jugador de básquet de los Spurs de San Antonio, promocionar al Gatorade. Siempre es lo mismo. El deportista bien sudado levanta la botella de esta fórmula mágica a su boca para rehidratar a su cuerpo con solo tomar un Gatorade. Pero no solo eso, porque de repente se transforma en un jugador veloz con capacidades casi al nivel de un superhéroe. Y todo esto proviene de una bebida que a la misma vez tiene un buen sabor. Lo realmente increíble es que muchas personas lo compran con la expectativa de que los van a hacer un mejor deportista. Nos encantaría poder obtener algo que nos quitara la sed y a la vez nos ayudara obtener poderes extraordinarios, ¿no? Creo que sería aún mejor en el radio de la vida espiritual.

¿Qué tal si te decía hoy que realmente hay algo que quita la sed y nos puede dar poder en nuestro andar con Dios? Aún en los tiempos de Jesús la gente buscaba algo que les quitara la sed, llenaría el vacio y que les permitiría experimentar el poder de Dios en su vida. La verdad es que es una sed que hace mucho tiempo la gente busca quitar o apagar. Dios promete poder para el hombre y la mujer piadosos y no llega a ser sólo una propaganda.

En el contexto de nuestro pasaje hoy, Jesús se compara con el agua que se vertió en el altar durante toda la fiesta de enramados. Los sacerdotes fueron al estanque de Siloé y llenaron un recipiente dorado con agua y lo llevaba en procesión al Templo. El simbolismo de este hecho radica en el agua que Dios proveyó en el desierto durante la peregrinación de la nación de Israel y a la vez fue un pedido de lluvias en el próximo año. Cantaron los himnos de los Salmos 113-118 y pasajes como Isaías 12:3. Mientras la gente cree que Jesús habla de las lluvias, su mensaje radica en la profunda necesidad del alma y como cubrir esta necesidad.

I. La propuesta de Jesús V. 37

A. Es necesario reconocer tu condición.  En el gran día de la fiesta Jesús alza la voz mientras está parado para enseñar a las multitudes. Su postura es significativa porque los maestros comúnmente enseñaron a sus seguidores mientras estaban sentados.

“Si alguno tiene sed” llega a ser la condición que diferencia entre los que recibirán la invitación y los que le rechazarán a Jesús. Pero todos nosotros somos pecadores necesitados (Rom. 3:23) entonces debemos acercarnos a la fuente de agua viva. Jesús nos invita a reconocer nuestra sed en nuestro interior.

B. Es necesario reconocer la provisión de Dios.  Mientras algunos llegan a la conclusión correcta de que debe haber algo más significativo en la vida que la vida en sí, muchos nunca reconocen la provisión de Dios expresada aquí en la persona de Jesús. Jesús dice: “venga a mí y beba” como el ofrecimiento universal para la necesidad de cada ser humano. Su provisión es gratis y viene acompañada por su gracia y perdón.  ¡Acercate hoy!

II. La promesa de Jesús V. 38

A. El que en él cree recibirá una vida transformada.  Jesús sigue hablando a la multitud y le invita a depositar su fe en Él. Al hacerlo reciban grandes promesas basadas en la Palabra de Dios. No hay un texto explícito que cita Jesús pero hay muchos que hablan de la transformación que Dios mismo opera en la vida del ser que se entrega a Él (Is.58:11; Pr.4:23; 5:15; Is. 44:3; Ez. 47; Joel 3:18; Zac. 13:1; 14:8).

Nuevamente, la condición es fe en la persona de Jesús como Salvador del mundo.

B. La evidencia de la vida transformada es la presencia del Espíritu Santo.  Jesús hace referencia a que un rio de agua viva brotará del interior de la persona que deposita su confianza en Él. El pasaje más cerca sería Isaías 44:3 dónde tenemos la promesa acerca de la vida entregado al Señor siendo una bendición a los que están en su alrededor.

“El agua viva mana en última instancia de Cristo, el creyente es una fuente para los demás.” (Morris, Leon El Evangelio Según Juan Vol. I p. 478) Es importante entender el significado de estas palabras para el creyente porque “cuando el creyente va a Cristo y bebe, no solo calma su sed, sino recibe un abastecimiento tan abundante que de él van a brotar verdaderos ríos.” (Morris, p. 479) Cuando recibimos el espíritu al momento de creer en Cristo nos acompaña permanentemente e influye en los demás si lo permitimos. Pero si somos más como el Mar Muerto que tiene una entrada pero no tiene salida nos convertimos en creyentes egoístas y acaba nuestra influencia.

