Las Buenas Noticias de una Fe en Acción (1 Tes 3.6-8)

1Tes. 3:6-8
6 Pero cuando Timoteo volvió de vosotros a nosotros,(B) y nos dio buenas noticias de vuestra fe y amor, y que siempre nos recordáis con cariño, deseando vernos, como también nosotros a vosotros,
7 por ello, hermanos, en medio de toda nuestra necesidad y aflicción fuimos consolados de vosotros por medio de vuestra fe;
8 porque ahora vivimos, si vosotros estáis firmes en el Señor.

1 Tes copyEn nuestro texto que tenemos por delante, el Apóstol Pablo demuestra que la fe de los tesalonicenses también ha obrado en la vida de terceros. En este caso en particular, es el mismo Apóstol y sus compañeros que han recibido el beneficio de la fe de los tesalonicenses al estar firmes en su convicción concerniente el mensaje salvadora que les fue entregado por Pablo mismo. El mensaje se llama “buenas nuevas” pero en este caso el Apóstol Pablo va a utilizar el mismo término para expresar su gozo al encontrar a los tesalonicenses siéndole fiel al Señor después de varias pruebas de su fe.  El regocijo que Pablo siente es en base a su fuerte convicción que el servicio para el Señor es la cosa más importante en toda la vida. Entonces, esta sección de su carta refleja su bienestar porque se encuentran motivados a seguir en su servicio porque los tesalonicenses se encuentran haciendo lo mismo.

I. Ser fiel al Señor son buenas nuevas v. 6.

A. Las noticias concerniente su fe hacia Dios. Pablo expresa su alivio que ellos han estado firmes en su fe a pesar de sus dificultades. La fe de los tesalonicenses implica que su expresiones de fe en Dios no fueron fingidos, sino en verdad un cambio de corazón.

B. Las noticias concerniente su amor por otros. Los cambios en sus vidas son tan notables que Pablo dice que ahora están ocupados en mostrar amor hacia los demás. En Gálatas 5:6 encontramos que es una fe se expresa en amor la única cosa que vale en una vida religiosa. Nuestra autoflagelación ni se aproxima el valor de una fe en acción que se demuestra en obras de amor.

C. Las noticias concerniente su actitud hacia sus pastores. Pablo viene hablando desde el comienzo del capítulo dos acerca de los ataques contra su carácter. Él expresa su gozo al encontrar a los tesalonicenses no dando caso a los rumores. No solamente se acordaron con gozo la visita anterior del Apóstol, anticipaban reunirse nuevamente con él para seguir aprendiendo de su gran ejemplo.

II. Las buenas nuevas nos motivan a seguir en nuestro servicio vv. 7-8

A. Aún en medio de las crisis v. 7  El verbo traducido “consolados” aquí es la misma palabra utilizada en el v. 2 para describir al ministerio de Timoteo entre ellos. Pablo lo utiliza en el sentido de recobrar fuerzas en medio de las “necesidades” o aflicciones que producen la necesidad de socorro y las “aflicciones” o persecuciones. Nuevamente menciona la fe de ellos para indicar que es la fuente de su ánimo.

B. Porque indica que nuestro labor no es en vano v. 8  Pablo dice que el enfoque de su vida es servir al Señor y entregarle su vida por completo. El hecho de que los tesalonicenses están siéndole fiel al Señor le causa gozo y lo incentiva para seguir a pesar de las dificultades.

Es Ganador Él que Muere con una Toalla Sucia (Juan 13:1-11)

toalla sucia

Cuando yo era joven, asistí cada año a un campamento de verano cristiano bastante grande en Corolina del Norte en los EEUU. Durante el campamento un año en particular, el director del campamento hizo referencia a este pasaje aquí en Juan 13:1-13 y sacó una conclusión que nunca me olvidará. Después de explicarnos el significado de las acciones de Jesús en esta última cena con sus discípulos, nos hizo una declaración que, a la vez, llega a ser un gran reto. Él nos dijo “él que muere con su toalla sucia, es ganador”. Lo que quiso decir con esta declaración es que el verdadero siervo de Cristo tendrá en su vida rastros de su servicio hacia los demás de la misma manera en que una toalla sucia indica que ha sido utilizado para la limpieza.

