El Salvador Del Mundo (Juan 4.39-45)

Juan 4:39-45

39 Y muchos de los samaritanos de aquella ciudad creyeron en él por la palabra de la mujer, que daba testimonio diciendo: Me dijo todo lo que he hecho.

40 Entonces vinieron los samaritanos a él y le rogaron que se quedase con ellos; y se quedó allí dos días.

41 Y creyeron muchos más por la palabra de él,

42 y decían a la mujer: Ya no creemos solamente por tu dicho, porque nosotros mismos hemos oído, y sabemos que verdaderamente éste es el Salvador del mundo, el Cristo.

43 Dos días después, salió de allí y fue a Galilea.

44 Porque Jesús mismo dio testimonio de que el profeta no tiene honra en su propia tierra.

45 Cuando vino a Galilea, los galileos le recibieron, habiendo visto todas las cosas que había hecho en Jerusalén, en la fiesta; porque también ellos habían ido a la fiesta.

Predica del Pastor Jaime Greenwood, 3 de marzo, 2013

ESCUCHAR/DESCARGAR AUDIO en mp3

***

El altruismo (del francés antiguo “altrui” = de los otros) se puede entender como:

  • Comportamiento que aumenta las probabilidades de supervivencia de otros a costa de una reducción de las propias.
  • Sacrificio personal por el beneficio de otros.

altruismo

De acuerdo a la Real Academia Española, el altruismo proviene del francés “altruisme” y designa la Diligencia en procurar el bien ajeno aun a costa del propio. El término altruismo se refiere a la conducta humana y es definido como la preocupación o atención desinteresada por el otro o los otros, al contrario del egoísmo. Suelen existir diferentes puntos de vista sobre el significado y alcance del altruismo. Altruismo es la tendencia de hacer el bien a los demás, aún a costa del propio provecho. Se llama altruista a la persona que profesa el altruismo.En esta porción de capítulo cuatro vemos como las acciones de una mujer de mala fama en dar testimonio de Jesús llegan a influencia en las vidas de una gran cantidad de personas.

I. La Persistencia es necesaria en el testificar. Vs. 39-40
Nuevamente Juan nos hace mención del poder del testimonio personal sobre la vida de otros. La mujer samaritana invita a todos a venir a escuchar a Jesús porque según ella, “Él me dijo todo lo que yo he hecho.”
A. Muchos pueden cree en Jesucristo por el testimonio de una sola persona. V. 39  Es obvia que el testimonio de la mujer samaritana es exagerado e incompleto, pero ella persistió en hablar del cambio que ella experimentó al escuchar las palabras de Jesús.La palabra traducida “testimonio” se usa no para describir a la mujer sino para poner énfasis en el hecho de que ella persistía en dar testimonio.¿Cuántas veces sufrimos falta de ánimo en testificar simplemente porque no hay interés en nuestro testimonio de la gracia de Dios en nuestras vidas? Esta mujer daba testimonio a pesar del hecho que vivía en una situación vergonzosa y abiertamente pecaminosa porque su vida fue transformada y quiso compartir su esperanza con otros sin buscar recompensa.
B. La persistencia puede llevar a muchos romper con la tradición. V. 40 Dice el versículo 40 que los mismos Samaritanos le rogaban al Señor quedarse unos días más para conocerle mejor. Salieron de la ciudad convencidos por la palabra de la mujer de que un profeta se les había acercado. Al encontrarle a Jesús quisieron profundizar su conocimiento de este hombre que hablaba palabras de vida. Todo esto ocurrió en el contexto del V. 9.Cuando nuestro testimonio se vive y expresa de una manera convincente, puede cambiar la cultura en la cual nos encontramos. La reacción normal de estos Samaritanos a las noticias de que un judío hablaba con un conciudadano hubiera sido desdén, pero la mujer persistió y muchos fueron transformados.
II. La Palabra es el instrumento que se emplea en el testificar. Vs. 41-42 
A. Jesús les entregaba el evangelio. V. 41  La palabra de Jesús debe de referirse al evangelio. Jesús se quedó unos días más y la cantidad de seguidores aumentó en gran número.Debemos tener cuidado en ofrecer únicamente el evangelio a los inconversos y evitar la tentación de intentar de reformar sus vidas para que sean más como nosotros. Los verdaderos cambios en la cultura ocurren cuando hay transformación no reformación.
B. Un gran número creyó en Jesús. V. 42  “La fe es un elemento tan fundamental del cristianismo” (Leon Morris, El Evangelio Según Juan Vol. I, p. 328). La fe de ellos tuvo su comienzo en el testimonio de la mujer samaritana (Rom. 10:17) pero tiene que llegar a basarse en una relación personal con Jesucristo. Los samaritanos de la aldea llegaron a la conclusión de que Jesús era más que un profeta y era “el Salvador del mundo.” Esto nos hace concluir que Jesús es mucho más que un buen ejemplo para seguir. Él es un salvador que nos libera del pecado.La simple declaración de los samaritanos nos hace entender que nuestra fe salvadora es más que algo que uno tiene, sino es algo que uno vive diariamente. Nuestra fe no es para unos cuantos sino es para todos especialmente “los que le recibieron” (Juan 1:12).
III. La Patria de los creyentes está en los cielos. Vs. 43-45
A. Jesús reconoce que su tarea es divinamente fijado. Vs. 43-44  Después de los dos días de avivamiento con los samaritanos Jesús sigue en su camino hacia Galilea. El “porque” del versículo 44 nos hace entender que es ligado al V. 43 pero no es para nada claro como se relacionan estos dos versículos especialmente con lo que sigue en el V. 45. Es obvio que la propia tierra de Jesús era Galilea y no Judea como muchos dicen. Pero esto nos lleva a presuponer que salir de entre la gran cosecha de los samaritanos le era necesario para sufrir el rechazo de los de su propia patria, aún cuando algunos le iban a recibir. Al final los pocos que le recibieron con gozo iban a rechazarle en su hora de ir a la cruz del Calvario. Si esta es la interpretación correcta, tenemos un ejemplo de sufrimiento para seguir. No es suficiente servir en confort donde no hay dificultades, porque este “mundo no es nuestro hogar, somos peregrinos aquí.” Vale la pena servir al Señor porque nuestro descanso nos espera en la más allá.
B. La aceptación del mundo es, de hecho, un rechazo. V. 45  La aceptación de los Galileos se basaba en los milagros que Jesús hacía en Jerusalén durante la Pascua. No le aceptaron a Jesús como el Mesías por su palabra, sino por los milagros que habían vistos. Esta comprensión fue incorrecta.El creyente no debe buscar la aceptación de los con el cual habla las palabras de vida. Debemos esperar el rechazo y gozarnos cuando un pecador se arrepienta de verdad. Mientras nos preocupemos por el bien espiritual de otros sabemos que esto puede producir cambios eternos en las vidas de otros.
evangelismo