III. El pretexto de Jesús V. 39

A. Solo los que creyeron recibirían la promesa del Espíritu.  El Espíritu de Dios iba a venir sobre los que creyeron. Pero hay un problema de traducción aquí tanto en el inglés como en el castellano. Por favor de subrayar la palabra “que” y escribir en el margen “quien” porque el Espíritu Santo es una persona, no una cosa. Dios nos acompaña en cada momento mientras Su Espíritu mora en nosotros.

B. Solo pudo venir el Espíritu después que se vaya Jesús.  “El Calvario es el preludio necesario para llegar a Pentecostés” (Morris, p. 481). La obra del Espíritu no había empezado mientras Jesús no fue glorificado, cosa que habla de su muerte, sepultura y resurrección. Ahora opera libremente en la tierra (16:7).

Predica del Pastor Jaime Greenwood, 16 de marzo, 2014

La Vida Abundante (Juan 7:32-36)

vida abundante2

Juan 7:32-36
32 Los fariseos oyeron a la gente que murmuraba de él estas cosas; y los principales sacerdotes y los fariseos enviaron alguaciles para que le prendiesen.

33 Entonces Jesús dijo: Todavía un poco de tiempo estaré con vosotros, e iré al que me envió.

34 Me buscaréis, y no me hallaréis; y a donde yo estaré, vosotros no podréis venir.

35 Entonces los judíos dijeron entre sí: ¿Adónde se irá éste, que no le hallemos? ¿Se irá a los dispersos entre los griegos, y enseñará a los griegos?

36 ¿Qué significa esto que dijo: Me buscaréis, y no me hallaréis; y a donde yo estaré, vosotros no podréis venir?

Hubo un alpinista veterano que hablaba con y aconsejaba a varios alpinistas novatos buscando prepararlos para su primera subida a una montaña imponente. El alpinista veterano había conquistado a varios de las cimas de las montañas más nombrados en el mundo, entonces estaba capacitado para ofrecerles consejos. “Acordarse de eso,” les dijo “su meta hoy es experimentar la euforia de la subida y el gozo de alcanzar la cima…, Si su propósito en escalar es sólo evitar la muerte, la experiencia será disminuida.” (David Egnar) El temor le quita el gozo de la escalada.

temor quita gozo

“Jesús no nos llamó a vivir la vida cristiana simplemente para escaparnos del infierno. No es de ser una vida de poco gozo y mínimos logros, sino una vida que es plena y sobreabundante. Nuestro propósito en seguir a Cristo no debe ser buscar evitar el castigo eternal. Si aquella es nuestra motivación principal, vamos a perder las maravillas y los gozos y las victorias de subir más alto con Jesús.”

Yo creo que cada persona presente hoy desea obtener la vida abundante. Para recibirlo, sin embargo, debemos acercarnos al Mesías de la Biblia, a Jesús como se ofrece en el evangelio. Para lograr esto, nótense primero…

I. Experimentamos la vida abundante cuando confiamos que Dios opera a tiempo. (v. 32)

Ninguno de nosotros podemos evitar problemas en la vida. La multitud murmuraba de Jesús porque nadie hablaba abiertamente de Él (v.12) y los fariseos buscaban asesinarle.

A. Los líderes religiosos están amenazados por la popularidad de Jesús.  Dice que inclusive los principales sacerdotes sienten una amenaza en cuanto a sus intereses eclesiales y religiosos. Pero Jesús sigue insistiendo porque su hora no había llegado (v. 30).

B. Los líderes religiosos buscan destruir a Jesús. Enviaron alguaciles para prenderle pero no lo hacen en el momento. Tenemos la sensación de que desde ahora en adelante estará vigilado Jesús en todo momento en búsqueda de una oportunidad de apoderarse de Jesús.

Un pastor mantenía un cartel en la puerta de su oficina que decía “Si enfrentás algún problema, entrá y contámelo. Si no enfrentás ningún problema, entrá y contame cómo los evitás.”

pastor oficina

La Biblia nos enseña aquí que desde los líderes más poderosos de la nación hasta los aguaciles  y los poderes malignos de nuestro enemigo Satanás no pueden tocar a Jesús aparte de la voluntad de su Padre celestial.

