Aspirando a Ser Una Ayuda (1 Tes. 5:11-13)

Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis. 
Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros, y os presiden en el Señor, y os amonestan; y que los tengáis en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros.
1 Thessalonians 5:11-13

 

PREDICA 1TES511 copy

El ministerio debe ser el trabajo de Guarda Parque o Bombero?

Ser una ayuda animadora no es fácil. Requiere de mucha energía y puede producir mucho estrés en la vida de la persona que aspira a ayudar a otros. Pero es exactamente lo que se requiere de un pastor o líder que intenta guiar espiritualmente a otros o quién también busca aliviar la carga de uno que se encuentra sobrecargado.

I. La responsabilidad del creyente uno al otro v. 11  Estas responsabilidades se ven en el tenso del verbo activo continuo que indica una acción que debe ser habitual.

A. Animarnos y edificarnos mutuamente.  El animarnos significa fortalecer a otro con sus palabras mientras la edificación apunta al hecho que la vida cristiana tiene que estar en un estado constante de crecimiento.

B. Cumplir con las exhortaciones de la Palabra.  “Pablo concibe el uso de las grandes verdades sobre la segunda venida, el día del Señor, el carácter de los cristianos como hijos de ese día e hijos de la luz, la necesidad de velar, de comprender que Dios no nos ha puesto para ira, sino para la salvación, y esto a costa de la muerte de su Hijo, y de los otros asuntos a los que se ha referido, todos como medio para promover el crecimiento”.[1]

C. Continuar en esta tradición.  La vida cristiana no puede conformarse con el crecimiento hasta ahora. Nuestro avance en el crecimiento nunca es suficiente para quedarnos quietos.

II. Las responsabilidades del creyente hacia sus líderes vv. 12-13

A. Tener respecto hacia los que trabajan para tu bien v. 12  “Apreciar su verdadero valor” es el sentido del verbo traducido “reconocer a los que trabajan entre vosotros”. Este grupo de líderes trabajan arduamente, tienen autoridad sobre ustedes y los corrigen. El trabajo es el cuidado de las almas no con una actitud de señorear sino de hacer bien a todos (1 Cor. 10:8). Tampoco debe el líder hacer pasar vergüenza a los bajo su cuidado pero amonestar su mal actuar con cariño (1 Cor. 4:14).

B. Valorarlos para convivir en paz v. 13  Pablo dice que los que reciben cuidado de sus líderes deben de valorarlos y amarlos a la misma vez. Nadie tiene la autoridad para rechazar a sus líderes como si no tuvieron valor sino la responsabilidad de responder favorablemente a su labor de cuidar a y corregir a los congregantes. La idea de “mucha” es altamente y conlleva la idea de superar toda expectación con estas actitudes. “No es una cuestión de personalidades. El bien de la iglesia es lo importante. No se puede esperar que la iglesia haga su trabajo con eficacia si los líderes no son apoyados lealmente por sus compañeros. Es un hecho que hasta el día de hoy a menudo somos lentos en darnos cuenta de que el liderazgo efectivo en la iglesia de Cristo exige un seguimiento efectivo”.[2] Tener paz es dado a todos no sólo los seguidores sino también a los líderes hacia sus seguidores.

 

[1] Morris, L. (1991). The First and Second Epistles to the Thessalonians (La Primera y Segunda Epístolas a los Tesalonicenses) (p. 162). Grand Rapids, MI; Cambridge, U.K.: Wm. B. Eerdmans Publishing Co.

[2] Ibid

Filadelfia como algo Normal en la Iglesia (1 Tes. 4:9-10)

1Tes. 4:9-10
9 Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros;
10 y también lo hacéis así con todos los hermanos que están por toda Macedonia. Pero os rogamos, hermanos, que abundéis en ello más y más;

https://www.mixcloud.com/iglesia_bautista_pilar/filadelfia-como-algo-normal-en-la-iglesia-1-tes-49-10/

La actitud característica de los creyentes tiene que ser una fe que tiene su mayor representación en amor abnegada y entregada hacia los hermanos en la fe.

