La Teología de la Oración

Clase de la Teología de la Oración – Dr. Fred Moritz

16 a 19 de abril, 2012

Los apuntes de la clase:

Parte 1 (lunes, 16/4):

[youtube http://youtu.be/RbJ-qstX8aA]

DESCARGAR AUDIO EN MP3.

Parte 2 (martes, 17/4):

[youtube http://youtu.be/FhaQVeCdJtM] [youtube http://youtu.be/hmW-hbj0ln4]

DESCARGAR AUDIO EN MP3.

Parte 3 (miercoles, 18/4):

[youtube http://youtu.be/VbLVHdY2uDo]

DESCARGAR AUDIO EN MP3.

Parte 4 (jueves, 19/4):

[youtube http://youtu.be/PLvk5-pKz18]

DESCARGAR AUDIO EN MP3.

 

¿Puede usted llegar a ser un líder?

Cuando Jesús seleccionaba líderes, hacía caso omiso a todas las ideas populares de su tiempo (y del nuestro) acerca de qué clase de persona sería idónea para la tarea. La banda de discípulos de Jesús carecía de adiestramiento y de influencia; era un grupo heterogéneo que Él usaría para cambiar al mundo.

Jesús escogió personas con poca educación, pero que pronto desplegaron una aptitud extraordinaria. Vio en ellas algo que nadie más veía, y bajo su mano diestra emergieron como líderes que sacudirían al mundo. A los talentos latentes de ellos se les añadió ferviente devoción y furiosa lealtad, pulidas en la escuela de los fracasos y la fatiga.

Las cualidades de liderazgo naturales son importantes. Muy a menudo estas pericias yacen dormidas y no descubiertas.  Además debemos decir que la forma como manejamos las relaciones nos dice mucho de nuestro potencial de liderazgo. R. E. Thompson sugiere estas sencillas  pruebas:

• ¿Le molestan o desafían los fracasos de los demás?
• ¿Usa o cultiva a las personas?
• ¿Dirige o desarrolla a la gente?
• ¿Critica o motiva?
• ¿Trata de esquivar o de encontrar a la persona que tiene una necesidad o problema especial?

Estas pruebas no significan mucho a menos que actuemos para corregir nuestras deficiencias y llenar los vacíos de nuestro adiestramiento. Quizá la prueba final del potencial de liderazgo es si usted decide hacer algo o no con los resultados.

¿Por qué no toma algunos de los puntos de debilidad y fracaso de los que es consciente y, en cooperación con el Espíritu Santo, – que es el Espíritu de disciplina- se concentra en fortalecer dichas áreas de debilidad y corrige las faltas?

Las cualidades deseables en un líder estaban presentes en toda su plenitud en el carácter de nuestro Señor. Cada cristiano debería hacer que su oración constante sea que dichas cualidades puedan incorporarse más rápidamente en su propia personalidad.

El agregar potencial de liderazgo a nuestras vidas generalmente requiere que nos desprendamos de los elementos negativos que nos sujetan.

– Si somos demasiado sensibles cuando nos critican y nos apresuramos a defendernos, debemos abandonar esa actitud.
– Si justificamos nuestro fracaso y tratamos de culpar a otros o a las circunstancias, debemos cambiar de actitud.
– Si somos intolerantes o inflexibles de forma que la personas creativas que nos rodean se sientan restringidas, debemos abandonar esa actitud.
– Si nos perturba algo que sea menos que la perfección en nosotros mismos y los demás, debemos quitamos eso.

El perfeccionista establece metas más allá de su alcance y luego se hunde en una sensación de culpabilidad falsa cuando fracasa.  Nuestro mundo es imperfecto, y no podemos esperar lo imposible. El establecer metas modestas y realistas ayudará a que el perfeccionista lidie con un problema sin desalentarse.  Si no puede guardar un secreto, no trate de ser un líder. Si no puede ceder en un punto de vista cuando las ideas de alguna otra persona son mejores, ahórrese la frustración del fracaso en el liderazgo. Si quiere mantener una imagen de infalibilidad, trate de encontrar otra cosa que hacer aparte de ocuparse de guiar a las personas.

Escrito por:   O. Sanders – Liderazgo Espiritual

Usted puede llegar a ser un líder, desafíese a estudiar y aprender sobre el Liderazgo Espiritual que se necesita hoy.   

La primera clase para hombres

(a partir de los 15 años)

comienza el jueves, 26 de abril a las 19:30 hs.

Iglesia Bautista Independiente del Pilar

Ituzaingo 772   *   Pilar Centro

Uno de los más fascinantes estudios sobre la relación de Cristo con sus discípulos Fueron hombres ordinarios, pobres y sin letras. Un grupo de provincianos galileos que carecían de trascendencia social y que no hubieran sido elegidos por alguien que fuera prudente.

¿Por qué eligió Jesús a tales hombres?

Esta es una pregunta que ha intrigado a generaciones de estudiosos de la. Palabra. Tan poco inspiradores eran los apóstoles que las autoridades religiosas del momento los desecharon por ser hombres sin letras y del vulgo (Hch. 4.13). No obstante, Cristo cifró todas las esperanzas de la extensión del reino en estos pocos que habían compartido su ministerio. 

Tres años con Jesús presenta al lector un profundo y detallado estudio del proceso por el cual estos hombres fueron transformados en los atrevidos testigos que impulsaron la vida de la iglesia recién nacida. El autor no solamente identifica las técnicas que utilizó Cristo en la capacitación de los doce, sino las dinámicas de la relación que compartieron a lo largo de su breve paso por la tierra. La lectura de este texto proveerá de valiosas herramientas y un modelo inspirador a todas aquellas personas que están comprometidas con formar a hombres y mujeres como discípulos de Jesús. 

Desarrollo Cristiano Internacional presenta, por primera vez en español, esta obra clásica que ha bendecido a miles de líderes a lo largo de varias generaciones. Tres años con Jesús es un libro cuya trascendencia ha sido probada en el crisol del tiempo. Su mensaje tiene tanta relevancia hoy como lo tuvo cuando se publicó, hace más de cien años, bajo el título original.