El Discurso de Jesús con sus Discípulos (Juan 4:31-34)

Juan 4:31-34

31 Entre tanto, los discípulos le rogaban, diciendo: Rabí, come.

32 El les dijo: Yo tengo una comida que comer, que vosotros no sabéis.

33 Entonces los discípulos decían unos a otros: ¿Le habrá traído alguien de comer?

34 Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 17 de febrero, 2013

Escuchar y/o descargar mp3

I. Diligencia en ejecutar la obra. Vs. 31-32

En versículo 31 los discípulos rogaban a Jesús que comiese algo de la comida que le habían buscado. “Durante el intervalo” los discípulos le dice a Jesús “Rabí, coma.” Era una preocupación natural que se basaba en su cansancio y hambre.

A. Jesús descuida su comida. V. 32ª La respuesta de Jesús marca una distinción entre ellos y Él. Algo le había pasado en la vida del Señor durante la ausencia de los discípulos. Antes, Jesús estuvo cansado y hambriento pero ahora no le importaba la comida y bebida. La indiferencia de Jesús a buscar suplir sus propias necesidades físicas es una lección para nosotros de preocuparnos más en las cosas espirituales. Debemos hacer nuestra comida menos importante que atender a las necesidades espirituales de los que nos rodean.

  • B. Jesús se convierte su obrar en Comida y bebida. V. 32b

Los discípulos le ofrecían comida mientras Jesús les daba instrucciones. La tarea que iba a realizar entre los samaritanos se convirtió  en comida  para el Señor. Esto llegó a ser su mayor placer y satisfacción. Es triste cuando nosotros los cristianos estamos en el mismo lugar de los discípulos y ni sepamos de esta comida tan rica con la cual debemos satisfacernos.

II. Deleite en realizar la obra. Vs. 33-34ª

Los discípulos no entendieron las palabras de Jesús sobre la comida de la misma manera que Nicodemo no entendió la enseñanza sobre el nuevo nacimiento y la mujer samaritana mal interpretó la del agua viva.