Nosotros tenemos disponible un rico queso crema tipo untable que se puede usar en una variedad de recetas para postres. Hay una ciudad en Pennsylvania de los Estados Unidos de América que se llama Filadelfia. Esta palabra griega significa “amor fraternal” o literalmente el amor entre personas que tienen un padre en común.

Estamos acercándonos a las fiestas navideñas y muchas personas van a o preparar ricas recetas de postres para compartir con sus seres queridos o van a viajar para poder pasar tiempo con los hermanos y demás familiares. La mayoría de nosotros estamos dispuestos a hacer sacrificio para estar con nuestros hermanos de sangre, pero un autor cristiano hace la siguiente observación: El amor fraternal “no es suficientemente considerado por la mayoría de las personas cristianas; quienes, si investigaron el asunto, podrían encontrar que pocos de sus afectos más fuertes fueron determinados por la fe común. ¿No es el amor una palabra fuerte y peculiar para describir el sentimiento que atesoras hacia algunos miembros de la Iglesia, hermanos para ti en Cristo Jesús? Sin embargo, el amor a los hermanos es la mismísima prenda de nuestro derecho a un lugar en la Iglesia para nosotros mismos”.[1]

Pablo parece reconocer la falta de amor fraternal como una tendencia latente en la iglesia, así que anticipa que la postergada venida de Cristo (vv. 13 en adelante) debe aportar una énfasis en esta característica de la fe cristiana para que todos nosotros podamos destacarnos en ella. Por cuestión de tiempo vamos a realizar una división artificial entre estos dos versículos y los dos siguientes. Puedo adelantar que el amor fraternal se ve más claramente no en nuestras palabras sino en comportamientos tangibles. Tanto que Pablo dice que el cristiano que no provee para sus propias necesidades al trabajar mejor que los inconversos, termina siendo un estorbo (siempre necesitados) para la iglesia en vez de una ayuda (aportando para las vareadas necesidades).

Terminamos de decir que nuestro Dios no se adora a través de la inmoralidad sin indicios de que sea un problema en el momento y ahora nos dice Pablo que requiere que los hermanos se amen mutuamente y repite que no es un problema en el momento pero puede llegar a serlo. Temo que nosotros somos los que necesitan más de estas instrucciones para poder volver a lo que era común o normal en la iglesia nuevo testamentaria. Nosotros precisamos tener una fe con su mayor representación en el amor abnegada y entregada hacia los hermanos cristianos.

PREDICA 1tes4.9

I. El distintivo de la fe cristiana es un amor fraternal abundante v. 9

Nosotros vemos que ellos ingresaron en la familia de Dios por el amor supremo (ágape) en 1:3; 3:6. Ahora se encontraron en la presencia de otros que también habían experimentado un cambio drástico en su ser y están atraídos por estas características en común. Según Juan, es el indicio de que uno ha pasado de la muerte a la vida I Juan 3:14. Se puede comparar con el anhelo que sintió el apóstol Pablo por los mismos tesalonicenses en 3:10.

Ellos no tienen necesidad de mayor instrucción en el tema porque han sido “instruidos por Dios” un término que Jesús mismo utiliza en Juan 6:45. Es el Espíritu de Dios que instruye en I de Cor. 2:13 cosa que nos hace entender que es Dios en nosotros que nos indica el camino correcto.

II. El amor fraternal debe de practicarse hacia todos los hermanos.

Pablo alaba la manera en que los tesalonicenses están activamente mostrando amor fraternal a todos los hermanos. No solamente los hermanos en su ciudad, sino en toda la región (1:7-8). Esto implica que su iglesia no es solamente enfocada en mantener el estatus quo, sino busca la oportunidad de suplir las necesidades (v. 12) de muchos hermanos. Es una iglesia ejemplar, digno de seguir.

https://www.mixcloud.com/iglesia_bautista_pilar/filadelfia-como-algo-normal-en-la-iglesia-1-tes-49-10/

[1] Morris, L. (1984). 1 y 2 Tesalonicenses: una introducción y comentario (Vol. 13, p.84). Downers Grove, IL: InterVarsity Press.