El Reino Supremo De Jesús (Juan 18:33-40)

Con un caso muy importante delante de la corte el testigo principal terminó siendo un hico de 12 años. El abogado defensor empezó su interrogación del chico con una pregunta acerca de si el padre del joven le había influenciado a responder de una cierta manera. El joven respondió que “sí, mi papá me dijo lo que debería decir a la corte”. El abogado le preguntó al chico, “¿qué es lo que tu padre te dijo que tenés que decir?” El chico respondió y le dijo, “mi papá me dijo que los abogados iban  a intentar a enredarme en mis propias palabras así que yo debo decir solo la verdad para no tener problemas en cuanto a mi testimonio”.

Jesus before PilateEncontrar la verdad es algo bastante difícil de conseguir hoy por hoy. Jesús está acusado de varios crímenes entre ellos ser líder de una resistencia contra el Imperio Romano. Pilato tiene la tarea de interrogarle a Jesús y averiguar si es un criminal digno de la muerte que los líderes religiosos tanto anhelaban conseguir. Pilato comienza a cuestionar a Jesús para ver si es una amenaza dentro de su territorio. Su conclusión es que Jesús no es una amenaza político pero esto no implica que saldrá ileso de aquel encuentro.

Juan 18:33-40
33 Entonces Pilato volvió a entrar en el pretorio, y llamó a Jesús y le dijo: ¿Eres tú el Rey de los judíos?

34 Jesús le respondió: ¿Dices tú esto por ti mismo, o te lo han dicho otros de mí?

35 Pilato le respondió: ¿Soy yo acaso judío? Tu nación, y los principales sacerdotes, te han entregado a mí. ¿Qué has hecho?

36 Respondió Jesús: Mi reino no es de este mundo; si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí.

37 Le dijo entonces Pilato: ¿Luego, eres tú rey? Respondió Jesús: Tú dices que yo soy rey. Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz.

38 Le dijo Pilato: ¿Qué es la verdad?

Y cuando hubo dicho esto, salió otra vez a los judíos, y les dijo: Yo no hallo en él ningún delito.

39 Pero vosotros tenéis la costumbre de que os suelte uno en la pascua. ¿Queréis, pues, que os suelte al Rey de los judíos?

40 Entonces todos dieron voces de nuevo, diciendo: No a éste, sino a Barrabás. Y Barrabás era ladrón.

***

Predica del Pastor Jaime Greenwood, 7 de junio, 2015

***

I. Jesús está expuesto a la interrogación. Vs. 33-38ª  Ningún rey debe de tener que responder por sus acciones. Pero en el caso de Jesús, nadie quiere reconocer su majestad ni tampoco su autoridad.

A. Pilato cuestiona a Jesús concerniente las acusaciones acerca de su reino. Vs. 33-35

B. Jesús propone que es un Rey distinto a todo rey. Vs. 36-38a Juan presenta la preexistencia de Jesús y su propósito en venir. Jesús ha venido para exponer a la verdad. Pilato demuestra su frustración en encontrar la verdad y rehúsa creer que Jesús es una fuente de la verdad.

II. Jesús está expuesto a los caprichos del pueblo judío. Vs. 38b- 40

A. Jesús está declarado inocente. V. 38b

B. Jesús está rechazado cómo Rey de los judíos. Vs. 39-40  El pueblo judío no quiere un Rey humilde sino un libertador. Jesús ha venido para quitar los pecados del mundo en sacrificio por nuestros pecados. En Levítico 16:5-10 la Biblia presenta una figura de lo que ocurre delante de Pilato.

Un Fracaso Vergonzoso (Juan 18:12-24)

¿Has sufrido un fracaso vergonzoso alguna vez? Un joven adulto llamó a su mamá para pedirle consejos en cómo profundizar una relación con la muchacha de sus sueños que había conocido hace poco. La mamá propuso una idea: “¿Por qué no preparar una cena e invitar a la chica a tu casa? Al joven le pareció una idea espectacular y una semana después le invitó a la señorita a casa para la cena. La mamá le llamó el día siguiente para ver cómo salió e encuentro. “Fue una experiencia totalmente humillante”, dijo el joven. “Ella insistió en lavar los platos”. “Qué hay de malo en esto”, preguntó la mamá. El chico respondió, “porque ¡no habíamos comenzado a comer”!  Pues, yo supongo que esto sería una experiencia vergonzosa.

Como cristianos, todos nosotros nos enfrentamos con la tentación de traicionar a nuestros principios y estándares. Y cuando fracasamos, es vergonzoso, o por lo menos ¡debe de serlo!