A. La carne terrenal no satisface. V. 33  La sorpresa de los discípulos sobre la posibilidad que su maestro ya está satisfecho cuando su misión justamente fue buscarle comida en la aldea. “Ellos estuvieron satisfechos con pan, mientras Jesús estuvo satisfecho en realizar la obra de su Padre.”[1]  Si nuestra tarea o nuestra obra nos destruyen en vez de edificar, debemos cuestionar si es la voluntad de Dios para nuestras vidas.

  • B. La carne espiritual puede alimentar el alma. V. 34ª

“Mi comida es que haga la voluntad la voluntad del que me envió” para el bien de otros. Salmo 40:8  El entusiasmo por realizar la tarea divina, dada por Dios, hizo que Jesús se olvide, por lo menos momentáneamente, de su hambre física. No significa que Jesús no necesitaba comida física, sino su gran pasión era hacer la voluntad de Dios (5:30). La salvación de los pecadores es la voluntad de Dios (I Tim. 2:4).

III. Dedicación en terminar la obra. V. 34b

    1. A. Jesús estuvo preparado llegar hasta el fin.

No es suficiente empezar la obra no más. Es necesario continuar en la obra día tras día. Nuestra tarea demanda dedicación a la obra.

  • B. Jesús estuvo dispuesto acabar con la tarea.  

Al final de la voluntad de Dios le esperaba Jesús una cruz. (Fil. 2:8).

Nuestro Maestro nos dejó aquí un ejemplo, para que podamos aprender a hacer la voluntad de Dios como él lo hizo: Primero con diligencia y una aplicación personal de la misma. Segundo con deleite y placer en ella. Y tercero con constancia y perseverancia, no sólo cuidando de hacerlo, pero con el objetivo de acabar nuestro trabajo.

voluntad de Dios


[1]Wiersbe, Warren W.: El Comentario Bíblico Exposicional. Wheaton, Ill. : Victor Books, 1996, c1989, S. Jn 4:31

El Agua que Satisface (Juan 4:7-14)

aguaJuan 4:7-14

Vino una mujer de Samaria a sacar agua; y Jesús le dijo: Dame de beber.

Pues sus discípulos habían ido a la ciudad a comprar de comer.

La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí.

10 Respondió Jesús y le dijo: Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber; tú le pedirías, y él te daría agua viva.

11 La mujer le dijo: Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo. ¿De dónde, pues, tienes el agua viva?

12 ¿Acaso eres tú mayor que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, del cual bebieron él, sus hijos y sus ganados?

13 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed;

14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

Predica de Pastor Jaime Greenwood, 20 de enero, 2013

grabar.descargar mp3

DESCARGAR/GRABAR mp3.

paso de los toros

La bebida que nos hace quitar la sed en verano ¿Cuál es? Paso de los Toros es una línea de gaseosas o bebidas carbonatadas, especialmente de agua tónica, de origen uruguayo. El nombre comercial “Paso de los Toros” proviene de la localidad uruguaya homónima, en donde la bebida fue originalmente inventada y comercializada por primera vez. Se trató de una invención del químico Rómulo Mangini, quien creó la fórmula original de un agua tónica a base de cáscara de naranja y quinina, a petición de unos amigos ingleses que trabajaban en los ferrocarriles del norte del país. En los comienzos, tan sólo la producía en pequeñas cantidades para ellos, pero la bebida fue ganando paulatina popularidad en el mercado local de Paso de los Toros, antes de llegar a ser ofrecida en la capital del país, la ciudad de Montevideo.

Varios años después, cuando el nombre de la bebida ya era bastante conocido y el propio Mangini ya había fallecido, la embotelladora fue adquirida por la multinacional estadounidense PepsiCo. Durante las negociaciones que terminaron en su venta, la familia Mangini solicitó que la bebida mantuviese su denominación original “Agua tónica Paso de los Toros”. Pepsi continúa comercializando la línea Paso de los Toros hasta la actualidad, no sólo en el Uruguay sino también en el bastante mayor mercado argentino. Si bien la bebida insignia es un agua tónica, también se comercializan bajo esa misma marca gaseosas de los sabores naranja y pomelo.

En nuestro pasaje hoy, seguimos con el encuentro de Jesús con una mujer samaritana. La conversación empieza con un pedido de agua para quitar la sed y termina con una explicación del agua viva que representa al Espíritu Santo de Dios que mora en cada creyente.

I. La petición inesperada. Vs. 7-9

Los discípulos de Jesús se fueron a encontrar comida en la aldea mientras Jesús toma reposos en el pozo. Ahora viene una mujer solita para sacar agua al mediodía y Jesús la espera allí.