Tus días están en manos de Dios, y sus manos son a la vez poderosas para salvar y cuidadosas para evitar cometer un error.

Confiar en Jesús es imprescindible para vivir una vida abundante.

II. Experimentamos la vida abundante cuando nos preparamos para el futuro según Dios. (vs. 33-36)  

A. Busca a Jesús mientras lo puede encontrar. (Vs. 33-34)  Cuando llega el final de los días de la gracia Jesús se encontrará al lado de su Padre celestial. Cuando viene aquel día, los que desean escaparse de su destino final de juicio no hallarán ninguna vía de escape. Nadie puede acercarse al Padre sino por Jesús Jn. 14:6 pero el momento de recibirlo es ahora.

Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

ver. JUAN 14.6

“Vendrá un día cuando desearás mi favor y no lo encontrarás” suele sonar como la Sabiduría personificada en Proverbios 1:24-28 son casi las mismas palabras. Es hora de arrepentirse.

24 Por cuanto llamé, y no quisisteis oír,
Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese,

25 Sino que desechasteis todo consejo mío
Y mi reprensión no quisisteis,

26 También yo me reiré en vuestra calamidad,
Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis;

27 Cuando viniere como una destrucción lo que teméis,
Y vuestra calamidad llegare como un torbellino;
Cuando sobre vosotros viniere tribulación y angustia.

28 Entonces me llamarán, y no responderé;
Me buscarán de mañana, y no me hallarán.

B. No permite que las palabras de Jesús le incomodan. (vs. 35-36)  El hecho de que estas palabras de Jesús les causan a los líderes religiosos tanta confusión se ve en su reacción. En primer lugar buscan explicarlas dándoles un significado que encastraba con su entendimiento. Presumían que Jesús hablaba acerca de una futura misión a la Dispersión entre los gentiles.

En segundo lugar les dejaba con la sensación de que hubo algo más detrás de las palabras de Jesús y les incomodó grandemente. Aún no le creían a Él, situación que tu no tenés que compartir.

¿Quién Hay que Creer? (Juan 7:24-31)

Juan 7:24-31
24 No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.

25 Decían entonces unos de Jerusalén: ¿No es éste a quien buscan para matarle?

26 Pues mirad, habla públicamente, y no le dicen nada. ¿Habrán reconocido en verdad los gobernantes que éste es el Cristo?

27 Pero éste, sabemos de dónde es; mas cuando venga el Cristo, nadie sabrá de dónde sea.

incredulidad

28 Jesús entonces, enseñando en el templo, alzó la voz y dijo: A mí me conocéis, y sabéis de dónde soy; y no he venido de mí mismo, pero el que me envió es verdadero, a quien vosotros no conocéis.

29 Pero yo le conozco, porque de él procedo, y él me envió.

30 Entonces procuraban prenderle; pero ninguno le echó mano, porque aún no había llegado su hora.

31 Y muchos de la multitud creyeron en él, y decían: El Cristo, cuando venga, ¿hará más señales que las que éste hace?

cree!

Predica del Pastor Jaime Greenwood, 2 de marzo, 2014

***

[youtube http://youtu.be/3I0xUl7T5b4]

***

¿Te cuesta creer a otras personas?

¿Te cuesta creer a los políticos y líderes de la nación?

En nuestro pasaje hoy llegamos a ver una gran preocupación de la gente reunida en Jerusalén a causa de la fiesta de tiendas. En la semana pasada vimos que la multitud hablaba de Jesús, pero no abiertamente. Que los líderes religiosos buscaban a Jesús para acusarle de ser un fraude. Pero una vez que Jesús se revela en el templo, empieza a enseñar de tal manera que todos se maravillaron de su persona. Esto produjo una preocupación y cuestionamiento en la multitud de ¿quién hay que creer? Juan ahora reitera la afirmación de Jesús en cuanto a su identidad como el Mesías y ser e Hijo de Dios.

I. Una gran confusión (vs. 25-29)

Hubo una gran confusión entre los varios grupos en cuanto a la persona de Jesús.

