El Juicio De Todos Los Tiempos (Hechos 10:39-43)

Predicamos que Jesús es Juez justo Y misericordioso.

oj simpson trialClarín Junio 2019 “A 25 años del “Juicio del Siglo y del asesinato de su ex esposa, O. J. Simpson habló del caso que sacudió a los Estados Unidos. En 1997, el ex futbolista norteamericano O. J. Simpson, fue declarado culpable por el asesinato de su ex esposa, Nicole Brown, y de Ronald Goldman. Ambos aparecieron muertos a cuchilladas en la puerta de la casa de ella el 12 de junio de 1994. Ahora, afirmó que “ya dio vuelta la página”.

En una entrevista telefónica con The Associated Press, “The Juice”, como se lo conocía en la NFL, dijo: “No queremos revivir el peor día de nuestras vidas. Mi familia y yo dimos vuelta a la página y entrado en lo que llamamos una ‘zona sin cosas negativas’. Nos enfocamos en lo positivo“. A los 71 años, presumió que se encuentra tranquilo viviendo en Las Vegas, Nevada, y tiene un bajo perfil. Juega al golf casi todos los días y se sometió a cirugías en las rodillas y los ojos. Sin embargo, los familiares de Goldman y Brown están indignados por el hecho de que Simpson puede disfrutar de esa manera, mientras sus seres queridos vieron cortada de manera trágica sus vidas. En una entrevista con la AP la semana pasada la hermana de Goldman dijo con sarcasmo: “Entiendo que vive una gran vida allá en Las Vegas, siendo tratado como rey”. Nicole Brown y O. J. Simpson se casaron el 2 de febrero de 1985, cinco años después de que él se retirara del fútbol americano profesional. El matrimonio duró siete años, tiempo durante el cual Simpson fue investigado varias veces por violencia doméstica. Brown pidió el divorcio el 25 de febrero de 1992, citando “diferencias irreconciliables”. El 12 de junio de 1994, Brown y un joven llamado Ronald Goldman fueron encontrados sin vida en la puerta del duplex donde vivía ella. La mujer había sido apuñalada numerosas veces en la cabeza y el cuello.

Los investigadores se dirigieron a la propiedad de Simpson en Rockingham, para informarle que su ex esposa había sido asesinada. Allí, encontraron un Ford Bronco blanco con sangre en su interior y en su exterior. No pudieron encontrarlo y, cuando se retiraron del domicilio, el ex jugador se dio a la fuga. Las autoridades consideraron esta acción como una admisión de culpa y alertaron a todos los ciudadanos. Difundieron datos de su vehículos, hasta que una persona que manejaba por una autopista vio un Ford Bronco blanco, lo vio manejando allí. Dio aviso a las autoridades, quienes con 20 autos y 9 helicópteros organizaron un mega operativo para detenerlo. La persecución fue transmitida en directo por cadenas nacionales que lograron tener alrededor de 95 millones de espectadores a nivel nacional y en vivo.

Cuando lograron detenerlo, la Corte Superior de Los Ángeles dispuso que el juicio se realizara en el centro de la ciudad y no en Santa Mónica, donde había ocurrido el crimen. Lo llamaron “El Juicio del Siglo” por su popularidad y se convirtió en un episodio recordado como parte de la cultura pop de los ’90. El proceso duró alrededor de 9 meses. Simpson fue declarado “no culpable” y puesto en libertad al no aparecer pruebas concluyentes en su contra. Sin embargo, en un juicio civil en 1997 lo declararon culpable de ser el autor del doble asesinato y se le impuso el pago de un indemnización de 33.5 millones de dólares para los familiares de su ex esposa y de Ronald Goldman. Pero no fue a prisión.” Una de las principales razones que O. J. Simpson no fue a la cárcel por sus crímenes es porque no hubo testigos oculares.

judgeEn nuestro texto hoy, Pedro argumenta que su testimonio acerca de Jesucristo es confiable justamente porque hubo varios testigos oculares. Además vemos como su testimonio deja convicto a todo el mundo frente a un Juez justo. Pero el Juez no es tan solo justo sino también misericordioso no queriendo que ninguno perezca, sino que todos vengan al arrepentimiento. Así que, nuestra tarea termina siendo predicar a Jesús como Juez justo y a la vez misericordioso.

I. La obra redentora de Jesús testificada vv. 39-41

A. La vida y las obras de Jesús v. 39a  Pedro destaca que él y otros (v. 41) son testigos oculares de la manera en que vivió Jesús entre el pueblo. Este testimonio respalda la afirmación que Jesús es Santo y digno de ser seguido.

B. La crucifixión y muerte de Jesús v. 39b  Pedro dice que Jesús murió no por sus pecados, sino por los pecados del todo el mundo. El justo murió por los injustos para llevarnos a Dios según 1 Pedro 3:18. Es la obra redentora que nos hace posible una relación con Dios. La mención del madero es sin lugar a dudas una mención de Deuteronomio 21:22

C. La resurrección de Jesús vv. 40-41  La resurrección de Jesucristo habla claramente de Su deidad y nos deja en claro que no se trata de cualquier hambre sino Dios en la carne.

  1. Llevado a cabo por Dios v. 40  Pedro enfatiza el hecho que la resurrección de Jesús es por la intervención directa de Dios. No estamos frente a una brujería u otra obra satánica.
  2. Comprobado por muchos testigos v. 41  – I Cor. 15:3-6 dice que hubo muchos testigos oculares para comprobar la resurrección corporal de Jesús. Los espíritus no comen y beben pero Jesús hizo ambos frente a sus discípulos después de su resurrección.