Pedro en nuestro texto hoy, va a fracasar en su intento de serle fiel a Jesús aún en medio del momento más difícil en la vida de un seguidor de Jesús. Después de tres años de una vida privilegiada de andar con Jesús y ser testigo al poder de Dios en la carne, Pedro llega al momento de su fracaso mayor. Pedro ya se ha establecido como un hombre que habla primero y después considera a sus palabras. Había intentado a persuadir a Jesús no ir a la cruz en Mateo 16. Y en nuestro estudio la semana pasada vimos a Pedro atacar con espada a uno de los aguaciles del templo. Y ahora vamos a ver como esta tendencia en la vida de Pedro de no confiar en Dios exponerse aún más.

Juan 18:12-24

12 Entonces la compañía de soldados, el tribuno y los alguaciles de los judíos, prendieron a Jesús y le ataron,

13 y le llevaron primeramente a Anás; porque era suegro de Caifás, que era sumo sacerdote aquel año.

14 Era Caifás el que había dado el consejo a los judíos, de que convenía que un solo hombre muriese por el pueblo.

15 Y seguían a Jesús Simón Pedro y otro discípulo. Y este discípulo era conocido del sumo sacerdote, y entró con Jesús al patio del sumo sacerdote;

16 mas Pedro estaba fuera, a la puerta. Salió, pues, el discípulo que era conocido del sumo sacerdote, y habló a la portera, e hizo entrar a Pedro.

17 Entonces la criada portera dijo a Pedro: ¿No eres tú también de los discípulos de este hombre? Dijo él: No lo soy.

18 Y estaban en pie los siervos y los alguaciles que habían encendido un fuego; porque hacía frío, y se calentaban; y también con ellos estaba Pedro en pie, calentándose.

19 Y el sumo sacerdote preguntó a Jesús acerca de sus discípulos y de su doctrina.

20 Jesús le respondió: Yo públicamente he hablado al mundo; siempre he enseñado en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y nada he hablado en oculto.

21 ¿Por qué me preguntas a mí? Pregunta a los que han oído, qué les haya yo hablado; he aquí, ellos saben lo que yo he dicho.

22 Cuando Jesús hubo dicho esto, uno de los alguaciles, que estaba allí, le dio una bofetada, diciendo: ¿Así respondes al sumo sacerdote?

23 Jesús le respondió: Si he hablado mal, testifica en qué está el mal; y si bien, ¿por qué me golpeas?

24 Anás entonces le envió atado a Caifás, el sumo sacerdote.

***

***

01_Jesus_Sanhedrin_1920

I. La Entrega de Jesús a las Autoridades Vs. 12-14

A. Jesús no se opone resistencia. V. 12  Jesús está maniatado y llevado para parecer delante de Anás.

B. Jesús no espera mucho de sus jueces. V. 13-14  Juan nos recuerda que el sumo sacerdote Caifás, yerno de Anás, es quien ya había dicho que Jesús debe de morir para evitar un alboroto en Jerusalén y las consecuencias de las autoridades romanos.

06_Peter_Denies_Jesus_1920

II. Pedro se presenta como seguidor encubierto. Vs. 15-18

A. Pedro encuentra el coraje para seguir a Jesús. Vs. 15-16  Es probable que Pedro esté motivado por curiosidad de qué iban a hacer con Jesús. No tiene la capacidad para entrar en el lugar de arresto de Jesús, pero consigue entrada a través de otro discípulo.

B. Pedro esconde su verdadera identidad.  La pregunta le ofrecía una escapatoria a Pedro pero él decide mentir en vez de exponerse a la posibilidad de persecución por causa de Cristo.

06_Jesus_Sanhedrin_1920

III. Las autoridades juzgan a Jesús a escondidas. Vs. 19-24

A. Ilícito interrogación de las actividades de Jesús Vs. 19-21

B. El trato criminal de la persona de Jesús V. 22

C. Inconsistente razón por atacar a las enseñanzas de Jesús Vs. 23-24

El Plan De Acción De Jesús (Juan 18:1-11)

“Un nuevo predicador acababa de llegar a la ciudad. Tenía una manada de nuevas historias, nuevos sermones, y un nuevo enfoque dinámico acerca de todos los viejos problemas. Un gran número en la comunidad se sentía atraída por él. Sería seguro decir que él era singularmente exitoso como evangelista.

Sin embargo, un grupo de la vieja guardia se preocupó, y lo discutió entre sí. Su enseñanza no tenía el tono al que estaban acostumbrados a escuchar. Sonaba nuevo y poco ortodoxo para sus oídos. De hecho, los acusó en términos dramáticos y condenatorios de su propia posición bastante conservadora. Esto les alteró en gran medida. ¡Algo había que hacer! Comenzaron cuestionando y criticando constantemente. Lo criticaron por las personas con que él tenía comunión, a causa de las personas con las que él asociaba, y el hecho de que un gran número de las personas estaban de acuerdo con él, especialmente la generación más joven. Tenían miedo de que su enseñanza modernista pronto destruyera la Biblia. Incluso le consideraron un liberal. Alguien sugirió que deba morir.