A. Jesús demanda agua de la mujer. V. 7  Es interesante que el verbo en el griego es en el imperativo. Jesús no busca un favor. Más bien, demanda que esa mujer cumpla con su petición. Pero no es la única razón por lo cual Jesús forma su petición de esa manera. En el versículo 10 Jesús mantiene que esa mujer samaritana debería haberle pedido a Jesús la misma cosa si lo hubiera reconocido por quién era. Sobre la segunda razón F.L. Godet comenta “Jesús sabe muy bien que una manera de ganar un alma, es pedirle que te haga un favor” (Leon Morris, El Evangelio Según Juan Vol. I cita a Godet, p. 301).

B.

  • La mujer quedó sorprendida. Vs. 8-9

Mientras la mujer samaritana se acercaba al pozo pudo verle a Jesús sentado allí solito, porque sus discípulos ya se fueron a hacer compras. Algo de su vestimenta o manera la hizo entender que era judío. Los hombres judíos no hablaban con los samaritanos ni tampoco usaron los utensilios de los samaritanos. Los rabies judíos ni siquiera hablaron con mujeres en público. Entonces la cosa más lejos de la mente de la mujer samaritana es empezar a tener una conversación con ese hombre. Entonces, cuando Jesús le hizo petición de un poco de agua ella respondió con tanta sorpresa esperándole ser como cualquier otro judío. Cristiano, no podemos actuar como los demás hombres del mundo y esperar ganar el mundo para Cristo.

La frase, “Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí” parece ser un comentario del evangelista y debe traducirse “porque los judíos no tienen tratos con los samaritanos” las venganzas  producen represalias. El maltrato de los judíos de los samaritanos produjo enemistad entre las dos razas.

II. La discusión inevitable. Vs. 10-12

Ahora Jesús tiene la oportunidad de hacer girar la conversación en torno de las cosas profundas.

A. Jesús le ofrece agua viva. V. 10  Jesús responde sin reparos a las preguntas de la mujer samaritana y deja las diferencias para otra conversación. Ahora le va a ver su “propia ignorancia e inmoralidad tanto como su necesidad de un Salvador” (Mathew Henry). “Si la mujer hubiera dado cuenta de la increíble situación en la que se encontraba y, sobre todo, que estaba hablando con aquel que Dios había enviado para traer nueva vida al mundo, habría sido ella la que le habría pedido a Jesús que le diese agua” (Morris, p.302). Agua viva es una referencia al agua corriente de un rio. Los judíos preferían el agua viva para la purificación en sus ceremonias religiosas. Pero el significado que Jesús le da a esta frase es lo de una fuente que salta de adentro de un creyente que tiene al Espíritu Santo que mora en él (7:38-39; Is. 44:3).

B. La mujer samaritana hace objeción a las cuestiones profundas y espirituales. Vs. 11-12  El uso del término de respeto “Señor” aquí puede ser un intento de poner distancia entre Jesús y ella. Primero dice que el pozo es profundo y sin los elementos necesarios le sería imposible sacarle agua. Es una mal interpretación de las palabras de Jesús igual a Nicodemo. En segundo lugar hay escepticismo de que Jesús es más que cualquier otro hombre común. Ella responde que el patriarca Jacob había cavado el pozo que ellos veneraban con su uso. Ahora Jesús pretende ofrecerle algo mejor que no se veía. “¿Cómo se atrevía un extraño a decir que él podía ofrecerle algo mejor?” (Morris, p. 305). Los que vienen a Jesús tienen que ver el agua viva por fe. Los lectores de Juan tienen que llegar a la conclusión que Jesús es mayor que Jacob.

III. Las consecuencias imperecederas. Vs.13-14

A. El agua de un pozo quita la sed por un poco de tiempo. V. 13  El agua del pozo puede ayudar con la sed durante unas horas y el hombre volverá a tener la misma necesidad y deseo. Debemos reconocer que cualquier confort que sacamos de las cosas de este mundo es perecedero. Volveremos a estar no satisfechos mientras buscamos las cosas terrenales (Mt.6:31-33).

B.

  • El agua viva se convierte en una fuente vigorosa. V. 14

“La vida que Jesús da no es una vida estática ni apagada…Se trata de una vida abundante (10:10), y el Espíritu vivo en las personas es una clara prueba de ello” (Morris, p. 306). No volveremos a tener sed aún cuando crezcamos y anhelamos conocerle más a Jesús. El agua saldrá de nosotros para producir más conocimiento de Jesús. Esto es un prueba de la vida que mora en nosotros.