II. La autoridad de Jesús proclamada vv. 42-43

A. El lugar donde se debe manifestar v. 42a  Después de Su resurrección, Jesús mandó a Sus discípulos de dar testimonio y predicar al pueblo. En público, como heraldo, y en privado, dando testimonio por exhortación.

B. El mensaje que tiene que ser advertida v. 42b  Jesús recibió autoridad para juzgar a los vivos y a los muertos. La justicia de Dios en juzgar se amortigua por su misericordia al permitirnos ser perdonados por Su sangre. Todos son culpables delante de Dios, pero algunos van a creer en el testimonio de los seguidores de Jesús para salvación.

C. La esperanza de libertad a pesar de la culpabilidad v. 43 

  1. Hay profecías que respaldan esta verdad.  Hay varios textos de los cuales no podemos está seguros si Pedro se refiere a uno en particular. Como por ejemplo, Is. 49:6, Os. 2:23, Mic. 4:2; 7:18, Mal. 1:11 pero nos vamos a enfocar en uno en particular Os. 13:1-14:4.
  1. La libertad es condicionada por fe en Su Nombre.  Creer en Su nombre es un acto de fe que es precipitada por el testimonio recibido. Sin el testimonio, la Palabra predicada, no puede haber fe. Pero cualquier fe no cuenta porque tiene que ser fe basada en el nombre de Jesús Hechos 4:12.

IMG_20190224_111037568

 

Bienaventurados Los Que Se Atrevan a ser Rectos (Mateo 5:10-12)

“No es nada fácil ser un cristiano dedicado. Nuestra sociedad no es amigo de Dios ni tampoco a Su pueblo. Si nos gusta o no, hay un conflicto entre nosotros y el mundo. ¿Por qué? Porque nosotros somos distintos del mundo y tenemos actitudes diferentes”.[1]

La diferencia expresada en la Biblia es notable; “Todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas”. “No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas”. “Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece”. “El rey de Israel (el malvado Acab) respondió a Josafat (el buen rey de Judá): Aún hay aquí un hombre por el cual podemos preguntar a Jehová; mas yo le aborrezco, porque nunca me profetiza cosa buena, sino siempre mal”  (Jn. 3:20; 7:7; 15:19; 2 Crónicas 18:7).

mp3
Descargar el audio aquí.

El capítulo 5 de Mateo presenta 8 cualidades de un seguidor de Cristo que está bendecido o que goza de las bienaventuranzas de Dios. Estas cualidades se producen en el ámbito de una fe segura en Dios. La palabra bienaventurado expresa la idea de estar premiado por poseer estas cualidades (‘bien haces’ Santiago 2:19). “Estas cualidades deben de ser codiciadas y emuladas; se componen de ‘la buena vida’. Cada una es seguida por una razón, apuntando al hecho de que nadie será un perdedor por escoger seguir este estilo de vida, por menos prometedora que aparezca en el corto plazo. Las recompensas se encuentran al nivel de la experiencia espiritual y la relación con Dios en vez de una recompense material.[2] Nuestro es el reino justamente porque buscamos a nuestro Rey y el cumplimiento de Sus propósitos en nuestras vidas. Por esta razón, Jesús insiste en que Sus seguidores estén preparados para sufrir en esta vida a la luz de la gloriosa victoria que es nuestro después de nuestra peregrinación. El ser justo comienza en el momento de nuestra salvación y se perfecciona durante nuestra vida de abnegación.

***

I. La descripción de los santos seguidores. V. 10ª; 11b

A. Están perseguidos. V. 10a Es el ejemplo dejado por nuestro mismo Salvador.

B. Están acusados falsamente. V. 11b Nunca debe ser dicho que un seguidor de Jesús está sufriendo a causa de sus acciones sino a causa de las acusaciones falsamente aplicadas a su persona. I Pedro 4:14

II. La razón por la cual los seguidores padecen persecución. V. 10b; 11a

A. Porque debemos vivir vidas rectas. V. 10b Jesús dice que la causa principal de nuestra persecución va a ser debido a nuestro compromiso de hacer lo correcto. I Pedro 3:14

B. Porque reconocemos a Jesús por ser Autor de la justicia. V. 11ª Es por causa de su nombre que vamos a sufrir.

III. La respuesta a las persecuciones sufridas. V. 12

A. Recibimos el mandato de estar alegres. II Cor. 21:5 y II Cor 12:10

B. Recibiremos recompensa. “El cielo al final, será una abundante recompensa por todas las dificultades que encontremos en nuestro camino. Esto es lo que ha llevado a todos los santos que padecen durante todas las edades—este gozo puesto delante.[3]

C. Seguimos el ejemplo de los profetas. Ellos nos proceden en tiempo y en excelencia. Santiago 5:10

[1] Wiersbe, W. W. (1996). The Bible exposition commentary (Vol. 1, p. 21). Wheaton, IL: Victor Books.

[2] France, R. T. (1994). Matthew. In D. A. Carson, R. T. France, J. A. Motyer, & G. J. Wenham (Eds.), New Bible commentary: 21st century edition (4th ed., p. 910). Leicester, England; Downers Grove, IL: Inter-Varsity Press.

[3] Henry, M. (1994). Matthew Henry’s commentary on the whole Bible: complete and unabridged in one volume (p. 1630). Peabody: Hendrickson.