Cada vez más cristianos se destacan por su falta de servicio hacia los demás. Hay mil y una excusas por qué el siervo no puede servir a otros, pero la realidad es que nuestra carne no le gusta la idea de humillarse delante de otros seres humanos. Aún cuando nos humillamos delante de Dios, y sentimos que ha gloriado en quien realmente es, “entonces nosotros, después de estar en su presencia, podemos enorgullecernos y sentirnos superiores a los demás” (Temple citado en Morris, Leon. El Evangelio Según Juan Vol. II p.235 nota a pie). En los evangelios sinópticos los sucesos que acompañan a esta cena no son todos buenos. Los discípulos de Jesús argumentan entre sí sobre quién será el mayor en el reino de Dios. Pero Jesús nos va a mostrar que la humildad es el indicador más grande del verdadero líder. Vamos a examinar tres asuntos que Jesús pone a prueba para mostrarnos la humildad en acción.

Juan 13:1-11

Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.

Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase,

sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba,

se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó.

Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.

Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies?

Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después.

Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo.

Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza.

10 Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos.

11 Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos.

 [vimeo http://vimeo.com/112045862]

***

I. Jesús se conoció a sí mismo. Vs. 1-3

A. Jesús tiene presente su identidad. V. 1  En esta marca temporal Juan recoge la idea de que Jesús no es un mártir sino el Hijo de Dios enviado para mostrar amor al mundo y especialmente a los suyos.

B. Jesús sabe que los sucesos en su alrededor lo llevan hacia la cruz. V. 2 Llegando a la cena con sus discípulos el diablo ya busca su oportunidad de destruir a Jesús. Judas Iscariote tiene un horrible plan en mente de entregar a Jesús a las autoridades. Pero esto no es para hacer fracasar al pan de Dios, sino para cumplirlo.

C. Jesús entiende lo que le espera después. V. 3  La gloria que le esperaba ahora lo consuela en medio de todos los sucesos en su alrededor.

II. Jesús sabe su lugar en el mundo. Vs. 4-8

A. Jesús se atreve a hacer algo que sus discípulos no estaban dispuestos a hacer. V. 4-5  El lavar los pies comúnmente ocurrió antes de cenar. Pero en este caso Jesús se levanta durante la cena porque nadie más se atrevió a hacerlo. Jesús se preparó a servir a los suyos en una manera que ninguno de ellos estaban dispuestos a servir.

B. Jesús desafía a Pedro por su falta de servicio y humildad. Vs. 6-8  Pedro muestra una actitud que es bastante común entre creyentes. Él no quiere que Dios le sirva. No desea recibir de nadie, especialmente Dios,  algo que implica la necesidad de devolver su bondad. Pero Jesús indica a Pedro que sus acciones tienen un significado que no va a poder entender hasta que Jesús sea glorificado. Pedro insiste que no puede recibir el gesto de humildad de parte de Jesús. Jesús demuestra que ha venido al mundo justamente para “limpiarnos de toda maldad” I Juan 1:9. La purificación era un paso importante en los ritos del templo y lo es en la vida de cada creyente. “Cristo no puede tener comunión con un santo que está contaminado, pero si puede y quiere limpiarle” (Notas de Scofield p. 1167).

 III. Jesús reconoce a nuestra necesidad. Vs. 9-11

A. Jesús nos muestra nuestra necesidad de limpieza. Vs. 9-10  En el estilo único de Pedro de ser impetuoso, responde que quiere tener parte con Jesús en gran manera. Pero Jesús dice que al bañarse, la persona no necesita volver a lavarse todo, solo necesita quitarse la impureza que encontró en el camino.

B. Aún uno de los seguidores de Jesús no se aprovechó de la limpieza. V. 11 Jesús sabe quién es el entregador pero de igual modo le ofrece el lavamiento. Si no lo va a aprovechar es por su propia culpa. Cualquiera que rehúsa creer se condena a símismo.

El Carácter del Siervo

HE AQUÍ MI SIERVO – El SIERVO DEL SEÑOR – El Carácter del Siervo
El Ejemplo del Señor de Una Vida de Servicio Sacrificial

Predica de Jesse Garza, 16 de noviembre, 2012

[youtube http://youtu.be/_9Z4d_4cOs8]

grabar.descargar ESCUCHAR/DESCARGAR mp3.

