El Llamado Divino de un Siervo en Particular (Hechos 9:8-16)

Dios siempre nos acompaña cuando respondemos afirmativamente a Su llamado copyDios siempre nos acompaña cuando respondemos afirmativamente a Su llamado.

Hay mucha confusión en el mundo sobre “Qué es el llamado de Dios” y las implicancias son muchas. En mí caso en particular el llamado de Dios al ministerio me ocurrió durante un campamente cristiano de verano. A través de la prédica de la Palabra de Dios y mucho tiempo enfocado en examinar a las Escrituras en distintos momentos de una semana intensiva de exposición a un entorno cristiano, Dios me trajo convicción por estar dispuesto a servirle a Él con mi vida. Fueron años después que recién descubrí que Dios me iba a utilizar como un misionero en la Argentina.

En el texto que continua en Hechos 9 sobre la conversión de Saulo vemos que la manera normal de Dios en llamar a alguien a servirle es a través de Su Palabra (en este caso hablada en primera Persona) y un tiempo de dedicación y meditación en las cosas que Dios había hecho en él. En su momento más oscuro figurativa y literalmente, Saulo se encuentra con una realidad que le va a servir de apoyo durante el resto de ministerio terrenal. Dios siempre nos acompaña cuando respondemos afirmativamente a su llamado.

I. Las salvación de Saulo está acompañada por indicaciones de un corazón convertido (vv. 8-9)

La visión que tuvo Pablo de la Persona de Cristo era tan iluminadora para dejar a Pablo ciego. Al terminar su discurso y volviendo a enfocarse en su entorno se encuentra con la nueva realidad de que él no puede ver con sus ojos. Ahora es necesario recibir la ayuda de sus acompañantes para llegar a la ciudad. Dios nos puede cambiar las circunstancias de nuestra vida para hacernos volver a enfocar nuestra atención en Su Persona.

Ahora es guida a entrar en Damasco, no para realizar su plan terrorífica de asaltar a la iglesia sino de meditar en su experiencia y esperar el direccionamiento de Dios en los próximos pasos para seguir. La práctica moderna de ayunar es casi desconocido en nuestros días. No hay un mandato en el Nuevo Testamento para participar en los ayunos. Sin embargo, es algo que muchos en la iglesia primitiva practicaban. Siempre se encuentra en el contexto de buscar la voluntad de Dios. Es una manera de abnegarse a uno mismo las comodidades del diario vivir y concentrarse en la oración y la meditación en las verdades de Cristo.

II. La selección de Ananías está acompañada por la revelación directa (vv. 10-12)

A. Dios elija a un seguidor para confirmar su llamado a otro (v. 10)  Es significativo que Dios utiliza a un discípulo para confirmar Su llamado en la vida de Saulo. Un hermano experimentado en la fe cristiana ahora tiene la oportunidad de ministrar a uno más nuevo en la fe.

B. Dios confirma su voluntad al revelarla a más de una persona a la vez (vv. 11-12) La doble visión de Ananías y de Pablo se utiliza para demostrar la veracidad del evento como algo divino. Dios estuvo obrando en la vida de Saulo para prepararlo para Su ministerio pero a la vez enseña a Ananías sobre el depender en Dios para ser librado de hombres malvados.

III. La solicitud de Ananías está acompañado por escepticismo (vv. 13-14)

Ananías responde con dudas naturales sobre las intenciones de Saulo. De alguna manera, las intenciones de Saulo llegaron a Damasco más rápido que él mismo pudo llegar para realizarlas. Ananías cuestiona si en verdad Saulo puede serle útil al Señor en la obra. Su preocupación tiene mucho que ver con la complejidad de la misión de Pablo al estar respaldado por las autoridades religiosas de Jerusalén.

IV. La santificación de Saulo como fuente consagrada a Dios (vv. 15-16)

Dios responde a las inquietudes de Ananías con una respuesta contundente. Dios revela que Saulo es una persona elegido para una tarea en específico. Que Dios lo va a utilizar como una vasija con un propósito específico. Y que su tarea incluye la dispersión del evangelio a grupos todavía no alcanzados. A fin y acabo, Saulo está por entrar en una nueva etapa de la vida donde va a tener la oportunidad de demostrar su fidelidad a Dios a través del sufrimiento.

El Llamado Divino de un Siervo en Particular copy

La Base de Nuestra Esperanza (1 Tes. 1:9-10)

Servimos al Dios vivo y verdadero. Pero la pregunta es,

¿cómo podemos estar seguros que nuestro Dios es el verdadero Dios cuando hay tantos dioses en el mundo?

