Lienzo Llamativo (Hechos 10:9-17)

10 Lienzo Llamativo petersvision

Dios prepara a las personas para realizar los planes suyos. Cuando perdemos la instrucción la primera vez…

No es la primera vez que el Señor le repitió hasta tres veces la instrucción.

I. El escenario de la visión vv. 9-10

A. Los prepara un encuentro histórico v.9a Los mensajeros se acercan a la residencia donde está Pedro sin saber si lo van a encontrar y sin saber quién es. Mientras tanto, el apóstol realiza algunas actividades de su vida devota a su Señor típicas a la vida discipular. Lo increíble de esta situación es que dos pueblos totalmente diferentes y en cierta medida aislados van a ser juntados de una manera sobrenatural que producirá la más grande expansión del evangelio jamás imaginada.

B. Pedro se retira para orar a pesar de sus impulsos v. 9b-10a  El texto nos dice que Pedro padece una sensación fuerte de hambre al mediodía mientras está retirado en la azotea de la casa para orar. No es la hora común de comer entonces podemos deducir que esta sensación fuerte es parte del plan de Dios para preparar a Pedro para recibir la visión celestial. Nuevamente nos enfrentamos con la realidad de que nuestro Dios puede influenciar en las circunstancias más mínimas de nuestra vida para guiarnos a llevar a cabo Su voluntad.

C. Dios prepara a Pedro al dejarle en un trance v. 10b   La palabra aquí éxtasis es sacada directamente del griego al español y no nos provea mucha explicación. Literalmente el término significa “fuera de lugar” y denota una distracción de la mente. En este estado, Pedro está por recibir una señal del cielo para acondicionarle para su futuro ministerio. No es nada común así que sabemos que lo que sigue es algo especial que marca un antes y un después en el alcance del evangelio.

II. La enigmática visión vv. 11-12  Dios le revela a Pedro una visión preocupante. El lienzo que ve Pedro se puede comparar a la vela de un barco y se desciende de lo alto lleno de animales y aves considerados inmundos por los judíos. En sí, la visión es rara porque los animales están siendo provistos desde el cielo y además son animales no asociadas con la santidad. De todos modos, no es la parte más preocupante porque ahora Pedro va a recibir instrucciones en cuanto a lo que se presenta delante de él.

III. El exorbitante costo del discipulado según la visión vv. 13-16  

A. Dios le da instrucciones contrarias a sus creencias v.13   La voz es una voz celestial igual como el lienzo lo es. Desciende de lo alto un mandato de levantarse, matar y comer. Hay en este mandato la sombra de la tentación de Jesús en el desierto ya que después de cuarenta días de ayunos Satanás le acercó a Jesús para tentarle a convertir algunas piedras en pan para saciarle su hambre. Pedro siente hambre y ahora viene la oportunidad de satisfacer su apetito carnal. Parece ser toda una clase de prueba para el apóstol ya que este es judío devoto por más que es un seguidor profesante de Jesucristo.

B. Pedro niega participar por cuestiones de consciencia v. 14  Pedro inmediatamente niega participar y cita a sus creencias de toda la vida para respaldar su postura. En cierta manera Pedro le dice al Señor, “No puedo cometer esta clase de pecado porque me dejaría inmundo según los que me rodean y a los que yo pertenezco.” Su argumento es basado en su conocimiento bíblico que termina siendo inadecuado frente a esta prueba.  Desde Gen. 12:3 Dios había prometido bendecir no tan solo a Israel sino a todas las naciones del mundo. El pensamiento judío incluía la idea que ellos iban a convertirse en judíos practicantes.

C. Dios asegura que el encargo divino es perfectamente alineada con los propósitos divinos vv. 15-16  ¡Tres veces no es un número insignificante para Pedro! Dios le repite el mandato hasta que no le queda otra para Pedro sino concluir que Dios le está dando la instrucción porque le conoce íntimamente. Dios dice que Su mandato supera cualquier interpretación bíblica que Pedro hubiera adoptado.

IV. La explicación de la visión se avecina v. 17  Por más que Pedro estuvo expuesto a un encuentro con Dios, su mente no puede darle significado a la visión. Pero Dios no le iba a dejar en espera mucho tiempo ya que los hombres enviado por Cornelio habían llegado a la casa en búsqueda de Pedro. Dios va a poner perspectiva sobre la visión ya que el comer de lo inmundo equivale el comer con los gentiles.