A. Jesús habla con libertad en medio de sus enemigos. (vs. 25-26)  La gente pregunta si no es este aquel hombre que los judíos procuraban matar y que habían venidos buscando durante la fiesta. Pero al verlo enseñar sin impedimento alguno, cuestionan si por ahí, no se quedaron convencidos los mismos líderes de la autenticidad de las afirmaciones de Jesús.

B. Jesús procedía de Galilea y la gente esperaba un Mesías distinto. (v. 27) La imagen que la gente tuvo en cuanto al Mesías fue bastante diferente al que Jesús presentaba. Ellos buscaban un Mesías misterioso de origen sobrenatural y Jesús parece ser otro hombre cualquier. Ellos argumentaron que  1. Nadie sabe de dónde procede el Mesías. 2. Que Jesús provenía de Galilea. 3. Que Jesús no podía ser el Mesías.

Hubo una expresión muy conocido en aquel entonces que decía:

“Hay tres cosa que vienen sin esperarse – El Mesías, una bendición y un escorpión.”

C. Jesús aprovecha el comentario de la gente para enseñarles acerca de su misión. (vs. 28-29)  Jesús levanta su voz y clamaba que cumple una misión divina. Que Él ha sido enviado por Aquel que es verdadero. Jesús dice que si, ellos lo conocen humanamente hablando pero no lo han reconocido por quien realmente es. Hay por supuesto, un doble significado en las palabras de Jesús. Él procedió del Padre – sus enemigos sabían que era humano. Estaban equivocados en cada punto.

Jesús los acusa de no conocer a Jehová y esto sí los molestaba. Aún los maestros de la ley, los “perito arquitectos” no podían identificar a la piedra principal, a pesar de que estudiaban los planos divinos durante siglos Hechos 4:11. Jesús dice que “yo” conozco al Padre a diferencia de ustedes. Su existencia procede del Padre y fue enviado por Él.

II. Una fuerte convicción (vs. 30-31)  Las palabras de Jesús suscitaron reacciones bastante diferentes.

A. Dios es soberano y controla nuestros tiempos. (v. 30)  Mire como su impotencia fue igual a su malignidad. Nadie nos puede tocar sin el consentimiento de Dios Juan 10:29. Un pastor dijo en esta semana, “Somos todos inmortales hasta que Dios dice que no.”

C. Algunos creían en las obras de Jesús. (v. 31)

ver. ro1017

Testificar Sin Temor (Juan 7:10-24)

TemorEn una encuesta religiosa acerca de testificar daban estos resultados:

9% estaban ocupados en otras cosas

28% no sentían tener las palabras adecuadas

0% no lo quiso realizar

12% dijo que sus testimonios no coincidían con el mensaje

51% dijo que sentían temor

***

Juan 7:10-24

10 Pero después que sus hermanos habían subido, entonces él también subió a la fiesta, no abiertamente, sino como en secreto.

11 Y le buscaban los judíos en la fiesta, y decían: ¿Dónde está aquél?

12 Y había gran murmullo acerca de él entre la multitud, pues unos decían: Es bueno; pero otros decían: No, sino que engaña al pueblo.

13 Pero ninguno hablaba abiertamente de él, por miedo a los judíos.

14 Mas a la mitad de la fiesta subió Jesús al templo, y enseñaba.

15 Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado?

16 Jesús les respondió y dijo: Mi doctrina no es mía, sino de aquel que me envió.

17 El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta.

18 El que habla por su propia cuenta, su propia gloria busca; pero el que busca la gloria del que le envió, éste es verdadero, y no hay en él injusticia.

19 ¿No os dio Moisés la ley, y ninguno de vosotros cumple la ley? ¿Por qué procuráis matarme?

20 Respondió la multitud y dijo: Demonio tienes; ¿quién procura matarte?

21 Jesús respondió y les dijo: Una obra hice, y todos os maravilláis.

22 Por cierto, Moisés os dio la circuncisión (no porque sea de Moisés, sino de los padres ; y en el día de reposocircuncidáis al hombre.

23 Si recibe el hombre la circuncisión en el día de reposo, para que la ley de Moisés no sea quebrantada, ¿os enojáis conmigo porque en el día de reposo sané completamente a un hombre?