Algo de la enseñanza del Apóstol Pablo y su grupo de misioneros hizo convencer a los tesalonicenses de abandonar a sus dioses para aferrarse al Dios vivo y verdadero. Si examinamos en breve las Escrituras al alcance del Apóstol durante su recorrido de Grecia encontramos que hay una gran cantidad de historias relacionadas con la existencia de un Dios Creador y Soberano. Pero a diferencia de los otros llamados dioses de las naciones en general, el Dios de Israel es un Dios personal que se relaciona con Su pueblo. Al sacar de Egipto al pueblo de Israel encontramos una frase que Dios utiliza para identificarse en Éxodo 6:2-3 (El Shaddaí o Todopoderoso; YAHVÉ o el Único y verdadero Is. 45:18).

yahwehLa palabra aquí traducida “Jehovah” es un invento moderno del siglo 16. Al decir que es un invento moderno no quiero decir que es incorrecto porque es una pronunciación de las palabras hebreas “YHVH” junto con los vocales del nombre de Dios “Adonaí” y terminamos con “Jehovah” para nombrar a Dios. Esto es debido al temor o la superstición de los Israelitas de usar el nombre de Dios y así tomarlo en vano. Así que, para la altura del exilio en Babilonia ellos habían dejado de nombrar a Dios como “Yahvé” y usaron casi exclusivamente el nombre “Adonaí” para referirse a Dios. Vuelvo a decir que no es incorrecto referirse a Dios como “Jehovah” es simplemente impreciso. Te lo cuento porque un miembro de nuestra congregación abandonó a la iglesia al cuestionar la Biblia y nuestra fe precisamente por esta imprecisión.

El nombre “Yahvé” es adoptado por el pueblo de Israel para diferenciar a su Dios y la relación especial que ellos disfrutaron Éxodo 15:2-3. Nunca habían conocido a Dios antes como un Dios Vencedor y la idea de Dios como guerrero se hace aún más claro en Amós 5:27. Es este Dios que ahora se presenta a los adoradores de los dioses falsos en los pueblos del imperio romano a los cuales Dios manda a predicar Pablo y su compañía de evangelistas.

Al llegar a tesalónica, la predicación tiene éxito a pesar de las persecuciones y Pablo dice que uno de los resultados más importantes es el abandono de los ídolos y los dioses falsos que representaban para empezar a adorar al Dios vivo y verdadero. Es sobre el fundamento de una relación con el Dios Creador que se construye su santísima fe que espera una reunión celestial.

1 Tes copy

I. Servimos al único Dios vivo y verdadero (v. 9b). La diferencia entre un ídolo y nuestro Dios es que nuestro Dios vive. Su nombre muy probablemente viene de la raíz hebrea por “ser” (HYH). Porque Él vive, podemos deducir que es el Autor de la vida y el verdadero Dios Hechos 14:15. Su lugar privilegiado de Dios vivo y verdadero indica que es un Dios único (singularidad) y así digno de la adoración de toda su creación.

Nosotros encontramos un cambio drástico en la relación entre Dios y sus fieles. Antes de la salvación uno fiel a sus ídolos (pluralidad) buscaba algún beneficio propio. Pero el que “sirve” a Dios termina siendo un “doulos” o “esclavo por amor”; cosa que indica la entrega completa de un cristiano a Dios. Es un término nunca aplicado a los fieles de los dioses paganos. La conversión de un pagano a un cristiano se evidencia por un cambio completo de enfoque en la vida cotidiana.

II. Nuestro Salvador regresa otra vez a buscarnos (v. 10a). Cada verdadero discípulo espera la venida del Maestro. “Los creyentes del Antiguo Testamento esperaban la venida del Mesías y los creyentes del Nuevo Testamento esperen la segunda venida” (Matthew Henry).

A. La prueba de la divinidad del Hijo es la resurrección. La gran prueba de que el Hijo que tanto anhelamos ver es el Mesías, Salvador de nuestras almas, es su resurrección. Es la principal motivación de cada creyente en testificar a los inconversos porque el Hijo resucitado juzgará al mundo con justicia Hechos 17:31. Cuánto más involucrados debemos estar en la entrega del evangelio II Corintios 5:11. Jesús resucitó para llevarnos a Dios I Pedro 3:18.