Y así fue, entregado por ellos,

en el Calvario.”

(Paul Decker)

Pero necesitamos entender que todo lo que ocurre en capítulo 18 solo confirma que nuestro Señor Jesucristo tiene la situación bajo su control. El plan de Dios se está llevando a cabo en cada detalle. Jesús no va a morir a consecuencia de sus circunstancias sino que va a morir por los pecados del mundo. Mientras los eventos de la muerte de Jesús se llevan por adelante, se ven claramente los deliberados pasos de Jesús hacia el propósito divino para su vida.

Juan 18:1-11

1 Habiendo dicho Jesús estas cosas, salió con sus discípulos al otro lado del torrente de Cedrón, donde había un huerto, en el cual entró con sus discípulos.

Y también Judas, el que le entregaba, conocía aquel lugar, porque muchas veces Jesús se había reunido allí con sus discípulos.

Judas, pues, tomando una compañía de soldados, y alguaciles de los principales sacerdotes y de los fariseos, fue allí con linternas y antorchas, y con armas.

Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis?

Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo: Yo soy. Y estaba también con ellos Judas, el que le entregaba.

Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra.

Volvió, pues, a preguntarles: ¿A quién buscáis? Y ellos dijeron: A Jesús nazareno.

Respondió Jesús: Os he dicho que yo soy; pues si me buscáis a mí, dejad ir a éstos;

para que se cumpliese aquello que había dicho: De los que me diste, no perdí ninguno.

10 Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la desenvainó, e hirió al siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. Y el siervo se llamaba Malco.

11 Jesús entonces dijo a Pedro: Mete tu espada en la vaina; la copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber?

01_Jesus_Gethsemane_1920

I. Los primeros pasos en el Huerto. V. 1

El huerto de Getsemaní contrasta con el huerto de Edén. El primer Adán comenzó su vida en un huerto. Cristo llega a terminar su vida en un huerto. En Edén Adán pecó, y en el huerto de Getsemaní Cristo vence el pecado. En Edén Adán cayo, en Getsemaní Cristo conquistó. En Edén Adán se escondió, y en Getsemaní Jesús se presentó con audacia ante sus enemigos. En Edén la espada se desenvaina, y en Getsemaní se vaina. (Hughes hace esta comparación)

El torrente Cedrón se menciona en varios textos, pero en 1 Reyes 2:37 Salomón pronuncia muerte a Simei, el viejo enemigo de David, si el cruce el Cedrón. Jesús lo cruzó y muere, no por su rebeldía sino la rebeldía del mundo.

13_Jesus_Gethsemane_1920

II. Los pasos de la traición de Judas. Vs. 2-3

Judas había formado parte del grupo íntimo de los discípulos de Jesús. Ahora viene con un grupo de soldados y líderes religiosos judíos armados en búsqueda de Jesús para ganar una recompensa. Pero ellos parecen esperar tener problemas porque tienen sus antorchas  y sus armas. Es desafortunado que la persona de Judas se conoce más por su traición debido a que su corazón nunca estaba ligado con Cristo.

15_Jesus_Gethsemane_1920

III. Los pasos que marcan la Majestad de Jesús. Vs. 4-9

Miren como Jesús toma el control de la situación. En un sentido Jesús no es arrestado sino se entrega a sí mismo por ti y or mí. Jesús se enfrenta con la oposición. Ellos buscaban a un nazareno y se encuentran con deidad. Jesús habla enfáticamente que él es la persona que están buscando. Pero agrega que ellos deben de dejar a sus seguidores salir en paz. El Buen Pastor sigue cuidando de los suyos hasta el final.

18_Jesus_Gethsemane_1920

IV. Los pasos de la espada de Pedro. Vs. 10-11ª

Cuando Pedro saca su espada demuestra su ignorancia del plan de Dios. Su primer golpe ni siquiera llega a cumplir con su fin porque no corta la cabeza sino la oreja. Jesús reta a Pedro porque Lucha contra el enemigo equivocado, utiliza el arma equivocado, tiene la motivación equivocada, y va a lograr el resultado equivocado. En una manera verdadera resiste la voluntad de Dios. Pero Jesús demuestra misericordia en sanar a Malco.

20_Jesus_Gethsemane_1920

V. Los pasos de Sumisión. V. 11

Jesús demuestra una determinación de cumplir la voluntad de Dios. Explica que el padre lo ha preparado para aquel momento. Los discípulos huyen y Jesús va con los soldados.