I. Introducción
Isaías 42:1-7 “1 He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones. 2 No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles. 3 No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia. 4 No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley. 5 Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan: 6 Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, 7 para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.”

Mateo 12:15-21 “15 Sabiendo esto Jesús, se apartó de allí; y le siguió mucha gente, y sanaba a todos, 16 y les encargaba rigurosamente que no le descubriesen; 17 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: 18 He aquí mi siervo, a quien he escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi Espíritu sobre él, Y a los gentiles anunciará juicio. 19 No contenderá, ni voceará, Ni nadie oirá en las calles su voz. 20 La caña cascada no quebrará, Y el pábilo que humea no apagará, Hasta que saque a victoria el juicio. 21 Y en su nombre esperarán los gentiles.”

Juan 13:15-17 “Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. 16 De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió.17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.”

EL SENOR JESUSCRISTO, SU CARÁCTER, SU COPA, SU CRUZ, Y SU CORONA

II. El Señor Jesucristo es el Siervo del Señor y es nuestro ejemplo de vivir una vida de Servicio Sacrificial. El es el Señor de Señores pero es el Señor Siervo, Maestro de Siervos (Cristianos). ¡Si usted es un cristiano usted es un siervo!

Lucas 22:27 27 Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Más yo estoy entre vosotros como el que sirve.

Juan 13:15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

A. Carácter
Filipenses 2:5-11 “5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”

Mateo 12:18 (Isaías 42:1) “He aquí mi siervo, a quien he escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi Espíritu sobre él, Y a los gentiles anunciará juicio.”

Marcos 10:45 “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

1. Obediencia

a. Él fue enviado por Su Señor como Siervo.  

Juan 20:21 “Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. ¡Nosotros hemos sido enviados por nuestro Señor, el Señor Jesucristo!

b. El vino para hacer toda la voluntad de Su Padre.

Juan 4:34 34 Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.

c. El no vino para ser servido sino servir.

Marcos 10:45 “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

d. El Vivió Su vida como un sacrificio a Su Señor. ¡El es el Cordero de Dios!

Juan 1:29 “29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Romanos 12:1,2 “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

e. El fue obediente hasta muerte.

Marcos 10:45 “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

Fil. 2:8 “…y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.”

2. Humildad – Toda Su vida la vivió en humildad. Dejo que Su Padre lo exaltara.

Fil. 2:8b “…se humilló a sí mismo, 2:9a” Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo.

1 Pedro 5:6 “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo;”

3. Amor y compasión – “no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. (Mar. 10:45b) ¡Servir y Dar con Sacrificio!

Juan 15:13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.” ¡NO SOLO MURIÓ POR NOSOTROS, EL VIVIÓ POR NOSOTROS!

Juan 13:34 “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.”

Mateo 9:36 “Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.”

a. ¡Siendo Dios se hizo hombre para cumplir lo que nosotros no cumplimos! (Fil. 2:6,7) Y venir hacer nuestro Salvador y Sacerdote.

b. ¡Siendo Santo se hizo pecado para poner a nuestra cuenta Su justicia! (2 Cor. 5:21) “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.”

c. ¡Siendo rico se hizo pobre para que nosotros viniéramos hacer herederos de Dios Padre! (2 Cor. 8:9) “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.”

d. ¡Siendo Señor se hizo Siervo para darnos el ejemplo! (Juan 13:15) Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

4. Fe – ¡La Fe en nuestro Señor que él puede hacer grandes maravillas por medio de nosotros!

Marcos 10:45 “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Juan 14:12 “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.”

5. Santidad

Hechos 3:14-15 “Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida, 15 y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.”

2 Timoteo 1:8-10 “8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, 9 quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos, 10 pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio,”

III. Conclusión – El Señor Jesucristo es el Siervo del Señor y es nuestro ejemplo de vivir una vida de Servicio Sacrificial.

  1. Obediencia.
  2. Humildad.
  3. Amor y compasión.
  4. Fe.
  5. Santidad.

El Carácter del Siervo – “El Ejemplo del Señor de Una Vida de Servicio Sacrificial” 

Juan 12:26 “Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

Filipenses 2:5 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,”

¿Está dispuesto a rendir su vida al Señor y vivir una Vida de Servicio Sacrificial? ¿Está dispuesto de servir y dar con sacrificio? ¿En su iglesia o en otro país?