B. La identidad del Hijo divino nos es revelado. Pablo no solamente hace referencia escondida al Mesías, lo identifica con el nombre Jesús Mateo 1:21. Y según Hechos 4:12 no hay otro nombre que nos ofrece salvación; no solamente en esta vida.

III. Seremos librados de la ira venidera (v. 10b). El propósito de nuestra liberación es evitar la condena justa. “La liberación efectuada por Jesús es una con un significado permanente”.[1] La palabra aquí traducida “librar” literalmente significa “rescatar”. Por más que muchos intérpretes hoy por hoy de las Escrituras buscan reinterpretar las referencias en el Antiguo Testamento a la ira de Dios como algo impersonal, encontramos a menudo a nuestro Dios juzgando al malvado y premiando a los fieles. En el Nuevo Testamento encontramos que la ira está relacionada con Dios explícitamente (Juan 3:36; Rom. 1:18; 9:22; Efe. 5:6; Col. 3:6; Apoc. 11:18; 14:10, 19; 19:15). Pero la ira de Dios no es como la ira del hombre; no es vindicativa. Pero si indica la oposición de Dios a todo lo que es impuro. “Cuando Pablo habla de “la ira venidera”, nos trae la ira escatológica. La ira de Dios no es sólo algo que se experimenta hoy día. Durará hasta el final de todas las cosas. De hecho, se manifestará especialmente en el final de todas las cosas. Es algo inevitable, un pensamiento transmitido por el participio presente: está llegando incluso ahora.[2] Si todos los que se convierten y creen en Jesús evitan la ira venidera, debemos dedicarnos a la predicación del evangelio que cambia vidas.

***

[1] Morris, L. (1991). The First and Second Epistles to the Thessalonians (p. 54). Grand Rapids, MI; Cambridge, U.K.: Wm. B. Eerdmans Publishing Co.

[2] Morris, L. (1991). The First and Second Epistles to the Thessalonians (pp. 55–56). Grand Rapids, MI; Cambridge, U.K.: Wm. B. Eerdmans Publishing Co.

El Carácter del Siervo

HE AQUÍ MI SIERVO – El SIERVO DEL SEÑOR – El Carácter del Siervo
El Ejemplo del Señor de Una Vida de Servicio Sacrificial

Predica de Jesse Garza, 16 de noviembre, 2012

[youtube http://youtu.be/_9Z4d_4cOs8]

grabar.descargar ESCUCHAR/DESCARGAR mp3.

I. Introducción
Isaías 42:1-7 “1 He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones. 2 No gritará, ni alzará su voz, ni la hará oír en las calles. 3 No quebrará la caña cascada, ni apagará el pábilo que humeare; por medio de la verdad traerá justicia. 4 No se cansará ni desmayará, hasta que establezca en la tierra justicia; y las costas esperarán su ley. 5 Así dice Jehová Dios, Creador de los cielos, y el que los despliega; el que extiende la tierra y sus productos; el que da aliento al pueblo que mora sobre ella, y espíritu a los que por ella andan: 6 Yo Jehová te he llamado en justicia, y te sostendré por la mano; te guardaré y te pondré por pacto al pueblo, por luz de las naciones, 7 para que abras los ojos de los ciegos, para que saques de la cárcel a los presos, y de casas de prisión a los que moran en tinieblas.”

Mateo 12:15-21 “15 Sabiendo esto Jesús, se apartó de allí; y le siguió mucha gente, y sanaba a todos, 16 y les encargaba rigurosamente que no le descubriesen; 17 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: 18 He aquí mi siervo, a quien he escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi Espíritu sobre él, Y a los gentiles anunciará juicio. 19 No contenderá, ni voceará, Ni nadie oirá en las calles su voz. 20 La caña cascada no quebrará, Y el pábilo que humea no apagará, Hasta que saque a victoria el juicio. 21 Y en su nombre esperarán los gentiles.”

Juan 13:15-17 “Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. 16 De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió.17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.”

EL SENOR JESUSCRISTO, SU CARÁCTER, SU COPA, SU CRUZ, Y SU CORONA

II. El Señor Jesucristo es el Siervo del Señor y es nuestro ejemplo de vivir una vida de Servicio Sacrificial. El es el Señor de Señores pero es el Señor Siervo, Maestro de Siervos (Cristianos). ¡Si usted es un cristiano usted es un siervo!

Lucas 22:27 27 Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Más yo estoy entre vosotros como el que sirve.