24 No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.

***

***

I. La reacción de las multitudes a la persona de Jesús Vs. 10-13

A. Mucha anticipación (Vs. 10 -11)

Los hermanos de Jesús insistieron en que se revele al pueblo si realmente era el Mesías (V. 4). Quisieron que una vez para siempre subiera a Jerusalén para recibir lo que le esperaba. Pero Jesús ya sabía que no era su momento y rehusó buscar su propia gloria. Entonces, sube no en la caravana sino sólo.

Los líderes de entre los judíos le buscaban con anticipación. Parece que su larga ausencia (aproximadamente un año y medio) les aseguraba su presencia en esta fiesta. Procuraron matarlo mientras los peregrinos estaban divididos en cuanto a la naturaleza de la persona de Jesús.

¿Vos buscás a Jesús hoy?

B. Discusión encerrada (Vs. 12-13)

Las multitudes hablaron sin cesar acerca de Jesús y quien era. Algunos creían que provenía de Dios y le llamaron un hombre bueno. La otra parte dijo que era un hombre que “engañaba al pueblo” cosa que merecía la muerte por ser apedreado.

De todos modos, nadie sintió libertad en hablar acerca de Jesús por la mala actitud de los viciosos líderes religiosos.

La actitud de otros nos puede afectar en nuestro deseo de testificar de Jesús. El temor a los más poderosos que nosotros es un temor no basada en el poder de Dios.

II. La manifestación de Jesús (Vs. 14-18)  Jesus teaching at the Temple

A. Daba instrucción sobrenatural con autoridad (Vs. 14-15)

En el cuarto o quinto día Jesús aparece en el lugar más público en Jerusalén para dar enseñanzas. Enseñaba con tanta autoridad y convicción que hasta los mismos líderes religiosos se maravillaron de su habilidad y cuestionaron cómo pudo haber entendido la ley sin haber recibido instrucción formal.

Este pasaje no nos enseña que ir a la escuela no es necesario, sino que la Biblia y los propósitos de Dios se pueden entender sin títulos. 1 de Corintios 1:27-29 –

27 sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte;

28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es,

29 a fin de que nadie se jacte en su presencia.

B. Su enseñanza provenía del Padre celestial (V. 16)

Jesús les asegura de que su doctrina proviene de Dios y no de sí mismo.

Tenemos que presentar a Cristo en vez de nosotros mismos. De hecho dice que su enseñanza es de mejor calidad y de una fuente superior que lo de los judíos.

C. La prueba de su enseñanza es su conformidad con la voluntad de Dios (V. 17)

Por los que aman a Dios la obediencia de la voluntad de Dios le traerá un conocimiento profundo de Dios.

Porque Jesús es la voluntad de Dios es necesario creer que le hay y creer en Él.

«Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan» (Hebreos 11:6).

D. El enfoque de su mensaje es la gloria de Dios (V. 18)

No buscaba su propia honra sino la de su Padre celestial.  Es un embajador verdadero porque es fiel a su llamado y él que le envió.

De igual manera somos embajadores de Cristo, «Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios» (2 Corintios 5:20).

Jesús termina diciendo que no hay injusticia en sí mimo para justificar el deseo de los judíos procurar matarlo. Ahora va a mostrar que tiene la razón.

 III. La justificación de Jesús (Vs. 19-24)

A. Hay una diferencia en custodiar la ley y cumplir la ley. (Vs. 19-20)

El deseo de eliminar a Jesús rompe la ley que ellos pretendían proteger. Algunos no estaban al tanto de la decepción de los supuestos líderes religiosos entonces le acusan a Jesús de estar endemoniado.

Nuestra prédica es locura para muchos, «Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios» (1 Corintios 1:18).

B. La ley de Dios no contradice la misericordia de Dios. (Vs. 21-23)

Jesús hacía referencia a la sanación del paralítico. Jesús dice que ellos mismos reconocen que el Sabbat o el sábado no es inviolable en cuestiones de saneamiento. Dios dio provisión hace milenio atrás para poder sanar a miembros de cuerpo con la práctica de circuncidar aún en el día de reposo. Jesús sanaba el hombre entero en el día de reposo y se enojaron con él.

No debemos esperar que los que rechazan nuestro mensaje tengan una razón lógica en hacerlo.

C. La justicia ante la ley no se base en las apariencias. (Vs. 24)

Jesús les manda a juzgar según juicio que se base en la justicia de Dios en vez de hacerlo según las apariencias engañadoras.

evangelismo-personal