Juan 13:15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

A. Carácter
Filipenses 2:5-11 “5 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; 8 y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre,10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”

Mateo 12:18 (Isaías 42:1) “He aquí mi siervo, a quien he escogido; Mi Amado, en quien se agrada mi alma; Pondré mi Espíritu sobre él, Y a los gentiles anunciará juicio.”

Marcos 10:45 “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

1. Obediencia

a. Él fue enviado por Su Señor como Siervo.  

Juan 20:21 “Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. Como me envió el Padre, así también yo os envío. ¡Nosotros hemos sido enviados por nuestro Señor, el Señor Jesucristo!

b. El vino para hacer toda la voluntad de Su Padre.

Juan 4:34 34 Jesús les dijo: Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra.

c. El no vino para ser servido sino servir.

Marcos 10:45 “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

d. El Vivió Su vida como un sacrificio a Su Señor. ¡El es el Cordero de Dios!

Juan 1:29 “29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Romanos 12:1,2 “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”

e. El fue obediente hasta muerte.

Marcos 10:45 “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”

Fil. 2:8 “…y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.”

2. Humildad – Toda Su vida la vivió en humildad. Dejo que Su Padre lo exaltara.

Fil. 2:8b “…se humilló a sí mismo, 2:9a” Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo.

1 Pedro 5:6 “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo;”

3. Amor y compasión – “no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos. (Mar. 10:45b) ¡Servir y Dar con Sacrificio!

Juan 15:13 “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.” ¡NO SOLO MURIÓ POR NOSOTROS, EL VIVIÓ POR NOSOTROS!

Juan 13:34 “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros.”

Mateo 9:36 “Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.”

a. ¡Siendo Dios se hizo hombre para cumplir lo que nosotros no cumplimos! (Fil. 2:6,7) Y venir hacer nuestro Salvador y Sacerdote.

b. ¡Siendo Santo se hizo pecado para poner a nuestra cuenta Su justicia! (2 Cor. 5:21) “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.”

c. ¡Siendo rico se hizo pobre para que nosotros viniéramos hacer herederos de Dios Padre! (2 Cor. 8:9) “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.”

d. ¡Siendo Señor se hizo Siervo para darnos el ejemplo! (Juan 13:15) Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis.

4. Fe – ¡La Fe en nuestro Señor que él puede hacer grandes maravillas por medio de nosotros!

Marcos 10:45 “Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.

Juan 14:12 “De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.”

5. Santidad

Hechos 3:14-15 “Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida, 15 y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.”

2 Timoteo 1:8-10 “8 Por tanto, no te avergüences de dar testimonio de nuestro Señor, ni de mí, preso suyo, sino participa de las aflicciones por el evangelio según el poder de Dios, 9 quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos, 10 pero que ahora ha sido manifestada por la aparición de nuestro Salvador Jesucristo, el cual quitó la muerte y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio,”

III. Conclusión – El Señor Jesucristo es el Siervo del Señor y es nuestro ejemplo de vivir una vida de Servicio Sacrificial.

  1. Obediencia.
  2. Humildad.
  3. Amor y compasión.
  4. Fe.
  5. Santidad.

El Carácter del Siervo – “El Ejemplo del Señor de Una Vida de Servicio Sacrificial” 

Juan 12:26 “Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.

Filipenses 2:5 “Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,”

¿Está dispuesto a rendir su vida al Señor y vivir una Vida de Servicio Sacrificial? ¿Está dispuesto de servir y dar con sacrificio? ¿En su iglesia o en otro país?

Un Liderazgo Refrescante (parte 2) – Un ejemplo para seguir

El segundo parte de “Un Liderazgo Refrescante”

1 Corintios 16:15-24

15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos.

16 Os ruego que os sujetéis a personas como ellos, y a todos los que ayudan y trabajan.

17 Me regocijo con la venida de Estéfanas, de Fortunato y de Acaico, pues ellos han suplido vuestra ausencia.

18 Porque confortaron mi espíritu y el vuestro; reconoced, pues, a tales personas.

19 Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor.

20 Os saludan todos los hermanos. Saludaos los unos a los otros con ósculo santo.

21 Yo, Pablo, os escribo esta salutación de mi propia mano.

22 El que no amare al Señor Jesucristo, sea anatema. El Señor viene.[a]

23 La gracia del Señor Jesucristo esté con vosotros.

24 Mi amor en Cristo Jesús esté con todos vosotros. Amén.

Pastor Jaime Greenwood, 5 de agosto, 2012

[youtube http://youtu.be/D8ZZbLLSEdw]

Descargar audio aquí.

 

I. El ejemplo de hombres como Estéfanas. Vs. 15-18

A. El carácter de un verdadero siervo. V. 15

Pablo ya mencionó que bautizó a esa casa en 1:16 y ahora agrega que son las primicias de la obra de Dios en esa zona. Pablo los utiliza como ejemplo para seguir cuando dice que se han dedicado al servicio de los santos. Esta palabra significa “determinado o adicto” e implica que aprovechaban de las oportunidades de servir, no para lograr una posición de liderazgo, sino para suplir las necesidades de los hermanos en Cristo. No indica que les ministraba la Palabra de Dios sino que suplieron todas sus necesidades tanto físicas como espirituales.

Para lograr ser un buen ejemplo es necesario que uno demuestre una actitud de servicio hacia los demás. Esa actitud comienza en el hogar y se extiende a la casa de Dios. Si uno no puede servir a su familia primero, no hay esperanza que llegará a servir con amor en la casa de Dios y la familia de Dios.

Es interesante que el apóstol Pablo no hace mención de un llamado especial de Dios para ser uno “dedicado al servicio.” Más bien, es una actitud que se cultiva dentro del ser cambiado y agradecido por lo que Dios ha hecho en su vida. Un enfoque correcto producirá resultados correctos.

B. La necesidad de seguir el ejemplo de los verdaderos siervos. V. 16-18

Ellos no solamente realizaron tareas sino trabajaron al punto de estar exhaustos. Pablo hace mención de Estéfanas, Fortunato y Acaico para ilustrar el hecho que un verdadero siervo no espera una buena solución a los problemas, sino la busca hasta que la halle. Estos hombres se acercaron a Pablo para comentarle y aclararle todos los asuntos pendientes en Corinto. Pablo dice en versículo 17 que suplieron la ausencia de la iglesia o la información que faltaba de la carta enviado a Pablo. Y en el V. 18 dice que no solamente ayudó a Pablo en determinar un futuro rumbo en cuanto a su trato con la iglesia, sino también ayudó en gran manera a la iglesia en Corinto.

Ellos son ejemplos dignos de seguir y por eso Pablo los manda a someterse a alguien así en el V. 16. El hecho que Pablo indica que uno reconocido como siervo de los demás debe gobernar sobre la congregación es exactamente lo que Jesús enseñó a los discípulos en el aposento alto cuando lavó los pies de los doce. Son dignos de ser reconocidos como una ayuda para la iglesia. Al no hacerlo el creyente demuestra que está siendo guiado por su propia soberbia.

II. Un estímulo desde lejos. Vs. 19-24

A. No estamos solos en la lucha. V. 19-20ª

Pablo ahora le hace recordar a la iglesia en Corinto que no está solita en la lucha para la piedad. Hay iglesias en Asia menor que también siguen en la verdad. Aquila y Priscila, mencionados no menos de seis veces en las escrituras y también responsables por instruir a Apolos, activamente siguen en su servicio para el Señor y se acordaban de ellos aún en medio de su intento de comenzar otra iglesia nueva en su casa.

B. Los saludos deben ser con amor fraternal. V. 20b

El beso es equivalente a tomar la mano en el mundo occidental de hoy.

C. El saludo personal de Pablo. V. 21

Pablo demuestra que utilizó un amanuense para escribir la carta pero termina firmándola con su propia mano.

D. El que no ama al Señor debe sufrirá una maldición. V. 22

Obviamente tenemos instrucción extensiva en lo que es el amor de Jesucristo a través de esta misma carta. La Palabra anatema significa “consagrado para la destrucción” y la frase traducida “El Señor viene” es la palabra aramea “Maranata.” Pablo comunicó a la iglesia que la cosa más importante para ellos era poner por obra todo el consejo de Dios. Al no hacerlo, que sean apartados para la destrucción tan seguro como la venida del Señor.

E. El que sigue todas estas instrucciones debe esperar la gracia de Dios. V. 23

Gracia es algo no merecido.

F. Los motivos de los siervos verdaderos tienen que ser puros. V. 24

Pablo no guarda rencor contra ninguno de los hermanos a pesar de sus malas actitudes hacia él. Por eso, puede decir su amor “esté con todos” ellos. Es una lección importante reconocer que el mal hecho en contra de nosotros será juzgado por Dios algún día. Pero mientras tanto, nuestra responsabilidad es amar a nuestro hermano y amonestarlo a hacer lo correcto.